_

Las bandas del City, la confianza para superar problemas

Esteban Gómez @MiRondo 17-02-2014

etiquetas:

Paco LÓPEZ

Paco LÓPEZFernandinho y Yaya Touré. Tantas luces encienden en ataque como sombras a sus espaldas. Esa medular es el foco más problemático de este Manchester City que aspira a ganar todo. Ninguno de los dos es un mediocentro al uso pero eso ya lo trataremos en otro texto. Es tan evidente que el medio del City no ha sujetado en ninguno de los partidos exigentes que centra todas las miradas, pero este equipo tiene otra debilidad defensiva clara que ya explotó Mourinho hace poco.

Nadie de los citizen quiere calmar el ritmo de los partidos para ganar, se lo pasan mejor corriendo. Saben que los jugadores que juntan arriba son superiores a cualquier defensa rival y juegan con ello. Pero llega la pérdida y toca sufrir. Varios de los puntos que han volado del casillero skyblue han salido por las bandas.

La banda izquierda: talento y riesgo
Una de las debilidades de este equipo se da cuando David Silva parte desde la izquierda, posición adoptada a raíz de la lesión de Nasri. El canario pide ir al medio, en cada balón, y tiene libertad para hacerlo, pero sin balón le cuesta aportar. No es casualidad que los rivales del Manchester City sobrecarguen este costado para atacar (en 8 de los últimos 11 encuentros el rival atacó más por la banda izquierda del City de Kolarov o Clichy que por el centro o la derecha. Datos vía WhoScored). Las recientes exhibiciones de Nathan Redmond, Craig Noone y Branislav Ivanovic frente al City no son una mera casualidad.

La distancia entre Kolarov, afianzado ya en el lateral, y Silva da una vía de escape al rival. El Chelsea dio una exhibición en el Etihad por culpa de Hazard, principalmente, y de la superioridad que creó en su costado derecho: Ivanovic subió más de lo esperado y junto a Ramires conseguían superioridad contra Kolarov, en especial en el juego aéreo.


Al Chelsea no le hizo falta sacar el balón desde atrás sino subir al serbio a la espalda de Silva


Adebayor también buscó ir a la banda izquierda para el juego aéreo pero no tuvo éxito. Mapa de sus suelos aéreos en el Tottenham vs Man City (vía Squawka)

Contra el Cardiff City fue Craig Noone el que puso la emoción, pero de una forma distinta. Cogió el balón, arrancó y no encontraba oposición. En parte al City le cuesta defender estas acciones porque sus laterales jamás contarán con la ayuda de los mediocentros y en el caso del costado zurdo puede que tampoco con la de Silva si está en banda.


(Posiciones medias del Manchester City vs Cardiff City (vía WhoScored): Kolarov '13' de los azules con toda la banda para él, Noone el '16' de los naranjas)

En la banda izquierda puede existir una clave para la eliminatoria contra el Barça. Más allá de la aportación defensiva, este equipo ha demostrado sufrir en otras facetas. Contra el Bayern de Munich tuvieron dos tazas de Thomas Müller. Cierto que para leer las diagonales hay pocos como el alemán, pero a espaldas del lateral izquierdo (en la ida Clichy, en la vuelta Kolarov) le hicieron más fácil mantener ese promedio de gol por cada noche importante. Los dos goles con envío preciso de Dante. El Barcelona ahí con Alexis Sánchez al espacio -Thomas Müller o Theo Walcott ya han enseñado el camino en el Etihad- puede tener un recurso para mezclar con acciones más calmadas, de más pases horizontales:

Pero no todo va a ser malo. Pellegrini ha alterado su postura respecto a Kolarov, el serbio ha sentado a Clichy. En primer lugar porque defensivamente con la papeleta que ya hemos explicado, Kolarov se desenvuelve mejor y es más agresivo para recuperar. Otro motivo de peso es que en ataque entiende mejor lo que pide de equipo. La tercera razón es que es bastante mejor. Kolarov en ataque está sólo cuando se le necesita. Silva va al medio y el equipo toca más por derecha, pero aparece Kolarov rompe y siempre encuentra el espacio para centrar. Una inteligencia superlativa que con gente como Negredo, Dzeko, Jovetic o Yaya en el área da partidos. Su sociedad con Silva en ataque es brillante y no tiene problemas para ser el extremo del equipo si es necesario. Además mejora al conjunto en el juego aéreo y su zurda puede solucionar la papeleta a balón parado.

Ahí es donde Silva es el mejor, con Kolarov tapando toda la banda el canario es magia. Físicamente ha mejorado desde que llegó a la Premier, pero no ha perdido un ápice de talento para esconder el balón a veinte metros del campo rival, para leer cuando los jugadores de banda tienen ventaja y, sobre todo, no se le escapa un desmarque dentro del área. Una amenaza constante ya que defender muy replegado contra él no te asegura nada.

Zabaleta-Navas: La facilidad hecha banda
Pablo Zabaleta y Jesús Navas son una dupla con menos capacidad para encontrar soluciones con el balón en los pies si están presionados en su campo, pero son la ‘simplicidad’ necesaria en este equipo. Partiendo de la base de que Pellegrini dispone de muchas opciones en tres cuartos y que no es raro pensar en 4-2-3-1, en lugar del 4-4-2 habitual, Jesús Navas actualmente debe ser titular en cualquiera de esos esquemas.

Jesús Navas ahora mismo es la forma más fácil de generar ventajas arriba. Cuando el Manchester City está atascado tiene dos vías más que provechosas: juego aéreo a sus fornidos puntas o balón a Navas y que él finte y avance metros. Como si fuera fútbol americano, Navas ahora te asegura varias yardas en cada carrera. Además pasan los años y todavía impresiona la facilidad que tiene para sacar un centro de donde no había nada. Para parar a Navas presumiblemente estará Jordi Alba. El lateral izquierdo no es un especialista defensivo ni mucho menos y necesitará de ayudas. Tanto en estático regateando como buscando la espalda de Jordi Alba parece que Navas debe estar en el once. Además su entendimiento con el siempre voluntarioso Zabaleta va a más. El argentino está destacando por aparecer en carrera más que por esperar el balón y junto con Navas pueden aprovechar la superioridad en ese aspecto.

En defensa Jesús Navas y Pablo Zabaleta aseguran mejor funcionamiento. Se ayudan más, trabajan en toda la banda y aguantan un ritmo más alto. Aun así han demostrado una debilidad significativa. A Navas y Zabaleta les viene peor el juego del Luke Shaw y Jay Rodríguez, por ejemplo, que el de jugadores superiores como Jordi Alba y Pedro. Si a Zabaleta y a Navas les pides defender cerca de la cal están 'cómodos' pero si en una misma banda uno de los dos atacantes busca posiciones interiores se descomponen. La pareja del Southampton da esa versatilidad, ni decir tiene que Ribery y los apoyos interiores de Alaba fueron un dolor de cabeza. Por eso Martino debería apostar por permutas de Cesc e Iniesta cerca de esa banda y con Jordi Alba entrando pegado a cal. Aunque esta fórmula ha sido la menos frecuente en el Tata.

Al fin y al cabo las bandas del Manchester City, lejos de funcionar a pleno rendimiento atrás, si algo han demostrado es que por muy malo que sea su partido (ejemplo en la derrota 0-1 contra el Chelsea) son capaces de crear una lluvia de centros. Y actualmente no hay otro central en el estado de forma de Gary Cahill para defender ese juego (se vio obligado a realizar 8 despejes dentro de su área frente al City). Todo ello sumando el poderío aéreo del City y la capacidad del Barça para ese juego hace que las cartas estén sobre la mesa y los neutrales no aguantemos más para ver estos 180' (sino más) de espectáculo.


Los despejes de un pluriempleado Gary Cahill en el Etihad. 0-1 en Premier League (vía Squawka)

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Paco LÓPEZFernandinho y Yaya Touré. Tantas luces encienden en ataque como sombras a sus espaldas. Esa medular es el foco más problemático de este Manchester City que aspira a ganar todo. Ninguno de los dos es un mediocentro al uso pero eso ya lo trataremos en otro texto. Es tan evidente que el medio del City no ha sujetado en ninguno de los partidos exigentes que centra todas las miradas, pero este equipo tiene otra debilidad defensiva clara que ya explotó Mourinho hace poco.

Nadie de los citizen quiere calmar el ritmo de los partidos para ganar, se lo pasan mejor corriendo. Saben que los jugadores que juntan arriba son superiores a cualquier defensa rival y juegan con ello. Pero llega la pérdida y toca sufrir. Varios de los puntos que han volado del casillero skyblue han salido por las bandas.

La banda izquierda: talento y riesgo
Una de las debilidades de este equipo se da cuando David Silva parte desde la izquierda, posición adoptada a raíz de la lesión de Nasri. El canario pide ir al medio, en cada balón, y tiene libertad para hacerlo, pero sin balón le cuesta aportar. No es casualidad que los rivales del Manchester City sobrecarguen este costado para atacar (en 8 de los últimos 11 encuentros el rival atacó más por la banda izquierda del City de Kolarov o Clichy que por el centro o la derecha. Datos vía WhoScored). Las recientes exhibiciones de Nathan Redmond, Craig Noone y Branislav Ivanovic frente al City no son una mera casualidad.

La distancia entre Kolarov, afianzado ya en el lateral, y Silva da una vía de escape al rival. El Chelsea dio una exhibición en el Etihad por culpa de Hazard, principalmente, y de la superioridad que creó en su costado derecho: Ivanovic subió más de lo esperado y junto a Ramires conseguían superioridad contra Kolarov, en especial en el juego aéreo.


Al Chelsea no le hizo falta sacar el balón desde atrás sino subir al serbio a la espalda de Silva


Adebayor también buscó ir a la banda izquierda para el juego aéreo pero no tuvo éxito. Mapa de sus suelos aéreos en el Tottenham vs Man City (vía Squawka)

Contra el Cardiff City fue Craig Noone el que puso la emoción, pero de una forma distinta. Cogió el balón, arrancó y no encontraba oposición. En parte al City le cuesta defender estas acciones porque sus laterales jamás contarán con la ayuda de los mediocentros y en el caso del costado zurdo puede que tampoco con la de Silva si está en banda.


(Posiciones medias del Manchester City vs Cardiff City (vía WhoScored): Kolarov '13' de los azules con toda la banda para él, Noone el '16' de los naranjas)

En la banda izquierda puede existir una clave para la eliminatoria contra el Barça. Más allá de la aportación defensiva, este equipo ha demostrado sufrir en otras facetas. Contra el Bayern de Munich tuvieron dos tazas de Thomas Müller. Cierto que para leer las diagonales hay pocos como el alemán, pero a espaldas del lateral izquierdo (en la ida Clichy, en la vuelta Kolarov) le hicieron más fácil mantener ese promedio de gol por cada noche importante. Los dos goles con envío preciso de Dante. El Barcelona ahí con Alexis Sánchez al espacio -Thomas Müller o Theo Walcott ya han enseñado el camino en el Etihad- puede tener un recurso para mezclar con acciones más calmadas, de más pases horizontales:

Pero no todo va a ser malo. Pellegrini ha alterado su postura respecto a Kolarov, el serbio ha sentado a Clichy. En primer lugar porque defensivamente con la papeleta que ya hemos explicado, Kolarov se desenvuelve mejor y es más agresivo para recuperar. Otro motivo de peso es que en ataque entiende mejor lo que pide de equipo. La tercera razón es que es bastante mejor. Kolarov en ataque está sólo cuando se le necesita. Silva va al medio y el equipo toca más por derecha, pero aparece Kolarov rompe y siempre encuentra el espacio para centrar. Una inteligencia superlativa que con gente como Negredo, Dzeko, Jovetic o Yaya en el área da partidos. Su sociedad con Silva en ataque es brillante y no tiene problemas para ser el extremo del equipo si es necesario. Además mejora al conjunto en el juego aéreo y su zurda puede solucionar la papeleta a balón parado.

Ahí es donde Silva es el mejor, con Kolarov tapando toda la banda el canario es magia. Físicamente ha mejorado desde que llegó a la Premier, pero no ha perdido un ápice de talento para esconder el balón a veinte metros del campo rival, para leer cuando los jugadores de banda tienen ventaja y, sobre todo, no se le escapa un desmarque dentro del área. Una amenaza constante ya que defender muy replegado contra él no te asegura nada.

Zabaleta-Navas: La facilidad hecha banda
Pablo Zabaleta y Jesús Navas son una dupla con menos capacidad para encontrar soluciones con el balón en los pies si están presionados en su campo, pero son la ‘simplicidad’ necesaria en este equipo. Partiendo de la base de que Pellegrini dispone de muchas opciones en tres cuartos y que no es raro pensar en 4-2-3-1, en lugar del 4-4-2 habitual, Jesús Navas actualmente debe ser titular en cualquiera de esos esquemas.

Jesús Navas ahora mismo es la forma más fácil de generar ventajas arriba. Cuando el Manchester City está atascado tiene dos vías más que provechosas: juego aéreo a sus fornidos puntas o balón a Navas y que él finte y avance metros. Como si fuera fútbol americano, Navas ahora te asegura varias yardas en cada carrera. Además pasan los años y todavía impresiona la facilidad que tiene para sacar un centro de donde no había nada. Para parar a Navas presumiblemente estará Jordi Alba. El lateral izquierdo no es un especialista defensivo ni mucho menos y necesitará de ayudas. Tanto en estático regateando como buscando la espalda de Jordi Alba parece que Navas debe estar en el once. Además su entendimiento con el siempre voluntarioso Zabaleta va a más. El argentino está destacando por aparecer en carrera más que por esperar el balón y junto con Navas pueden aprovechar la superioridad en ese aspecto.

En defensa Jesús Navas y Pablo Zabaleta aseguran mejor funcionamiento. Se ayudan más, trabajan en toda la banda y aguantan un ritmo más alto. Aun así han demostrado una debilidad significativa. A Navas y Zabaleta les viene peor el juego del Luke Shaw y Jay Rodríguez, por ejemplo, que el de jugadores superiores como Jordi Alba y Pedro. Si a Zabaleta y a Navas les pides defender cerca de la cal están 'cómodos' pero si en una misma banda uno de los dos atacantes busca posiciones interiores se descomponen. La pareja del Southampton da esa versatilidad, ni decir tiene que Ribery y los apoyos interiores de Alaba fueron un dolor de cabeza. Por eso Martino debería apostar por permutas de Cesc e Iniesta cerca de esa banda y con Jordi Alba entrando pegado a cal. Aunque esta fórmula ha sido la menos frecuente en el Tata.

Al fin y al cabo las bandas del Manchester City, lejos de funcionar a pleno rendimiento atrás, si algo han demostrado es que por muy malo que sea su partido (ejemplo en la derrota 0-1 contra el Chelsea) son capaces de crear una lluvia de centros. Y actualmente no hay otro central en el estado de forma de Gary Cahill para defender ese juego (se vio obligado a realizar 8 despejes dentro de su área frente al City). Todo ello sumando el poderío aéreo del City y la capacidad del Barça para ese juego hace que las cartas estén sobre la mesa y los neutrales no aguantemos más para ver estos 180' (sino más) de espectáculo.


Los despejes de un pluriempleado Gary Cahill en el Etihad. 0-1 en Premier League (vía Squawka)

etiquetas:

Paco LÓPEZ