_Balonmano

Lara González: “Mi objetivo es alcanzar como mínimo las semifinales”

Adrià Campmany @campmany_adria 18-11-2021

La vida a veces es caprichosa. Uno de los pabellones que Lara González tuvo que visitar como jugadora del Santa Pola (Alicante), donde dio sus primeros pasos en el balonmano, fue el de Torrevieja. Nunca habría imaginado que años después volvería a aquel pabellón para jugar un Mundial. Lara, jugadora del Paris 92 francés, será una de las Guerreras que estará en el Mundial femenino de balonmano, que se celebrará en España entre el 2 y el 19 de diciembre. Sphera Sports habló con Lara en el programa de Twitch ‘Guerreras a Escena’.

¿Estás nerviosa?

Queda muy poco para que arranque el Mundial. Ahora mismo estoy recuperándome y volviendo a los entrenamientos. Tuve una lesión muscular que me ha tenido apartada de las pistas un mes y medio y estoy con ganas de volver a competir. 

¿Cómo te encuentras a nivel físico y mental? La lesión llegó en un momento inoportuno.

Estaba en un buen momento de forma antes de lesionarme, aunque es cierto que llevábamos una carga de partidos importante. Empalmamos una temporada con otra y los Juegos. No hemos tenido descanso. Durante este tiempo he intentado seguir entrenando en las mejores condiciones posibles. Me lo tomo con paciencia. Voy día a día y las sensaciones actuales son buenas. Es duro de digerir porque es una lesión a las puertas de un Mundial, así que me lo tomo día a día.

Eres uno de los pesos pesados de las Guerreras…

Bueno… Sí que es cierto que ya empiezo a entrar en el grupo de las veteranas. Al final son ya 10 años con la Selección. Creo que asumo liderazgo sobre todo en la faceta defensiva.

¿Pisan fuerte las chicas que vienen de atrás?

¡Sí! Tienen mucho desparpajo y no les puede la presión. Estamos en un momento en el que confluyen dos generaciones. Además, se está llevando a cabo un proyecto que permite a las jugadoras que no son tan habituales en las concentraciones adaptarse al sistema y que no les venga todo de nuevo.

¿Qué significa jugar un Mundial en España? Además, una de las sedes es Torrevieja, cerca de Santa Pola.

Es algo que solo se vive una vez, si es que se vive. Debemos afrontarlo como unas privilegiadas porque es algo que no volveremos a vivir. Para todas es un Mundial muy especial, pero en mi caso lo viviré muy cerca, en casa. En Torrevieja jugué cuando era pequeña, en etapas de formación. No me sorprendió que vayamos a jugar allí, pero sí que vaya a ser nuestra sede, la del grupo H. En Torrevieja se está haciendo un gran trabajo con el balonmano femenino. Ilusiona mucho jugar allí.

¿Habéis tenido incertidumbre por las restricciones de aforo que podía haber por la pandemia?

Por suerte, en los últimos meses la cosa está mejor. En Francia se empiezan a ver los pabellones llenos. Se echaba mucho de menos el público. Haber tenido que jugar unos Juegos Olímpicos a puerta cerrada… Se notaba mucho. Se escuchaba hasta el ruido de las zapatillas. En la concentración de octubre ya jugamos con público y los pabellones estaban llenos, y eso es un aliciente.

Os habrán venido memorias del último Mundial…

El pasado Mundial fue una de las experiencias más bonitas que hemos tenido con la Selección. Por cómo lo vivimos nosotras desde dentro pero también por lo que nos contaron después. Estábamos en una burbuja y nos encontramos que la gente lo había disfrutado. Estábamos allí y no éramos muy conscientes de ello. La gente nos apoyó mucho. Ojalá vuelva a suceder en este Mundial.

En aquel Mundial definitivamente las Guerreras eganchasteis a la gente. Hubo un gran seguimiento.

El desenlace de la final fue duro. Recuerdo la incertidumbre de no ser consciente de lo que había pasado. Con este Mundial vamos a revivir esas sensaciones y querremos sacarnos esa espinita. Pero echamos la vista atrás y sentimos orgullo por lo que hicimos. Es un Mundial, es muy complicado. La alta competición es muy complicada. En los Juegos realmente competimos. No nos salieron las cosas como habríamos deseado, pero estuvimos allí y competimos.

¿Hasta qué punto os fuisteis de Tokyo con la decepción de no superar la fase de grupo?

Hay que ser conscientes también de las condiciones con las que llegaba el equipo a los Juegos. Al pasado Mundial llegamos mejor. Hubo factores de la pandemia y de lesiones que hicieron que no estuviéramos a nuestro mejor nivel.

¿Y en qué momento creéis que llegáis a este Mundial?

En un momento de tránsito. Ha habido un cambio en el staff. El equipo llega en un momento de mayor madurez por lo que se ha vivido en los Juegos Olímpicos.

¿Os habéis planteado algún objetivo para este Mundial?

No hemos hablado demasiado porque estábamos concentradas con la clasificación para el Europeo. Es algo que empezará a raíz de la concentración, pero mi objetivo a nivel personal es jugar las semifinales como mínimo.

