_Baloncesto

Laurynas Birutis, un MVP que no es casual

Rubén Baez @Superbabel 29-10-2020

El comienzo de temporada en la Liga Endesa nos ha dejado un claro protagonista: Laurynas Birutis. El pívot lituano asombró ya en el primer partido, siendo MVP de la jornada inicial, y ha seguido haciéndolo según avanza la competición. Además, Obradoiro coquetea con la zona alta tras un sensacional arranque ganando los tres primeros partidos y que le deja un balance de 5-3.

Esa primera imponente actuación llamó la atención de aficionados y prensa. Y no fue para menos. Con solo 23 años y debutando en la ACB, Birutis se comió la pintura del Urbas Fuenlabrada anotando 27 puntos y capturando 12 rebotes. Doble-doble y 42 de valoración como carta de presentación.

En los dos siguientes partidos, que su equipo también consiguió ganar, cuajó buenas actuaciones superando los 20 de valoración en uno de ellos. Esos tres encuentros le valieron para ser galardonado como MVP del mes de septiembre con un promedio de 27’7 de valoración. El debut soñado para cualquier joven jugador que llega a la Liga Endesa buscando hacerse un nombre en el baloncesto europeo.

Tras esas primeras alegrías llegaron dos derrotas para Obradoiro en las que, precisamente, no se vio una gran versión de Birutis. Primeros (y normales) contratiempos en Liga Endesa. El duelo contra Tavares siempre es una prueba de máximo nivel para cualquier pívot rival (9 puntos y 3 rebotes).

¿Cómo juega Birutis?

Si hablamos de Birutis como jugador lo podemos definir como un pívot de toda la vida. De esos que juegan cerca del aro y se fajan por los rebotes. Desde sus 213 centímetros está demostrando una eficacia brutal cerca del aro, con un 67’6% en tiros de dos y machando 1’6 veces por partido (segundo que más). Destaca sobre todo continuando tras bloquear, situación en la que se aprovecha de la visión de compañeros como Pepe Pozas o el eterno Albert Oliver. A ese buen porcentaje suma otro: el de los tiros libres, faceta en la que tiene un 72’5%. Para su altura y siendo el tercer jugador de la Liga Endesa que más faltas recibe eso son puntos asegurados para su equipo.

El lituano promedia 15’6 puntos (octavo) y 6’5 rebotes (séptimo), a esos muy buenos números suma un excelente 21’5 de valoración, tercero mejor tras Shermadini y Melo Trimble (otro debutante). Todo esto en 26:20 de juego sobre la cancha. Además, añade un tapón y medio por choque y una buena visión para repartir el balón desde el poste.

La factoría de Obradoiro

Birutis tiene una oportunidad de oro en su primera experiencia en ACB tras destacar en su país cedido por Zalgiris. Pese a los buenos números en años anteriores no ha tenido la oportunidad de volver al equipo más importante de Lituania y ha caído en un buen equipo. El binomio formado por José Luis Mateo, desde los despachos, y Moncho Fernández, desde los banquillos, destaca en los últimos años por catapultar carreras de los interiores que llegan a tierras gallegas.

Son varios los jugadores que llegaron al Fontes do Sar como debutantes en ACB o, incluso, a nivel profesional y pasaron directamente a un equipo de Euroliga o NBA. En la temporada 12/13 tenemos los casos de Salah Mejri, que llegó de Bélgica y luego destacó a las órdenes de Laso en el Real Madrid, donde se ganó un hueco al otro lado del charco; y Hummel, que procedía de la NCAA y fichó por Minnesota.

En la temporada siguiente un caso similar al de Hummel, un número 44 del draft como Mike Muscala llegaba a Santiago con 22 años y rápidamente demostró su calidad y se ganó el billete de vuelta a Estados Unidos.

La temporada 14/15 fue la del descubrimiento de otro talentoso interior: Maxi Kleber. El alemán, que actualmente comparte equipo con Dončić en Dallas, pasó de Obradoiro al Bayern y de ahí a la NBA. Y la cosa no para aquí, luego Pustovyi y Caloiaro funcionaron a las órdenes de Moncho y han terminado, con más o menos protagonismo, en conjuntos de Euroliga como Barça y Maccabi respectivamente.

Más recientemente tenemos los casos de Brodziansky y Kravić, que han dejado el conjunto gallego para disputar competición europea en Badalona y Burgos. Entre medias encontramos uno de los casos más destacados, aunque no se trate de un interior, como el de Matt Thomas. Un tirador de máximo nivel que tras deslumbrar en Santiago pasó a Valencia para terminar firmando un contrato con el, en ese momento, campeón de la NBA Toronto Raptors.

Queda por ver qué pasará con nuestro protagonista y con un par de compañeros suyos como Mike Daum, que debutó a nivel profesional la temporada pasada con Obradoiro, y un compatriota de Birutis como es el también joven exterior Beliauskas.

