_Otros

Los jueces de Rusia

Carlos Mateos @cmateosgil 15-06-2018

etiquetas:

El Mundial de Rusia 2018 será recordado para siempre como el primero en el que se usó el VAR. O quizás como el único. Lo que está claro es que dicha novedad supone todo un reto para los treinta y cinco árbitros que estarán en el torneo (eran treinta y seis pero el saudí Al-Mirdasi ha sido excluido al ser sospechoso de haber pedido sobornos). Estos son sus nombres.

Alireza Faghani (Irán, 40 años): Comenzó a arbitrar a los dieciséis años y varios familiares suyos también han sido colegiados. Nombrado mejor árbitro de Asia en el 2016 ha dirigido entre otros encuentros relevantes la lucha por el oro en los Juegos Olímpicos de Rio 2016 o la final del Mundial de Clubes del 2015 en la que el Barcelona se impuso al River Plate.

Ravshan Irmatov (Uzbekistán, 40 años): Internacional como futbolista en las inferiores de su país, una lesión de tobillo le obligó a poner punto y final de manera prematura a su carrera. El padre, árbitro, le recomendó entonces que se centrara en esa faceta y aunque al principio se mostraba reacio no le quedó más remedio que probar cuando se ausentó el colegiado de un partido. Le gustó y desde entonces cambió de parecer hasta convertirse en el hombre que más partidos ha arbitrado en la historia de los Mundiales con nueve. Este ser el tercero para él habiendo pitado entre otros encuentros el inaugural del año 2010, la semifinal entre Uruguay y Holanda o el Holanda-Costa Rica de cuartos de final en el 2014. Así las cosas tiene margen para aumentar el registro y por tanto el récord. Ha sido además reconocido como mejor árbitro de su continente en el 2008, el 2009, el 2010, el 2011 y el 2014.

Mohammed Abdulla Hassan Mohamed (Emiratos Árabes, 39 años): Internacional desde el año 2010, esta será la primera Copa del Mundo para el emiratí. Sin embargo es un habitual de los torneos internacionales en categorías inferiores. Protagonizó indirectamente una sonada imagen cuando Marcelo Lippi, poseído por la rabia, saltó al verde para pedirle explicaciones después de que expulsara a dos jugadores del Guangzhou Evergrande durante una eliminatoria de cuartos de final de la Champions asiática en el año 2014. 

Ryuji Sato (Japón, 41 años): Su primer Mundial le llega ya veterano, pasadas las cuatro décadas. Quizás su duelo más importante hasta la fecha haya sido la semifinal de la Copa Asia del 2015 que enfrentó a Corea del Sur contra Irak y que ganaron los primeros. Puede que alguien le recuerde también por haber pitado otro choque de penútima ronda, el que midió a España contra Mali en el Mundial U17 del año 2017.

Nawaf Abdulla Shukraya (Bahrain, 41 años): Tiene el ‘honor’ de haber arbitrado el último partido mundialista de España hasta la fecha, aquel triunfo intrascendente por 0-3 ante Australia en el Arena da Baixada de Curitiba. Reconocido amante de la pesca, en esa cita también estuvo al cargo del Portugal-Ghana.

Mehdi Abid Charef (Argelia, 37 años): Primera oportunidad de lucirse en la cita más importante del fútbol de selecciones para el argelino, que ha estado en las dos últimas Copas del Mundo U17 y fue el encargado de desenvolverse como juez en la lucha por el tercer puesto de la última Copa África que enfrentó a Ghana y a Burkina Faso.

Malang Diedhiou (Senegal, 45 años): Las estadísticas hablan de él como el colegiado más indulgente del torneo, con apenas dos cartulinas por partido. Dirigió una de las semifinales en la pasada edición de la Copa África y tiene un gran conocimiento del VAR al ser uno de los que más contacto tuvo con él durante la Copa Confederaciones.

