_Sevilla

Respaldo legítimo

José Gavilán @futbol_internac 25-04-2019

etiquetas:

“No hay que descartar a Joaquín Caparrós como entrenador para la próxima temporada, para nada”. Palabras de Ramón Rodríguez Verdejo, ‘Monchi’, el día de su ‘re-presentación’ como Director General Deportivo del Sevilla Fútbol Club. “Es la primera opción porque es el entrenador actual”, apuntó días más tarde. En apenas un mes han sido numerosas las ocasiones en las que el de San Fernando ha creído oportuno respaldar al entrenador que  dejó los despachos y asumió el reto de llevar al equipo a Champions League la próxima temporada. El encargado de reconducir el mal comienzo del equipo en 2019 con Pablo Machín al mando. El responsable de inyectar ADN sevillista, casta y coraje en el vestuario sevillista. 

Por ello, y sabiendo que está inmerso en una tarea compleja, no cabe otra forma de actuar que el apoyo. Pase lo que pase, Joaquín Caparrós es y será el hombre que termine la temporada actual, y por ende, la persona con máximo compromiso de aquí a final de curso. Decir que se está buscando un nuevo técnico, filtrar nombres o dejar entrever la posibilidad de cambio en el banquillo no tiene cabida en la planta noble del Ramón Sánchez-Pizjuán. Primero, hay que conseguir el objetivo. 

Sin embargo, las circunstancias vislumbran una alteración en el plan de ruta. Monchi ha vuelto con mayor peso específico dentro de la institución -antes lo tenía pero no de forma oficial-, y los últimos dos años han servido para ver cómo la autovía del Sevilla empezaba a mostrar señales de desgaste en ciertos tramos. Por ello, era necesaria la vuelta del hombre que construyó dicha vía para que ahora pueda recuperar el estado del asfalto. 

Sin descartar a Joaquín Caparrós -porque la entidad no lo ha hecho- como entrenador para la próxima temporada, el de Utrera podría continuar en el club en un rol en el que seguro se sentirá más cómodo que en su anterior cargo. Caparrós no es negociador, Caparrós no es hombre de oficinas. Si algo diferencia a Joaquín del resto de los mortales es que dignifica la palabra ‘sevillismo’ con su sola presencia. Él se siente más seguro oliendo a césped. Además, solo hay que mirar sus ojos cuando habla de niños y de la renovación de la ciudad deportiva. Imaginarlo junto a Pablo Blanco dirigiendo a la necesitada cantera es coherente e ilusionante.

Por su parte, el casting para ocupar el ‘Trono de Nervión’ debe empezar nada más finalizar el curso. De hecho, seguro que comenzó el día 1 de abril cuando tornó la corona al ‘Rey del Sur’. Eusebio Di Francesco es el más obvio. La relación de Monchi con el que fuese su entrenador en la Roma es muy estrecha y el feeling es indudable. Por perfil, además, parece que sus posibilidades aumentan. Bordalás y Abelardo parecen más nombres creados desde la periferia del Sevilla, con innegable mérito deportivo pero con un estilo distante al que pasa por la mente del Director General Deportivo. Javi Gracia o Quique Sánchez Flores, nombres que siempre han sido relacionados con el conjunto hispalense pero que ahora pasan por circunstancias especiales -el primero con caché en la Premier y el segundo con pocas garantías dados sus últimos rendimientos-. Julen Lopetegui, Marcelo Gallardo o Laurent Blanc son entrenadores que pueden llegar a encajar en lo que supondría la continuación del exigente proyecto sevillista. El verano va a ser divertido en la capital andaluza. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

“No hay que descartar a Joaquín Caparrós como entrenador para la próxima temporada, para nada”. Palabras de Ramón Rodríguez Verdejo, ‘Monchi’, el día de su ‘re-presentación’ como Director General Deportivo del Sevilla Fútbol Club. “Es la primera opción porque es el entrenador actual”, apuntó días más tarde. En apenas un mes han sido numerosas las ocasiones en las que el de San Fernando ha creído oportuno respaldar al entrenador que  dejó los despachos y asumió el reto de llevar al equipo a Champions League la próxima temporada. El encargado de reconducir el mal comienzo del equipo en 2019 con Pablo Machín al mando. El responsable de inyectar ADN sevillista, casta y coraje en el vestuario sevillista. 

Por ello, y sabiendo que está inmerso en una tarea compleja, no cabe otra forma de actuar que el apoyo. Pase lo que pase, Joaquín Caparrós es y será el hombre que termine la temporada actual, y por ende, la persona con máximo compromiso de aquí a final de curso. Decir que se está buscando un nuevo técnico, filtrar nombres o dejar entrever la posibilidad de cambio en el banquillo no tiene cabida en la planta noble del Ramón Sánchez-Pizjuán. Primero, hay que conseguir el objetivo. 

Sin embargo, las circunstancias vislumbran una alteración en el plan de ruta. Monchi ha vuelto con mayor peso específico dentro de la institución -antes lo tenía pero no de forma oficial-, y los últimos dos años han servido para ver cómo la autovía del Sevilla empezaba a mostrar señales de desgaste en ciertos tramos. Por ello, era necesaria la vuelta del hombre que construyó dicha vía para que ahora pueda recuperar el estado del asfalto. 

Sin descartar a Joaquín Caparrós -porque la entidad no lo ha hecho- como entrenador para la próxima temporada, el de Utrera podría continuar en el club en un rol en el que seguro se sentirá más cómodo que en su anterior cargo. Caparrós no es negociador, Caparrós no es hombre de oficinas. Si algo diferencia a Joaquín del resto de los mortales es que dignifica la palabra ‘sevillismo’ con su sola presencia. Él se siente más seguro oliendo a césped. Además, solo hay que mirar sus ojos cuando habla de niños y de la renovación de la ciudad deportiva. Imaginarlo junto a Pablo Blanco dirigiendo a la necesitada cantera es coherente e ilusionante.

Por su parte, el casting para ocupar el ‘Trono de Nervión’ debe empezar nada más finalizar el curso. De hecho, seguro que comenzó el día 1 de abril cuando tornó la corona al ‘Rey del Sur’. Eusebio Di Francesco es el más obvio. La relación de Monchi con el que fuese su entrenador en la Roma es muy estrecha y el feeling es indudable. Por perfil, además, parece que sus posibilidades aumentan. Bordalás y Abelardo parecen más nombres creados desde la periferia del Sevilla, con innegable mérito deportivo pero con un estilo distante al que pasa por la mente del Director General Deportivo. Javi Gracia o Quique Sánchez Flores, nombres que siempre han sido relacionados con el conjunto hispalense pero que ahora pasan por circunstancias especiales -el primero con caché en la Premier y el segundo con pocas garantías dados sus últimos rendimientos-. Julen Lopetegui, Marcelo Gallardo o Laurent Blanc son entrenadores que pueden llegar a encajar en lo que supondría la continuación del exigente proyecto sevillista. El verano va a ser divertido en la capital andaluza. 

etiquetas:

_Sevilla

Licencia para soñar

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
26-01-2022

_Sevilla

Dicen que nunca se rinde

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
28-04-2021