_Tenis

Se completa el cuadro de semifinales en el Australian Open

Está siendo un Australian Open muy loco. Los favoritos han ido cayendo de manera sorprendente ante rivales que esperaban hacer las maletas rápidamente. Sin embargo, tenemos un seguro de vida llamado Novak Djokovic. El serbio, en su camino a su vigesimosegundo Grand Slam, no ha dejado prácticamente ninguna duda. El único peligro son sus isquiotibiales. Pero vayamos por partes: primero hay que hablar de Tommy Paul.

Los aficionados al tenis español lo sufrimos en la última ronda. Roberto Bautista no pudo con la solidez del estadounidense, un jugador capaz de arriesgar en cualquier momento. No tiene miedo. Su compatriota, Ben Shelton, no pudo remontarle el 2-0 en contra que le endosó al inicio del envite. Sí, consiguió la tercera manga, pero una de las sensaciones en Australia no pudo colarse entre los cuatro mejores. Todo el honor del mundo para él: solo había jugado 12 partidos como profesional antes de pisar el primer grande del año.

El rival de Paul será el ya mencionado Djokovic. Hoy no tuvo reparos en vencer contundentemente a Rublev. El gran favorito ha estado en el centro de todos los debates por sus problemas físicos. El otro día tuvo una rueda de prensa picante: «A los que dudan, que duden. Sólo se cuestionan mis lesiones. Cuando otros jugadores se lesionan, son víctimas, pero si soy yo, estoy fingiendo. Es muy interesante, aunque no siento que deba demostrar nada a nadie. Estoy acostumbrado, y me da más fuerza y motivación. Así que se lo agradezco», avisó la leyenda.

Mañana será el turno del cuadro femenino con los enfrentamientos entre Rybakina y Azarenka y Linette y Sabalenka. Para el masculino habrá que esperar hasta el viernes. Cabe recordar, más allá del Djokovic-Paul ya comentado, el duelo entre Tsitsipas y Khachanov. ¿Objetivo? Evitar que el serbio consiga otro Grand Slam. No tiene pinta.

Imagen de cabecera: @AusOpen

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Está siendo un Australian Open muy loco. Los favoritos han ido cayendo de manera sorprendente ante rivales que esperaban hacer las maletas rápidamente. Sin embargo, tenemos un seguro de vida llamado Novak Djokovic. El serbio, en su camino a su vigesimosegundo Grand Slam, no ha dejado prácticamente ninguna duda. El único peligro son sus isquiotibiales. Pero vayamos por partes: primero hay que hablar de Tommy Paul.

Los aficionados al tenis español lo sufrimos en la última ronda. Roberto Bautista no pudo con la solidez del estadounidense, un jugador capaz de arriesgar en cualquier momento. No tiene miedo. Su compatriota, Ben Shelton, no pudo remontarle el 2-0 en contra que le endosó al inicio del envite. Sí, consiguió la tercera manga, pero una de las sensaciones en Australia no pudo colarse entre los cuatro mejores. Todo el honor del mundo para él: solo había jugado 12 partidos como profesional antes de pisar el primer grande del año.

El rival de Paul será el ya mencionado Djokovic. Hoy no tuvo reparos en vencer contundentemente a Rublev. El gran favorito ha estado en el centro de todos los debates por sus problemas físicos. El otro día tuvo una rueda de prensa picante: «A los que dudan, que duden. Sólo se cuestionan mis lesiones. Cuando otros jugadores se lesionan, son víctimas, pero si soy yo, estoy fingiendo. Es muy interesante, aunque no siento que deba demostrar nada a nadie. Estoy acostumbrado, y me da más fuerza y motivación. Así que se lo agradezco», avisó la leyenda.

Mañana será el turno del cuadro femenino con los enfrentamientos entre Rybakina y Azarenka y Linette y Sabalenka. Para el masculino habrá que esperar hasta el viernes. Cabe recordar, más allá del Djokovic-Paul ya comentado, el duelo entre Tsitsipas y Khachanov. ¿Objetivo? Evitar que el serbio consiga otro Grand Slam. No tiene pinta.

Imagen de cabecera: @AusOpen

_Destacado Principal

10 de 10

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
29-01-2023

_Destacado

Nueva reina en Australia

Redacción @SpheraSports
28-01-2023