_Otros

Las manos que mueven la NFL

Carlos Mateos @cmateosgil 18-09-2018

etiquetas:

La NFL de fútbol americano comienza una nueva edición convertida en una de las competiciones deportivas con mayor relevancia del panorama internacional. Un total de treinta y dos equipos lucharán por ganar el anillo de campeón en la Superbowl que tendrá lugar en Atlanta. Pero… ¿quién se esconde detrás de todos ellos? Te lo contamos en este artículo.

Bill Bidwill (Arizona Cardinals): Se trata del propietario que más tiempo lleva al frente de una franquicia de la NFL, desde el año 1962. En sus inicios compartía ese privilegio con su hermano Charles Jr., ambos hijos adoptivos del matrimonio que formaban Charles y Violeta Bildwill, si bien ahora la dirige en solitario. Para encontrar el origen del dinero de la familia hay que apuntar al padre, abogado de Chicago al que asociaron con gente poco recomendable como Al Capone.

Arthur Blank (Atlanta Falcons): Si uno vive en Estados Unidos y necesita hacer algún trabajo de bricolaje en casa, es posible que vaya a comprar los materiales y las herramientas a ‘Home depot’. Blank es cofundador de este gigante del sector y también posee el Atlanta United, equipo de la MLS que entrena el ‘Tata’ Martino.

Steve Bisciotti (Baltimore Ravens): Llegó al poder cuando compró primero su parte al ya fallecido Art Modell y luego el resto. En su caso la fortuna le viene de fundar la empresa Aerotek y más adelante evolucionarla hacia Allegis Group, una firma que gestiona talentos y administra empleados para compañías de distintos sectores.

Kim Pegula y Terry Pegula (Buffalo Bills): Kim nació en Corea del Sur y fue abandonada en las calles de Seul antes de ser trasladada a Estados Unidos, donde la adoptó la familia Kerr en 1974. Fue en su época de estudiante cuando, mientras era entrevistada para trabajar como camarera en un restaurante, conoció a un comensal que más adelante sería su marido. Hablamos de Terry Pegula, por entonces dueño de una compañía de gas natural (polémico por su uso del ‘fracking’) que más adelante ha ido diversificando su dinero en el mercado inmobiliario o en la creación de un sello de música country. Juntos compraron los Bills tras la muerte de su fundador Ralph Wilson.

David Tepper (Carolina Panthers): El último en unirse a este prestigioso club. Lo hizo tras comprar los Panthers por una cifra récord en lo que a adquisición de franquicias de deporte estadounidense se refiere. Llevar a cabo semejante hazaña requiere tener una cartera saneada. Eso se lo debe a Appaloosa Management, el fondo de cobertura que puso en marcha en 1993.

Virgina Halas McCaskey (Chicago Bears): A George Halas le conocía como ‘Señor todo’. El motivo es que fue fundador, jugador, coordinador, entrenador y finalmente dueño de los Chicago Bears. Alcanzado el último escalón, estaba previsto que el heredero de ‘Papá oso’, como también le llamaban, fuese su hijo George Jr. Pero el repentino fallecimiento de este hizo que, llegado el momento, los Bears pasaran a manos de su hija Virginia. Con noventa y cinco años a sus espaldas ha perdido algo de efectividad en la gestión, por lo que su retoño George Halas McCaskey es quien se encarga del día a día. 

Mike Brown (Cincinnati Bengals): Un apellido que suena a fútbol americano ya que es el que en realidad da nombre a los Cleveland Browns. Contrariamente a lo que muchos pudieran pensar, nada tiene que ver el color marrón para ese bautismo sino la figura de Paul Brown. El que fuera entrenador de la franquicia de Ohio ganó tanta fama que esta acabó llamándose así en su honor. Y entonces… ¿qué tienen que ver en esto los Bengals? Como el deporte es muchas veces ingrato, llegó un momento en el que Brown fue destituido de su cargo. Fue entonces cuando, con el dinero que había ganado en el puesto, participó activamente en la adquisición de la franquicia de Cincinnati poniéndose asimismo de general manager y técnico. Finalmente acabó comprando la mayoría de las acciones con el paso de los años. Mike es su hijo.

