_Femenino

Volver al menos

Redacción @SpheraSports 13-11-2022

etiquetas:

Carolina Marín

Carolina Marín lo ha ganado todo, y también lo ha perdido todo. Su sueño no era ser campeona olímpica, campeona del mundo y de Europa y número uno del ranking. Era prolongar ese éxito eternamente. Los grandes deportistas no se conforman nunca. Saben de su talento y fortaleza para conseguir lo imposible. Carolina Marín quería ser la mejor jugadora de bádminton de la historia. Y su frustración es evidente, porque por unas razones u otras no lo está consiguiendo.

Ni siquiera cuando se rompió el ligamento cruzado por segunda vez cambió sus objetivos, aunque es evidente que no logró mantener la confianza por las nubes. «Tengo que admitir que personalmente no estoy en mi mejor momento. Muchas veces, en muchos días en los entrenamientos, esa motivación que normalmente sí tengo por ser la mejor de la historia a veces falta», dijo tras su primera lesión grave de rodilla y el fallecimiento de su padre, Gonzalo Marín.

Regresó a las pistas en el Campeonato de Europa y rompió cualquier tipo de expectativa al proclamarse campeona, logrando su sexto título consecutivo. Era algo impensable teniendo en cuenta que apenas contaba con rodaje (llevaba 11 meses parada). Sin embargo, el resto del año sus resultados no han sido del todo positivos, cosechando más decepciones que alegrías. Ha caído eliminada en cuartos y octavos de final en muchos torneos, pero hace unas semanas logró un meritorio subcampeonato en París, rozando el título en una final muy disputada tras eliminar a la número uno en semifinales. En Alemania, sin embargo, volvió a caer en cuartos y finalizó la temporada con un sabor más agrio que dulce. «Estoy muy cabreada, no puedo decir otra cosa», dijo.

¿Se puede soñar con una medalla en París 2022? La onubense, campeona en Río, se perdió los de Tokio por lesión, pero asegura que los Juegos en la capital francesa se han convertido en una obsesión para ella. «Tres días después de romperme la rodilla, lo que tenía en mente es que quería ganar otros Juegos Olímpicos. Si no es Tokio, entonces debe ser París. Así que esto es lo que tengo en mente todos los días durante mi rehabilitación», declaró en una entrevista reciente con Olympics. Este 2022 ha sido el de su regreso, pero para recuperar su mejor versión hace falta un poco más. El objetivo de este año está cumplido, ahora toca subir otro escalón.

Foto principal: @badmintonphoto

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Carolina Marín lo ha ganado todo, y también lo ha perdido todo. Su sueño no era ser campeona olímpica, campeona del mundo y de Europa y número uno del ranking. Era prolongar ese éxito eternamente. Los grandes deportistas no se conforman nunca. Saben de su talento y fortaleza para conseguir lo imposible. Carolina Marín quería ser la mejor jugadora de bádminton de la historia. Y su frustración es evidente, porque por unas razones u otras no lo está consiguiendo.

Ni siquiera cuando se rompió el ligamento cruzado por segunda vez cambió sus objetivos, aunque es evidente que no logró mantener la confianza por las nubes. «Tengo que admitir que personalmente no estoy en mi mejor momento. Muchas veces, en muchos días en los entrenamientos, esa motivación que normalmente sí tengo por ser la mejor de la historia a veces falta», dijo tras su primera lesión grave de rodilla y el fallecimiento de su padre, Gonzalo Marín.

Regresó a las pistas en el Campeonato de Europa y rompió cualquier tipo de expectativa al proclamarse campeona, logrando su sexto título consecutivo. Era algo impensable teniendo en cuenta que apenas contaba con rodaje (llevaba 11 meses parada). Sin embargo, el resto del año sus resultados no han sido del todo positivos, cosechando más decepciones que alegrías. Ha caído eliminada en cuartos y octavos de final en muchos torneos, pero hace unas semanas logró un meritorio subcampeonato en París, rozando el título en una final muy disputada tras eliminar a la número uno en semifinales. En Alemania, sin embargo, volvió a caer en cuartos y finalizó la temporada con un sabor más agrio que dulce. «Estoy muy cabreada, no puedo decir otra cosa», dijo.

¿Se puede soñar con una medalla en París 2022? La onubense, campeona en Río, se perdió los de Tokio por lesión, pero asegura que los Juegos en la capital francesa se han convertido en una obsesión para ella. «Tres días después de romperme la rodilla, lo que tenía en mente es que quería ganar otros Juegos Olímpicos. Si no es Tokio, entonces debe ser París. Así que esto es lo que tengo en mente todos los días durante mi rehabilitación», declaró en una entrevista reciente con Olympics. Este 2022 ha sido el de su regreso, pero para recuperar su mejor versión hace falta un poco más. El objetivo de este año está cumplido, ahora toca subir otro escalón.

Foto principal: @badmintonphoto

etiquetas:

Carolina Marín

_Betis

Tu camino

Rosa Márquez @RosaMB_4
25-11-2022

_Femenino

Zona Mixta: Querido fútbol

Sara Serrat @Sara1Serrat
18-11-2022