Imagen de cabecera: Imago

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El comienzo de temporada en la Liga Endesa nos ha dejado un claro protagonista: Laurynas Birutis. El pívot lituano asombró ya en el primer partido, siendo MVP de la jornada inicial, y ha seguido haciéndolo según avanza la competición. Además, Obradoiro coquetea con la zona alta tras un sensacional arranque ganando los tres primeros partidos y que le deja un balance de 5-3.

Esa primera imponente actuación llamó la atención de aficionados y prensa. Y no fue para menos. Con solo 23 años y debutando en la ACB, Birutis se comió la pintura del Urbas Fuenlabrada anotando 27 puntos y capturando 12 rebotes. Doble-doble y 42 de valoración como carta de presentación.

En los dos siguientes partidos, que su equipo también consiguió ganar, cuajó buenas actuaciones superando los 20 de valoración en uno de ellos. Esos tres encuentros le valieron para ser galardonado como MVP del mes de septiembre con un promedio de 27’7 de valoración. El debut soñado para cualquier joven jugador que llega a la Liga Endesa buscando hacerse un nombre en el baloncesto europeo.

Tras esas primeras alegrías llegaron dos derrotas para Obradoiro en las que, precisamente, no se vio una gran versión de Birutis. Primeros (y normales) contratiempos en Liga Endesa. El duelo contra Tavares siempre es una prueba de máximo nivel para cualquier pívot rival (9 puntos y 3 rebotes).

¿Cómo juega Birutis?

Si hablamos de Birutis como jugador lo podemos definir como un pívot de toda la vida. De esos que juegan cerca del aro y se fajan por los rebotes. Desde sus 213 centímetros está demostrando una eficacia brutal cerca del aro, con un 67’6% en tiros de dos y machando 1’6 veces por partido (segundo que más). Destaca sobre todo continuando tras bloquear, situación en la que se aprovecha de la visión de compañeros como Pepe Pozas o el eterno Albert Oliver. A ese buen porcentaje suma otro: el de los tiros libres, faceta en la que tiene un 72’5%. Para su altura y siendo el tercer jugador de la Liga Endesa que más faltas recibe eso son puntos asegurados para su equipo.

El lituano promedia 15’6 puntos (octavo) y 6’5 rebotes (séptimo), a esos muy buenos números suma un excelente 21’5 de valoración, tercero mejor tras Shermadini y Melo Trimble (otro debutante). Todo esto en 26:20 de juego sobre la cancha. Además, añade un tapón y medio por choque y una buena visión para repartir el balón desde el poste.

La factoría de Obradoiro

Birutis tiene una oportunidad de oro en su primera experiencia en ACB tras destacar en su país cedido por Zalgiris. Pese a los buenos números en años anteriores no ha tenido la oportunidad de volver al equipo más importante de Lituania y ha caído en un buen equipo. El binomio formado por José Luis Mateo, desde los despachos, y Moncho Fernández, desde los banquillos, destaca en los últimos años por catapultar carreras de los interiores que llegan a tierras gallegas.

Son varios los jugadores que llegaron al Fontes do Sar como debutantes en ACB o, incluso, a nivel profesional y pasaron directamente a un equipo de Euroliga o NBA. En la temporada 12/13 tenemos los casos de Salah Mejri, que llegó de Bélgica y luego destacó a las órdenes de Laso en el Real Madrid, donde se ganó un hueco al otro lado del charco; y Hummel, que procedía de la NCAA y fichó por Minnesota.

En la temporada siguiente un caso similar al de Hummel, un número 44 del draft como Mike Muscala llegaba a Santiago con 22 años y rápidamente demostró su calidad y se ganó el billete de vuelta a Estados Unidos.

La temporada 14/15 fue la del descubrimiento de otro talentoso interior: Maxi Kleber. El alemán, que actualmente comparte equipo con Dončić en Dallas, pasó de Obradoiro al Bayern y de ahí a la NBA. Y la cosa no para aquí, luego Pustovyi y Caloiaro funcionaron a las órdenes de Moncho y han terminado, con más o menos protagonismo, en conjuntos de Euroliga como Barça y Maccabi respectivamente.

Más recientemente tenemos los casos de Brodziansky y Kravić, que han dejado el conjunto gallego para disputar competición europea en Badalona y Burgos. Entre medias encontramos uno de los casos más destacados, aunque no se trate de un interior, como el de Matt Thomas. Un tirador de máximo nivel que tras deslumbrar en Santiago pasó a Valencia para terminar firmando un contrato con el, en ese momento, campeón de la NBA Toronto Raptors.

Queda por ver qué pasará con nuestro protagonista y con un par de compañeros suyos como Mike Daum, que debutó a nivel profesional la temporada pasada con Obradoiro, y un compatriota de Birutis como es el también joven exterior Beliauskas.

Imagen de cabecera: Imago

_Destacado

La fe inquebrantable de Facu Campazzo

Rubén Baez @Superbabel
26-11-2020

_NBA

Marc y el legado de los Gasol

Juan Díaz @JuandiRgz
25-11-2020