_Tenis

Alexander Zverev, bicampeón en Madrid

Alejandro Pérez @aperezgom 10-05-2021

Alexander Zverev se ha proclamado campeón del Masters 1000 de Madrid ganando, consecutivamente a Rafael Nadal y a Dominic Thiem y, poniendo la guinda de toda la semana con una remontada ante Matteo Berrettini tras ceder el primer set en el desempate 7-6. Cuarto título de Masters 1000 para el tenista alemán, segundo en Madrid, tras el que consiguiera en 2018.

La mejor noticia es que Madrid ha vuelto a tener tenis tras un año de ausencia por la pandemia. En 2020 primero se aplazó para, más tarde, suspenderlo definitivamente por la imposibilidad de acoger público y la situación sanitaria en Madrid.

Y en 2021 no solo se ha disputado (algo lógico dado que el circuito en su gran mayoría se está celebrando), lo ha hecho con hasta un 40% de público siendo el primer gran acontecimiento deportivo en nuestro país en abrir sus puertas y ‘llenar’ sus gradas. Todo un reto logístico que, por lo que parece (faltará ver si se detecta algún caso) ha sido todo un éxito.

El torneo comenzó conociendo la baja de Novak Djokovic. El serbio, que jugará en Roma y en Belgrado la semana previa a París, decidía descansar de la Caja Mágica pese a defender su título. El objetivo claro y evidente es Roland Garros.

Las condiciones de Madrid (la altura, principalmente) que hacen al torneo el más diferente a Roland Garros de toda la gira en sus principales escenarios (Montecarlo, Barcelona y Roma tienen la misma altitud que París o muy similar) hace que el torneo sea más irregular y dado a las sorpresas. También, que tenistas menos cómodos en tierra sientan mejor su juego. Tenis rápido con el saque y la agresividad ganando importancia.

Las sorpresas llegaron desde las primeras jornadas. Diego Schwartzman, un tenista de tierra, se despedía de Madrid sin ganar un partido tras ceder ante la revelación Karatsev. Los demás siete favoritos exentos de primera ronda se metieron en octavos sin problemas. Sin duda, el partido más emotivo lo disputaron Rafael Nadal y Carlos Alcaraz (tras el triunfo de este último ante Mannarino en su estreno en Madrid). El triunfo fue claro para el balear, en el día del 18º cumpleaños del murciano.

Un partido que se puede interpretar como relevo generacional, con todas las reservas que supone un tenista de 18 años que, si bien su potencial es tremendo, debe hacer su propio camino y su propio nombre para conseguir y mostrar lo que las expectativas ya dibujan.

Alexander Zverev y Matteo Berrettini disputaron la gran final – ImagoImages

En los octavos de final se acumularon las sorpresas. En la mitad alta del cuadro un sacador nato como John Isner se imponía a un Rublev finalista en Montecarlo. Por la parte baja se acumularon los resultados más sorprendentes. Stefanos Tsitsipas, dominador de la gira de tierra con un título (Montecarlo) y una final (Barcelona) donde tuvo bola de partido, perdía en dos sets ante el noruego Ruud.

En el último cuarto del cuadro, Daniil Medvedev protagonizaba una sorpresa más por ser segundo cabeza de serie que como favorito real. Volvía tras pasar el virus y en una superficie que él mismo ha declarado que no le gusta. Ganó a Davidovich en su estreno, pero en octavos cedió ante un especialista en la superficie como el chileno Garin.

Llegamos a cuartos de final con un cuadro muy desequilibrado. Por la parte alta los tres favoritos proyectados (Nadal, Thiem y Zverev) e Isner (ganador ante Rublev). Por la parte baja, cuatro tenistas de los que saldría un nuevo finalista de Masters 1000: Bublik, Ruud, Berrettini y Garin.

Zverev, desde un gran saque y una gran variedad de golpes ganadores dejó fuera a Nadal, que en Madrid es donde menos cómodo se siente por las condiciones tan diferentes al resto de torneos. Thiem tuvo que remontar ante Isner sobreponiéndose a su servicio. Por la parte baja, Cristian Ruud apartó a un sorprendente Bublik (ganador de Karatsev) y Berrettini remontó ante Garín.

Tras vencer a Nadal el día anterior, Zverev hizo lo propio en semifinales ante Thiem. Ganar sin ceder un set y de forma consecutiva a dos de los tres mejores jugadores de tierra actualmente. En la segunda semifinal, un doble 6-4 de Berrettini le metía en su primera final de Masters 1000.

El partido por el título, colofón a 13 días de tenis, ha tenido todo lo que puede tener una final. Alternativas, tres sets e intercambio de iniciativas. El primer parcial para Berrettini en un desempate donde el italiano tuvo un 5-0, Zverev remontó hasta el 7-6 y Matteo revolcó hasta el 10-8. Con 8-8 Zverev se jugaría un segundo saque a 229km/h que le costaría el set.

En el segundo parcial Berrettini le devolvería el favor cometiendo una doble falta con bola de rotura para darle el saque a Zverev de empatar el partido.

El tercer set tuvo dos momentos clave. Con 2-1, Berrettini tiene pelota de 3-1 y saque de 4-1. Pero Zverev empataba (2-2) para, en el siguiente juego, romper el saque rival y confirmar con su saque (4-2). Desde ahí no solo mantuvo el saque en blanco, no necesitó recurrir a un quinto turno de servicio. En su segundo punto de partido al resto cerraba el juego, set, partido y torneo.

Cuarto Masters 1000, tercero en tierra y segundo en Madrid (2018). Sin ceder un set en todo su camino hasta la final y disputando dobles al mismo tiempo hasta semifinales (se retiró junto a su compatriota Puetz antes de jugar las semifinales tras haberse metido en la final individual).


Imagen de cabecera: ImagoImages

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Alexander Zverev se ha proclamado campeón del Masters 1000 de Madrid ganando, consecutivamente a Rafael Nadal y a Dominic Thiem y, poniendo la guinda de toda la semana con una remontada ante Matteo Berrettini tras ceder el primer set en el desempate 7-6. Cuarto título de Masters 1000 para el tenista alemán, segundo en Madrid, tras el que consiguiera en 2018.

La mejor noticia es que Madrid ha vuelto a tener tenis tras un año de ausencia por la pandemia. En 2020 primero se aplazó para, más tarde, suspenderlo definitivamente por la imposibilidad de acoger público y la situación sanitaria en Madrid.

Y en 2021 no solo se ha disputado (algo lógico dado que el circuito en su gran mayoría se está celebrando), lo ha hecho con hasta un 40% de público siendo el primer gran acontecimiento deportivo en nuestro país en abrir sus puertas y ‘llenar’ sus gradas. Todo un reto logístico que, por lo que parece (faltará ver si se detecta algún caso) ha sido todo un éxito.

El torneo comenzó conociendo la baja de Novak Djokovic. El serbio, que jugará en Roma y en Belgrado la semana previa a París, decidía descansar de la Caja Mágica pese a defender su título. El objetivo claro y evidente es Roland Garros.

Las condiciones de Madrid (la altura, principalmente) que hacen al torneo el más diferente a Roland Garros de toda la gira en sus principales escenarios (Montecarlo, Barcelona y Roma tienen la misma altitud que París o muy similar) hace que el torneo sea más irregular y dado a las sorpresas. También, que tenistas menos cómodos en tierra sientan mejor su juego. Tenis rápido con el saque y la agresividad ganando importancia.

Las sorpresas llegaron desde las primeras jornadas. Diego Schwartzman, un tenista de tierra, se despedía de Madrid sin ganar un partido tras ceder ante la revelación Karatsev. Los demás siete favoritos exentos de primera ronda se metieron en octavos sin problemas. Sin duda, el partido más emotivo lo disputaron Rafael Nadal y Carlos Alcaraz (tras el triunfo de este último ante Mannarino en su estreno en Madrid). El triunfo fue claro para el balear, en el día del 18º cumpleaños del murciano.