Contenido patrocinado por Iberdrola

Imagen de cabecera: Getty Images

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La vida a veces es caprichosa. Uno de los pabellones que Lara González tuvo que visitar como jugadora del Santa Pola (Alicante), donde dio sus primeros pasos en el balonmano, fue el de Torrevieja. Nunca habría imaginado que años después volvería a aquel pabellón para jugar un Mundial. Lara, jugadora del Paris 92 francés, será una de las Guerreras que estará en el Mundial femenino de balonmano, que se celebrará en España entre el 2 y el 19 de diciembre. Sphera Sports habló con Lara en el programa de Twitch ‘Guerreras a Escena’.

¿Estás nerviosa?

Queda muy poco para que arranque el Mundial. Ahora mismo estoy recuperándome y volviendo a los entrenamientos. Tuve una lesión muscular que me ha tenido apartada de las pistas un mes y medio y estoy con ganas de volver a competir. 

¿Cómo te encuentras a nivel físico y mental? La lesión llegó en un momento inoportuno.

Estaba en un buen momento de forma antes de lesionarme, aunque es cierto que llevábamos una carga de partidos importante. Empalmamos una temporada con otra y los Juegos. No hemos tenido descanso. Durante este tiempo he intentado seguir entrenando en las mejores condiciones posibles. Me lo tomo con paciencia. Voy día a día y las sensaciones actuales son buenas. Es duro de digerir porque es una lesión a las puertas de un Mundial, así que me lo tomo día a día.

Eres uno de los pesos pesados de las Guerreras…

Bueno… Sí que es cierto que ya empiezo a entrar en el grupo de las veteranas. Al final son ya 10 años con la Selección. Creo que asumo liderazgo sobre todo en la faceta defensiva.

¿Pisan fuerte las chicas que vienen de atrás?

¡Sí! Tienen mucho desparpajo y no les puede la presión. Estamos en un momento en el que confluyen dos generaciones. Además, se está llevando a cabo un proyecto que permite a las jugadoras que no son tan habituales en las concentraciones adaptarse al sistema y que no les venga todo de nuevo.

¿Qué significa jugar un Mundial en España? Además, una de las sedes es Torrevieja, cerca de Santa Pola.

Es algo que solo se vive una vez, si es que se vive. Debemos afrontarlo como unas privilegiadas porque es algo que no volveremos a vivir. Para todas es un Mundial muy especial, pero en mi caso lo viviré muy cerca, en casa. En Torrevieja jugué cuando era pequeña, en etapas de formación. No me sorprendió que vayamos a jugar allí, pero sí que vaya a ser nuestra sede, la del grupo H. En Torrevieja se está haciendo un gran trabajo con el balonmano femenino. Ilusiona mucho jugar allí.

¿Habéis tenido incertidumbre por las restricciones de aforo que podía haber por la pandemia?

Por suerte, en los últimos meses la cosa está mejor. En Francia se empiezan a ver los pabellones llenos. Se echaba mucho de menos el público. Haber tenido que jugar unos Juegos Olímpicos a puerta cerrada… Se notaba mucho. Se escuchaba hasta el ruido de las zapatillas. En la concentración de octubre ya jugamos con público y los pabellones estaban llenos, y eso es un aliciente.

Os habrán venido memorias del último Mundial…

El pasado Mundial fue una de las experiencias más bonitas que hemos tenido con la Selección. Por cómo lo vivimos nosotras desde dentro pero también por lo que nos contaron después. Estábamos en una burbuja y nos encontramos que la gente lo había disfrutado. Estábamos allí y no éramos muy conscientes de ello. La gente nos apoyó mucho. Ojalá vuelva a suceder en este Mundial.

En aquel Mundial definitivamente las Guerreras eganchasteis a la gente. Hubo un gran seguimiento.

El desenlace de la final fue duro. Recuerdo la incertidumbre de no ser consciente de lo que había pasado. Con este Mundial vamos a revivir esas sensaciones y querremos sacarnos esa espinita. Pero echamos la vista atrás y sentimos orgullo por lo que hicimos. Es un Mundial, es muy complicado. La alta competición es muy complicada. En los Juegos realmente competimos. No nos salieron las cosas como habríamos deseado, pero estuvimos allí y competimos.

¿Hasta qué punto os fuisteis de Tokyo con la decepción de no superar la fase de grupo?

Hay que ser conscientes también de las condiciones con las que llegaba el equipo a los Juegos. Al pasado Mundial llegamos mejor. Hubo factores de la pandemia y de lesiones que hicieron que no estuviéramos a nuestro mejor nivel.

¿Y en qué momento creéis que llegáis a este Mundial?

En un momento de tránsito. Ha habido un cambio en el staff. El equipo llega en un momento de mayor madurez por lo que se ha vivido en los Juegos Olímpicos.

¿Os habéis planteado algún objetivo para este Mundial?

No hemos hablado demasiado porque estábamos concentradas con la clasificación para el Europeo. Es algo que empezará a raíz de la concentración, pero mi objetivo a nivel personal es jugar las semifinales como mínimo.

Contenido patrocinado por Iberdrola

Imagen de cabecera: Getty Images