_Baloncesto

Pierde el baloncesto

Edu Rodríguez @EduRodri1996 20-02-2019

etiquetas:

La victoria del Barcelona en la Copa del Rey ha quedado relegada a un segundo plano por lo acontecido a partir de los segundos finales. Dos errores de bulto que quedarán para siempre en el baúl de los recuerdos, pese a la buena organización del torneo y a haberse visto un alto nivel baloncestístico.

La final de por sí fue preciosa. Tanto Barcelona como Madrid emplearon sus mejores cartas para ofrecernos un espectáculo de alternativas, tensión y emoción. El partido puso fin a cuatro días de puro baloncesto. Un fin de semana redondo por lo ofrecido en la cancha por los ocho participantes y por la organización fuera de ella. Todo ello, no obstante, ya no importa.

Si bien es cierto que los árbitros se equivocaron en ambas acciones, también lo es que la situación se ha ido de madre. Con 90-92 la falta a Singleton, clamorosa, es antideportiva; es decir, dos tiros libres más posesión para el Barcelona. A menos de 10 segundos, la final estaba cerrada. El tapón no habría ocurrido nunca. Sorprende, por tanto, la actitud del Real Madrid, sobre todo teniendo en cuenta su comportamiento tras el famoso “era campo atrás” contra MoraBanc Andorra. Ese doble rasero desacredita a la entidad blanca en sus quejas.

Flaco favor, por otro lado, el que le está haciendo el Real Madrid al baloncesto también. Que si rumores de que los árbitros deberían ser cesados, que si abandonan la competición, etc. El baloncesto vive en una constante lucha para ganar adeptos en un país en el que no lo tiene fácil: porque el fútbol lo absorbe todo y porque para ver baloncesto has de pagar, ya nada es en abierto como en antaño. Es una pena, en este sentido, que competiciones como la Copa del Rey, producto fácilmente explotable gracias al formato y al talento de los equipos, queden manchadas así. Pase lo que pase, el baloncesto perdió la final.

Imagen de cabecera: página web del Real Madrid

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La victoria del Barcelona en la Copa del Rey ha quedado relegada a un segundo plano por lo acontecido a partir de los segundos finales. Dos errores de bulto que quedarán para siempre en el baúl de los recuerdos, pese a la buena organización del torneo y a haberse visto un alto nivel baloncestístico.

La final de por sí fue preciosa. Tanto Barcelona como Madrid emplearon sus mejores cartas para ofrecernos un espectáculo de alternativas, tensión y emoción. El partido puso fin a cuatro días de puro baloncesto. Un fin de semana redondo por lo ofrecido en la cancha por los ocho participantes y por la organización fuera de ella. Todo ello, no obstante, ya no importa.

Si bien es cierto que los árbitros se equivocaron en ambas acciones, también lo es que la situación se ha ido de madre. Con 90-92 la falta a Singleton, clamorosa, es antideportiva; es decir, dos tiros libres más posesión para el Barcelona. A menos de 10 segundos, la final estaba cerrada. El tapón no habría ocurrido nunca. Sorprende, por tanto, la actitud del Real Madrid, sobre todo teniendo en cuenta su comportamiento tras el famoso “era campo atrás” contra MoraBanc Andorra. Ese doble rasero desacredita a la entidad blanca en sus quejas.

Flaco favor, por otro lado, el que le está haciendo el Real Madrid al baloncesto también. Que si rumores de que los árbitros deberían ser cesados, que si abandonan la competición, etc. El baloncesto vive en una constante lucha para ganar adeptos en un país en el que no lo tiene fácil: porque el fútbol lo absorbe todo y porque para ver baloncesto has de pagar, ya nada es en abierto como en antaño. Es una pena, en este sentido, que competiciones como la Copa del Rey, producto fácilmente explotable gracias al formato y al talento de los equipos, queden manchadas así. Pase lo que pase, el baloncesto perdió la final.

Imagen de cabecera: página web del Real Madrid

etiquetas:

_NBA

Harden y Nash, dos gemelos en Brooklyn

Juan Díaz @JuandiRgz
20-10-2021

_NBA

Westbrook sí, pero como pasador

Juan Díaz @JuandiRgz
06-10-2021