_Otros

Su lucha es nuestra lucha

Sergio Merino Rueda @SergioMerino8 02-03-2018

etiquetas:

El mundo del deporte, en general, es machista. Bueno, el
mundo, en general, es machista. Estamos en 2018 y se están tomando cada vez más
medidas para luchar por la igualdad de las mujeres. Medidas que deberían
haberse tomado hace siglos, por otra parte, pero en cualquier caso es
importante que todos sigamos apoyando la causa. En las parrillas de salida de
grandes premios de motor o en los pódiums ciclistas se está intentando
erradicar la vieja imagen de la mujer como un trofeo. Pero no es suficiente.

Hay que velar por la igualdad dentro de la propia
competición. En el Campeonato del Mundo de Velocidad no hay una disciplina
femenina como puede haber en ciclismo, por ejemplo, y, en la humilde opinión de
este escriba, se debería impulsar más la participación de las chicas en el
Mundial. Y principalmente en España. ¿Por qué?

Porque España es cuna de motociclismo. Porque la empresa
organizadora del Mundial tiene su sede en España y su presidente es español.
Porque hay muchos equipos españoles en el mundial. Porque en este país se
respira gasolina. Porque cuatro grandes premios se disputan en España. Porque
el CEV es un referente. Porque muchas empresas españolas apuesta por el
motociclismo. Pero principalmente porque las motociclistas españolas tienen
talento. Mucho. Y merecen su oportunidad.

Elena Rosell
abrió el camino en el año 2011 disputando varias carreras del Campeonato del
Mundo de Moto2 en sustitución de Julián Simón y posteriormente completó la
campaña siguiente con el equipo catarí QMMF. Y sus resultados fueron similares
a los de sus compañeros con una moto bastante precaria. Un camino que retomaron
María Herrera y Ana Carrasco para hacer historia.

Maria Herrera ganó varias carreras en el Campeonato de
España antes de dar el salto al Campeonato del Mundo. Tras un total de 38
carreras en el mismo llegando a disputar dos temporadas completas se convirtió
en la mujer que ha puntuado en más carreras del Mundial (7). Ana Carrasco ha
tenido la oportunidad de competir en más carreras que la toledana, un total de
46, consiguiendo un meritorio 8º puesto en Valencia en el año 2013. Ha hecho
historia al convertirse en la primera mujer en ganar una prueba del Mundial de
Superbikes tras imponerse en Portimao la temporada pasada.

Ambas corren actualmente en Superbikes, en la categoría de
SuperSport 300, pero nos gustaría poder verlas en el Campeonato del Mundo. Llegar
al Mundial es el sueño de todo piloto, ellas lo consiguieron pero no han tenido
la continuidad, a pesar de que los resultados no son nada malos, de seguir
luchando con los mejores. ¿Ha podido influir el hecho de ser chicas? No lo
sabemos y esperemos que no. En cualquier caso su lucha es nuestra lucha. Y en
la categoría de SuperSport 300 en 2018 no solo estará en juego la victoria, lo
estará también la igualdad.

 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El mundo del deporte, en general, es machista. Bueno, el
mundo, en general, es machista. Estamos en 2018 y se están tomando cada vez más
medidas para luchar por la igualdad de las mujeres. Medidas que deberían
haberse tomado hace siglos, por otra parte, pero en cualquier caso es
importante que todos sigamos apoyando la causa. En las parrillas de salida de
grandes premios de motor o en los pódiums ciclistas se está intentando
erradicar la vieja imagen de la mujer como un trofeo. Pero no es suficiente.

Hay que velar por la igualdad dentro de la propia
competición. En el Campeonato del Mundo de Velocidad no hay una disciplina
femenina como puede haber en ciclismo, por ejemplo, y, en la humilde opinión de
este escriba, se debería impulsar más la participación de las chicas en el
Mundial. Y principalmente en España. ¿Por qué?

Porque España es cuna de motociclismo. Porque la empresa
organizadora del Mundial tiene su sede en España y su presidente es español.
Porque hay muchos equipos españoles en el mundial. Porque en este país se
respira gasolina. Porque cuatro grandes premios se disputan en España. Porque
el CEV es un referente. Porque muchas empresas españolas apuesta por el
motociclismo. Pero principalmente porque las motociclistas españolas tienen
talento. Mucho. Y merecen su oportunidad.

Elena Rosell
abrió el camino en el año 2011 disputando varias carreras del Campeonato del
Mundo de Moto2 en sustitución de Julián Simón y posteriormente completó la
campaña siguiente con el equipo catarí QMMF. Y sus resultados fueron similares
a los de sus compañeros con una moto bastante precaria. Un camino que retomaron
María Herrera y Ana Carrasco para hacer historia.

Maria Herrera ganó varias carreras en el Campeonato de
España antes de dar el salto al Campeonato del Mundo. Tras un total de 38
carreras en el mismo llegando a disputar dos temporadas completas se convirtió
en la mujer que ha puntuado en más carreras del Mundial (7). Ana Carrasco ha
tenido la oportunidad de competir en más carreras que la toledana, un total de
46, consiguiendo un meritorio 8º puesto en Valencia en el año 2013. Ha hecho
historia al convertirse en la primera mujer en ganar una prueba del Mundial de
Superbikes tras imponerse en Portimao la temporada pasada.

Ambas corren actualmente en Superbikes, en la categoría de
SuperSport 300, pero nos gustaría poder verlas en el Campeonato del Mundo. Llegar
al Mundial es el sueño de todo piloto, ellas lo consiguieron pero no han tenido
la continuidad, a pesar de que los resultados no son nada malos, de seguir
luchando con los mejores. ¿Ha podido influir el hecho de ser chicas? No lo
sabemos y esperemos que no. En cualquier caso su lucha es nuestra lucha. Y en
la categoría de SuperSport 300 en 2018 no solo estará en juego la victoria, lo
estará también la igualdad.

 

etiquetas: