_Baloncesto

March Madness, bendita locura

César Martín @CesarMrtn 13-03-2020

etiquetas:

March Madness

El March Madness (en español, Locura de marzo) es el nombre con el que se le conoce popularmente al Campeonato de la División I de baloncesto masculino de la NCAA. Son tres semanas frenéticas de basket universitario en las que la mismísima NBA pasa a un segundo plano. Una de las citas obligatorias para los fans del deporte estadounidense.

Breve historia

La primera edición del torneo se celebró en 1939. Participaron ocho universidades y Oregón fue el primer campeón tras vencer a Ohio State en la final. La NCAA aumentó el número de equipos dos veces: en 1951 (de ocho a dieciséis) y, sobre todo, en 1985 (el actual formato de 64).

Brent Musburger, periodista deportivo de la CBS, fue el primero en referirse al torneo como March Madness. Fue en 1982 y desde entonces el término ganó tanta fama que la NCAA lo convirtió en marca registrada a mediados de los años noventa.

UCLA es la institución más laureada del baloncesto universitario, con 11 títulos. Por detrás están Kentucky (ocho), North Carolina (seis) y Duke e Indiana (cinco).

Configuración del torneo

Un total de 68 universidades compiten en un torneo de eliminación directa que consta de siete rondas: la First Four, la primera ronda, la segunda, las semifinales regionales, las finales regionales, las semifinales nacionales y, por último, la gran final. El bracket final se divide en cuatro regiones (Este, Sur, Oeste y Medio Oeste) que cuentan con sendos cabezas de serie, los seed #1. Los seed #1 se enfrentan a los seed #16, los #2 a los #15 y así sucesivamente.

Hay dos vías para participar en el March Madness. La primera, por méritos deportivos: los 32 mejores registros de la temporada obtienen plaza automáticamente. Los 36 participantes restantes los eligen los miembros del Comité de Selección de la NCAA en el famoso Selection Sunday. Ese mismo día se decide también quiénes son los cabezas de serie de cada región. Un proceso que siempre genera polémica.

El torneo comienza con un aperitivo en forma de ronda previa de cuatro partidos (la denominada First Four) en los que se determinan las últimas plazas del cuadro final. La locura empieza de verdad empieza en la primera ronda, donde algunos de los favoritos ya caen. La guinda a tres semanas de sorpresas la pone la Final Four, en la que los grandes escenarios del país (es decir, los estadios de football) se abarrotan para ver a los cuatro mejores equipos luchar por el título nacional.

La odisea del bracket

Una de las esencias del March Madness es su bracket. Millones de personas se lanzan cada año a la aventura de clavar todos los resultados del torneo final. ¿La probabilidad de conseguirlo? ¡Una entre 9.223.372.036.854.775.808! No es de extrañar que Warren Buffett ofrezca un millón de dólares a quien acierte todos ganadores del torneo.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El March Madness (en español, Locura de marzo) es el nombre con el que se le conoce popularmente al Campeonato de la División I de baloncesto masculino de la NCAA. Son tres semanas frenéticas de basket universitario en las que la mismísima NBA pasa a un segundo plano. Una de las citas obligatorias para los fans del deporte estadounidense.

Breve historia

La primera edición del torneo se celebró en 1939. Participaron ocho universidades y Oregón fue el primer campeón tras vencer a Ohio State en la final. La NCAA aumentó el número de equipos dos veces: en 1951 (de ocho a dieciséis) y, sobre todo, en 1985 (el actual formato de 64).

Brent Musburger, periodista deportivo de la CBS, fue el primero en referirse al torneo como March Madness. Fue en 1982 y desde entonces el término ganó tanta fama que la NCAA lo convirtió en marca registrada a mediados de los años noventa.

UCLA es la institución más laureada del baloncesto universitario, con 11 títulos. Por detrás están Kentucky (ocho), North Carolina (seis) y Duke e Indiana (cinco).

Configuración del torneo

Un total de 68 universidades compiten en un torneo de eliminación directa que consta de siete rondas: la First Four, la primera ronda, la segunda, las semifinales regionales, las finales regionales, las semifinales nacionales y, por último, la gran final. El bracket final se divide en cuatro regiones (Este, Sur, Oeste y Medio Oeste) que cuentan con sendos cabezas de serie, los seed #1. Los seed #1 se enfrentan a los seed #16, los #2 a los #15 y así sucesivamente.

Hay dos vías para participar en el March Madness. La primera, por méritos deportivos: los 32 mejores registros de la temporada obtienen plaza automáticamente. Los 36 participantes restantes los eligen los miembros del Comité de Selección de la NCAA en el famoso Selection Sunday. Ese mismo día se decide también quiénes son los cabezas de serie de cada región. Un proceso que siempre genera polémica.

El torneo comienza con un aperitivo en forma de ronda previa de cuatro partidos (la denominada First Four) en los que se determinan las últimas plazas del cuadro final. La locura empieza de verdad empieza en la primera ronda, donde algunos de los favoritos ya caen. La guinda a tres semanas de sorpresas la pone la Final Four, en la que los grandes escenarios del país (es decir, los estadios de football) se abarrotan para ver a los cuatro mejores equipos luchar por el título nacional.

La odisea del bracket

Una de las esencias del March Madness es su bracket. Millones de personas se lanzan cada año a la aventura de clavar todos los resultados del torneo final. ¿La probabilidad de conseguirlo? ¡Una entre 9.223.372.036.854.775.808! No es de extrañar que Warren Buffett ofrezca un millón de dólares a quien acierte todos ganadores del torneo.

etiquetas:

March Madness