Jimmy Haslam (Cleveland Browns): El tercer Jimmy de la saga de los Haslam es el actual dueño de los Browns después de que la familia se hiciese primero con el setenta por ciento que tenía Randy Lerner y más tarde con el treinta por ciento restante. Para pagarlo utilizaron el dinero ganado con la empresa Pilot Corp, uno de los grandes proveedores de diesel de las carreteras estadounidenses. Además la corporación posee supermercados de barrio y opera paradas de camiones entre otros negocios.

Jerry Jones (Dallas Cowboys): Los Jones siempre han demostrado tener buen olfato para generar ingresos. Primero fue el padre, quien vendió por una generosa cantidad la empresa Modern Security Life Insurance. Y posteriormente el actual dueño de los Cowboys, que aumentó su cuenta gracias al petróleo. Pese a ello el equipo de fútbol americano, donde hace y deshace a su antojo, ha demostrado ser una de sus mejores inversiones. Tras comprarlo en un mal momento durante 1989, Jones decidió destituir al mítico Tom Landry y sustituirlo por el que fuera su compañero en la universidad Jimmy Johnson. Juntos formaron durante años una excelente combinación y aunque está se rompió, el propietario ha seguido al frente de la que hoy en día es una de las franquicias deportivas más caras de Estados Unidos.

Familia Bowlen (Denver Broncos): La franquicia de Colorado se encuentra en una situación peculiar. Durante años Pat Bowlen, hombre que labró su riqueza como abogado entre otros menesteres y padre de siete hijos, se hizo cargo. Pero ante la perspectiva de que ninguno de sus vástagos estuviese lo suficientemente cualificado para agarrar el testigo, nombró un comité de expertos que tomara las riendas en caso de su muerte o de una enfermedad. El Alzhéimer hizo aparición y a este grupo no le quedó más remedio que entrar en acción. Ahora están al mando durante cinco años, periodo en el que se espera que surja algún hijo cualificado. Si no, se venderá. Parece que Brittany Bowlen, de veintiocho años, es la mejor colocada.

Martha Ford (Detroit Lions): En una ciudad vinculada tradicionalmente al motor, pocos apellidos hay menos aptos para dirigir un proyecto como este. Martha es nieta del fabricante de neumáticos Harvey Firestone mientras que el abuelo de su marido, ex dueño ya fallecido, era Henry Ford. La boda entre ambos fue considerada en su día como uno de los grandes eventos sociales en la historia de Akron. En principio William Clay Ford Jr. será quien le suceda.

Green Bay Packers, Inc (Green Bay Packers): Se trata del único equipo de la competición, y de las grandes ligas americanas, en el que los dueños son sus aficionados. En total hay 360.760 accionistas que se reparten 5.011.558 acciones no pudiendo ninguno de ellos tener en su haber más de 200.000. A cambio de su adquisición por doscientos cincuenta euros los socios obtienen privilegios como el derecho a voto, acceso a merchandising exclusivo y la posibilidad de acudir a una reunión anual. Además se prohíbe la reventa y en el caso de que alguien quiera deshacerse de su parte, deberá entregarla de nuevo al club recibiendo una fracción del desembolso inicial.

Robert C. McNair (Houston Texans): El fundador de los Texans pudo cumplir ese objetivo gracias, entre otras cosas, a vender su empresa generadora de energía Cogen Technologies a Enron en el año 1999. Ahora se encarga de gestionar The McNair Group, una firma financiera e inmobiliaria con base en Texas.

Jim Irsay (Indianapolis Colts): Su padre, perteneciente a una familia de judíos húngaros, compró los Colts con el dinero que obtuvo de vender su empresa de calefactores y aires acondicionados. Y en el caso de Jim, tras varios años empapándose del funcionamiento la entidad deportiva, acabó sentándose en el sillón de mando tras el fallecimiento de su progenitor. Desde entonces ha sido conocido entre otras cosas por sus esfuerzos para regular algunos aspectos del juego en el fútbol americano, por sus escarceos con las drogas y por su afición a la memorabilia. Esta le ha llevado a coleccionar guitarras de genios de la música como Elvis Presley, John Lennon, Paul McCartney, George Harrison o Prince.

Shahid Khan (Jacksonville Jaguars):  Pasar de fregar platos por un dólar con veinte a convertirse en uno de los doscientos veinticinco hombres más ricos del mundo según la última lista de Forbes le ha hecho ganarse el respeto de muchos. Originario de Pakistán, vio en los parachoques de los coches el elemento ideal para hacerse multimillonario intentando dar a las grandes marcas lo que estas pedían. Asimismo posee también el Fulham de fútbol.

Clark Hunt (Kansas City Chiefs): El petróleo está detrás del dinero de la familia Hunt y en el caso de Clark es la tercera generación de vida acomodada tras su abuelo y su padre. Fue este último, fallecido en 2009, quien fundó los Chiefs y, dado su amor por el deporte, quien se convirtió también en uno de los principales impulsores de la MLS de fútbol.

Alex Spanos (Los Ángeles Chargers): Aunque a sus noventa y cinco años no está implicado en el día a día, es él quien tiene las llaves. Hijo de inmigrantes griegos comenzó trabajando en la pastelería familiar, luego montó un ‘foodtruck’ de bocadillos y acabó fundando la mayor constructora de apartamentos del país. Por otro lado se convirtió en uno de los mayores donantes en la campaña de reelección de George Bush en el 2004.

Stan Kroenke (Los Ángeles Rams): De raíces alemanas, alcanzó grandes beneficios construyendo edificios de apartamentos y centros comerciales. A ello suma el hecho de ser uno de los mayores poseedores de tierras en Estados Unidos. En cuanto al deporte, más allá de los Rams tiene también poder en los Denver Nuggets de la NBA, en los Colorado Rapids de la MLS, en los Colorado Avalanche de la NHL y en los Colorado Mammoth de la NLL (lacrosse).

Stephen M. Ross (Miami Dolphins): El magnate inmobiliario se convirtió en uno de los referentes en el sector gracias a ‘The Related Companies’, complementando esa fuente de ingresos con otras como la cadena de gimnasios Equinox. Sus dólares no solo se quedan en el fútbol americano sino que es el mayor benefactor que jamás haya tenido en su historia de la Universidad de Michigan.

Zygi Wilf (Minnesota Vikings): De nuevo el negocio inmobiliario está detrás del éxito económico de otras de las franquicias de la NFL, esta vez el de la empresa ‘Garden Commercial Properties’. Con ella ha levantado casas y centros comerciales. Wilf es otro de los propietarios extranjeros de la NFL ya que nació en Alemania fruto de un matrimonio que sobrevivió al holocausto y emigró después.

Robert Kraft (New England Patriots): Contrariamente a lo que muchos puedan pensar por su apellido, nada tiene que ver con la multinacional alimentaria homónima. En su caso comenzó trabajando en la fábrica de envases de papel de su suegro antes de comprarla y crear ‘Internacional Forest Products’, centrada en los productos de papel y madera. Finalmente, y tras varios intentos, acabaría comprando los Patriots para hacerles un equipo ganador. También posee el New England Revolution de la MLS. 

Gayle Benson (New Orleans Saints): Tom Benson, que había llenado su caja fuerte con los billetes que le proporcionaban sus diversos concesionarios de coches, tuvo que batallar antes de morir para que los Saints de la NFL y los Pelicans de la NBA quedaran en mano de su viuda. Previamente esta había hecho carrera como decoradora de interiores.

John Mara y Steve Tisch (New York Giants): El abuelo de John compró los Giants en 1925 y años después el hijo de este le vendió el 50% a Bob Tisch, padre de Steve. Es por ello que ambos se reparten la propiedad. Mientras que Steve es un productor de éxito que ha participado en películas como Forrest Gump o American History X, su compañero de fatigas trabajó en la firma ‘Shea & Gould’ antes de centrarse en el conjunto neoyorquino.

Woody Johnson (New York Jets): Se trata de un dueño en la distancia. La explicación es que Johnson es actualmente el embajador estadounidense en el Reino Unido. A ello le ha ayudado su desahogada situación económica, impulsada por tratarse de uno de los herederos del imperio de Johnson&Johnson, levantado por su bisabuelo.

Mark Davis (Oakland Raiders): Al, su padre, alimentó a la familia como entrenador de fútbol americano llegando a dirigir como ‘head coach’ a los Raiders. Posteriormente acabaría adquiriendo una buena parte de la franquicia y a su muerte tanto su mujer Carol como su hijo Mark heredaron todo lo que él había conseguido.

Jeffrey Lurie (Philadelphia Eagles): Su abuelo fue el fundador de la ‘General Cinema Corporation’, uno de los grandes operadores de auto cines de Estados Unidos y que acabó evolucionando en un conglomerado. Allí fue ganando peso Jeffrey antes de poner en marcha su propia compañía, Chestnut Hill Productions. Tras intentar comprar los Patriots o los Rams, acabó haciéndose con los Eagles en 1994.

Art Rooney II (Pittsburgh Steelers): Representa a la tercera generación de la familia que está al frente de los Steelers tras recoger el legado de su padre Dan en el año 2003. Es el propio equipo el que les ha hecho ricos después de que Art Rooney Senior ‘The chief’, quien antecedió a los dos, fundara la franquicia en 1933.

Jed York (San Francisco 49ers): Si bien Jed es ahora el presidente no es menos cierto que el equipo fue pasando por manos de la familia DeBartolo hasta llegar a su madre. Todo comenzó cuando Eddie DeBartolo Sr. compró los 49ers a las viudas de los hermanos Morabito, los fundadores. Eddie padre, cuya fortuna procedía de la construcción de centros comerciales, dejó su ‘juguete’ en manos de Eddie hijo. Y este convirtió al conjunto de San Francisco en un referente de éxito y a sí mismo en uno de los mejores propietarios de la historia. Pero algunos problemas con la justicia hicieron que dejara todo en manos de su hermana Denise, madre de Jed.

Paul Allen (Seattle Seahawks):  Es inevitable, cada vez que se habla de Microsoft sale a la palestra como rosto visible el de Bill Gates. Y sin embargo, a su lado para poner en marcha la empresa y hasta que siguieron caminos distintos, estuvo también un más discreto Paul Allen. Gracias a ello es ahora una de las cincuenta personas más ricas del planeta. Convertido en uno de los millonarios que más dona a ONGs ha superado dos cánceres, es dueño también de los Portland Trail Blazers y posee parte de los Seattle Sounders, luce palmito en uno de los yates más impresionantes del mundo, presume de coleccionar aviones de guerra y se desenvuelve a las mil maravillas con la guitarra. Una vida repleta de experiencias.

Bryan Glazer (Tampa Bay Bucaneers): El apellido quizás les suene a los aficionados al fútbol por la cuota de importancia que tiene en el Manchester United, uno de los clubes más ricos del mundo. En el caso de Bryan es, junto a sus hermanos, el heredero de todo lo que compró su padre Malcolm incluida la entidad de Florida. En cuanto a los dólares que sirven para sustentar todo, proceden como en otros muchos casos de los bienes raíces.

Amy Adams Strunk (Tennessee Titans): Es la cabeza visible después de heredar los Titans en el año 2013 tras el fallecimiento de su padre Bud Adams, fundador de la franquicia. Conviene aclarar que esta no siempre estuvo en la ciudad ni se llamó así, pues es la heredera de los Oilers que pertenecían a Houston hasta su traslado.

