_Deporte

Los cachorros al poder

Tres goles le metió la España de Luis Enrique a una Jordania que no ofreció mucha resistencia. Tres goles que fueron anotados por tres de los cachorros que el seleccionador ha convocado para tratar de soñar en grande en el Mundial de Catar. Porque España, más que nunca, llega a esta Copa del Mundo con unos ojos que no consiguen esconder ilusión y esperanza. Sin el cartel de favoritos en la mano, los jugadores se ciñen al plan de Luis Enrique para, sin hacer mucho ruido, poder hacer algo grande en el torneo. La selección, esta vez, es un “y si …” de manual.

Nunca fue favorita la selección en la Eurocopa disputada hace año y medio. Y, sin serlo, estuvo a punto de dar la gran campanada. Solo Italia, campeona, pudo apartar a España del camino venciendo en la tanda de penaltis. Hoy, mirada puesta en Catar, el bloque ha crecido y se ha asentado sobre las premisas que pone un Luis Enrique que es, sin lugar a dudas, el líder indiscutible de la selección. Luis Enrique toca la flauta y los jugadores le siguen, a ciegas si hace falta. La convocatoria y muchas de sus declaraciones son pruebas de ello: él tiene una idea y piensa en cuáles son los mejores jugadores para llevarla a cabo.

Ante Jordania, en la última prueba antes de volar a Catar y enfrentarse el mayor reto de sus vidas, la selección española puso en práctica las ideas de su entrenador en un amistoso muy amistoso, ante un rival endeble. Un partido descafeinado que puso de manifiesto, una vez más, que los cachorros tendrán que ser protagonistas en Catar. Ansu (20) abrió el marcador, Gavi (18) puso tierra de por medio y Nico Williams (20) mató el partido. Y no, no estamos hablando de la sub21. Desacomplejado y fiel a sus creencias, Luis Enrique no ha dudado en dar las llaves de su equipo a los niños. Ya Pedri fue el faro de España en la Euro, y ahora, junto a Gavi, Ansu, Nico y cía, otra vez serán los cachorros de Luis Enrique los que decidan el devenir de España en la Copa del Mundo.

Dos grandes noticias

Más allá del escaso nivel de la prueba, el amistoso ante Jordania nos deja dos grandes noticias. Ansu Fati tenía ganas de fiesta y Gavi es más Gavi que nunca.

Lo decía el míster en la previa: “Dejad de tratar a Ansu Fati como un futbolista que ha sufrido lesiones”. Cierto es que, en lo que va de temporada, el único partido que Fati ha disputado de principio a fin ha sido el intrascendente choque de Pilzen con que el Barça despidió su Champions. Pero también cierto es que, ante Jordania, Ansu Fati puso la alegría en un equipo resacoso entre viajes, hoteles y paradas técnicas. El azulgrana, sorpresa de la lista de Luis Enrique, aprovechó la debilidad de la zaga de Jordania para hacer lo que mejor se le da: buscar las redes. Vio portería a los doce minutos y pudo agrandar su cuenta personal, pero lo mejor que nos dejó Ansu fue la imagen de chico descarado. Tiene duende y lo saben en todas partes.

Justo detrás de Ansu, en medio de la desidia, un chaval se comportaba como si estuviera jugando en la final del Mundial. Porque Gavi no entiende de amistosos y de trascendencia, no sabe el significado de “dosificar fuerzas” y, lo mejor, no le interesa nada. Viva imagen de lo que pide Luis Enrique, apretó tras cada pérdida y estiró a la selección a través de conducciones verticales en las que fue dejando a rivales por el camino. Indiscutible en el plan de Luis Enrique, el ‘Golden Boy’ se apuntó a la lista de goleadores y cruzó la pelota para poner el segundo de España.

Amistosos que no sirven para sacar conclusiones pero sí para que Luis Enrique siga probando y perfeccionando su plan. Ahora, por fin, las pruebas insípidas se han acabado y ya llegó la hora de la verdad. Catar espera a los cachorros, y los cachorros se quieren comer Catar.


Imagen de cabecera: @SEFutbol

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Tres goles le metió la España de Luis Enrique a una Jordania que no ofreció mucha resistencia. Tres goles que fueron anotados por tres de los cachorros que el seleccionador ha convocado para tratar de soñar en grande en el Mundial de Catar. Porque España, más que nunca, llega a esta Copa del Mundo con unos ojos que no consiguen esconder ilusión y esperanza. Sin el cartel de favoritos en la mano, los jugadores se ciñen al plan de Luis Enrique para, sin hacer mucho ruido, poder hacer algo grande en el torneo. La selección, esta vez, es un “y si …” de manual.

Nunca fue favorita la selección en la Eurocopa disputada hace año y medio. Y, sin serlo, estuvo a punto de dar la gran campanada. Solo Italia, campeona, pudo apartar a España del camino venciendo en la tanda de penaltis. Hoy, mirada puesta en Catar, el bloque ha crecido y se ha asentado sobre las premisas que pone un Luis Enrique que es, sin lugar a dudas, el líder indiscutible de la selección. Luis Enrique toca la flauta y los jugadores le siguen, a ciegas si hace falta. La convocatoria y muchas de sus declaraciones son pruebas de ello: él tiene una idea y piensa en cuáles son los mejores jugadores para llevarla a cabo.

Ante Jordania, en la última prueba antes de volar a Catar y enfrentarse el mayor reto de sus vidas, la selección española puso en práctica las ideas de su entrenador en un amistoso muy amistoso, ante un rival endeble. Un partido descafeinado que puso de manifiesto, una vez más, que los cachorros tendrán que ser protagonistas en Catar. Ansu (20) abrió el marcador, Gavi (18) puso tierra de por medio y Nico Williams (20) mató el partido. Y no, no estamos hablando de la sub21. Desacomplejado y fiel a sus creencias, Luis Enrique no ha dudado en dar las llaves de su equipo a los niños. Ya Pedri fue el faro de España en la Euro, y ahora, junto a Gavi, Ansu, Nico y cía, otra vez serán los cachorros de Luis Enrique los que decidan el devenir de España en la Copa del Mundo.

Dos grandes noticias

Más allá del escaso nivel de la prueba, el amistoso ante Jordania nos deja dos grandes noticias. Ansu Fati tenía ganas de fiesta y Gavi es más Gavi que nunca.

Lo decía el míster en la previa: “Dejad de tratar a Ansu Fati como un futbolista que ha sufrido lesiones”. Cierto es que, en lo que va de temporada, el único partido que Fati ha disputado de principio a fin ha sido el intrascendente choque de Pilzen con que el Barça despidió su Champions. Pero también cierto es que, ante Jordania, Ansu Fati puso la alegría en un equipo resacoso entre viajes, hoteles y paradas técnicas. El azulgrana, sorpresa de la lista de Luis Enrique, aprovechó la debilidad de la zaga de Jordania para hacer lo que mejor se le da: buscar las redes. Vio portería a los doce minutos y pudo agrandar su cuenta personal, pero lo mejor que nos dejó Ansu fue la imagen de chico descarado. Tiene duende y lo saben en todas partes.

Justo detrás de Ansu, en medio de la desidia, un chaval se comportaba como si estuviera jugando en la final del Mundial. Porque Gavi no entiende de amistosos y de trascendencia, no sabe el significado de “dosificar fuerzas” y, lo mejor, no le interesa nada. Viva imagen de lo que pide Luis Enrique, apretó tras cada pérdida y estiró a la selección a través de conducciones verticales en las que fue dejando a rivales por el camino. Indiscutible en el plan de Luis Enrique, el ‘Golden Boy’ se apuntó a la lista de goleadores y cruzó la pelota para poner el segundo de España.

Amistosos que no sirven para sacar conclusiones pero sí para que Luis Enrique siga probando y perfeccionando su plan. Ahora, por fin, las pruebas insípidas se han acabado y ya llegó la hora de la verdad. Catar espera a los cachorros, y los cachorros se quieren comer Catar.


Imagen de cabecera: @SEFutbol

_Deporte

España, inicio y final de trayecto

Lluís Bou @lluis7bou
07-12-2022

_Destacado

Luz y oscuridad en el Este

Jordi de Mas @demas6Basket
06-12-2022