Bakary Papa Gassama (Gambia, 39 años): Entre sus méritos se encuentra haber sido el primer no asiático que pita en la liga catarí, su elección como cuarto árbitro en la final olímpica de Londres 2012 o encargarse de la final de la Copa África del 2015. Hasta la fecha solo ha dirigido un partido mundialista, el que Holanda venció por 2-0 a Chile en la pasada edición.

Ghead Grisha (Egipto, 42 años): Sin demasiada experiencia en partidos importantes, el egipcio saltó a la fama por señalar un penalti muy dudoso en un enfrentamiento de la Copa África del 2013 entre Nigeria y Zambia. Aquella acción provocó una airada reacción de los primeros y no volvió a aparecer en escena durante el evento.

Janny Sikazwe (Zambia, 39 años): Se dedicó al oficio siguiendo los pasos de su padre y cuenta con una dilatada experiencia habiendo arbitrado, por ejemplo, la última final de la Copa África entre Egipto y Camerún así como la final del Mundial de Clubes entre el Real Madrid y el Kashima Antlers, donde se criticó que no expulsase a Sergio Raamos. Es padre de tres hijos y aparte del fútbol ejerce también como funcionario en su país.

Bamlak Tessema Weyesa (Etiopía, 38 años): Pese a que tiene una amplia carrera como árbitro en su continente, no ha sido habitual verle en las rondas decisivas de las grandes competiciones. Graduado en sociología por la Universidad de Addis Abeba, ejerce asimismo como investigador médico y coordinador clínico.

Joel Aguilar (El Salvador, 42 años): Será su tercer Mundial si bien en el del 2010 solo ejerció como cuarto árbitro y en el del 2014 pitó dos partidos de fase de grupos. Este profesor, amante de la lectura y de la escritura, es uno de los rostros más conocidos de su gremio dentro de la CONCACAF y muchos le asocian a un encuentro entre Estados Unidos y Costa Rica que no quiso suspender pese a la intensa nevada caída en la ciudad de Denver.

Mark Geiger (Estados Unidos, 43 años): Mencionar a este colegiado estadounidense en Panamá es poco más o menos que mentar al mismísimo diablo después de que señalara un riguroso penalti en las semifinales de la Copa de Oro del año 2015 que el país jugó ante México. Tampoco le tienen mucho aprecio en Nigeria al no expulsar a Matuidi por una dura entrada en los octavos del último Mundial donde se convirtió, por cierto, en el primer hombre de su país que dictaba justicia en un partido eliminatorio del torneo. Aunque ahora se dedica por completo al arbitraje, se ha desempeñado también como profesor de matemáticas de instituto.

Jair Marrufo (Estados Unidos, 41 años): El pasado verano Estados Unidos vibró con la disputa allí de un amistoso entre el Barcelona y el Real Madrid. Marrufo llevó el silbato aquel día y a la conclusión el croata Ivan Rakitic se marchó visiblemente cabreado asegurando que le había insultado hasta tres veces. De ascendencia mexicana fue considerado el mejor árbitro de la MLS en el 2008 pero también es cierto que la liga le suspendió durante un tiempo en 2009 por sus malas actuaciones.

Ricardo Montero (Costa Rica, 32 años): Primer colegiado de su país que pita en un Mundial desde el año 2002 y el más joven de los principales en Rusia 2018. Últimamente ha podido vérsele en varios torneos relevantes de categorías inferiores. De hecho impartió justicia en la lucha por el tercer puesto del último Mundial U17 que tuvo lugar en India.

John Pittí (Panamá, 39 años): Conocido por su tarea como árbitro, Pittí es también profesor de escuela. Cuenta con experiencia en distintos torneos continentales y también en campeonatos internacionales de categorías inferiores, Rusia 2018 será el primer Mundial de su trayectoria profesional.

César Arturo Ramos Palazuelo (México, 34 años): México ha dado grandes colegiados y este es uno de los más prometedores actualmente. Internacional desde el año 2014, ya ha participado en algún partido de cierta relevancia como fue la final del Mundial de clubes que el Real Madrid le ganó al Gremio brasileño o la vuelta de un duelo decisivo de la CONCACAF Champions League entre Pachuca y Tigres. Pese a ello ha habido críticas en torno a su nombramiento como la de Ramos Rizo, silbante en el Mundial del 2002 y ahora comentarista deportivo.

Julio Bascuñán (Chile, 40 años): Chile no tendrá a su selección en Rusia pero eso no quiere decir que no haya alguien importante que les represente, en este caso un trencilla con fama de estricto y que se hizo cargo de la ida de última final de la Copa Libertadores. Muy dado a llevarse la mano al bolsillo, provocó la furia de Leo Messi durante un Uruguay-Argentina que suponía el debut en el banquillo de Bauzá.

Enrique Cáceres (Paraguay, 44 años): Ya ha protagonizado situaciones caóticas con el VAR como la que se vivió en el duelo del Mundial de Clubes entre el Real Madrid y el América mexicano. Además los directivos del Deportivo Capiatá solicitaron que este contador público fuese declarado persona non grata en la ciudad tras una de sus actuaciones. Pese a todo ha desarrollado su labor en finales de la Copa Libertadores o en la del pasado Mundial U17 que España perdió contra Inglaterra.

Andrés Cunha (Uruguay, 41 años): Estuvo cerca de ser engullido por una jauría de jugadores brasileños rabiosos durante la Copa América Centenario después de que pasara por alto un gol del peruano Ruidíaz donde casi todos apreciaron mano. Tiene además experiencia con el VAR aunque no muy gratificante después de que se encargara del mismo en la tensa semifinal de la Copa Libertadores del pasado curso entre Lanús y River.

Néstor Pitana (Argentina, 43 años): El argentino ya ha sido protagonista en este Mundial antes incluso de que arranque. Todo viene del encuentro de vuelta de la repesca entre Australia y Honduras, donde lograron clasificarse los primeros al vencer por 3-1 con algunas decisiones controvertidas. Llamativo por su planta (1,93 metros de altura que le llevaron a probar en el baloncesto e incluso a participar en una película) esta será la segunda vez que acuda al evento. En Brasil 2014 condujo, entre otros, el Francia-Alemania.

Sandro Ricci (Brasil, 43 años): El día que Jara le metió el dedo en el culo a Cavani y este último fue expulsado, Ricci estaba asistiendo a todo de negro. También participó del caos con el VAR que fue el enfrentamiento entre el Al Jazira y el Real Madrid en el Mundial de Clubes. Fue el representante brasileño en la última Copa del Mundo disputada en su tierra y ahora repite en la siguiente. Entre sus manías está quitarse el anillo antes de arbitrar y darle cuatro besos en honor a su madre, su mujer y sus dos hijas.

Wilmar Roldán (Colombia, 38 años): Trencilla con experiencia que ya sabe lo que es pitar un Mundial (dos partidos en la fase de grupos de Brasil 2016), una final de la Copa América (Chile-Argentina, 2015) y un tercer y cuarto puesto (Perú-Venezuela, 2011) y también disputas en la Copa Confederaciones. Su vocación llega como desafío al poder establecido toda vez que comenzó cuando a los once años una profesora le invitó a que se hiciera cargo del silbato después de que le protestara airadamente un penalti. Aceptó el reto… y hasta hoy.

Matthew Conger (Nueva Zelanda, 39 años): Pese a que representará a Nueva Zelanda lo cierto es que ha vivido más de media vida en Estados Unidos. Nacido en Texas, fue en aquel país donde comenzó con esta labor y no se trasladó hasta su patria actual hasta pasados los veinte años. Además ejerce como maestro.

Norbert Hauata (Tahití, 39 años): Amante de la pesca y el cine, asegura que la gente no le cree cuando dice que ha sido capaz de ser seleccionado para arbitrar un Mundial viniendo de Tahití. Y lo cierto es que este colegiado, que empezó motivado por su tío, aún no ha debutado pese a formar parte de la lista en Brasil. Quizás en Rusia tenga la oportunidad que se le negó entonces.

Félix Brych (Alemania, 42 años): Brych puede presumir de haber estado presente en una final de la Europa League (Sevilla-Benfica) y en una de la Champions League (Real Madrid-Juventus). En esta última competición es quien más penaltis ha señalado a lo largo de la historia con veintiuno, muy por delante de sus perseguidores. Además este abogado, doctor en derecho, también tiene fama de ser propenso a mostrar tarjetas. En función de lo que haga Alemania, se encuentra entre los favoritos para plasmar su nombre en las rondas finales de Rusia.

Cüneyt Cakir (Turquía, 41 años): Hijo de árbitro, en los últimos años se ha convertido en un habitual de las eliminatorias decisivas de la Champions League. De hecho desde que pitara la final entre la Juventus y el Barcelona siempre ha dirigido algún choque de semifinales, llegando incluso a ocuparse de dos en la 2015-2016. También administró justicia en el Holanda-Argentina de penúltima ronda en Brasil 2014. 

Sergey Karasev (Rusia, 39 años): Representante del arbitraje de la nación anfitriona, no es un rostro excesivamente reconocido entre los que habitualmente se ven en la Liga de Campeones pero sí cuando se habla de la Europa League ya que se le ha visto en dos encuentros de semifinales, el Celta-United y el reciente Salzburgo-Marsella.

Bjorn Kuipers (Holanda, 45 años): Muchos le conocen como el árbitro millonario y esa fama es más que merecida toda vez que podría vivir de una forma más que holgada con los ingresos que genera gracias a sus buenas inversiones fuera de los campos de fútbol. Pero eso no quita que sobre el verde sea un profesional destacado ya que ha dirigido dos finales de la Europa League, entre ellas la última, una de la Liga de Campeones y una del Mundial U20.

Szymon Marciniak (Polonia, 37 años): El día que tras una protesta por ser expulsado el árbitro le propuso que se dedicara a ello si podía hacerlo mejor, cambió su vida. Cogió el silbato y se puso a ello hasta llegar ni más ni menos que al Mundial. Si bien todavía no ha dirigido una final de la Champions League, su progresión invita al optimismo en el futuro.

Antonio Miguel Mateu Lahoz (España, 41 años): Después de que en las últimas ediciones Velasco Carballo fuese el elegido por España, en esta ocasión se le plantea la oportunidad a Mateu Lahoz. Con fama de dialogante y de dejar jugar, es habitual verle en el ojo del huracán. Como a cualquiera en España, un país donde se vive el fútbol intensamente.

Milorad Mazic (Serbia, 45 años): Llega con el cartel y la vitola que da el haber dirigido la última final de la Liga de Campeones, que enfrentó al Real Madrid y al Liverpool. Además, en el ámbito de las selecciones, afrontó el duelo por el título de la Copa Confederaciones entre Chile y Alemania con triunfo para los segundos (0-1).

Gianluca Rocchi (Italia, 44 años): Será el encargado de recoger el testigo de Rizzoli, compatriota que arbitró la final de Brasil 2014. Esta campaña despertó las iras de Unai Emery después del partido de vuelta de la Liga de Campeones que cruzó al PSG contra el Real Madrid y desde entonces no volvió a tener presencia en ningún otro enfrentamiento de la competición. 

Damir Skomina (Eslovenia, 41 años): Pese a que suena a clásico del fútbol europeo, aún tiene pendiente encargarse de una final de la Liga de Campeones y este será su primer Mundial. Este curso ha dirigido seis partidos en la Liga de Campeones, entre ellos la vuelta de semifinales entre la Roma y el Liverpool, y un par de Europa League incluido el Celtic-Zenit en el que mostró ni más ni menos que diez tarjetas

Clément Turpin (Francia, 36 años): Su mayor logro en competiciones europeas fue la designación para el encuentro de ida de semifinales de la Europa League entre el Arsenal y el Atlético del último curso. Pese a ello fue espectador privilegiado de otro encuentro memorable en los últimos meses, el triunfo por 3-0 de la Roma sobre el Barcelona. En lo que ha selecciones se refiere, nunca ha ido más allá de la fase de grupos de la Eurocopa.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El Mundial de Rusia 2018 será recordado para siempre como el primero en el que se usó el VAR. O quizás como el único. Lo que está claro es que dicha novedad supone todo un reto para los treinta y cinco árbitros que estarán en el torneo (eran treinta y seis pero el saudí Al-Mirdasi ha sido excluido al ser sospechoso de haber pedido sobornos). Estos son sus nombres.

Alireza Faghani (Irán, 40 años): Comenzó a arbitrar a los dieciséis años y varios familiares suyos también han sido colegiados. Nombrado mejor árbitro de Asia en el 2016 ha dirigido entre otros encuentros relevantes la lucha por el oro en los Juegos Olímpicos de Rio 2016 o la final del Mundial de Clubes del 2015 en la que el Barcelona se impuso al River Plate.

Ravshan Irmatov (Uzbekistán, 40 años): Internacional como futbolista en las inferiores de su país, una lesión de tobillo le obligó a poner punto y final de manera prematura a su carrera. El padre, árbitro, le recomendó entonces que se centrara en esa faceta y aunque al principio se mostraba reacio no le quedó más remedio que probar cuando se ausentó el colegiado de un partido. Le gustó y desde entonces cambió de parecer hasta convertirse en el hombre que más partidos ha arbitrado en la historia de los Mundiales con nueve. Este ser el tercero para él habiendo pitado entre otros encuentros el inaugural del año 2010, la semifinal entre Uruguay y Holanda o el Holanda-Costa Rica de cuartos de final en el 2014. Así las cosas tiene margen para aumentar el registro y por tanto el récord. Ha sido además reconocido como mejor árbitro de su continente en el 2008, el 2009, el 2010, el 2011 y el 2014.

Mohammed Abdulla Hassan Mohamed (Emiratos Árabes, 39 años): Internacional desde el año 2010, esta será la primera Copa del Mundo para el emiratí. Sin embargo es un habitual de los torneos internacionales en categorías inferiores. Protagonizó indirectamente una sonada imagen cuando Marcelo Lippi, poseído por la rabia, saltó al verde para pedirle explicaciones después de que expulsara a dos jugadores del Guangzhou Evergrande durante una eliminatoria de cuartos de final de la Champions asiática en el año 2014. 

Ryuji Sato (Japón, 41 años): Su primer Mundial le llega ya veterano, pasadas las cuatro décadas. Quizás su duelo más importante hasta la fecha haya sido la semifinal de la Copa Asia del 2015 que enfrentó a Corea del Sur contra Irak y que ganaron los primeros. Puede que alguien le recuerde también por haber pitado otro choque de penútima ronda, el que midió a España contra Mali en el Mundial U17 del año 2017.

Nawaf Abdulla Shukraya (Bahrain, 41 años): Tiene el ‘honor’ de haber arbitrado el último partido mundialista de España hasta la fecha, aquel triunfo intrascendente por 0-3 ante Australia en el Arena da Baixada de Curitiba. Reconocido amante de la pesca, en esa cita también estuvo al cargo del Portugal-Ghana.

Mehdi Abid Charef (Argelia, 37 años): Primera oportunidad de lucirse en la cita más importante del fútbol de selecciones para el argelino, que ha estado en las dos últimas Copas del Mundo U17 y fue el encargado de desenvolverse como juez en la lucha por el tercer puesto de la última Copa África que enfrentó a Ghana y a Burkina Faso.

Malang Diedhiou (Senegal, 45 años): Las estadísticas hablan de él como el colegiado más indulgente del torneo, con apenas dos cartulinas por partido. Dirigió una de las semifinales en la pasada edición de la Copa África y tiene un gran conocimiento del VAR al ser uno de los que más contacto tuvo con él durante la Copa Confederaciones.

Bakary Papa Gassama (Gambia, 39 años): Entre sus méritos se encuentra haber sido el primer no asiático que pita en la liga catarí, su elección como cuarto árbitro en la final olímpica de Londres 2012 o encargarse de la final de la Copa África del 2015. Hasta la fecha solo ha dirigido un partido mundialista, el que Holanda venció por 2-0 a Chile en la pasada edición.

Ghead Grisha (Egipto, 42 años): Sin demasiada experiencia en partidos importantes, el egipcio saltó a la fama por señalar un penalti muy dudoso en un enfrentamiento de la Copa África del 2013 entre Nigeria y Zambia. Aquella acción provocó una airada reacción de los primeros y no volvió a aparecer en escena durante el evento.

Janny Sikazwe (Zambia, 39 años): Se dedicó al oficio siguiendo los pasos de su padre y cuenta con una dilatada experiencia habiendo arbitrado, por ejemplo, la última final de la Copa África entre Egipto y Camerún así como la final del Mundial de Clubes entre el Real Madrid y el Kashima Antlers, donde se criticó que no expulsase a Sergio Raamos. Es padre de tres hijos y aparte del fútbol ejerce también como funcionario en su país.

Bamlak Tessema Weyesa (Etiopía, 38 años): Pese a que tiene una amplia carrera como árbitro en su continente, no ha sido habitual verle en las rondas decisivas de las grandes competiciones. Graduado en sociología por la Universidad de Addis Abeba, ejerce asimismo como investigador médico y coordinador clínico.

Joel Aguilar (El Salvador, 42 años): Será su tercer Mundial si bien en el del 2010 solo ejerció como cuarto árbitro y en el del 2014 pitó dos partidos de fase de grupos. Este profesor, amante de la lectura y de la escritura, es uno de los rostros más conocidos de su gremio dentro de la CONCACAF y muchos le asocian a un encuentro entre Estados Unidos y Costa Rica que no quiso suspender pese a la intensa nevada caída en la ciudad de Denver.

Mark Geiger (Estados Unidos, 43 años): Mencionar a este colegiado estadounidense en Panamá es poco más o menos que mentar al mismísimo diablo después de que señalara un riguroso penalti en las semifinales de la Copa de Oro del año 2015 que el país jugó ante México. Tampoco le tienen mucho aprecio en Nigeria al no expulsar a Matuidi por una dura entrada en los octavos del último Mundial donde se convirtió, por cierto, en el primer hombre de su país que dictaba justicia en un partido eliminatorio del torneo. Aunque ahora se dedica por completo al arbitraje, se ha desempeñado también como profesor de matemáticas de instituto.

Jair Marrufo (Estados Unidos, 41 años): El pasado verano Estados Unidos vibró con la disputa allí de un amistoso entre el Barcelona y el Real Madrid. Marrufo llevó el silbato aquel día y a la conclusión el croata Ivan Rakitic se marchó visiblemente cabreado asegurando que le había insultado hasta tres veces. De ascendencia mexicana fue considerado el mejor árbitro de la MLS en el 2008 pero también es cierto que la liga le suspendió durante un tiempo en 2009 por sus malas actuaciones.

Ricardo Montero (Costa Rica, 32 años): Primer colegiado de su país que pita en un Mundial desde el año 2002 y el más joven de los principales en Rusia 2018. Últimamente ha podido vérsele en varios torneos relevantes de categorías inferiores. De hecho impartió justicia en la lucha por el tercer puesto del último Mundial U17 que tuvo lugar en India.

John Pittí (Panamá, 39 años): Conocido por su tarea como árbitro, Pittí es también profesor de escuela. Cuenta con experiencia en distintos torneos continentales y también en campeonatos internacionales de categorías inferiores, Rusia 2018 será el primer Mundial de su trayectoria profesional.

César Arturo Ramos Palazuelo (México, 34 años): México ha dado grandes colegiados y este es uno de los más prometedores actualmente. Internacional desde el año 2014, ya ha participado en algún partido de cierta relevancia como fue la final del Mundial de clubes que el Real Madrid le ganó al Gremio brasileño o la vuelta de un duelo decisivo de la CONCACAF Champions League entre Pachuca y Tigres. Pese a ello ha habido críticas en torno a su nombramiento como la de Ramos Rizo, silbante en el Mundial del 2002 y ahora comentarista deportivo.

Julio Bascuñán (Chile, 40 años): Chile no tendrá a su selección en Rusia pero eso no quiere decir que no haya alguien importante que les represente, en este caso un trencilla con fama de estricto y que se hizo cargo de la ida de última final de la Copa Libertadores. Muy dado a llevarse la mano al bolsillo, provocó la furia de Leo Messi durante un Uruguay-Argentina que suponía el debut en el banquillo de Bauzá.

Enrique Cáceres (Paraguay, 44 años): Ya ha protagonizado situaciones caóticas con el VAR como la que se vivió en el duelo del Mundial de Clubes entre el Real Madrid y el América mexicano. Además los directivos del Deportivo Capiatá solicitaron que este contador público fuese declarado persona non grata en la ciudad tras una de sus actuaciones. Pese a todo ha desarrollado su labor en finales de la Copa Libertadores o en la del pasado Mundial U17 que España perdió contra Inglaterra.

Andrés Cunha (Uruguay, 41 años): Estuvo cerca de ser engullido por una jauría de jugadores brasileños rabiosos durante la Copa América Centenario después de que pasara por alto un gol del peruano Ruidíaz donde casi todos apreciaron mano. Tiene además experiencia con el VAR aunque no muy gratificante después de que se encargara del mismo en la tensa semifinal de la Copa Libertadores del pasado curso entre Lanús y River.

Néstor Pitana (Argentina, 43 años): El argentino ya ha sido protagonista en este Mundial antes incluso de que arranque. Todo viene del encuentro de vuelta de la repesca entre Australia y Honduras, donde lograron clasificarse los primeros al vencer por 3-1 con algunas decisiones controvertidas. Llamativo por su planta (1,93 metros de altura que le llevaron a probar en el baloncesto e incluso a participar en una película) esta será la segunda vez que acuda al evento. En Brasil 2014 condujo, entre otros, el Francia-Alemania.

Sandro Ricci (Brasil, 43 años): El día que Jara le metió el dedo en el culo a Cavani y este último fue expulsado, Ricci estaba asistiendo a todo de negro. También participó del caos con el VAR que fue el enfrentamiento entre el Al Jazira y el Real Madrid en el Mundial de Clubes. Fue el representante brasileño en la última Copa del Mundo disputada en su tierra y ahora repite en la siguiente. Entre sus manías está quitarse el anillo antes de arbitrar y darle cuatro besos en honor a su madre, su mujer y sus dos hijas.

Wilmar Roldán (Colombia, 38 años): Trencilla con experiencia que ya sabe lo que es pitar un Mundial (dos partidos en la fase de grupos de Brasil 2016), una final de la Copa América (Chile-Argentina, 2015) y un tercer y cuarto puesto (Perú-Venezuela, 2011) y también disputas en la Copa Confederaciones. Su vocación llega como desafío al poder establecido toda vez que comenzó cuando a los once años una profesora le invitó a que se hiciera cargo del silbato después de que le protestara airadamente un penalti. Aceptó el reto… y hasta hoy.

Matthew Conger (Nueva Zelanda, 39 años): Pese a que representará a Nueva Zelanda lo cierto es que ha vivido más de media vida en Estados Unidos. Nacido en Texas, fue en aquel país donde comenzó con esta labor y no se trasladó hasta su patria actual hasta pasados los veinte años. Además ejerce como maestro.

Norbert Hauata (Tahití, 39 años): Amante de la pesca y el cine, asegura que la gente no le cree cuando dice que ha sido capaz de ser seleccionado para arbitrar un Mundial viniendo de Tahití. Y lo cierto es que este colegiado, que empezó motivado por su tío, aún no ha debutado pese a formar parte de la lista en Brasil. Quizás en Rusia tenga la oportunidad que se le negó entonces.

Félix Brych (Alemania, 42 años): Brych puede presumir de haber estado presente en una final de la Europa League (Sevilla-Benfica) y en una de la Champions League (Real Madrid-Juventus). En esta última competición es quien más penaltis ha señalado a lo largo de la historia con veintiuno, muy por delante de sus perseguidores. Además este abogado, doctor en derecho, también tiene fama de ser propenso a mostrar tarjetas. En función de lo que haga Alemania, se encuentra entre los favoritos para plasmar su nombre en las rondas finales de Rusia.

Cüneyt Cakir (Turquía, 41 años): Hijo de árbitro, en los últimos años se ha convertido en un habitual de las eliminatorias decisivas de la Champions League. De hecho desde que pitara la final entre la Juventus y el Barcelona siempre ha dirigido algún choque de semifinales, llegando incluso a ocuparse de dos en la 2015-2016. También administró justicia en el Holanda-Argentina de penúltima ronda en Brasil 2014. 

Sergey Karasev (Rusia, 39 años): Representante del arbitraje de la nación anfitriona, no es un rostro excesivamente reconocido entre los que habitualmente se ven en la Liga de Campeones pero sí cuando se habla de la Europa League ya que se le ha visto en dos encuentros de semifinales, el Celta-United y el reciente Salzburgo-Marsella.

Bjorn Kuipers (Holanda, 45 años): Muchos le conocen como el árbitro millonario y esa fama es más que merecida toda vez que podría vivir de una forma más que holgada con los ingresos que genera gracias a sus buenas inversiones fuera de los campos de fútbol. Pero eso no quita que sobre el verde sea un profesional destacado ya que ha dirigido dos finales de la Europa League, entre ellas la última, una de la Liga de Campeones y una del Mundial U20.

Szymon Marciniak (Polonia, 37 años): El día que tras una protesta por ser expulsado el árbitro le propuso que se dedicara a ello si podía hacerlo mejor, cambió su vida. Cogió el silbato y se puso a ello hasta llegar ni más ni menos que al Mundial. Si bien todavía no ha dirigido una final de la Champions League, su progresión invita al optimismo en el futuro.

Antonio Miguel Mateu Lahoz (España, 41 años): Después de que en las últimas ediciones Velasco Carballo fuese el elegido por España, en esta ocasión se le plantea la oportunidad a Mateu Lahoz. Con fama de dialogante y de dejar jugar, es habitual verle en el ojo del huracán. Como a cualquiera en España, un país donde se vive el fútbol intensamente.

Milorad Mazic (Serbia, 45 años): Llega con el cartel y la vitola que da el haber dirigido la última final de la Liga de Campeones, que enfrentó al Real Madrid y al Liverpool. Además, en el ámbito de las selecciones, afrontó el duelo por el título de la Copa Confederaciones entre Chile y Alemania con triunfo para los segundos (0-1).

Gianluca Rocchi (Italia, 44 años): Será el encargado de recoger el testigo de Rizzoli, compatriota que arbitró la final de Brasil 2014. Esta campaña despertó las iras de Unai Emery después del partido de vuelta de la Liga de Campeones que cruzó al PSG contra el Real Madrid y desde entonces no volvió a tener presencia en ningún otro enfrentamiento de la competición. 

Damir Skomina (Eslovenia, 41 años): Pese a que suena a clásico del fútbol europeo, aún tiene pendiente encargarse de una final de la Liga de Campeones y este será su primer Mundial. Este curso ha dirigido seis partidos en la Liga de Campeones, entre ellos la vuelta de semifinales entre la Roma y el Liverpool, y un par de Europa League incluido el Celtic-Zenit en el que mostró ni más ni menos que diez tarjetas

Clément Turpin (Francia, 36 años): Su mayor logro en competiciones europeas fue la designación para el encuentro de ida de semifinales de la Europa League entre el Arsenal y el Atlético del último curso. Pese a ello fue espectador privilegiado de otro encuentro memorable en los últimos meses, el triunfo por 3-0 de la Roma sobre el Barcelona. En lo que ha selecciones se refiere, nunca ha ido más allá de la fase de grupos de la Eurocopa.

etiquetas: