_Otros

Las teclas de Joaquín Caparrós

Pablo Pintinho @PabloPintinho 02-05-2018

etiquetas:

El ‘nuevo’ técnico del Sevilla FC, Joaquín Caparrós, tendrá
ante sí cuatro encuentros para salvar una temporada liguera que se ha puesto
muy cuesta arriba para los intereses sevillistas. La entidad nervionense,
viendo que el equipo sigue sin reaccionar (llevan sin vencer diez partidos),
tuvo que tirar de su última bala en la recámara. El utrerano, que vuelve a la
que fue su casa, dirigirá los últimos cuatro partidos en su carrera como
entrenador en el club de su vida, del que es socio y seguidor antes de tomar un
cargo como mandatario en el Sevilla.

Caparrós, que tendrá que lidiar con varios problemas, quiere
dar los últimos teclazos de su gran función y retirarse ampliando sus números
como el entrenador del Sevilla FC con más encuentros dirigidos en su historia
(226 hasta el momento). Para que el final sea feliz, el utrerano deberá acertar
con varios frentes abiertos en su propio equipo. El primero de ellos, casi está
apaciguado, la afición, que tras las humillación sufrida en la final de la Copa
del rey ante el Barcelona, quería ver rodar varias cabezas. Y vaya si han
rodado, aunque quizás, demasiado tarde. Pero sin duda, la figura de Joaquín
Caparrós conseguirá aunar a todos los sevillistas, por lo menos en el primer
encuentro ante la Real Sociedad. El utrerano tendrá que resolver otra situación
delicada como la de Steven Nzonzi. El mediocentro francés no goza, y con razón,
de muchos adeptos en la afición blaquirroja, por lo que habrá que ver si
Caparrós decide convocarlo y alinearlo, o dejarlo en la grada tras su casos
reiterados de indisciplina. Además, habrá que ver qué postura toma con Roque
Mesa, uno de los fichajes sevillistas en el mercado invernal y que ha gozado
con la nula confianza de Montella durante su estancia en el club hispalense.
Otro de los problemas a los que tendrá que hacer frente Joaquín Caparrós será a
la decisión que tome en la portería. Sergio Rico perdió la titularidad con
Montella y habrá que ver lo que hace el nuevo técnico sevillista. Si decide
alinear a David Soria, o por el contrario, vuelve a confiar en Sergio Rico.
También habrá que estar muy pendientes de la tecla que toca el técnico en la
delantera. Hasta cuatro son las opciones de Caparrós para jugar ante la Real
Sociedad. El defenestrado Ben Yedder, Muriel, al que resucitó durante un tiempo
Montella, Sandro, que todavía no ha jugado en su sitio, y el canterano Carlos
Fernández, que tras su golazo en Valencia merece seguir teniendo oportunidades
con el primer equipo. Por último, tiene que saber manejar los minutos de una
plantilla en la que unos lo han jugado casi todo y otros casi nada, por lo que
los momentos de forma individuales, quitando a Jesús Navas, no son los mejores.
Levantar el ánimo de los Banega, Mercado, Escudero y compañía se antoja
crucial para el final feliz, pero si algo ha demostrado el utrerano durante su
carrera, es que es un experto en el apartado anímico.

Todas esas teclas tendrá que saber tocar Joaquín Caparrós si
no quiere que su equipo se quede fuera de la función europea del próximo curso.
Tiene cuatro finales por delante para arreglar lo que otros no supieron y tocar
las teclas adecuadas de su última función.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El ‘nuevo’ técnico del Sevilla FC, Joaquín Caparrós, tendrá
ante sí cuatro encuentros para salvar una temporada liguera que se ha puesto
muy cuesta arriba para los intereses sevillistas. La entidad nervionense,
viendo que el equipo sigue sin reaccionar (llevan sin vencer diez partidos),
tuvo que tirar de su última bala en la recámara. El utrerano, que vuelve a la
que fue su casa, dirigirá los últimos cuatro partidos en su carrera como
entrenador en el club de su vida, del que es socio y seguidor antes de tomar un
cargo como mandatario en el Sevilla.

Caparrós, que tendrá que lidiar con varios problemas, quiere
dar los últimos teclazos de su gran función y retirarse ampliando sus números
como el entrenador del Sevilla FC con más encuentros dirigidos en su historia
(226 hasta el momento). Para que el final sea feliz, el utrerano deberá acertar
con varios frentes abiertos en su propio equipo. El primero de ellos, casi está
apaciguado, la afición, que tras las humillación sufrida en la final de la Copa
del rey ante el Barcelona, quería ver rodar varias cabezas. Y vaya si han
rodado, aunque quizás, demasiado tarde. Pero sin duda, la figura de Joaquín
Caparrós conseguirá aunar a todos los sevillistas, por lo menos en el primer
encuentro ante la Real Sociedad. El utrerano tendrá que resolver otra situación
delicada como la de Steven Nzonzi. El mediocentro francés no goza, y con razón,
de muchos adeptos en la afición blaquirroja, por lo que habrá que ver si
Caparrós decide convocarlo y alinearlo, o dejarlo en la grada tras su casos
reiterados de indisciplina. Además, habrá que ver qué postura toma con Roque
Mesa, uno de los fichajes sevillistas en el mercado invernal y que ha gozado
con la nula confianza de Montella durante su estancia en el club hispalense.
Otro de los problemas a los que tendrá que hacer frente Joaquín Caparrós será a
la decisión que tome en la portería. Sergio Rico perdió la titularidad con
Montella y habrá que ver lo que hace el nuevo técnico sevillista. Si decide
alinear a David Soria, o por el contrario, vuelve a confiar en Sergio Rico.
También habrá que estar muy pendientes de la tecla que toca el técnico en la
delantera. Hasta cuatro son las opciones de Caparrós para jugar ante la Real
Sociedad. El defenestrado Ben Yedder, Muriel, al que resucitó durante un tiempo
Montella, Sandro, que todavía no ha jugado en su sitio, y el canterano Carlos
Fernández, que tras su golazo en Valencia merece seguir teniendo oportunidades
con el primer equipo. Por último, tiene que saber manejar los minutos de una
plantilla en la que unos lo han jugado casi todo y otros casi nada, por lo que
los momentos de forma individuales, quitando a Jesús Navas, no son los mejores.
Levantar el ánimo de los Banega, Mercado, Escudero y compañía se antoja
crucial para el final feliz, pero si algo ha demostrado el utrerano durante su
carrera, es que es un experto en el apartado anímico.

Todas esas teclas tendrá que saber tocar Joaquín Caparrós si
no quiere que su equipo se quede fuera de la función europea del próximo curso.
Tiene cuatro finales por delante para arreglar lo que otros no supieron y tocar
las teclas adecuadas de su última función.

etiquetas: