_Atlético

Un Atleti a orillas del Támesis

Diego G. Argota @DiegoGArgota21 01-02-2022

En 2015, Ulisses Filipe Lopes Tavares consiguió realizar uno de los sueños de su vida: tener su propio club de fútbol. Asentado en Londres, Lopes Tavares, que se define como representante y asesor de futbolistas, creó un equipo de categoría juvenil al que dio su propio nombre. El Lopes Tavares London FC había nacido. La acogida en Newham fue tremenda. Newham es, en base a estadísticas gubernamentales, el municipio más pobre de Londres, pese a situarse a escasos kilómetros de la zona financiera de la capital inglesa. De hecho, desde hace un par de años, también es reconocido como la zona más ecológica de la ciudad, algo por lo que los mandamases sacan pecho, pero que sus habitantes achacan al simple hecho de ser pobres, no tener dinero y tener que ir prácticamente a todos lados en transporte público y no en vehículo propio.

La apuesta por el club salió tan bien en ese primer año, que en el segundo la junta decidió contar también con un primer equipo y no quedarse solo en las categorías inferiores. Así, durante años, un equipo que jugaba a escasos kilómetros del estadio del West Ham creció con la idea de hacer grande a una comunidad mermada y diezmada. Pliastow es el barrio de Newham donde se asienta el Terence McMillan, el estadio del club, que recibe el nombre del primer alcalde de la ciudad. Y Pliastow es también, según los últimos datos provistos por la Met Police, el barrio más peligroso para vivir en la capital, con unos 35.000 delitos por año registrados.

Y ahí aparecieron el fútbol y el Atleti como vía de escape, como medio de entretenimiento, como forma de vida para evadirse de la oscuridad que rodeaba la ciudad. En 2020, Lopes Tavares decidió que el equipo tenía que pegar un giro. Influenciado por el Atlético de Madrid, equipo del que admite ser simpatizante, viró el rumbo del equipo de manera radical, cambiando nombre, escudo y colores. El Lopes Tavares London FC se convirtió de la noche a la mañana en el Athletic Newham FC. El escudo simple y sencillo que hasta entonces lucía desapareció para dar paso a un calco del nuevo escudo del Atlético de Madrid, aunque introduciendo solo un par de cambios. El oso madrileño desapareció, en favor del león con la corona que representa a Gran Bretaña, y las siete estrellas de la capital española se convirtieron en cuatro, que quieren representar unidad y estabilidad, los cuatro cimientos sobre los que se sustenta cualquier cosa, como las cuatro patas de una mesa. El amarillo y verde que vestía el club se convirtieron en rojo y blanco (con pantalones azules) los días que el equipo juega como local, y azul y blanco, en honor a los primeros colores del Atlético, cuando el Athletic Newham ejerce de visitante.

Esta temporada para el club ha marcado un hito. Y es que, el ascenso logrado la pasada campaña ha supuesto que haya podido entrar en el bombo para disputar la FA Cup. Jugando en la Essex Senior Football League, la novena categoría del fútbol inglés, el Athletic Newham llegó a pasar dos rondas preliminares previas para terminar cayendo por un doloroso 5-0 y ser eliminado de FA Cup antes de poder culminar el sueño de visitar algún campo de algún equipo profesional. La temporada, eso sí, no marcha para nada mal para el Atlético Inglés, que con la mitad del campeonato disputado ha evadido ya casi de manera definitiva el descenso e, incluso, lo más seguro es que de seguir con la dinámica con la que ha llegado al ecuador termine peleando por entrar en la única plaza de playoff de ascenso (solo sube un equipo de manera directa y otro entra en la ronda de eliminatorias). Ahora mismo se encuentran a ocho puntos de esa plaza pero, castigado por los aplazamientos por la Covid, aún tiene tres partidos menos que el resto por jugarse. El objetivo del club sigue siendo el mismo desde hace años: promocionar jugadores jóvenes a equipos de mayor categoría. Ir mejorando temporada tras temporada. Los pasos en apenas un lustro han sido de gigante. Quién sabe si, dentro de no mucho, el Athletic Newham podrá estar llamando a las puertas del fútbol profesional.

