_FC Barcelona

Retar a Messi a innovar en las faltas

Jordi Cochran @cochran_4 21-03-2019

etiquetas:

Hasta 39 veces el portero rival ha tenido que ir a recoger la pelota al fondo de la red después de un tiro de falta de Leo Messi durante su trayectoria con el Barça. Solo unos pocos escogidos son capaces de tener unas estadísticas como éstas y el argentino es uno de ellos. En los 39 goles se repite siempre el mismo patrón. Hay una barrera de varios futbolistas y el portero se coloca en el lado opuesto de la portería. Ante la alta efectividad en los golpes francos de uno de los mejores jugadores de la historia, ¿por qué los porteros no optan por cambiar la estrategia a la hora de defenderlos? Al fin y al cabo, el fútbol se trata de poner en dificultades al contrincante y, por lo tanto, que Messi se tenga que adaptar a nuevas e inesperadas situaciones.

Fraccionar la barrera, colocarla sobre la línea de gol o directamente no ponerla serían nuevas posibilidades que, como mínimo, obligarían a Messi a reformular el guión clásico de una falta en la frontal del área, sacarlo de la zona de confort. Nadie se ha atrevido contra el argentino a pesar de que Unai Emery, cuando era entrenador del Sevilla en 2016, afirmó que se lo llegó a plantear en declaraciones a EFE. Aquella temporada en la Supercopa de Europa el Barça superó el conjunto andaluz por 5-4 y Messi marcó dos tiros de falta. Ante el acierto del argentino el técnico vasco, en busca de un método para contrarrestarlo, vio que en una ocasión un equipo francés, el filial del Niza, en vez de colocar la barrera a 9’15 metros de la pelota lo hizo sobre la línea de la portería. La jugada no acabó en gol.

Meses más tarde, Barça y Sevilla se reencontraron en el Camp Nou en partido de liga y a Emery le rondó por la cabeza la nueva idea. Finalmente no se atrevió, puesto que “el invento, si salía bien, nos podía elevar hasta creadores del fútbol, pero si no, que seamos los más ingenuos”. En aquel partido, Messi volvió a marcar al conjunto andaluz en un chut de falta.

Messi cada vez es mejor chutando faltas

Temporada tras temporada el ‘10’ del Barça ha ido mejorando en esta faceta y en 2018 hizo 10 goles, es decir, su mejor marca en un solo año. Este acierto hace que los equipos rivales empiecen a temblar cada vez que Messi acaricia la pelota antes de un golpe franco. Incluso ya es bastante común que jugadores contrincantes en los tiros del argentino se tiren al suelo justo detrás de la barrera, un hecho poco habitual en el fútbol, no sea el caso que Messi vuelva a hacer una de las suyas con un disparo raso.

Sin embargo, el debate sobre cómo defender las faltas no es nuevo, sino que ya hace bastantes años que está sobre la mesa. Jesús Angoy, portero del Barça en la década de 1990, comenta que ya era una opción que habló con su entrenador, Johan Cruyff. “El portero tiene que conocer si el golpeo del rival se basa en la colocación o potencia. Por ejemplo, sacar la barrera en un golpe franco de Ronald Koeman, sí que es un riesgo muy alto, pero a un jugador como Messi, que destaca por la técnica, el portero tiene que asumir el riesgo de sacar la barrera, situarse en medio de la portería y que vea la pelota desde el primer momento” explica Angoy.

Al fin y al cabo, el ex portero azulgrana es favorable de sacar la barrera en las faltas de Messi, si el golpe franco no está muy cerca, casi tocando el área, porque el gran problema de los guardametas es que no ven el balón cuando el lanzador chuta. “Messi ya tiene las medidas tomadas, se tienen que buscar nuevas situaciones en que el argentino pierda su referencia. Asumir riesgos porque lo más cómodo es poner barrera y si Messi dispara por encima de la muralla defensiva y la reacción del portero no es buena, ya es tarde, pero de alguna manera tienes justificación”.

Por otro lado, para Jorge d’Alessandro, portero de la ya extinta UD Salamanca durante nueve temporadas entre el final de la década de 1970 y principios de 1980, de las cuales siete fueron en primera división, argumenta que “los riesgos de innovar a la hora de defender los tiros de falta de Messi son mayores que el método tradicional con la barrera”. Para el ex portero argentino fraccionar la muralla defensiva, colocarla sobre la línea de gol o no ponerla “haría que Messi optara por un tipo de lanzamiento diferente en cada ocasión que, en la mayoría, en vez de hacer un chut de precisión optaría por un tiro más potente en que la velocidad impediría la reacción del portero”.


Sólo la Juventus ha marcado más goles de falta directa en liga que Messi desde 2011

Tal y como señaló Alexis Martín ‘Mister Chip’ en Twitter, el ‘10’ del Barça ha marcado 25 goles de golpe franco desde el comienzo de la temporada 2011/12. El argentino, excepto la Juventus que ha hecho 29 dianas en este periodo de tiempo, supera a cualquier equipo de las cinco grandes ligas europeas (España, Inglaterra, Alemania, Francia e Italia). Ha marcado más goles de falta que el Real Madrid (24); Olympique de Lyon (22); Roma, PSG (21) y Liverpool (19).

