_Fútbol femenino

Nicart contra el oleaje

David Orenes @david_lrl 22-11-2019

etiquetas:

Paula Nicart

Tiene 25 años y juega en uno de los clubes más laureados de España, en un momento decisivo para el fútbol femenino español y con un Valencia tratando de recuperar el prestigio y codearse con los grandes en la Primera Iberdrola. Por primera vez en mucho tiempo, se siente futbolista. Ha pasado casi toda una temporada en el dique seco por culpa del menisco y pese a no estar al cien por cien de sus facultades, ya comienza a hacerse con un puesto en el centro de la zaga. No solo eso. Con más de 100 partidos y cinco años después de su llegada, es una voz de autoridad en el vestuario, una de las líderes dentro y fuera del campo y, en definitiva, una jugadora imprescindible para todos los entrenadores que han pasado por el banquillo che.

Es por ello imposible no empatizar con Paula Nicart (1994, Cornellá de Llobregat) después de confirmarse una noticia tan inesperada como terrible: rotura de ligamento cruzado anterior y quirófano por segunda vez en este 2019. Un revés sonoro para la central, que no hace mucho destacaba por ser una de las zagueras con mayor proyección del fútbol español, algo que tuvo muy cuenta Jorge Vilda para que formara parte entre las 23 convocadas a la Eurocopa de 2017 en Países Bajos. Por entonces formaba una pareja de vértigo con Ivana Andrés en el Valencia de Cristian Toro, ese que acabó la Liga en tercera posición con tan solo 11 goles en las 30 jornadas disputadas.

El calvario comenzó la temporada siguiente, cuando a finales de octubre de 2017 sufrió su primera rotura de menisco. No fue la única lesión en el Valencia, que en el mismo periodo de tiempo contó con las graves lesiones de Leles y Gaitán, además de otras de menor importancia de Débora y Maripaz Vilas. A la vuelta de Nicart, ya en los primeros meses de 2018, el club che había encajado la friolera de 32 tantos (21 más que el curso anterior). Su reaparición ante el Madrid CFF no fue halagüeña (un error fruto del mal estado del césped propició el tanto de la derrota), pero seis partidos después el Valencia había recuperado la solidez con solo dos goles encajados y la clasificación para la Copa de la Reina prácticamente cerrada. Especialmente bueno fue su partido ante el Levante, en un Ciutat de Valencia con 14.000 espectadores y con Charly Corral como gran amenaza.

La marcha de Ivana Andrés al club granota la convirtió en la líder del centro de la defensa, donde no tuvo continuidad por culpa de la rodilla izquierda. En enero de 2019 pasó por el quirófano por segunda vez, tal y como harían Marta Carro, Naiara Beristain y Van den Berg, dejando una defensa más que mermada (el problema del Valencia en ese sentido es muy preocupante). Se perdió lo que restaba de temporada y reapareció a inicios de la presente, poco a poco y sin tomar excesivos riesgos. Hizo su debut ante el Espanyol en la segunda jornada y ha sido titular en tres ocasiones para un total de 313 minutos. La pareja que podía formar junto a la prometedora Berta Pujadas comenzaba a ilusionar hasta sufrir, en pleno parón por la huelga, la tercera lesión grave de su carrera.

“Mar en calma no hace marinero”, escribió Paula, lista para una nueva batalla contra un oleaje que intenta atormentarle. No podrá con ella.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Tiene 25 años y juega en uno de los clubes más laureados de España, en un momento decisivo para el fútbol femenino español y con un Valencia tratando de recuperar el prestigio y codearse con los grandes en la Primera Iberdrola. Por primera vez en mucho tiempo, se siente futbolista. Ha pasado casi toda una temporada en el dique seco por culpa del menisco y pese a no estar al cien por cien de sus facultades, ya comienza a hacerse con un puesto en el centro de la zaga. No solo eso. Con más de 100 partidos y cinco años después de su llegada, es una voz de autoridad en el vestuario, una de las líderes dentro y fuera del campo y, en definitiva, una jugadora imprescindible para todos los entrenadores que han pasado por el banquillo che.

Es por ello imposible no empatizar con Paula Nicart (1994, Cornellá de Llobregat) después de confirmarse una noticia tan inesperada como terrible: rotura de ligamento cruzado anterior y quirófano por segunda vez en este 2019. Un revés sonoro para la central, que no hace mucho destacaba por ser una de las zagueras con mayor proyección del fútbol español, algo que tuvo muy cuenta Jorge Vilda para que formara parte entre las 23 convocadas a la Eurocopa de 2017 en Países Bajos. Por entonces formaba una pareja de vértigo con Ivana Andrés en el Valencia de Cristian Toro, ese que acabó la Liga en tercera posición con tan solo 11 goles en las 30 jornadas disputadas.

El calvario comenzó la temporada siguiente, cuando a finales de octubre de 2017 sufrió su primera rotura de menisco. No fue la única lesión en el Valencia, que en el mismo periodo de tiempo contó con las graves lesiones de Leles y Gaitán, además de otras de menor importancia de Débora y Maripaz Vilas. A la vuelta de Nicart, ya en los primeros meses de 2018, el club che había encajado la friolera de 32 tantos (21 más que el curso anterior). Su reaparición ante el Madrid CFF no fue halagüeña (un error fruto del mal estado del césped propició el tanto de la derrota), pero seis partidos después el Valencia había recuperado la solidez con solo dos goles encajados y la clasificación para la Copa de la Reina prácticamente cerrada. Especialmente bueno fue su partido ante el Levante, en un Ciutat de Valencia con 14.000 espectadores y con Charly Corral como gran amenaza.

La marcha de Ivana Andrés al club granota la convirtió en la líder del centro de la defensa, donde no tuvo continuidad por culpa de la rodilla izquierda. En enero de 2019 pasó por el quirófano por segunda vez, tal y como harían Marta Carro, Naiara Beristain y Van den Berg, dejando una defensa más que mermada (el problema del Valencia en ese sentido es muy preocupante). Se perdió lo que restaba de temporada y reapareció a inicios de la presente, poco a poco y sin tomar excesivos riesgos. Hizo su debut ante el Espanyol en la segunda jornada y ha sido titular en tres ocasiones para un total de 313 minutos. La pareja que podía formar junto a la prometedora Berta Pujadas comenzaba a ilusionar hasta sufrir, en pleno parón por la huelga, la tercera lesión grave de su carrera.

“Mar en calma no hace marinero”, escribió Paula, lista para una nueva batalla contra un oleaje que intenta atormentarle. No podrá con ella.

etiquetas:

Paula Nicart

_Destacado

Rapinoe y el ojo crítico

David Orenes @david_lrl
04-12-2019

_Fútbol femenino

La hora de la verdad

David Orenes @david_lrl
02-12-2019