Imagen de cabecera: Athletic Newham FC

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

En 2015, Ulisses Filipe Lopes Tavares consiguió realizar uno de los sueños de su vida: tener su propio club de fútbol. Asentado en Londres, Lopes Tavares, que se define como representante y asesor de futbolistas, creó un equipo de categoría juvenil al que dio su propio nombre. El Lopes Tavares London FC había nacido. La acogida en Newham fue tremenda. Newham es, en base a estadísticas gubernamentales, el municipio más pobre de Londres, pese a situarse a escasos kilómetros de la zona financiera de la capital inglesa. De hecho, desde hace un par de años, también es reconocido como la zona más ecológica de la ciudad, algo por lo que los mandamases sacan pecho, pero que sus habitantes achacan al simple hecho de ser pobres, no tener dinero y tener que ir prácticamente a todos lados en transporte público y no en vehículo propio.

La apuesta por el club salió tan bien en ese primer año, que en el segundo la junta decidió contar también con un primer equipo y no quedarse solo en las categorías inferiores. Así, durante años, un equipo que jugaba a escasos kilómetros del estadio del West Ham creció con la idea de hacer grande a una comunidad mermada y diezmada. Pliastow es el barrio de Newham donde se asienta el Terence McMillan, el estadio del club, que recibe el nombre del primer alcalde de la ciudad. Y Pliastow es también, según los últimos datos provistos por la Met Police, el barrio más peligroso para vivir en la capital, con unos 35.000 delitos por año registrados.

Y ahí aparecieron el fútbol y el Atleti como vía de escape, como medio de entretenimiento, como forma de vida para evadirse de la oscuridad que rodeaba la ciudad. En 2020, Lopes Tavares decidió que el equipo tenía que pegar un giro. Influenciado por el Atlético de Madrid, equipo del que admite ser simpatizante, viró el rumbo del equipo de manera radical, cambiando nombre, escudo y colores. El Lopes Tavares London FC se convirtió de la noche a la mañana en el Athletic Newham FC. El escudo simple y sencillo que hasta entonces lucía desapareció para dar paso a un calco del nuevo escudo del Atlético de Madrid, aunque introduciendo solo un par de cambios. El oso madrileño desapareció, en favor del león con la corona que representa a Gran Bretaña, y las siete estrellas de la capital española se convirtieron en cuatro, que quieren representar unidad y estabilidad, los cuatro cimientos sobre los que se sustenta cualquier cosa, como las cuatro patas de una mesa. El amarillo y verde que vestía el club se convirtieron en rojo y blanco (con pantalones azules) los días que el equipo juega como local, y azul y blanco, en honor a los primeros colores del Atlético, cuando el Athletic Newham ejerce de visitante.

Esta temporada para el club ha marcado un hito. Y es que, el ascenso logrado la pasada campaña ha supuesto que haya podido entrar en el bombo para disputar la FA Cup. Jugando en la Essex Senior Football League, la novena categoría del fútbol inglés, el Athletic Newham llegó a pasar dos rondas preliminares previas para terminar cayendo por un doloroso 5-0 y ser eliminado de FA Cup antes de poder culminar el sueño de visitar algún campo de algún equipo profesional. La temporada, eso sí, no marcha para nada mal para el Atlético Inglés, que con la mitad del campeonato disputado ha evadido ya casi de manera definitiva el descenso e, incluso, lo más seguro es que de seguir con la dinámica con la que ha llegado al ecuador termine peleando por entrar en la única plaza de playoff de ascenso (solo sube un equipo de manera directa y otro entra en la ronda de eliminatorias). Ahora mismo se encuentran a ocho puntos de esa plaza pero, castigado por los aplazamientos por la Covid, aún tiene tres partidos menos que el resto por jugarse. El objetivo del club sigue siendo el mismo desde hace años: promocionar jugadores jóvenes a equipos de mayor categoría. Ir mejorando temporada tras temporada. Los pasos en apenas un lustro han sido de gigante. Quién sabe si, dentro de no mucho, el Athletic Newham podrá estar llamando a las puertas del fútbol profesional.

Imagen de cabecera: Athletic Newham FC