En el partido amistoso entre Cataluña y Argentina de 2009 José Morales, un portero que ha picado mucha piedra en el fútbol catalán, se enfrentó a Messi. Morales ha pasado por el Terrassa, San Andreu y actualmente, con más de 40 años de edad, es el titular de la portería del Badalona en Segunda División B. Para Morales, la decisión de innovar a la hora de defender una falta en la frontal sacada por Messi es muy difícil de tomar “porque estás acostumbrado a la barrera y el portero se sitúe en el otro lado” y “Messi tiene una gran facilidad de lanzamiento. No poner barrera o posicionarla sobre la línea de gol, le das otras opciones” como por ejemplo un pase adentro el área.

Para Morales, como máximo, la mejor opción es colocar una barrera fraccionada, en que haya tres futbolistas en un lado, y dos en el otro, con un espacio en medio para intentar ver en todo momento la trayectoria del balón. Una estrategia que ya utilizaba Santiago Cañizares con el Valencia. “Está claro que algo diferente se tiene que probar con Messi”, a pesar de que explica que esta táctica puede tener sus inconvenientes si el equipo rival decide incrustar diferentes jugadores en el espacio de la barrera y, por lo tanto, quitar más visibilidad todavía. En el caso de Morales, en el partido entre Catalunya y Argentina, se siente aliviado, ya que no se vio en esta tesitura porque Messi no gozó de ninguna ocasión de golpe franco.

Al final todo se basa en una decisión. Innovar y arriesgar o seguir como hasta ahora. Todos y cada uno de los porteros que se han enfrentado a Messi han optado por lo que ya viene dado. Por la opción que se les han enseñado de fábrica. La frase de Emery sobre el gran éxito o la absoluta ingenuidad lo resume todo. Prácticamente parece peor la posibilidad de quedar como un inocente fraccionando la barrera, colocándola sobre la línea de portería o no poniéndola y que la pelota llegue al fondo de la red, que el gol en contra en sí mismo.

Mientras tanto Messi sigue mejorando año tras año hasta el punto que prácticamente genera más arritmias en las aficiones contrarias y lamentaciones en los porteros rivales con el chut preciso y extremadamente colocado en un tiro de falta que en un penalti. Porque con el ‘10’ argentino la efectividad y la capacidad de sorprender en un golpe franco se ha instalado en la normalidad y no se entrevé un punto final. Es su zona de confort. Una pelota, una barrera a 9’15 metros, un portero y la red.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Hasta 39 veces el portero rival ha tenido que ir a recoger la pelota al fondo de la red después de un tiro de falta de Leo Messi durante su trayectoria con el Barça. Solo unos pocos escogidos son capaces de tener unas estadísticas como éstas y el argentino es uno de ellos. En los 39 goles se repite siempre el mismo patrón. Hay una barrera de varios futbolistas y el portero se coloca en el lado opuesto de la portería. Ante la alta efectividad en los golpes francos de uno de los mejores jugadores de la historia, ¿por qué los porteros no optan por cambiar la estrategia a la hora de defenderlos? Al fin y al cabo, el fútbol se trata de poner en dificultades al contrincante y, por lo tanto, que Messi se tenga que adaptar a nuevas e inesperadas situaciones.

Fraccionar la barrera, colocarla sobre la línea de gol o directamente no ponerla serían nuevas posibilidades que, como mínimo, obligarían a Messi a reformular el guión clásico de una falta en la frontal del área, sacarlo de la zona de confort. Nadie se ha atrevido contra el argentino a pesar de que Unai Emery, cuando era entrenador del Sevilla en 2016, afirmó que se lo llegó a plantear en declaraciones a EFE. Aquella temporada en la Supercopa de Europa el Barça superó el conjunto andaluz por 5-4 y Messi marcó dos tiros de falta. Ante el acierto del argentino el técnico vasco, en busca de un método para contrarrestarlo, vio que en una ocasión un equipo francés, el filial del Niza, en vez de colocar la barrera a 9’15 metros de la pelota lo hizo sobre la línea de la portería. La jugada no acabó en gol.

Meses más tarde, Barça y Sevilla se reencontraron en el Camp Nou en partido de liga y a Emery le rondó por la cabeza la nueva idea. Finalmente no se atrevió, puesto que “el invento, si salía bien, nos podía elevar hasta creadores del fútbol, pero si no, que seamos los más ingenuos”. En aquel partido, Messi volvió a marcar al conjunto andaluz en un chut de falta.

Messi cada vez es mejor chutando faltas

Temporada tras temporada el ‘10’ del Barça ha ido mejorando en esta faceta y en 2018 hizo 10 goles, es decir, su mejor marca en un solo año. Este acierto hace que los equipos rivales empiecen a temblar cada vez que Messi acaricia la pelota antes de un golpe franco. Incluso ya es bastante común que jugadores contrincantes en los tiros del argentino se tiren al suelo justo detrás de la barrera, un hecho poco habitual en el fútbol, no sea el caso que Messi vuelva a hacer una de las suyas con un disparo raso.