Dan Snyder (Washington Redskins): En el año 1989 fundó junto a su hermana ‘Snyder Communications Inc.’ e hizo su agosto gracias a distintas estrategias de marketing. Gracias a esos ingresos consiguió apoderarse de los Redskins en el año 1999 tas comprárselos a Jack Kent Cook por ochocientos millones de dólares.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La NFL de fútbol americano comienza una nueva edición convertida en una de las competiciones deportivas con mayor relevancia del panorama internacional. Un total de treinta y dos equipos lucharán por ganar el anillo de campeón en la Superbowl que tendrá lugar en Atlanta. Pero… ¿quién se esconde detrás de todos ellos? Te lo contamos en este artículo.

Bill Bidwill (Arizona Cardinals): Se trata del propietario que más tiempo lleva al frente de una franquicia de la NFL, desde el año 1962. En sus inicios compartía ese privilegio con su hermano Charles Jr., ambos hijos adoptivos del matrimonio que formaban Charles y Violeta Bildwill, si bien ahora la dirige en solitario. Para encontrar el origen del dinero de la familia hay que apuntar al padre, abogado de Chicago al que asociaron con gente poco recomendable como Al Capone.

Arthur Blank (Atlanta Falcons): Si uno vive en Estados Unidos y necesita hacer algún trabajo de bricolaje en casa, es posible que vaya a comprar los materiales y las herramientas a ‘Home depot’. Blank es cofundador de este gigante del sector y también posee el Atlanta United, equipo de la MLS que entrena el ‘Tata’ Martino.

Steve Bisciotti (Baltimore Ravens): Llegó al poder cuando compró primero su parte al ya fallecido Art Modell y luego el resto. En su caso la fortuna le viene de fundar la empresa Aerotek y más adelante evolucionarla hacia Allegis Group, una firma que gestiona talentos y administra empleados para compañías de distintos sectores.

Kim Pegula y Terry Pegula (Buffalo Bills): Kim nació en Corea del Sur y fue abandonada en las calles de Seul antes de ser trasladada a Estados Unidos, donde la adoptó la familia Kerr en 1974. Fue en su época de estudiante cuando, mientras era entrevistada para trabajar como camarera en un restaurante, conoció a un comensal que más adelante sería su marido. Hablamos de Terry Pegula, por entonces dueño de una compañía de gas natural (polémico por su uso del ‘fracking’) que más adelante ha ido diversificando su dinero en el mercado inmobiliario o en la creación de un sello de música country. Juntos compraron los Bills tras la muerte de su fundador Ralph Wilson.

David Tepper (Carolina Panthers): El último en unirse a este prestigioso club. Lo hizo tras comprar los Panthers por una cifra récord en lo que a adquisición de franquicias de deporte estadounidense se refiere. Llevar a cabo semejante hazaña requiere tener una cartera saneada. Eso se lo debe a Appaloosa Management, el fondo de cobertura que puso en marcha en 1993.

Virgina Halas McCaskey (Chicago Bears): A George Halas le conocía como ‘Señor todo’. El motivo es que fue fundador, jugador, coordinador, entrenador y finalmente dueño de los Chicago Bears. Alcanzado el último escalón, estaba previsto que el heredero de ‘Papá oso’, como también le llamaban, fuese su hijo George Jr. Pero el repentino fallecimiento de este hizo que, llegado el momento, los Bears pasaran a manos de su hija Virginia. Con noventa y cinco años a sus espaldas ha perdido algo de efectividad en la gestión, por lo que su retoño George Halas McCaskey es quien se encarga del día a día. 

Mike Brown (Cincinnati Bengals): Un apellido que suena a fútbol americano ya que es el que en realidad da nombre a los Cleveland Browns. Contrariamente a lo que muchos pudieran pensar, nada tiene que ver el color marrón para ese bautismo sino la figura de Paul Brown. El que fuera entrenador de la franquicia de Ohio ganó tanta fama que esta acabó llamándose así en su honor. Y entonces… ¿qué tienen que ver en esto los Bengals? Como el deporte es muchas veces ingrato, llegó un momento en el que Brown fue destituido de su cargo. Fue entonces cuando, con el dinero que había ganado en el puesto, participó activamente en la adquisición de la franquicia de Cincinnati poniéndose asimismo de general manager y técnico. Finalmente acabó comprando la mayoría de las acciones con el paso de los años. Mike es su hijo.

Jimmy Haslam (Cleveland Browns): El tercer Jimmy de la saga de los Haslam es el actual dueño de los Browns después de que la familia se hiciese primero con el setenta por ciento que tenía Randy Lerner y más tarde con el treinta por ciento restante. Para pagarlo utilizaron el dinero ganado con la empresa Pilot Corp, uno de los grandes proveedores de diesel de las carreteras estadounidenses. Además la corporación posee supermercados de barrio y opera paradas de camiones entre otros negocios.

Jerry Jones (Dallas Cowboys): Los Jones siempre han demostrado tener buen olfato para generar ingresos. Primero fue el padre, quien vendió por una generosa cantidad la empresa Modern Security Life Insurance. Y posteriormente el actual dueño de los Cowboys, que aumentó su cuenta gracias al petróleo. Pese a ello el equipo de fútbol americano, donde hace y deshace a su antojo, ha demostrado ser una de sus mejores inversiones. Tras comprarlo en un mal momento durante 1989, Jones decidió destituir al mítico Tom Landry y sustituirlo por el que fuera su compañero en la universidad Jimmy Johnson. Juntos formaron durante años una excelente combinación y aunque está se rompió, el propietario ha seguido al frente de la que hoy en día es una de las franquicias deportivas más caras de Estados Unidos.

Familia Bowlen (Denver Broncos): La franquicia de Colorado se encuentra en una situación peculiar. Durante años Pat Bowlen, hombre que labró su riqueza como abogado entre otros menesteres y padre de siete hijos, se hizo cargo. Pero ante la perspectiva de que ninguno de sus vástagos estuviese lo suficientemente cualificado para agarrar el testigo, nombró un comité de expertos que tomara las riendas en caso de su muerte o de una enfermedad. El Alzhéimer hizo aparición y a este grupo no le quedó más remedio que entrar en acción. Ahora están al mando durante cinco años, periodo en el que se espera que surja algún hijo cualificado. Si no, se venderá. Parece que Brittany Bowlen, de veintiocho años, es la mejor colocada.

Martha Ford (Detroit Lions): En una ciudad vinculada tradicionalmente al motor, pocos apellidos hay menos aptos para dirigir un proyecto como este. Martha es nieta del fabricante de neumáticos Harvey Firestone mientras que el abuelo de su marido, ex dueño ya fallecido, era Henry Ford. La boda entre ambos fue considerada en su día como uno de los grandes eventos sociales en la historia de Akron. En principio William Clay Ford Jr. será quien le suceda.

Green Bay Packers, Inc (Green Bay Packers): Se trata del único equipo de la competición, y de las grandes ligas americanas, en el que los dueños son sus aficionados. En total hay 360.760 accionistas que se reparten 5.011.558 acciones no pudiendo ninguno de ellos tener en su haber más de 200.000. A cambio de su adquisición por doscientos cincuenta euros los socios obtienen privilegios como el derecho a voto, acceso a merchandising exclusivo y la posibilidad de acudir a una reunión anual. Además se prohíbe la reventa y en el caso de que alguien quiera deshacerse de su parte, deberá entregarla de nuevo al club recibiendo una fracción del desembolso inicial.

Robert C. McNair (Houston Texans): El fundador de los Texans pudo cumplir ese objetivo gracias, entre otras cosas, a vender su empresa generadora de energía Cogen Technologies a Enron en el año 1999. Ahora se encarga de gestionar The McNair Group, una firma financiera e inmobiliaria con base en Texas.

Jim Irsay (Indianapolis Colts): Su padre, perteneciente a una familia de judíos húngaros, compró los Colts con el dinero que obtuvo de vender su empresa de calefactores y aires acondicionados. Y en el caso de Jim, tras varios años empapándose del funcionamiento la entidad deportiva, acabó sentándose en el sillón de mando tras el fallecimiento de su progenitor. Desde entonces ha sido conocido entre otras cosas por sus esfuerzos para regular algunos aspectos del juego en el fútbol americano, por sus escarceos con las drogas y por su afición a la memorabilia. Esta le ha llevado a coleccionar guitarras de genios de la música como Elvis Presley, John Lennon, Paul McCartney, George Harrison o Prince.

Shahid Khan (Jacksonville Jaguars):  Pasar de fregar platos por un dólar con veinte a convertirse en uno de los doscientos veinticinco hombres más ricos del mundo según la última lista de Forbes le ha hecho ganarse el respeto de muchos. Originario de Pakistán, vio en los parachoques de los coches el elemento ideal para hacerse multimillonario intentando dar a las grandes marcas lo que estas pedían. Asimismo posee también el Fulham de fútbol.

Clark Hunt (Kansas City Chiefs): El petróleo está detrás del dinero de la familia Hunt y en el caso de Clark es la tercera generación de vida acomodada tras su abuelo y su padre. Fue este último, fallecido en 2009, quien fundó los Chiefs y, dado su amor por el deporte, quien se convirtió también en uno de los principales impulsores de la MLS de fútbol.

Alex Spanos (Los Ángeles Chargers): Aunque a sus noventa y cinco años no está implicado en el día a día, es él quien tiene las llaves. Hijo de inmigrantes griegos comenzó trabajando en la pastelería familiar, luego montó un ‘foodtruck’ de bocadillos y acabó fundando la mayor constructora de apartamentos del país. Por otro lado se convirtió en uno de los mayores donantes en la campaña de reelección de George Bush en el 2004.

Stan Kroenke (Los Ángeles Rams): De raíces alemanas, alcanzó grandes beneficios construyendo edificios de apartamentos y centros comerciales. A ello suma el hecho de ser uno de los mayores poseedores de tierras en Estados Unidos. En cuanto al deporte, más allá de los Rams tiene también poder en los Denver Nuggets de la NBA, en los Colorado Rapids de la MLS, en los Colorado Avalanche de la NHL y en los Colorado Mammoth de la NLL (lacrosse).

Stephen M. Ross (Miami Dolphins): El magnate inmobiliario se convirtió en uno de los referentes en el sector gracias a ‘The Related Companies’, complementando esa fuente de ingresos con otras como la cadena de gimnasios Equinox. Sus dólares no solo se quedan en el fútbol americano sino que es el mayor benefactor que jamás haya tenido en su historia de la Universidad de Michigan.

Zygi Wilf (Minnesota Vikings): De nuevo el negocio inmobiliario está detrás del éxito económico de otras de las franquicias de la NFL, esta vez el de la empresa ‘Garden Commercial Properties’. Con ella ha levantado casas y centros comerciales. Wilf es otro de los propietarios extranjeros de la NFL ya que nació en Alemania fruto de un matrimonio que sobrevivió al holocausto y emigró después.

Robert Kraft (New England Patriots): Contrariamente a lo que muchos puedan pensar por su apellido, nada tiene que ver con la multinacional alimentaria homónima. En su caso comenzó trabajando en la fábrica de envases de papel de su suegro antes de comprarla y crear ‘Internacional Forest Products’, centrada en los productos de papel y madera. Finalmente, y tras varios intentos, acabaría comprando los Patriots para hacerles un equipo ganador. También posee el New England Revolution de la MLS. 

Gayle Benson (New Orleans Saints): Tom Benson, que había llenado su caja fuerte con los billetes que le proporcionaban sus diversos concesionarios de coches, tuvo que batallar antes de morir para que los Saints de la NFL y los Pelicans de la NBA quedaran en mano de su viuda. Previamente esta había hecho carrera como decoradora de interiores.

John Mara y Steve Tisch (New York Giants): El abuelo de John compró los Giants en 1925 y años después el hijo de este le vendió el 50% a Bob Tisch, padre de Steve. Es por ello que ambos se reparten la propiedad. Mientras que Steve es un productor de éxito que ha participado en películas como Forrest Gump o American History X, su compañero de fatigas trabajó en la firma ‘Shea & Gould’ antes de centrarse en el conjunto neoyorquino.

Woody Johnson (New York Jets): Se trata de un dueño en la distancia. La explicación es que Johnson es actualmente el embajador estadounidense en el Reino Unido. A ello le ha ayudado su desahogada situación económica, impulsada por tratarse de uno de los herederos del imperio de Johnson&Johnson, levantado por su bisabuelo.

Mark Davis (Oakland Raiders): Al, su padre, alimentó a la familia como entrenador de fútbol americano llegando a dirigir como ‘head coach’ a los Raiders. Posteriormente acabaría adquiriendo una buena parte de la franquicia y a su muerte tanto su mujer Carol como su hijo Mark heredaron todo lo que él había conseguido.

Jeffrey Lurie (Philadelphia Eagles): Su abuelo fue el fundador de la ‘General Cinema Corporation’, uno de los grandes operadores de auto cines de Estados Unidos y que acabó evolucionando en un conglomerado. Allí fue ganando peso Jeffrey antes de poner en marcha su propia compañía, Chestnut Hill Productions. Tras intentar comprar los Patriots o los Rams, acabó haciéndose con los Eagles en 1994.

Art Rooney II (Pittsburgh Steelers): Representa a la tercera generación de la familia que está al frente de los Steelers tras recoger el legado de su padre Dan en el año 2003. Es el propio equipo el que les ha hecho ricos después de que Art Rooney Senior ‘The chief’, quien antecedió a los dos, fundara la franquicia en 1933.

Jed York (San Francisco 49ers): Si bien Jed es ahora el presidente no es menos cierto que el equipo fue pasando por manos de la familia DeBartolo hasta llegar a su madre. Todo comenzó cuando Eddie DeBartolo Sr. compró los 49ers a las viudas de los hermanos Morabito, los fundadores. Eddie padre, cuya fortuna procedía de la construcción de centros comerciales, dejó su ‘juguete’ en manos de Eddie hijo. Y este convirtió al conjunto de San Francisco en un referente de éxito y a sí mismo en uno de los mejores propietarios de la historia. Pero algunos problemas con la justicia hicieron que dejara todo en manos de su hermana Denise, madre de Jed.

Paul Allen (Seattle Seahawks):  Es inevitable, cada vez que se habla de Microsoft sale a la palestra como rosto visible el de Bill Gates. Y sin embargo, a su lado para poner en marcha la empresa y hasta que siguieron caminos distintos, estuvo también un más discreto Paul Allen. Gracias a ello es ahora una de las cincuenta personas más ricas del planeta. Convertido en uno de los millonarios que más dona a ONGs ha superado dos cánceres, es dueño también de los Portland Trail Blazers y posee parte de los Seattle Sounders, luce palmito en uno de los yates más impresionantes del mundo, presume de coleccionar aviones de guerra y se desenvuelve a las mil maravillas con la guitarra. Una vida repleta de experiencias.

Bryan Glazer (Tampa Bay Bucaneers): El apellido quizás les suene a los aficionados al fútbol por la cuota de importancia que tiene en el Manchester United, uno de los clubes más ricos del mundo. En el caso de Bryan es, junto a sus hermanos, el heredero de todo lo que compró su padre Malcolm incluida la entidad de Florida. En cuanto a los dólares que sirven para sustentar todo, proceden como en otros muchos casos de los bienes raíces.

Amy Adams Strunk (Tennessee Titans): Es la cabeza visible después de heredar los Titans en el año 2013 tras el fallecimiento de su padre Bud Adams, fundador de la franquicia. Conviene aclarar que esta no siempre estuvo en la ciudad ni se llamó así, pues es la heredera de los Oilers que pertenecían a Houston hasta su traslado.

Dan Snyder (Washington Redskins): En el año 1989 fundó junto a su hermana ‘Snyder Communications Inc.’ e hizo su agosto gracias a distintas estrategias de marketing. Gracias a esos ingresos consiguió apoderarse de los Redskins en el año 1999 tas comprárselos a Jack Kent Cook por ochocientos millones de dólares.

etiquetas: