_Otros

Tim Cahill y el sueño del cuarto Mundial consecutivo

Juegue o no, Tim Cahill tiene reservado un papel más que importante en la selección australiana de fútbol. Es el líder de los «Socceroos«, la voz que escuchan los más jóvenes, el hombre al que todos admiran.

Los hinchas de la selección «aussie» viven estos días pendientes de su gran estrella. Al borde de cumplir 38 años, Cahill se lesionó el tobillo pocos días antes de la repesca frente a Honduras por un billete al Mundial de Rusia 2018.

Viajó al país centroamericano para el partido de ida, pero finalmente no se recuperó a tiempo y vio el 0-0 desde el banquillo. Para el encuentro de vuelta, el miércoles en Sídney, debería estar sobre el césped.

«Me siento bien«, dijo hoy Cahill, que aseguró que habría podido incluso jugar el viernes la ida si así se lo hubieran pedido.

«Creo que se trata de eso: sacrificar estos dos partidos por una ocasión tan grande para nuestro país. Podemos clasificarnos a nuestro cuarto Mundial de forma consecutiva», añadió el jugador del Melbourne City.

El máximo goleador de la historia de Australia es una leyenda viviente del fútbol «aussie«. Jugó y marcó goles en tres Mundiales, incluyendo el inolvidable tanto de volea que hizo a Holanda en Brasil 2014.

En los últimos tiempos, sin embargo, debió habituarse a ingresar como suplente, una situación que acepta con absoluta naturalidad.

«Asume su papel de líder y le mantiene joven estar rodeado de jugadores más jóvenes», lo elogió el seleccionador de Australia, Ange Postecoglou, durante la última Copa Confederaciones.

«Ha sido el corazón del seleccionado durante una década», escribió el «Daily Telegraph» sobre el ex atacante del Everton. Cahill fue símbolo de las mejores épocas de Australia y el equipo alcanzó con él los octavos de final del Mundial 2006, la mejor actuación histórica de los «Socceroos», torneo del que se despidieron tras un gol de Italia en el quinto minuto de descuento.

Sin embargo, Cahill no sólo vive del pasado. En la clasificación al Mundial de Rusia 2018 fue el máximo goleador de su equipo y resolvió el «playoff» asiático con dos goles ante Siria, el último en la pórroga.

Esos tantos clasificaron a Australia a la repesca intercontinental ante Honduras. El billete se decidirá el miércoles en Sídney. Y Tim Cahill aún no ha dicho su última palabra.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Juegue o no, Tim Cahill tiene reservado un papel más que importante en la selección australiana de fútbol. Es el líder de los «Socceroos«, la voz que escuchan los más jóvenes, el hombre al que todos admiran.

Los hinchas de la selección «aussie» viven estos días pendientes de su gran estrella. Al borde de cumplir 38 años, Cahill se lesionó el tobillo pocos días antes de la repesca frente a Honduras por un billete al Mundial de Rusia 2018.

Viajó al país centroamericano para el partido de ida, pero finalmente no se recuperó a tiempo y vio el 0-0 desde el banquillo. Para el encuentro de vuelta, el miércoles en Sídney, debería estar sobre el césped.

«Me siento bien«, dijo hoy Cahill, que aseguró que habría podido incluso jugar el viernes la ida si así se lo hubieran pedido.

«Creo que se trata de eso: sacrificar estos dos partidos por una ocasión tan grande para nuestro país. Podemos clasificarnos a nuestro cuarto Mundial de forma consecutiva», añadió el jugador del Melbourne City.

El máximo goleador de la historia de Australia es una leyenda viviente del fútbol «aussie«. Jugó y marcó goles en tres Mundiales, incluyendo el inolvidable tanto de volea que hizo a Holanda en Brasil 2014.

En los últimos tiempos, sin embargo, debió habituarse a ingresar como suplente, una situación que acepta con absoluta naturalidad.

«Asume su papel de líder y le mantiene joven estar rodeado de jugadores más jóvenes», lo elogió el seleccionador de Australia, Ange Postecoglou, durante la última Copa Confederaciones.

«Ha sido el corazón del seleccionado durante una década», escribió el «Daily Telegraph» sobre el ex atacante del Everton. Cahill fue símbolo de las mejores épocas de Australia y el equipo alcanzó con él los octavos de final del Mundial 2006, la mejor actuación histórica de los «Socceroos», torneo del que se despidieron tras un gol de Italia en el quinto minuto de descuento.

Sin embargo, Cahill no sólo vive del pasado. En la clasificación al Mundial de Rusia 2018 fue el máximo goleador de su equipo y resolvió el «playoff» asiático con dos goles ante Siria, el último en la pórroga.

Esos tantos clasificaron a Australia a la repesca intercontinental ante Honduras. El billete se decidirá el miércoles en Sídney. Y Tim Cahill aún no ha dicho su última palabra.

_Otros

10 días

Héctor Ruiz @HectorRuizPardo
06-10-2021

_FC Barcelona

Funambulismo

Cristina Caparrós @criscaparros
30-09-2021