_Selecciones

Ni contigo ni sin ti

Sara Giménez @_SaraGimenez 12-11-2020

etiquetas:

Fútbol selecciones

Los parones… ese paréntesis en mitad de la temporada en el que te da tiempo a reflexionar y analizar el pasado mientras ansias el futuro. Estamos en semana de parón y para mí eso significa masoquismo puro y duro.

Tengo que reconocer que tener fútbol todos los días me lleva muchas veces a perder el interés. Me explico. Es como cuando tienes muchas ganas de comer pastel de chocolate, llevas semanas sin probarlo porque te estás portando bien y entonces en lugar de comerte un trocito para quitarte ‘el mono’ vas por el cuarto trozo, ya te has empachado y lo aborreces. O como cuando te gusta tanto una canción y, en lugar de ponértela una vez y vivir todo el día con la melodía en la cabeza, la escuchas en bucle hasta que te cansas de ella. Pues eso me pasa con el fútbol. Me gusta que llegue el fin de semana porque sé que hay partido. Me gusta la Champions porque son encuentros especiales entre equipos que no se enfrentan entre ellos cada semana.

Pero también es verdad que, muy de vez en cuando, mi mente y mi vida social necesitan un parón. Tener los fines de semana ‘libres’, desconectar cuando tu equipo pierde, hacer un mini reset. Pero cuando llega, ay. Cuando llega echo de menos empacharme de chocolate y escuchar mi canción favorita en bucle. Echo de menos la liga en Primera División y en Europa, las notificaciones en el móvil, mirar la clasificación, ponerme la radio para dormir repasando los partidos de la jornada. Vivo en una eterna contradicción.

Algunos dirán: hay fútbol de selecciones, los mejores futbolistas de cada país, Liga de las Naciones, Conmebol… ¿qué más quieres? No, no es lo mismo. No me sirven los amistosos ni los partidos de selecciones para un torneo que se jugará en 6 meses o en 1 año. Aún así, siempre acabo viendo algún partido. Masoca. Pero no me enganchan tanto como la liga o la Champions… Siempre te faltará algún jugador en concreto que no ha sido llamado por su selección.

Dice Frenkie De Jong que quizás nos estamos pasando con esto de los amistosos en un año intenso, en el que muchos equipos prácticamente ni han tenido pretemporada y en el que el calendario -ya de por si abarrotado- obligará a jugar jornada entre semana y demás. Pues quizás sí tenga razón y esta temporada los amistosos, que seguro les sirven a los seleccionadores para probar, cambiar, mejorar…, deban suprimirse, veremos como llegan los futbolistas a mayo.

En definitiva, que ni contigo ni sin ti, ni siempre ni nunca. Echo de menos la Liga el fin de semana pero voy a ver los partidos de selecciones porque soy así.

Imagen de cabecera: Dean Mouhtaropoulos/Getty Images

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Los parones… ese paréntesis en mitad de la temporada en el que te da tiempo a reflexionar y analizar el pasado mientras ansias el futuro. Estamos en semana de parón y para mí eso significa masoquismo puro y duro.

Tengo que reconocer que tener fútbol todos los días me lleva muchas veces a perder el interés. Me explico. Es como cuando tienes muchas ganas de comer pastel de chocolate, llevas semanas sin probarlo porque te estás portando bien y entonces en lugar de comerte un trocito para quitarte ‘el mono’ vas por el cuarto trozo, ya te has empachado y lo aborreces. O como cuando te gusta tanto una canción y, en lugar de ponértela una vez y vivir todo el día con la melodía en la cabeza, la escuchas en bucle hasta que te cansas de ella. Pues eso me pasa con el fútbol. Me gusta que llegue el fin de semana porque sé que hay partido. Me gusta la Champions porque son encuentros especiales entre equipos que no se enfrentan entre ellos cada semana.

Pero también es verdad que, muy de vez en cuando, mi mente y mi vida social necesitan un parón. Tener los fines de semana ‘libres’, desconectar cuando tu equipo pierde, hacer un mini reset. Pero cuando llega, ay. Cuando llega echo de menos empacharme de chocolate y escuchar mi canción favorita en bucle. Echo de menos la liga en Primera División y en Europa, las notificaciones en el móvil, mirar la clasificación, ponerme la radio para dormir repasando los partidos de la jornada. Vivo en una eterna contradicción.

Algunos dirán: hay fútbol de selecciones, los mejores futbolistas de cada país, Liga de las Naciones, Conmebol… ¿qué más quieres? No, no es lo mismo. No me sirven los amistosos ni los partidos de selecciones para un torneo que se jugará en 6 meses o en 1 año. Aún así, siempre acabo viendo algún partido. Masoca. Pero no me enganchan tanto como la liga o la Champions… Siempre te faltará algún jugador en concreto que no ha sido llamado por su selección.

Dice Frenkie De Jong que quizás nos estamos pasando con esto de los amistosos en un año intenso, en el que muchos equipos prácticamente ni han tenido pretemporada y en el que el calendario -ya de por si abarrotado- obligará a jugar jornada entre semana y demás. Pues quizás sí tenga razón y esta temporada los amistosos, que seguro les sirven a los seleccionadores para probar, cambiar, mejorar…, deban suprimirse, veremos como llegan los futbolistas a mayo.

En definitiva, que ni contigo ni sin ti, ni siempre ni nunca. Echo de menos la Liga el fin de semana pero voy a ver los partidos de selecciones porque soy así.

Imagen de cabecera: Dean Mouhtaropoulos/Getty Images

etiquetas:

Fútbol selecciones