Sin embargo, el debate sobre cómo defender las faltas no es nuevo, sino que ya hace bastantes años que está sobre la mesa. Jesús Angoy, portero del Barça en la década de 1990, comenta que ya era una opción que habló con su entrenador, Johan Cruyff. “El portero tiene que conocer si el golpeo del rival se basa en la colocación o potencia. Por ejemplo, sacar la barrera en un golpe franco de Ronald Koeman, sí que es un riesgo muy alto, pero a un jugador como Messi, que destaca por la técnica, el portero tiene que asumir el riesgo de sacar la barrera, situarse en medio de la portería y que vea la pelota desde el primer momento” explica Angoy.

Al fin y al cabo, el ex portero azulgrana es favorable de sacar la barrera en las faltas de Messi, si el golpe franco no está muy cerca, casi tocando el área, porque el gran problema de los guardametas es que no ven el balón cuando el lanzador chuta. “Messi ya tiene las medidas tomadas, se tienen que buscar nuevas situaciones en que el argentino pierda su referencia. Asumir riesgos porque lo más cómodo es poner barrera y si Messi dispara por encima de la muralla defensiva y la reacción del portero no es buena, ya es tarde, pero de alguna manera tienes justificación”.

Por otro lado, para Jorge d’Alessandro, portero de la ya extinta UD Salamanca durante nueve temporadas entre el final de la década de 1970 y principios de 1980, de las cuales siete fueron en primera división, argumenta que “los riesgos de innovar a la hora de defender los tiros de falta de Messi son mayores que el método tradicional con la barrera”. Para el ex portero argentino fraccionar la muralla defensiva, colocarla sobre la línea de gol o no ponerla “haría que Messi optara por un tipo de lanzamiento diferente en cada ocasión que, en la mayoría, en vez de hacer un chut de precisión optaría por un tiro más potente en que la velocidad impediría la reacción del portero”.


Sólo la Juventus ha marcado más goles de falta directa en liga que Messi desde 2011

Tal y como señaló Alexis Martín ‘Mister Chip’ en Twitter, el ‘10’ del Barça ha marcado 25 goles de golpe franco desde el comienzo de la temporada 2011/12. El argentino, excepto la Juventus que ha hecho 29 dianas en este periodo de tiempo, supera a cualquier equipo de las cinco grandes ligas europeas (España, Inglaterra, Alemania, Francia e Italia). Ha marcado más goles de falta que el Real Madrid (24); Olympique de Lyon (22); Roma, PSG (21) y Liverpool (19).

En el partido amistoso entre Cataluña y Argentina de 2009 José Morales, un portero que ha picado mucha piedra en el fútbol catalán, se enfrentó a Messi. Morales ha pasado por el Terrassa, San Andreu y actualmente, con más de 40 años de edad, es el titular de la portería del Badalona en Segunda División B. Para Morales, la decisión de innovar a la hora de defender una falta en la frontal sacada por Messi es muy difícil de tomar “porque estás acostumbrado a la barrera y el portero se sitúe en el otro lado” y “Messi tiene una gran facilidad de lanzamiento. No poner barrera o posicionarla sobre la línea de gol, le das otras opciones” como por ejemplo un pase adentro el área.

Para Morales, como máximo, la mejor opción es colocar una barrera fraccionada, en que haya tres futbolistas en un lado, y dos en el otro, con un espacio en medio para intentar ver en todo momento la trayectoria del balón. Una estrategia que ya utilizaba Santiago Cañizares con el Valencia. “Está claro que algo diferente se tiene que probar con Messi”, a pesar de que explica que esta táctica puede tener sus inconvenientes si el equipo rival decide incrustar diferentes jugadores en el espacio de la barrera y, por lo tanto, quitar más visibilidad todavía. En el caso de Morales, en el partido entre Catalunya y Argentina, se siente aliviado, ya que no se vio en esta tesitura porque Messi no gozó de ninguna ocasión de golpe franco.

Al final todo se basa en una decisión. Innovar y arriesgar o seguir como hasta ahora. Todos y cada uno de los porteros que se han enfrentado a Messi han optado por lo que ya viene dado. Por la opción que se les han enseñado de fábrica. La frase de Emery sobre el gran éxito o la absoluta ingenuidad lo resume todo. Prácticamente parece peor la posibilidad de quedar como un inocente fraccionando la barrera, colocándola sobre la línea de portería o no poniéndola y que la pelota llegue al fondo de la red, que el gol en contra en sí mismo.

Mientras tanto Messi sigue mejorando año tras año hasta el punto que prácticamente genera más arritmias en las aficiones contrarias y lamentaciones en los porteros rivales con el chut preciso y extremadamente colocado en un tiro de falta que en un penalti. Porque con el ‘10’ argentino la efectividad y la capacidad de sorprender en un golpe franco se ha instalado en la normalidad y no se entrevé un punto final. Es su zona de confort. Una pelota, una barrera a 9’15 metros, un portero y la red.

etiquetas:

_FC Barcelona

Operación salida

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
07-01-2022

_FC Barcelona

Picadura de mosquito

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
31-12-2021