_Motociclismo

Pedro Acosta, entre Ángel Nieto y Marc Márquez

Pedro Acosta es el nuevo campeón del mundo de Moto3. La fecha del 7 de noviembre de 2021 ya será recordada como el día en el que el Tiburón de Mazarrón certificó su primer título mundial, cerrando una temporada redonda en la que ha ido dejando un reguero de récords históricos desde Qatar hasta Portimao.

La comparación con leyendas como Marc Márquez y Ángel Nieto se antoja tan grandilocuente como inevitable. Con el primero por el qué. Con el segundo por el cómo.

Hacía exactamente 11 años que una de las categorías ligeras del Campeonato del Mundo de Motociclismo no eclipsaba de esa forma a la clase reina de MotoGP. En aquel 2010, también fue un 7 de noviembre cuando -y también con los colores de Red Bull-, un todavía menor de edad Marc Márquez se convertía en campeón del mundo de 125cc en Valencia.

Aquel día, Márquez se convirtió en el segundo campeón más joven de la historia de los grandes premios y el segundo menor de 18 años: tenía 17 años y 263 días. 20 años antes, Loris Capirossi lo lograba con 17 años y 165 días. Acosta se ha quedado a tan solo un día de igualarlo: 17 años y 166 días contaba cuando cruzó la meta de Portimao.

Es evidente que el jovencísimo murciano se ha convertido en la irrupción más ilusionante del motociclismo de velocidad a nivel mundial desde el propio Márquez, a quien también ha sucedido en la lista de pilotos que cierran el título desde lo más alto del cajón: así llegó el octavo del Tro de Cervera en Tailandia 2019 y así ha llegado el primero de ese hijo de pescadores que ha conseguido poner en pie a todo el paddock, siendo el primer campeón de la clase pequeña en su año de rookie desde el propio Capirossi.

Un niño que persiguió su sueño hasta que conquistar el mundo, como hiciera hace poco más de medio siglo un Ángel Nieto al que parece unido por la picaresca. El Maestro, semilla de ese árbol de ramas infinitas que es el motociclismo español, disfrutó de su legado durante décadas celebrando los innumerables éxitos de los pilotos españoles.

Es imposible pensar en Ángel viendo a Acosta, tanto durante las carreras como en los momentos adyacentes a las mismas. El domingo, al terminar el warm up, buscó a Dennis Foggia en el ensayo de salida y rozó levemente su rueda delantera con la trasera del italiano, al que luego saludo con un gesto bastante peculiar con la mano, como si le estuviera tratando de lanzar un hechizo en una guerra psicológica, un arte del que Nieto hizo bandera.

En ese sentido, es inevitable recordar el día en el que decidió esparcir una caja de herramientas por la parrilla para retrasar el inicio de una carrera, porque necesitaba tiempo para reparar el manillar que había partido en la vuelta de calentamiento en una argucia que le dio su título 12+1. Acosta no necesitaba ganar tiempo, pero sí minar la moral del piloto más en forma de la categoría.

Después, en carrera, remontó posiciones hasta encontrar al italiano para pegarse a él y lanzar un ataque que recordó a su primer tercio de temporada, cuando corría solo por disfrutar colándose por cada picoesquina que veía para coleccionar victorias como quien colecciona chapas de cerveza: más por la consecuencia del ocio que por intención genuina de buscar el tesoro.

La caída de Foggia por culpa de un Darryn Binder cuyo salto a MotoGP es un tema cada vez más polémico seguramente solo anticipó el desenlace del título. Para entonces, Acosta ya había dejado de mirar atrás, lanzándose a por una victoria que no solamente le ha reportado un buen puñado de récords, sino que le coloca definitivamente en un lugar de honor en la línea de sucesión al trono del motociclismo mundial.

Dentro de un par de décadas se podrá saber con mayor precisión cuál será el lugar de Pedro Acosta en los libros de historia del motociclismo mundial y si acabará sentándose en la mesa del motociclismo español junto a Ángel Nieto y Marc Márquez. Lo de este 2021 ha sido solamente el aperitivo, pero el sabor de boca que ha dejado es inmejorable.

Imagen de cabecera: @motogp

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Pedro Acosta es el nuevo campeón del mundo de Moto3. La fecha del 7 de noviembre de 2021 ya será recordada como el día en el que el Tiburón de Mazarrón certificó su primer título mundial, cerrando una temporada redonda en la que ha ido dejando un reguero de récords históricos desde Qatar hasta Portimao.

La comparación con leyendas como Marc Márquez y Ángel Nieto se antoja tan grandilocuente como inevitable. Con el primero por el qué. Con el segundo por el cómo.

Hacía exactamente 11 años que una de las categorías ligeras del Campeonato del Mundo de Motociclismo no eclipsaba de esa forma a la clase reina de MotoGP. En aquel 2010, también fue un 7 de noviembre cuando -y también con los colores de Red Bull-, un todavía menor de edad Marc Márquez se convertía en campeón del mundo de 125cc en Valencia.

Aquel día, Márquez se convirtió en el segundo campeón más joven de la historia de los grandes premios y el segundo menor de 18 años: tenía 17 años y 263 días. 20 años antes, Loris Capirossi lo lograba con 17 años y 165 días. Acosta se ha quedado a tan solo un día de igualarlo: 17 años y 166 días contaba cuando cruzó la meta de Portimao.

Es evidente que el jovencísimo murciano se ha convertido en la irrupción más ilusionante del motociclismo de velocidad a nivel mundial desde el propio Márquez, a quien también ha sucedido en la lista de pilotos que cierran el título desde lo más alto del cajón: así llegó el octavo del Tro de Cervera en Tailandia 2019 y así ha llegado el primero de ese hijo de pescadores que ha conseguido poner en pie a todo el paddock, siendo el primer campeón de la clase pequeña en su año de rookie desde el propio Capirossi.

Un niño que persiguió su sueño hasta que conquistar el mundo, como hiciera hace poco más de medio siglo un Ángel Nieto al que parece unido por la picaresca. El Maestro, semilla de ese árbol de ramas infinitas que es el motociclismo español, disfrutó de su legado durante décadas celebrando los innumerables éxitos de los pilotos españoles.

Es imposible pensar en Ángel viendo a Acosta, tanto durante las carreras como en los momentos adyacentes a las mismas. El domingo, al terminar el warm up, buscó a Dennis Foggia en el ensayo de salida y rozó levemente su rueda delantera con la trasera del italiano, al que luego saludo con un gesto bastante peculiar con la mano, como si le estuviera tratando de lanzar un hechizo en una guerra psicológica, un arte del que Nieto hizo bandera.

En ese sentido, es inevitable recordar el día en el que decidió esparcir una caja de herramientas por la parrilla para retrasar el inicio de una carrera, porque necesitaba tiempo para reparar el manillar que había partido en la vuelta de calentamiento en una argucia que le dio su título 12+1. Acosta no necesitaba ganar tiempo, pero sí minar la moral del piloto más en forma de la categoría.

Después, en carrera, remontó posiciones hasta encontrar al italiano para pegarse a él y lanzar un ataque que recordó a su primer tercio de temporada, cuando corría solo por disfrutar colándose por cada picoesquina que veía para coleccionar victorias como quien colecciona chapas de cerveza: más por la consecuencia del ocio que por intención genuina de buscar el tesoro.

La caída de Foggia por culpa de un Darryn Binder cuyo salto a MotoGP es un tema cada vez más polémico seguramente solo anticipó el desenlace del título. Para entonces, Acosta ya había dejado de mirar atrás, lanzándose a por una victoria que no solamente le ha reportado un buen puñado de récords, sino que le coloca definitivamente en un lugar de honor en la línea de sucesión al trono del motociclismo mundial.

Dentro de un par de décadas se podrá saber con mayor precisión cuál será el lugar de Pedro Acosta en los libros de historia del motociclismo mundial y si acabará sentándose en la mesa del motociclismo español junto a Ángel Nieto y Marc Márquez. Lo de este 2021 ha sido solamente el aperitivo, pero el sabor de boca que ha dejado es inmejorable.

Imagen de cabecera: @motogp

_Motociclismo

Gracias, de corazón

Sergio Merino Rueda @SergioMerino8
17-11-2021

_Motociclismo

Nuestra canción

Cristina Caparrós @criscaparros
15-11-2021