Un partido que se puede interpretar como relevo generacional, con todas las reservas que supone un tenista de 18 años que, si bien su potencial es tremendo, debe hacer su propio camino y su propio nombre para conseguir y mostrar lo que las expectativas ya dibujan.

Alexander Zverev y Matteo Berrettini disputaron la gran final – ImagoImages

En los octavos de final se acumularon las sorpresas. En la mitad alta del cuadro un sacador nato como John Isner se imponía a un Rublev finalista en Montecarlo. Por la parte baja se acumularon los resultados más sorprendentes. Stefanos Tsitsipas, dominador de la gira de tierra con un título (Montecarlo) y una final (Barcelona) donde tuvo bola de partido, perdía en dos sets ante el noruego Ruud.

En el último cuarto del cuadro, Daniil Medvedev protagonizaba una sorpresa más por ser segundo cabeza de serie que como favorito real. Volvía tras pasar el virus y en una superficie que él mismo ha declarado que no le gusta. Ganó a Davidovich en su estreno, pero en octavos cedió ante un especialista en la superficie como el chileno Garin.

Llegamos a cuartos de final con un cuadro muy desequilibrado. Por la parte alta los tres favoritos proyectados (Nadal, Thiem y Zverev) e Isner (ganador ante Rublev). Por la parte baja, cuatro tenistas de los que saldría un nuevo finalista de Masters 1000: Bublik, Ruud, Berrettini y Garin.

Zverev, desde un gran saque y una gran variedad de golpes ganadores dejó fuera a Nadal, que en Madrid es donde menos cómodo se siente por las condiciones tan diferentes al resto de torneos. Thiem tuvo que remontar ante Isner sobreponiéndose a su servicio. Por la parte baja, Cristian Ruud apartó a un sorprendente Bublik (ganador de Karatsev) y Berrettini remontó ante Garín.

Tras vencer a Nadal el día anterior, Zverev hizo lo propio en semifinales ante Thiem. Ganar sin ceder un set y de forma consecutiva a dos de los tres mejores jugadores de tierra actualmente. En la segunda semifinal, un doble 6-4 de Berrettini le metía en su primera final de Masters 1000.

El partido por el título, colofón a 13 días de tenis, ha tenido todo lo que puede tener una final. Alternativas, tres sets e intercambio de iniciativas. El primer parcial para Berrettini en un desempate donde el italiano tuvo un 5-0, Zverev remontó hasta el 7-6 y Matteo revolcó hasta el 10-8. Con 8-8 Zverev se jugaría un segundo saque a 229km/h que le costaría el set.

En el segundo parcial Berrettini le devolvería el favor cometiendo una doble falta con bola de rotura para darle el saque a Zverev de empatar el partido.

El tercer set tuvo dos momentos clave. Con 2-1, Berrettini tiene pelota de 3-1 y saque de 4-1. Pero Zverev empataba (2-2) para, en el siguiente juego, romper el saque rival y confirmar con su saque (4-2). Desde ahí no solo mantuvo el saque en blanco, no necesitó recurrir a un quinto turno de servicio. En su segundo punto de partido al resto cerraba el juego, set, partido y torneo.

Cuarto Masters 1000, tercero en tierra y segundo en Madrid (2018). Sin ceder un set en todo su camino hasta la final y disputando dobles al mismo tiempo hasta semifinales (se retiró junto a su compatriota Puetz antes de jugar las semifinales tras haberse metido en la final individual).


Imagen de cabecera: ImagoImages

_Tenis

Nadal y una oportunidad inédita

David Sánchez @dasanchez__
20-01-2022

_Tenis

Responsabilidad

Alejandro Pérez @aperezgom
13-01-2022