_Otros

UN SPORTING CON VELOCIDAD DE CRUCERO

José Miguel Capel @JCapCar 05-04-2018

etiquetas:

El fútbol tiene un componente de imprevisibilidad elevado. Solo
a través de ello se explican situaciones como la actual del Sporting de Gijón. Si
hace poco más de 3 meses se le hubiera preguntado al sportinguista más
optimista si creía firmemente en un liderato de su equipo a estas alturas,
probablemente hubiera respondido con una resignada sonrisa incrédula.

Con dos victorias en los últimos dos meses y habiendo
encadenado seis encuentros sin ganar consecutivos, el pesimismo se apoderaba
involuntariamente de la ‘mareona’. Con la lógica consecuencia de la destitución
de Paco Herrera, su sustituto en el banquillo probablemente aumentaba las dudas
en torno al futuro, simplemente por experiencia. Fue Un Rubén Baraja que, tras
algunas dudas iniciales, ha logrado disipar las razonables incógnitas que
provocó su nombramiento.

A una velocidad de crucero, tras un ineludible periodo de
tanteo, los del ‘Pipo’ han encontrado su identidad y con ella un rendimiento
óptimo. Con un esquema definido y las piezas fundamentales también articuladas,
el Real Sporting logra encadenar 8 victorias consecutivas en El Molinón, manteniendo
vigente un registro de 8 encuentros consecutivos sin conocer la derrota y de 6 victorias
enlazadas. El templo asturiano vuelve a tener fe, los sportinguistas recobran
la esperanza.

La mejoría ha sido tal que el Sporting ya no persigue, ahora
los demás son los perseguidores. Se le esfumó la negatividad, como también
desapareció la desventaja a recortar. El objetivo está más cerca que nunca, la
motivación es directamente proporcional a la excepcional trayectoria de un
equipo que ahora sí hace honor a su historia. Y que también persigue hacer
historia, pulverizando registros propios y ajenos a través del esfuerzo, el
trabajo y una suerte que ha dejado de ser esquiva para sumarse a la causa.
Ahora el Sporting ya no busca un sueño inalcanzable, porque dicho anhelo está
más cerca que nunca de convertirse en realidad.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El fútbol tiene un componente de imprevisibilidad elevado. Solo
a través de ello se explican situaciones como la actual del Sporting de Gijón. Si
hace poco más de 3 meses se le hubiera preguntado al sportinguista más
optimista si creía firmemente en un liderato de su equipo a estas alturas,
probablemente hubiera respondido con una resignada sonrisa incrédula.

Con dos victorias en los últimos dos meses y habiendo
encadenado seis encuentros sin ganar consecutivos, el pesimismo se apoderaba
involuntariamente de la ‘mareona’. Con la lógica consecuencia de la destitución
de Paco Herrera, su sustituto en el banquillo probablemente aumentaba las dudas
en torno al futuro, simplemente por experiencia. Fue Un Rubén Baraja que, tras
algunas dudas iniciales, ha logrado disipar las razonables incógnitas que
provocó su nombramiento.

A una velocidad de crucero, tras un ineludible periodo de
tanteo, los del ‘Pipo’ han encontrado su identidad y con ella un rendimiento
óptimo. Con un esquema definido y las piezas fundamentales también articuladas,
el Real Sporting logra encadenar 8 victorias consecutivas en El Molinón, manteniendo
vigente un registro de 8 encuentros consecutivos sin conocer la derrota y de 6 victorias
enlazadas. El templo asturiano vuelve a tener fe, los sportinguistas recobran
la esperanza.

La mejoría ha sido tal que el Sporting ya no persigue, ahora
los demás son los perseguidores. Se le esfumó la negatividad, como también
desapareció la desventaja a recortar. El objetivo está más cerca que nunca, la
motivación es directamente proporcional a la excepcional trayectoria de un
equipo que ahora sí hace honor a su historia. Y que también persigue hacer
historia, pulverizando registros propios y ajenos a través del esfuerzo, el
trabajo y una suerte que ha dejado de ser esquiva para sumarse a la causa.
Ahora el Sporting ya no busca un sueño inalcanzable, porque dicho anhelo está
más cerca que nunca de convertirse en realidad.

etiquetas: