_Otros

A las puertas de otra final; y ya van…

Pablo Pintinho @PabloPintinho 20-04-2018

etiquetas:

En los últimos años, se ha acostumbrado el sevillismo a disputar finales. Los más jóvenes han podido ver hasta 17 en los últimos doce años. Y se dice pronto. Y más sin ser uno de los mastodontes de LaLiga. A uno de ellos, quizás al mayor de los mastodontes de la historia reciente del fútbol, lo tendrá enfrente en el Wanda Metropolitano. Los sevillistas, conscientes de la cita histórica, se han volcado con la final de la Copa del Rey y agotaron las entradas que les había proporcionado la Federación Española de Fútbol a pesar de haber sido un mes complicado para el sevillismo en lo económico, con los cuartos de final de la Champions en Múnich y la Feria de abril en la capital hispalense.

Y es que el sevillismo está ilusionado. Y a la ilusión y a la pasión no hay Messis ni millones que les gane. Mañana, y los que lo hayan vivido en directo saben de los que hablo, los sevillistas presenciarán otra fiesta del fútbol. Quizás la fiesta más bonita del fútbol patrio por el colorido de la grada y la pasión de dos hinchadas que rememorarán una preciosa final que se disputó en el Vicente Calderón hace un par de temporadas.

Y el resultado será importante, que Banega dé una asistencia será crucial, que Ben Yedder sea capaz de repetir la gesta de Old Trafford sería histórico, pero que cuando salten los jugadores al terreno de juego, allí haya 22.000 sevillistas partiéndose la garganta y entonando el himno de El Arrebato, eso será crucial para las opciones de los de Montella. Y de ello nadie duda. Disfruten de la final, absténganse de polémicas extradeportivas que nada interesan al sevillismo. Todos juntos a por otro título. Nadie os podrá robar la ilusión a las puertas de otra final. Y ya van…

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

En los últimos años, se ha acostumbrado el sevillismo a disputar finales. Los más jóvenes han podido ver hasta 17 en los últimos doce años. Y se dice pronto. Y más sin ser uno de los mastodontes de LaLiga. A uno de ellos, quizás al mayor de los mastodontes de la historia reciente del fútbol, lo tendrá enfrente en el Wanda Metropolitano. Los sevillistas, conscientes de la cita histórica, se han volcado con la final de la Copa del Rey y agotaron las entradas que les había proporcionado la Federación Española de Fútbol a pesar de haber sido un mes complicado para el sevillismo en lo económico, con los cuartos de final de la Champions en Múnich y la Feria de abril en la capital hispalense.

Y es que el sevillismo está ilusionado. Y a la ilusión y a la pasión no hay Messis ni millones que les gane. Mañana, y los que lo hayan vivido en directo saben de los que hablo, los sevillistas presenciarán otra fiesta del fútbol. Quizás la fiesta más bonita del fútbol patrio por el colorido de la grada y la pasión de dos hinchadas que rememorarán una preciosa final que se disputó en el Vicente Calderón hace un par de temporadas.

Y el resultado será importante, que Banega dé una asistencia será crucial, que Ben Yedder sea capaz de repetir la gesta de Old Trafford sería histórico, pero que cuando salten los jugadores al terreno de juego, allí haya 22.000 sevillistas partiéndose la garganta y entonando el himno de El Arrebato, eso será crucial para las opciones de los de Montella. Y de ello nadie duda. Disfruten de la final, absténganse de polémicas extradeportivas que nada interesan al sevillismo. Todos juntos a por otro título. Nadie os podrá robar la ilusión a las puertas de otra final. Y ya van…

etiquetas: