_Alemania

Sucedió otra vez

Juanma Perera @juanmaHumilAfic 19-10-2021

Otra vez la misma historia. En el mejor momento, cuando todo parece que va rodado, aparece en escena el Bayern y tira por tierra, de un plumazo, todo lo conseguido. Y no, no hablo de fichajes en este caso. La temporada pasada una victoria de Flick y los suyos en el BayArena apartó al Leverkusen del liderato y comenzó para ellos una mala racha de resultados que acabó con el despido de Peter Bosz antes de acabar el curso.

El vértigo del liderato, con más de media temporada aún por delante, pasó factura. Parecía que algo así no se volvería a repetir pero era el Bayern y, en los últimos tiempos, los duelos bávaros tras sufrir una derrota han acabado en goleada a favor o con muchos goles encajados por el siguiente rival: un 4-3 al Hertha BSC después de perder con el Hoffenheim; un 5-1 al Köln tras perder en el Eintracht; un 6-0 al Mönchengladbach después de caer en Maguncia… Ser el siguiente rival del Bayern tras una derrota ya asusta. Y ese siguiente, en esta ocasión, era el Leverkusen, que llegaba liderando la tabla, empatado a puntos con el equipo muniqués y dando buenas sensaciones. Sin embargo, las bajas y el gol inicial de Robert Lewandowski dinamitaron cualquier opción. El equipo de Gerardo Seoane se vino abajo y encajó, antes del descanso, cuatro goles más, marchándose a vestuarios con un contundente 0-5 en contra.

Aquel resultado era un espejismo para lo que se había visto en jornadas anteriores. No era posible que un equipo de los importantes de la liga, de los habituales en la zona alta, se fuera con un resultado así al descanso. Pero enfrente estaba el Bayern, herido tras su derrota en casa contra las Águilas. Y no hubo una mínima opción para el conjunto de Seoane. Solo un gol de Patrick Schick tras asistencia de Florian Wirtz llevó algo de alegría a los aficionados en una tarde de domingo para olvidar. El Leverkusen de las primeras jornadas no merecía un resultado tan cruel pero así de caprichoso es el fútbol.

Hay muchas esperanzas depositadas en Gerardo Seoane y un borrón como el del 1-5 frente al Bayern no puede tirar por tierra un proyecto cuyo gran objetivo es entrar en Champions. Tal vez sea la maldición del ‘Neverkusen’ la culpable. No en vano, el club y la marca que le viste decidieron usar como primera equipación una que homenajea a aquel Bayer que tuvo el honor de ser subcampeón, en una misma temporada, de Bundesliga, DFB Pokal y Champions, por culpa del Bayern y la famosa volea de Zinedine Zidane en Glasgow. Quizás es exagerar un poco la situación ya que solo es un partido, pero no es el primer club ni será el último que, estando al inicio de una temporada crea unas expectativas muy altas y acaba cediendo ante el gran poder del Bayern, que en los últimos tiempos impone su ley en la Bundesliga, haciéndola totalmente suya.

Así es como se volvió a repetir la historia. Y esto no debe frenar las aspiraciones de un Leverkusen que cuenta con muy buenos jugadores en todas sus líneas y un técnico capaz de sorprender. En Leverkusen se divierten con Seoane y, como dijo un ex de su club, un día «imaginan cosas chingonas», pero el borrón del 1-5 ahí queda. De nuevo los fantasmas aparecen. Eso sí, aún queda tela que cortar y tanto el tiempo como la competición dirán si el partido del otro día fue solo un mal sueño o el inicio de otra pesadilla como en otras ocasiones.

Imagen de cabecera: Bayer 04 Leverkusen

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Otra vez la misma historia. En el mejor momento, cuando todo parece que va rodado, aparece en escena el Bayern y tira por tierra, de un plumazo, todo lo conseguido. Y no, no hablo de fichajes en este caso. La temporada pasada una victoria de Flick y los suyos en el BayArena apartó al Leverkusen del liderato y comenzó para ellos una mala racha de resultados que acabó con el despido de Peter Bosz antes de acabar el curso.

El vértigo del liderato, con más de media temporada aún por delante, pasó factura. Parecía que algo así no se volvería a repetir pero era el Bayern y, en los últimos tiempos, los duelos bávaros tras sufrir una derrota han acabado en goleada a favor o con muchos goles encajados por el siguiente rival: un 4-3 al Hertha BSC después de perder con el Hoffenheim; un 5-1 al Köln tras perder en el Eintracht; un 6-0 al Mönchengladbach después de caer en Maguncia… Ser el siguiente rival del Bayern tras una derrota ya asusta. Y ese siguiente, en esta ocasión, era el Leverkusen, que llegaba liderando la tabla, empatado a puntos con el equipo muniqués y dando buenas sensaciones. Sin embargo, las bajas y el gol inicial de Robert Lewandowski dinamitaron cualquier opción. El equipo de Gerardo Seoane se vino abajo y encajó, antes del descanso, cuatro goles más, marchándose a vestuarios con un contundente 0-5 en contra.

Aquel resultado era un espejismo para lo que se había visto en jornadas anteriores. No era posible que un equipo de los importantes de la liga, de los habituales en la zona alta, se fuera con un resultado así al descanso. Pero enfrente estaba el Bayern, herido tras su derrota en casa contra las Águilas. Y no hubo una mínima opción para el conjunto de Seoane. Solo un gol de Patrick Schick tras asistencia de Florian Wirtz llevó algo de alegría a los aficionados en una tarde de domingo para olvidar. El Leverkusen de las primeras jornadas no merecía un resultado tan cruel pero así de caprichoso es el fútbol.

Hay muchas esperanzas depositadas en Gerardo Seoane y un borrón como el del 1-5 frente al Bayern no puede tirar por tierra un proyecto cuyo gran objetivo es entrar en Champions. Tal vez sea la maldición del ‘Neverkusen’ la culpable. No en vano, el club y la marca que le viste decidieron usar como primera equipación una que homenajea a aquel Bayer que tuvo el honor de ser subcampeón, en una misma temporada, de Bundesliga, DFB Pokal y Champions, por culpa del Bayern y la famosa volea de Zinedine Zidane en Glasgow. Quizás es exagerar un poco la situación ya que solo es un partido, pero no es el primer club ni será el último que, estando al inicio de una temporada crea unas expectativas muy altas y acaba cediendo ante el gran poder del Bayern, que en los últimos tiempos impone su ley en la Bundesliga, haciéndola totalmente suya.

Así es como se volvió a repetir la historia. Y esto no debe frenar las aspiraciones de un Leverkusen que cuenta con muy buenos jugadores en todas sus líneas y un técnico capaz de sorprender. En Leverkusen se divierten con Seoane y, como dijo un ex de su club, un día «imaginan cosas chingonas», pero el borrón del 1-5 ahí queda. De nuevo los fantasmas aparecen. Eso sí, aún queda tela que cortar y tanto el tiempo como la competición dirán si el partido del otro día fue solo un mal sueño o el inicio de otra pesadilla como en otras ocasiones.

Imagen de cabecera: Bayer 04 Leverkusen

_Alemania

Perdónales, Robert

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
30-11-2021

_Alemania

Dramas y retales

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
23-11-2021