_Baloncesto

Las incógnitas de España

El verano de 2020 se presentaba de manera ilusionante para la selección española. Como no podía ser de otra manera, teniendo en cuenta que era verano de Juegos Olímpicos y que la selección de Scariolo llegaba como campeona del mundo. La cita olímpica, si todo transcurre de manera positiva, será el verano próximo y España seguirá teniendo en su poder el título de mejor selección del mundo, por lo que también será un verano ilusionante.

Antes de llegar al torneo de Tokio, Jorge Garbajosa tiene un reto bastante importante por delante. La vinculación de Sergio Scariolo con la Federación termina este mismo año por lo que tendrán que llegar a un acuerdo para que el técnico italiano se siente en el banquillo en los JJOO. Parece que ambas partes están por la labor, pero, como el propio Sergio ha declarado, la labor de asistente en los Raptors y el poco tiempo que pasa con su familia compaginando ambos trabajos dificultan el acuerdo.

Si se confirma la continuidad del seleccionador, el siguiente punto a tratar será la disponibilidad de Pau Gasol. Partimos de la base de que, si está bien físicamente y quiere, va a ir. Para este verano ya era una incógnita, se ha pasado la temporada en blanco y no sabemos si se hubiera recuperado a tiempo o no para entrar en la convocatoria. Para el verano que viene se supone que estará sano, pero tendrá 40 años y habrá que ver en qué equipo ha jugado y a qué nivel. Pero repito, si está bien y quiere, irá.

Es de suponer que la base será la del equipo que hace menos de un año consiguió ganar la Copa del Mundo, aunque puede haber varias novedades que hagan subir el nivel del conjunto. En la cita de China no estuvieron jugadores como Sergio Rodríguez, Álex Abrines, Mirotić o Ibaka. Los dos últimos, que no pueden coincidir en la lista por el hecho de ser nacionalizados, no han estado en los últimos torneos y habría que ver su disponibilidad y la intención que tiene Scariolo de contar con ellos. Ibaka jugó por última vez en la Copa del Mundo de 2014 y Mirotić lo hizo en los de 2016. Desde entonces, un EuroBasket y un Mundobasket.

Si damos por buena la lista de 2019, tenemos pocos huecos que rellenar de cara al verano de 2021. Ricky, Llull, Rudy, Juancho, Claver, Oriola, Willy y Marc ocuparían ocho de las 12 disponibles. Tendrán que pelar mucho Colom, Rabaseda, Beirán y Pau Ribas. Los tres primeros fueron héroes de las ventanas, pero no contaron con mucho protagonismo en el mundial. Sí tuvo protagonismo en el título Pau Ribas, pero su participación en el Barça está siendo bastante escasa con Pešić optando por Hanga en la posición de ‘1’.

Para las plazas vacantes tenemos dos grupos de jugadores, los que por nivel deberían casi tener asegurada su plaza y los que, según el estado de forma y el nivel que muestren la temporada que viene, lucharán por tener posibilidades. En el primero están las grandes ausencias de China: Sergio Rodríguez, Pau Gasol y Álex Abrines. El último y visto su curso, casi que podría haber estado más cerca del segundo grupo, pero su categoría es innegable y va a tener otra temporada para volver a ser en el Barça el jugador que todos disfrutamos y que tenía hueco en la NBA. Situación similar viven Ibaka y, sobre todo, Mirotić. El hispano-montenegrino añadiría un punto de calidad en la posición de ala-pívot que ningún otro jugador puede aportar y la estabilidad personal que le ha aportado su regreso a Europa puede facilitar su vuelta a la selección.

En el segundo grupo, nos encontramos con varios veteranos y algunos jóvenes que pueden tener su oportunidad de acudir a unos Juegos Olímpicos. Todo dependerá de la confección de la convocatoria (Pau sí o no, la vuelta de Sergio y el papel de Ribas, si el posible regreso de Mirotić deja espacio para Willy y Oriola), pero ellos tienen la oportunidad de demostrarle a Scariolo que tienen nivel para estar. Los grandes beneficiados de que la cita se demore un año pueden ser los más jóvenes, jugadores como Alocén (y su progreso con Laso), Abalde (ya era una de mis opciones favoritas para este año) o el bloque nacional de Unicaja: Alberto Díaz, Brizuela, Jaime Fernández y la nueva aparición Rubén Guerrero.

Lo que está claro es que España afrontará el torneo con una plantilla de garantías y que la disponibilidad de ciertos jugadores marcará la confección final de la convocatoria. Una temporada completa es mucho tiempo y más teniendo en cuenta la incertidumbre actual. De aquí a unos meses podemos volver a hacer el mismo ejercicio y ver si andábamos desencaminados.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El verano de 2020 se presentaba de manera ilusionante para la selección española. Como no podía ser de otra manera, teniendo en cuenta que era verano de Juegos Olímpicos y que la selección de Scariolo llegaba como campeona del mundo. La cita olímpica, si todo transcurre de manera positiva, será el verano próximo y España seguirá teniendo en su poder el título de mejor selección del mundo, por lo que también será un verano ilusionante.

Antes de llegar al torneo de Tokio, Jorge Garbajosa tiene un reto bastante importante por delante. La vinculación de Sergio Scariolo con la Federación termina este mismo año por lo que tendrán que llegar a un acuerdo para que el técnico italiano se siente en el banquillo en los JJOO. Parece que ambas partes están por la labor, pero, como el propio Sergio ha declarado, la labor de asistente en los Raptors y el poco tiempo que pasa con su familia compaginando ambos trabajos dificultan el acuerdo.

Si se confirma la continuidad del seleccionador, el siguiente punto a tratar será la disponibilidad de Pau Gasol. Partimos de la base de que, si está bien físicamente y quiere, va a ir. Para este verano ya era una incógnita, se ha pasado la temporada en blanco y no sabemos si se hubiera recuperado a tiempo o no para entrar en la convocatoria. Para el verano que viene se supone que estará sano, pero tendrá 40 años y habrá que ver en qué equipo ha jugado y a qué nivel. Pero repito, si está bien y quiere, irá.

Es de suponer que la base será la del equipo que hace menos de un año consiguió ganar la Copa del Mundo, aunque puede haber varias novedades que hagan subir el nivel del conjunto. En la cita de China no estuvieron jugadores como Sergio Rodríguez, Álex Abrines, Mirotić o Ibaka. Los dos últimos, que no pueden coincidir en la lista por el hecho de ser nacionalizados, no han estado en los últimos torneos y habría que ver su disponibilidad y la intención que tiene Scariolo de contar con ellos. Ibaka jugó por última vez en la Copa del Mundo de 2014 y Mirotić lo hizo en los de 2016. Desde entonces, un EuroBasket y un Mundobasket.

Si damos por buena la lista de 2019, tenemos pocos huecos que rellenar de cara al verano de 2021. Ricky, Llull, Rudy, Juancho, Claver, Oriola, Willy y Marc ocuparían ocho de las 12 disponibles. Tendrán que pelar mucho Colom, Rabaseda, Beirán y Pau Ribas. Los tres primeros fueron héroes de las ventanas, pero no contaron con mucho protagonismo en el mundial. Sí tuvo protagonismo en el título Pau Ribas, pero su participación en el Barça está siendo bastante escasa con Pešić optando por Hanga en la posición de ‘1’.

Para las plazas vacantes tenemos dos grupos de jugadores, los que por nivel deberían casi tener asegurada su plaza y los que, según el estado de forma y el nivel que muestren la temporada que viene, lucharán por tener posibilidades. En el primero están las grandes ausencias de China: Sergio Rodríguez, Pau Gasol y Álex Abrines. El último y visto su curso, casi que podría haber estado más cerca del segundo grupo, pero su categoría es innegable y va a tener otra temporada para volver a ser en el Barça el jugador que todos disfrutamos y que tenía hueco en la NBA. Situación similar viven Ibaka y, sobre todo, Mirotić. El hispano-montenegrino añadiría un punto de calidad en la posición de ala-pívot que ningún otro jugador puede aportar y la estabilidad personal que le ha aportado su regreso a Europa puede facilitar su vuelta a la selección.

En el segundo grupo, nos encontramos con varios veteranos y algunos jóvenes que pueden tener su oportunidad de acudir a unos Juegos Olímpicos. Todo dependerá de la confección de la convocatoria (Pau sí o no, la vuelta de Sergio y el papel de Ribas, si el posible regreso de Mirotić deja espacio para Willy y Oriola), pero ellos tienen la oportunidad de demostrarle a Scariolo que tienen nivel para estar. Los grandes beneficiados de que la cita se demore un año pueden ser los más jóvenes, jugadores como Alocén (y su progreso con Laso), Abalde (ya era una de mis opciones favoritas para este año) o el bloque nacional de Unicaja: Alberto Díaz, Brizuela, Jaime Fernández y la nueva aparición Rubén Guerrero.

Lo que está claro es que España afrontará el torneo con una plantilla de garantías y que la disponibilidad de ciertos jugadores marcará la confección final de la convocatoria. Una temporada completa es mucho tiempo y más teniendo en cuenta la incertidumbre actual. De aquí a unos meses podemos volver a hacer el mismo ejercicio y ver si andábamos desencaminados.