_FC Barcelona

LAS SIETE VIDAS DE LUIS

Edu Rodríguez @EduRodri1996 28-02-2019

etiquetas:

Tengo la sensación de que con Luis Suárez siempre ocurre lo mismo. Se le cuestiona, se le retira y siempre responde a base de goles. Cierto es que futbolísticamente ha perdido fuelle, la edad no perdona a nadie, pero actuaciones como la de anoche demuestran que sería un error sacrificarle. Y no hablo de que sea titular siempre, porque no debe serlo ni a corto plazo, sino de que puede ser una pieza fundamental tanto en las citas importantes como en la formación del próximo 9.

Luis Suárez es un delantero especial. Lo fue, al principio, por su influencia en el juego y lo es ahora por su capacidad de sacar petróleo de donde no lo hay. Por algo está a tan solo 23 tantos de igualar al tercer máximo goleador histórico del club (Kubala). Con 171 goles -a 28 de febrero- en cinco temporadas, promedia una media de 34/campaña. Esto sin contar que se perdió los primeros meses de competición, en su primer año, por sanción y obviando que aún le restan tres meses a la presente. Una locura.

Suárez entiende mejor que nadie qué necesita Leo y qué necesita el equipo en todo momento, aunque ya no siempre consiga rendir acorde a ello. Es un delantero único porque cuando menos se le espera, cuando todo el mundo lo da por muerto ya, aparece. Y de qué manera. Como anoche.

Suárez sabe que sus mejores años seguramente ya han pasado, que el club necesita pensar en el futuro y que la contratación de otro ariete es una tarea obligada en verano. Dicho esto, también sabemos que adaptarse al Barcelona, salvo excepciones, no es cuestión de días. En este sentido, el uruguayo puede ejercer un papel clave en esta transición. Por su experiencia, por su idilio con el gol… El uruguayo ya ha demostrado que nunca muere.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Tengo la sensación de que con Luis Suárez siempre ocurre lo mismo. Se le cuestiona, se le retira y siempre responde a base de goles. Cierto es que futbolísticamente ha perdido fuelle, la edad no perdona a nadie, pero actuaciones como la de anoche demuestran que sería un error sacrificarle. Y no hablo de que sea titular siempre, porque no debe serlo ni a corto plazo, sino de que puede ser una pieza fundamental tanto en las citas importantes como en la formación del próximo 9.

Luis Suárez es un delantero especial. Lo fue, al principio, por su influencia en el juego y lo es ahora por su capacidad de sacar petróleo de donde no lo hay. Por algo está a tan solo 23 tantos de igualar al tercer máximo goleador histórico del club (Kubala). Con 171 goles -a 28 de febrero- en cinco temporadas, promedia una media de 34/campaña. Esto sin contar que se perdió los primeros meses de competición, en su primer año, por sanción y obviando que aún le restan tres meses a la presente. Una locura.

Suárez entiende mejor que nadie qué necesita Leo y qué necesita el equipo en todo momento, aunque ya no siempre consiga rendir acorde a ello. Es un delantero único porque cuando menos se le espera, cuando todo el mundo lo da por muerto ya, aparece. Y de qué manera. Como anoche.

Suárez sabe que sus mejores años seguramente ya han pasado, que el club necesita pensar en el futuro y que la contratación de otro ariete es una tarea obligada en verano. Dicho esto, también sabemos que adaptarse al Barcelona, salvo excepciones, no es cuestión de días. En este sentido, el uruguayo puede ejercer un papel clave en esta transición. Por su experiencia, por su idilio con el gol… El uruguayo ya ha demostrado que nunca muere.

etiquetas:

_Destacado

El acto de florecer

Cristina Caparrós @criscaparros
21-10-2021

_FC Barcelona

La estirpe de los Ansu

Alberto López Frau @alberlopezfrau
18-10-2021