_Otros

ADN Sevilla

José Gavilán @futbol_internac 25-05-2018

etiquetas:

Con permiso
de John Benjamin Toshack, utilizaré una de sus expresiones para definir lo que
está sucediendo en Nervión en el último mes. En las oficinas del Ramón
Sánchez-Pizjuán parecen actuar ‘como pollos sin cabeza’.

La
continuidad de Óscar Arias estuvo en entredicho casi desde el mismo momento en
el que se hizo cargo de la dirección deportiva. El sustituto de Monchi sabía
que cuando llegaran las curvas al camino, la comparación con su antecesor lo
apartaría hasta dejarlo en la cuneta. Y así ha sido. La actuación del equipo en
la final de Copa del Rey acabó sentenciando a Arias, siendo la primera cabeza
de turco durante una situación crítica. Pero meses antes, el sevillismo ya era
consciente de que había que pegar un volantazo en busca de otra senda de cara a
la próxima temporada. Por ello, extraña que la búsqueda por encontrar al nuevo
director deportivo se haya demorado tanto y sobre todo, se hayan pegado tantos
bandazos durante el proceso.

El Sevilla
Fútbol Club no se puede permitir el lujo de quemar opciones de manera pública.
Claro que hay que tener varias alternativas, varias opciones, varios nombres en
la agenda. Lo que no se puede permitir es quemar el nombre del club mientras se
queman dichas opciones. Quizás, el error ha sido no valorar con tiempo la
necesidad actual. Quizás, el error ha sido ‘televisar’ las negociaciones con
Antonio Cordón –que acabó manifestando que más que negociaciones fueron fuegos
artificiales desde Sevilla- o con Ramón Planes –que prefiere seguir en el
Getafe porque asegura que no es el momento oportuno para apostar por un
proyecto como el del Sevilla-. Inadmisible.

Finalmente,
el fuego acaba en rescoldo tras tomar la determinación de apostar por el ADN
sevillista. Una resolución aplaudida y apoyada que refuerza la teoría explicada
anteriormente. ¿Qué necesidad hubo de estirar un mes sin una de las figuras más
importantes del proyecto? ¿Qué necesidad hubo de recibir la negativa de tipos
que poco o nada tienen que ver con el Sevilla Fútbol Club?

Al final, el
destino ha sido el culpable. El Sevilla llamó al Sevilla. Joaquín Caparrós es
el nuevo Director de Fútbol. Sangre roja en vena. Con él, llegarán hombres que
conocen la ciudad, el club, el síntoma del enfermo. 
Carlos
Marchena y Paco Gallardo harán la función de mano derecha y mano izquierda de
Caparrós. Directores adjuntos.
Emilio de Dios será el ‘Secretario Técnico Élite’ mientras
que Ramón Vázquez será el ‘Secretario Técnico Talentos’. Hombres que ya estaban
en el club como Jesús Oliveira ‘Coordinador Scouting’ y Pablo Blanco ‘Director
de Cantera’. No existirá la figura del ‘Director Deportivo’ en sí.
Quiénes mejor que ellos para saber lo que necesita el
equipo, para dar un giro a la situación, para saber qué está ocurriendo y
encontrar una solución al respecto. Al fin y al cabo, Monchi fue delegado antes
de convertirse en el mejor de su profesión. Al fin y al cabo, el sevillismo es
la medicina más efectiva para el sevillista. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Con permiso
de John Benjamin Toshack, utilizaré una de sus expresiones para definir lo que
está sucediendo en Nervión en el último mes. En las oficinas del Ramón
Sánchez-Pizjuán parecen actuar ‘como pollos sin cabeza’.

La
continuidad de Óscar Arias estuvo en entredicho casi desde el mismo momento en
el que se hizo cargo de la dirección deportiva. El sustituto de Monchi sabía
que cuando llegaran las curvas al camino, la comparación con su antecesor lo
apartaría hasta dejarlo en la cuneta. Y así ha sido. La actuación del equipo en
la final de Copa del Rey acabó sentenciando a Arias, siendo la primera cabeza
de turco durante una situación crítica. Pero meses antes, el sevillismo ya era
consciente de que había que pegar un volantazo en busca de otra senda de cara a
la próxima temporada. Por ello, extraña que la búsqueda por encontrar al nuevo
director deportivo se haya demorado tanto y sobre todo, se hayan pegado tantos
bandazos durante el proceso.

El Sevilla
Fútbol Club no se puede permitir el lujo de quemar opciones de manera pública.
Claro que hay que tener varias alternativas, varias opciones, varios nombres en
la agenda. Lo que no se puede permitir es quemar el nombre del club mientras se
queman dichas opciones. Quizás, el error ha sido no valorar con tiempo la
necesidad actual. Quizás, el error ha sido ‘televisar’ las negociaciones con
Antonio Cordón –que acabó manifestando que más que negociaciones fueron fuegos
artificiales desde Sevilla- o con Ramón Planes –que prefiere seguir en el
Getafe porque asegura que no es el momento oportuno para apostar por un
proyecto como el del Sevilla-. Inadmisible.

Finalmente,
el fuego acaba en rescoldo tras tomar la determinación de apostar por el ADN
sevillista. Una resolución aplaudida y apoyada que refuerza la teoría explicada
anteriormente. ¿Qué necesidad hubo de estirar un mes sin una de las figuras más
importantes del proyecto? ¿Qué necesidad hubo de recibir la negativa de tipos
que poco o nada tienen que ver con el Sevilla Fútbol Club?

Al final, el
destino ha sido el culpable. El Sevilla llamó al Sevilla. Joaquín Caparrós es
el nuevo Director de Fútbol. Sangre roja en vena. Con él, llegarán hombres que
conocen la ciudad, el club, el síntoma del enfermo. 
Carlos
Marchena y Paco Gallardo harán la función de mano derecha y mano izquierda de
Caparrós. Directores adjuntos.
Emilio de Dios será el ‘Secretario Técnico Élite’ mientras
que Ramón Vázquez será el ‘Secretario Técnico Talentos’. Hombres que ya estaban
en el club como Jesús Oliveira ‘Coordinador Scouting’ y Pablo Blanco ‘Director
de Cantera’. No existirá la figura del ‘Director Deportivo’ en sí.
Quiénes mejor que ellos para saber lo que necesita el
equipo, para dar un giro a la situación, para saber qué está ocurriendo y
encontrar una solución al respecto. Al fin y al cabo, Monchi fue delegado antes
de convertirse en el mejor de su profesión. Al fin y al cabo, el sevillismo es
la medicina más efectiva para el sevillista. 

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021