_Otros

LeBron James, el destructor

César Martín @CesarMrtn 14-05-2018

etiquetas:

La Conferencia Este es el coto
privado de LeBron James desde hace una década. Esto se traduce en ocho Finales
de la NBA disputadas, las siete últimas de manera consecutiva, con una octava en
camino para un total de nueve. A lo largo de este recorrido, King James ha dejado un rastro de
cadáveres de equipos que intentaron en vano acabar con su tiranía en el lado
oriental de los Estados Unidos.

El primer equipo al que LeBron
firmó su fin de ciclo fueron los Pistons de principios de siglo. Los de
Michigan, entre 2002 y 2008, llegaron a seis Finales del Este seguidas, con un
botín acumulado de un anillo y un subcampeonato. James y su primeros Cavaliers
ya les habían dado una estocada en 2007 en una eliminatoria épica para el 23.
Pero el golpe de gracia llegó dos años después, con un barrido incontestable:
4-0 en la primera ronda. La era de los Hamilton, Prince, Rasheed Wallace, etc.
había terminado para siempre.

En Washington D.C. tampoco guardan
muy buen recuerdo de los primeros Cavs de El
Rey
. Y es que los Wizards del mejor Gilbert Arenas (y Antawn Jamison, Caron
Butler, etc.) se estrellaron una y otra vez en el mismo muro: los duelos ante
el equipo de LeBron en
postemporada.
Tres nocauts en sendas eliminatorias de primera ronda
para los de la capital estadounidense, un proyecto que se desmoronó por temas
deportivos (LeBron) y extradeportivos (el tema de las pistolas).

Los Celtics de Pierce, Garnett,
Allen y Rondo llegaron a dos Finales de la NBA. Viendo lo que fue ese equipazo
pueden parecer pocas, pero es que ese veterano proyecto se topó con uno nuevo y
más joven, los Heat de LeBron. Miami y Boston se enfrentaron dos veces en
Playoffs: semis del Este de 2011 (4-1 para los de Florida) y final del Este de
2012. Esta última se resolvió en siete partidos… después de que Boston llegara
a liderar 2-3. Pero ese era el año del primer anillo LeBron y los Heat
vencieron en los dos últimos duelos. El Game 7 marcó el fin del lustro que
devolvió a los orgullosos verdes la
gloria perdida: Allen se fue a los propios Heat y Pierce y KG aguantaron un
curso más antes de Danny Ainge decidiera iniciar la reconstrucción.

La némesis de los Heat de LeBron,
Wade y Bosh fueron los sorprendentes Pacers de Paul George, Roy Hibbert y Lance
Stephenson. Ambos se vieron las caras en dos Finales de Conferencia (2013 y
2014) memorables que se resolvieron a favor de Miami en siete y seis choques,
respectivamente. El de Indiana es el proyecto destruido por LeBron menos
destruido por LeBron: la marcha de Stephenson a Charlotte, el bajón de Hibbert
y, sobre todo, la terrorífica lesión de PG con el Team USA en el verano de 2014
fueron más determinantes en el fin de ese bienio tan bonito que vivieron en el Bankers
Life Fieldhouse. Quién sabe si hubieran sido el gran rival de James en su
regreso a Cleveland.

En esta segunda etapa en casa
estamos viendo una versión todavía más dominante de LeBron. La prueba está en
la fase final de temporada: once eliminatorias completas, siete resueltas por
la vía rápida, una por 4-1, dos por 4-2 y una por 4-3 (la primera ronda de este
año ante Indiana). Y muchos proyectos frustrados por el camino.

Los Atlanta Hawks firmaron un 2015
histórico: 60-22, el mejor registro de la franquicia. En Playoffs, avanzaron
hasta las Finales de Conferencia y fueron barridos por los Cavs. Un año después
reeditaron el duelo en semifinales… y el resultado fue el mismo. Esta vez la
excusa de la inexperiencia no servía. Un 4-0 que contribuyó a que el quinteto
que maravilló a la NBA se desintegrara poco a poco: Horford se fue a Boston,
Teague a Indiana, Korver a Cleveland… la marcha de Millsap a Denver no hizo más
que certificar el inicio de la reconstrucción de los de Georgia.

Otro proyecto recientemente
finiquitado por El Elegido son los
Celtics de Isaiah Thomas. Un equipo más corazón (y entrenador) que talento que
también tocó techo ante LeBron. Las Finales de Conferencia del año pasado se
resolvieron casi por la vía rápida, y Danny Ainge se dio cuenta de que para
derrocar al rey había que dar un paso más (Kyrie Irving y Gordon Hayward). Sólo
cuatro jugadores sobreviven a los Celtics del año pasado.

El cadáver más fresco (una semana) pertenece
a los Raptors de Dwane Casey. Un equipo que este año había asombrado por juego,
resultados y gestión de recursos y que fue masacrado sin piedad por LeBron
James. Los dos años anteriores, también ante los Cavaliers, los canadienses
eran un quiero y no puedo. Este año podían (habían sido el mejor equipo del
Este) pero LeBron no les dejó. Es el 4-0 más doloroso que se recuerda en la
historia reciente de la NBA. La primera víctima ha sido Casey, candidato a
Mejor Entrenador del Año y quién sabe si en el Air Canadá Center han pulsado el
botón de autodestrucción (Lowry, Ibaka, DeRozan). El verano será muy largo en
el norte.

Pistons, Wizards, Celtics, Pacers,
Hawks, Raptors… todos eran proyectos ganadores. Pero todos entregaron las armas
tras sucumbir ante el amo y señor de la NBA de esta década: LeBron Raymone
James.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La Conferencia Este es el coto
privado de LeBron James desde hace una década. Esto se traduce en ocho Finales
de la NBA disputadas, las siete últimas de manera consecutiva, con una octava en
camino para un total de nueve. A lo largo de este recorrido, King James ha dejado un rastro de
cadáveres de equipos que intentaron en vano acabar con su tiranía en el lado
oriental de los Estados Unidos.

El primer equipo al que LeBron
firmó su fin de ciclo fueron los Pistons de principios de siglo. Los de
Michigan, entre 2002 y 2008, llegaron a seis Finales del Este seguidas, con un
botín acumulado de un anillo y un subcampeonato. James y su primeros Cavaliers
ya les habían dado una estocada en 2007 en una eliminatoria épica para el 23.
Pero el golpe de gracia llegó dos años después, con un barrido incontestable:
4-0 en la primera ronda. La era de los Hamilton, Prince, Rasheed Wallace, etc.
había terminado para siempre.

En Washington D.C. tampoco guardan
muy buen recuerdo de los primeros Cavs de El
Rey
. Y es que los Wizards del mejor Gilbert Arenas (y Antawn Jamison, Caron
Butler, etc.) se estrellaron una y otra vez en el mismo muro: los duelos ante
el equipo de LeBron en
postemporada.
Tres nocauts en sendas eliminatorias de primera ronda
para los de la capital estadounidense, un proyecto que se desmoronó por temas
deportivos (LeBron) y extradeportivos (el tema de las pistolas).

Los Celtics de Pierce, Garnett,
Allen y Rondo llegaron a dos Finales de la NBA. Viendo lo que fue ese equipazo
pueden parecer pocas, pero es que ese veterano proyecto se topó con uno nuevo y
más joven, los Heat de LeBron. Miami y Boston se enfrentaron dos veces en
Playoffs: semis del Este de 2011 (4-1 para los de Florida) y final del Este de
2012. Esta última se resolvió en siete partidos… después de que Boston llegara
a liderar 2-3. Pero ese era el año del primer anillo LeBron y los Heat
vencieron en los dos últimos duelos. El Game 7 marcó el fin del lustro que
devolvió a los orgullosos verdes la
gloria perdida: Allen se fue a los propios Heat y Pierce y KG aguantaron un
curso más antes de Danny Ainge decidiera iniciar la reconstrucción.

La némesis de los Heat de LeBron,
Wade y Bosh fueron los sorprendentes Pacers de Paul George, Roy Hibbert y Lance
Stephenson. Ambos se vieron las caras en dos Finales de Conferencia (2013 y
2014) memorables que se resolvieron a favor de Miami en siete y seis choques,
respectivamente. El de Indiana es el proyecto destruido por LeBron menos
destruido por LeBron: la marcha de Stephenson a Charlotte, el bajón de Hibbert
y, sobre todo, la terrorífica lesión de PG con el Team USA en el verano de 2014
fueron más determinantes en el fin de ese bienio tan bonito que vivieron en el Bankers
Life Fieldhouse. Quién sabe si hubieran sido el gran rival de James en su
regreso a Cleveland.

En esta segunda etapa en casa
estamos viendo una versión todavía más dominante de LeBron. La prueba está en
la fase final de temporada: once eliminatorias completas, siete resueltas por
la vía rápida, una por 4-1, dos por 4-2 y una por 4-3 (la primera ronda de este
año ante Indiana). Y muchos proyectos frustrados por el camino.

Los Atlanta Hawks firmaron un 2015
histórico: 60-22, el mejor registro de la franquicia. En Playoffs, avanzaron
hasta las Finales de Conferencia y fueron barridos por los Cavs. Un año después
reeditaron el duelo en semifinales… y el resultado fue el mismo. Esta vez la
excusa de la inexperiencia no servía. Un 4-0 que contribuyó a que el quinteto
que maravilló a la NBA se desintegrara poco a poco: Horford se fue a Boston,
Teague a Indiana, Korver a Cleveland… la marcha de Millsap a Denver no hizo más
que certificar el inicio de la reconstrucción de los de Georgia.

Otro proyecto recientemente
finiquitado por El Elegido son los
Celtics de Isaiah Thomas. Un equipo más corazón (y entrenador) que talento que
también tocó techo ante LeBron. Las Finales de Conferencia del año pasado se
resolvieron casi por la vía rápida, y Danny Ainge se dio cuenta de que para
derrocar al rey había que dar un paso más (Kyrie Irving y Gordon Hayward). Sólo
cuatro jugadores sobreviven a los Celtics del año pasado.

El cadáver más fresco (una semana) pertenece
a los Raptors de Dwane Casey. Un equipo que este año había asombrado por juego,
resultados y gestión de recursos y que fue masacrado sin piedad por LeBron
James. Los dos años anteriores, también ante los Cavaliers, los canadienses
eran un quiero y no puedo. Este año podían (habían sido el mejor equipo del
Este) pero LeBron no les dejó. Es el 4-0 más doloroso que se recuerda en la
historia reciente de la NBA. La primera víctima ha sido Casey, candidato a
Mejor Entrenador del Año y quién sabe si en el Air Canadá Center han pulsado el
botón de autodestrucción (Lowry, Ibaka, DeRozan). El verano será muy largo en
el norte.

Pistons, Wizards, Celtics, Pacers,
Hawks, Raptors… todos eran proyectos ganadores. Pero todos entregaron las armas
tras sucumbir ante el amo y señor de la NBA de esta década: LeBron Raymone
James.

etiquetas: