_Balonmano

Silvia Navarro: «Sigo siendo como una niña con zapatos nuevos»

Adrià Campmany @campmany_adria 03-11-2022

Este viernes arranca el Europeo femenino de balonmano en Eslovenia, Montenegro y Macedonia del Norte. España se encuentra en un duro grupo con Alemania, la anfitriona Montenegro y Polonia. Tras el gran papel en el pasado Mundial, donde terminaron cuartas, las Guerreras quieren confirmar en este Europeo la buena dinámica y firmar otra buena participación en un gran torneo.

Lo harán con un grupo en el que hay varios cambios. No están jugadoras como Carmen Martín, Silvia Arderius o Eli Cesáreo, que han sido figuras importantes en los últimos años, y sí con caras nuevas como Lysa Tchaptchet o Ester Arrojería. Quien estará una vez más bajo palos es la incombustible Silvia Navarro, que atiende a Sphera Sports antes de la gran cita continental.

¿Qué balance haces de estos primeros días de concentración?

Estos días han ido bien en el TIE y han sido una buena preparación para el Europeo. Se ha conseguido ganar el torneo y estamos con muchísimas ganas. Se ha entrenado bien y el grupo está muy metido. 

¿Cómo te encuentras a nivel personal?

Me encuentro bien, tanto físicamente como psicológicamente. Cada día me levanto pensando: “Venga, a ver si dejo ya esto…” Pero sigo siendo como una niña con zapatos nuevos. Afronto este Europeo como si fuese mi último gran torneo con la Selección. Ya no solo por la edad, sino también por mi hijo, que será el único que se alegre si dejo el balonmano. 

¿Y cómo ves al grupo? Hay cambios importantes.

La esencia del grupo sigue siendo la misma que en el pasado Mundial. No me gustaría verme en el pellejo del seleccionador, escoger es complicado. Han conformado la selección más acorde a lo que nos vamos a encontrar en este campeonato. 

¿Cuáles son las sensaciones antes de este Europeo?

Es una mezcla entre nervios y ganas. Debutamos contra Montenegro, que es anfitriona. Habrá un ambientazo y deben ser ellas las que tengan presión por estar jugando en casa. Lo principal es pasar el primer corte y plantarnos en la Main Round. Es mucho más fácil jugar un Mundial que un Europeo, pero queremos terminar lo más arriba posible. Ojalá pudiésemos conseguir medalla, pero debemos ser realistas. Nada es imposible. Hay que ir poco a poco, jugar los partidos y ver qué pasa.

España no parte como una de las grandes favoritas. ¿Qué podemos esperar de las Guerreras?

Da igual partir como favorita o no, en un torneo pueden pasar muchas cosas, puedes arrastrar puntos o no… Cada campeonato es un mundo. Es evidente que Noruega o Francia parten como favoritas, pero quién te dice que no se les puede ganar. La esperanza es lo último que se pierde. Nos lo vamos a dejar todo en el campo. Me conformo con no perder la identidad. Si España juega como sabe jugar y mantiene su nivel, tenemos mucho que hablar. En un partido pueden pasar muchas cosas. 

Foto de cabecera: @RFEBalonmano (Twitter)

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Este viernes arranca el Europeo femenino de balonmano en Eslovenia, Montenegro y Macedonia del Norte. España se encuentra en un duro grupo con Alemania, la anfitriona Montenegro y Polonia. Tras el gran papel en el pasado Mundial, donde terminaron cuartas, las Guerreras quieren confirmar en este Europeo la buena dinámica y firmar otra buena participación en un gran torneo.

Lo harán con un grupo en el que hay varios cambios. No están jugadoras como Carmen Martín, Silvia Arderius o Eli Cesáreo, que han sido figuras importantes en los últimos años, y sí con caras nuevas como Lysa Tchaptchet o Ester Arrojería. Quien estará una vez más bajo palos es la incombustible Silvia Navarro, que atiende a Sphera Sports antes de la gran cita continental.

¿Qué balance haces de estos primeros días de concentración?

Estos días han ido bien en el TIE y han sido una buena preparación para el Europeo. Se ha conseguido ganar el torneo y estamos con muchísimas ganas. Se ha entrenado bien y el grupo está muy metido. 

¿Cómo te encuentras a nivel personal?

Me encuentro bien, tanto físicamente como psicológicamente. Cada día me levanto pensando: “Venga, a ver si dejo ya esto…” Pero sigo siendo como una niña con zapatos nuevos. Afronto este Europeo como si fuese mi último gran torneo con la Selección. Ya no solo por la edad, sino también por mi hijo, que será el único que se alegre si dejo el balonmano. 

¿Y cómo ves al grupo? Hay cambios importantes.

La esencia del grupo sigue siendo la misma que en el pasado Mundial. No me gustaría verme en el pellejo del seleccionador, escoger es complicado. Han conformado la selección más acorde a lo que nos vamos a encontrar en este campeonato. 

¿Cuáles son las sensaciones antes de este Europeo?

Es una mezcla entre nervios y ganas. Debutamos contra Montenegro, que es anfitriona. Habrá un ambientazo y deben ser ellas las que tengan presión por estar jugando en casa. Lo principal es pasar el primer corte y plantarnos en la Main Round. Es mucho más fácil jugar un Mundial que un Europeo, pero queremos terminar lo más arriba posible. Ojalá pudiésemos conseguir medalla, pero debemos ser realistas. Nada es imposible. Hay que ir poco a poco, jugar los partidos y ver qué pasa.

España no parte como una de las grandes favoritas. ¿Qué podemos esperar de las Guerreras?

Da igual partir como favorita o no, en un torneo pueden pasar muchas cosas, puedes arrastrar puntos o no… Cada campeonato es un mundo. Es evidente que Noruega o Francia parten como favoritas, pero quién te dice que no se les puede ganar. La esperanza es lo último que se pierde. Nos lo vamos a dejar todo en el campo. Me conformo con no perder la identidad. Si España juega como sabe jugar y mantiene su nivel, tenemos mucho que hablar. En un partido pueden pasar muchas cosas. 

Foto de cabecera: @RFEBalonmano (Twitter)