_Italia

Italia está de vuelta

Cómo se echaba de menos. Hacía unos años que la selección italiana no cumplía las exigencias de una camiseta tan pesada y con tanta historia. A estas horas bajas hay quien las llama “cambio generacional”, otros creen que simplemente esta selección no estaba a la altura de las convocatorias de años anteriores, pero lo cierto es que a nivel de resultados la diferencia era abismal. Tanto fue así que Italia quedó eliminada en la fase de clasificación al Mundial 2018, un fracaso histórico para una selección acostumbrada a estar entre las mejores, aspirando a ganarlo todo. Por suerte para los fanáticos del calcio, los tiempos oscuros parecen haber terminado.

Italia disputó el partido inaugural de esta Eurocopa 2020 en el que se enfrentó a la selección turca. Todo el mundo del fútbol estaba ansioso por el inicio del torneo y, como es habitual, el partido inaugural tuvo unas altas cifras de espectadores. Lejos de decepcionar, el partido dejó una sensación de poderío italiano que hacía años que no se veía. Endosaron un 3-0 a Turquía sin despeinarse y nos dejaron a todos y cada uno de nosotros con ganas de ver su siguiente partido.

Ayer se disputó ese segundo ese partido: Italia – Suiza. Tras unos minutos de igualdad al inicio del encuentro, Italia arrancó la maquinaria pesada y comenzó la apisonadora. En el minuto 19, Chiellini remató un balón que había quedado muerto dentro del área para darle la ventaja en el marcador a su país pero, finalmente, el gol sería anulado por una mano del propio capitán en el control del balón. Pero la apisonadora estaba en marcha y un tornillo suelto no iba a detener a semejante maquinaria pesada. 7 minutos después, en el 26’, Berardi se fue de su defensor con un sensacional cambio de ritmo y le puso el balón en el pie a Locatelli que llegaba desde atrás para que rematase a placer en una portería vacía. Era el primero de Italia, el primero de Locatelli.

Manuel Locatelli celebrando el primer gol anotado frente a Suiza. (Imago)

Ya en el segundo tiempo, en el minuto 52, Nicolo Barella, una de las sensaciones del Inter campeón de liga, sirvió un balón en la frontal que, libre de marca y con tiempo y espacio, Locatelli colocó pegado al palo izquierdo de Sommer, que no pudo hacer nada más que quedarse mirando como una estatua. Otra gran jugada de la selección italiana que el del Sassuolo culminaba con maestría. Segundo gol de Italia, segundo gol de Locatelli.

Pasaban los minutos y el dominio de Italia seguía siendo aplastante. Pese a que Suiza también tuvo algunas ocasiones, como una doble parada a bocajarro de Donnarumma, en todo momento dio la sensación de que antes caería el 3-0 que el 2-1. Y así fue. En el minuto 89 y tras haberlo intentado en varias ocasiones, Ciro Immobile anotó el tercero para Italia con un derechazo al que Sommer intentó llegar, pero no tuvo la contundencia suficiente para detenerlo. Immobile había anotado el tercero para Italia.

Ciro Immobile anotando el tercer gol de Italia frente a Suiza. (Imago)

El marcador no se movió más. El dominio fue tal que algunos jugadores suizos estaban pidiéndole al árbitro que pitara el final del partido alrededor de medio minuto antes de completar el tiempo de descuento. Con idéntico resultado, Italia ya ha vencido a Turquía y a Suiza, lo que los convierte en la primera selección en clasificarse matemáticamente para octavos de final, clasificación que compartirá (seguramente) con Gales. De hecho, será el Italia – Gales el encuentro que decida quién pasará como primero de grupo. Italia, con 6 puntos, tiene la ventaja ya que solo necesitan no perder para ocupar esa plaza (Gales: 4 puntos)

Más allá de los resultados, Italia está dando la sensación de equipo poderoso. Combinan con mucha facilidad, la salida de balón se la saben de memoria, los atacantes están inspirados de cara a gol, el medio campo está habitado por jerarcas como Locatelli, Jorginho, Barella o Chiesa, la pareja de centrales es posiblemente la más experimentada del campeonato y, si logras tirar a puerta, un gigante llamado Donnarumma se interpondrá entre tú y el éxito. Porque no solo tiene jugadores de campo de una calidad tremenda, recordemos que el arquero italiano es probablemente el mejor portero joven del mundo (22).

Otro punto clave de la mejoría de la selección italiana es la actitud. Con esto no quiero decir que las convocatorias anteriores no estuvieran motivadas en los encuentros o que no quisieran vestir la camiseta, sino que la situación es diferente. Condicionados por los fracasos de los años anteriores, Italia viene con ganas de redimirse y se está notando. El despliegue físico que hicieron ayer frente a Suiza no tiene nombre. Los jugadores no pararon de correr, de presionar, de bajar a defender… Ya con ventaja de 2-0, los italianos presionaban con una intensidad digna de un partido por remontar. Disputaban balones en el minuto 85 como si el partido recién hubiese comenzado, fue un espectáculo.

Con solo dos partidos disputados, ya se puede decir que Italia ha vuelto. Evidentemente no se puede saber si terminará proclamándose campeona de la Eurocopa 2020, pero que estará en la pelea por el título es algo casi seguro. Es un gusto volver a ver a la selección italiana como una de las grandes, veremos hasta dónde llega.

Imagen de cabecera: Imago

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Cómo se echaba de menos. Hacía unos años que la selección italiana no cumplía las exigencias de una camiseta tan pesada y con tanta historia. A estas horas bajas hay quien las llama “cambio generacional”, otros creen que simplemente esta selección no estaba a la altura de las convocatorias de años anteriores, pero lo cierto es que a nivel de resultados la diferencia era abismal. Tanto fue así que Italia quedó eliminada en la fase de clasificación al Mundial 2018, un fracaso histórico para una selección acostumbrada a estar entre las mejores, aspirando a ganarlo todo. Por suerte para los fanáticos del calcio, los tiempos oscuros parecen haber terminado.

Italia disputó el partido inaugural de esta Eurocopa 2020 en el que se enfrentó a la selección turca. Todo el mundo del fútbol estaba ansioso por el inicio del torneo y, como es habitual, el partido inaugural tuvo unas altas cifras de espectadores. Lejos de decepcionar, el partido dejó una sensación de poderío italiano que hacía años que no se veía. Endosaron un 3-0 a Turquía sin despeinarse y nos dejaron a todos y cada uno de nosotros con ganas de ver su siguiente partido.

Ayer se disputó ese segundo ese partido: Italia – Suiza. Tras unos minutos de igualdad al inicio del encuentro, Italia arrancó la maquinaria pesada y comenzó la apisonadora. En el minuto 19, Chiellini remató un balón que había quedado muerto dentro del área para darle la ventaja en el marcador a su país pero, finalmente, el gol sería anulado por una mano del propio capitán en el control del balón. Pero la apisonadora estaba en marcha y un tornillo suelto no iba a detener a semejante maquinaria pesada. 7 minutos después, en el 26’, Berardi se fue de su defensor con un sensacional cambio de ritmo y le puso el balón en el pie a Locatelli que llegaba desde atrás para que rematase a placer en una portería vacía. Era el primero de Italia, el primero de Locatelli.

Manuel Locatelli celebrando el primer gol anotado frente a Suiza. (Imago)

Ya en el segundo tiempo, en el minuto 52, Nicolo Barella, una de las sensaciones del Inter campeón de liga, sirvió un balón en la frontal que, libre de marca y con tiempo y espacio, Locatelli colocó pegado al palo izquierdo de Sommer, que no pudo hacer nada más que quedarse mirando como una estatua. Otra gran jugada de la selección italiana que el del Sassuolo culminaba con maestría. Segundo gol de Italia, segundo gol de Locatelli.

Pasaban los minutos y el dominio de Italia seguía siendo aplastante. Pese a que Suiza también tuvo algunas ocasiones, como una doble parada a bocajarro de Donnarumma, en todo momento dio la sensación de que antes caería el 3-0 que el 2-1. Y así fue. En el minuto 89 y tras haberlo intentado en varias ocasiones, Ciro Immobile anotó el tercero para Italia con un derechazo al que Sommer intentó llegar, pero no tuvo la contundencia suficiente para detenerlo. Immobile había anotado el tercero para Italia.

Ciro Immobile anotando el tercer gol de Italia frente a Suiza. (Imago)

El marcador no se movió más. El dominio fue tal que algunos jugadores suizos estaban pidiéndole al árbitro que pitara el final del partido alrededor de medio minuto antes de completar el tiempo de descuento. Con idéntico resultado, Italia ya ha vencido a Turquía y a Suiza, lo que los convierte en la primera selección en clasificarse matemáticamente para octavos de final, clasificación que compartirá (seguramente) con Gales. De hecho, será el Italia – Gales el encuentro que decida quién pasará como primero de grupo. Italia, con 6 puntos, tiene la ventaja ya que solo necesitan no perder para ocupar esa plaza (Gales: 4 puntos)

Más allá de los resultados, Italia está dando la sensación de equipo poderoso. Combinan con mucha facilidad, la salida de balón se la saben de memoria, los atacantes están inspirados de cara a gol, el medio campo está habitado por jerarcas como Locatelli, Jorginho, Barella o Chiesa, la pareja de centrales es posiblemente la más experimentada del campeonato y, si logras tirar a puerta, un gigante llamado Donnarumma se interpondrá entre tú y el éxito. Porque no solo tiene jugadores de campo de una calidad tremenda, recordemos que el arquero italiano es probablemente el mejor portero joven del mundo (22).

Otro punto clave de la mejoría de la selección italiana es la actitud. Con esto no quiero decir que las convocatorias anteriores no estuvieran motivadas en los encuentros o que no quisieran vestir la camiseta, sino que la situación es diferente. Condicionados por los fracasos de los años anteriores, Italia viene con ganas de redimirse y se está notando. El despliegue físico que hicieron ayer frente a Suiza no tiene nombre. Los jugadores no pararon de correr, de presionar, de bajar a defender… Ya con ventaja de 2-0, los italianos presionaban con una intensidad digna de un partido por remontar. Disputaban balones en el minuto 85 como si el partido recién hubiese comenzado, fue un espectáculo.

Con solo dos partidos disputados, ya se puede decir que Italia ha vuelto. Evidentemente no se puede saber si terminará proclamándose campeona de la Eurocopa 2020, pero que estará en la pelea por el título es algo casi seguro. Es un gusto volver a ver a la selección italiana como una de las grandes, veremos hasta dónde llega.

Imagen de cabecera: Imago

_Italia

El crepúsculo de Ribéry

Joel Sierra @_JoeLSierra_
22-09-2021