_Atlético

La voluntad es la clave

Marcos Pimentel @PimenMarcos77 18-01-2023

A falta de su oficialidad, es prácticamente un hecho la salida de Memphis Depay rumbo al Atlético de Madrid. Las últimas informaciones hablan de un precio que ronda los 3-5 millones de euros por el traspaso del futbolista, aunque algunas fuentes aseguran que sería una cesión con opción de compra obligatoria a final de temporada, lo que viene siendo lo mismo que un fichaje. Además, el Atlético le ofrecería un contrato por dos temporadas más (la que viene y otra).

Si bien parece un regalo, hay varios motivos por los que el Barça está a punto de cerrar esta venta. El primero, seguramente el más importante, la voluntad de salir del jugador. Ante la falta de minutos, Memphis habría pedido salir del club como ya hizo en el pasado mercado de verano, en el que -se dice- pedía la carta de libertad para irse gratis. En este caso también se llegó a decir que se iría gratis, pero los últimos reportes hablan de la cantidad significativa anteriormente mencionada. Cumplir la voluntad del jugador no es solo una muestra de buena fe hacia él, que también, sino que mantener a un jugador que es sabido que se quiere ir no parece una gran idea. En un vestuario que pretende ser una familia, estar todos unidos y felices y demostrar confianza y amor por un escudo, este tipo de perfil puede desestabilizar y crispar los ánimos.

En ningún caso esto es una crítica hacia Memphis sino todo lo contrario. El neerlandés llegó al Barça en un momento trágico para la institución y a coste cero, motivado por el reto de levantar al club y compartir equipo con sus compatriotas Ronald Koeman y Frenkie de Jong. Ese año fue el máximo goleador del equipo junto con Aubameyang (13), y hay que tener en cuenta que se perdió muchos partidos por problemas físicos. El segundo motivo por el que tiene sentido la operación es porque Memphis termina contrato al final de esta temporada. Xavi Hernández no cuenta con él más que para minutos residuales y, aunque diga que no quiere que salga nadie del equipo en este mercado, es cierto que la marcha de Memphis no afectará demasiado a sus planes, al menos no al plan A ni al plan B. En lo que va de temporada ha participado solamente en cuatro partidos: dos de Liga, uno de Champions y otro de Copa del Rey. Pongamos que de aquí a final de temporada participa en otros cuatro y después se marcha libre. Tiene bastante sentido aceptar 3-5 millones por él ahora, ¿no?

Como culé me da pena que este sea el final de la historia de Memphis con el Barça y más todavía cuando se va a un rival directo. Las anteriores operaciones entre Barcelona y Atleti no han terminado saliendo demasiado bien para los catalanes, quizá esta cambie la historia. Tampoco es un deseo de que le vaya mal con los ‘colchoneros’, simplemente basta con que no les haga campeones de Liga como pasó con Villa o Suárez.

Cuando llegó Memphis al Barça sabíamos que no era una mega estrella mundial, pero las expectativas estaban más altas de lo que terminó siendo, en parte por lo bien que lo había hecho en Lyon y en parte por la extrema necesidad que tenía el club por aquel entonces. Ahora, Barça y Memphis separan sus caminos en lo que ojalá sea un cambio positivo para ambos. En lo que respecta al hueco que deja el neerlandés en la plantilla, se presentan dos opciones: traer a un refuerzo que ocupe su lugar (se hablaba del regreso de Aubameyang) o jugar con el margen salarial de su marcha para alguna renovación necesaria -como la de Balde, muy necesaria- y darle más oportunidades a algún delantero de la cantera. Si me preguntan, yo me decanto por la segunda opción, no tengo dudas, aunque todo depende de lo económico, como siempre.

Imagen de cabecera: Getty Images

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

A falta de su oficialidad, es prácticamente un hecho la salida de Memphis Depay rumbo al Atlético de Madrid. Las últimas informaciones hablan de un precio que ronda los 3-5 millones de euros por el traspaso del futbolista, aunque algunas fuentes aseguran que sería una cesión con opción de compra obligatoria a final de temporada, lo que viene siendo lo mismo que un fichaje. Además, el Atlético le ofrecería un contrato por dos temporadas más (la que viene y otra).

Si bien parece un regalo, hay varios motivos por los que el Barça está a punto de cerrar esta venta. El primero, seguramente el más importante, la voluntad de salir del jugador. Ante la falta de minutos, Memphis habría pedido salir del club como ya hizo en el pasado mercado de verano, en el que -se dice- pedía la carta de libertad para irse gratis. En este caso también se llegó a decir que se iría gratis, pero los últimos reportes hablan de la cantidad significativa anteriormente mencionada. Cumplir la voluntad del jugador no es solo una muestra de buena fe hacia él, que también, sino que mantener a un jugador que es sabido que se quiere ir no parece una gran idea. En un vestuario que pretende ser una familia, estar todos unidos y felices y demostrar confianza y amor por un escudo, este tipo de perfil puede desestabilizar y crispar los ánimos.

En ningún caso esto es una crítica hacia Memphis sino todo lo contrario. El neerlandés llegó al Barça en un momento trágico para la institución y a coste cero, motivado por el reto de levantar al club y compartir equipo con sus compatriotas Ronald Koeman y Frenkie de Jong. Ese año fue el máximo goleador del equipo junto con Aubameyang (13), y hay que tener en cuenta que se perdió muchos partidos por problemas físicos. El segundo motivo por el que tiene sentido la operación es porque Memphis termina contrato al final de esta temporada. Xavi Hernández no cuenta con él más que para minutos residuales y, aunque diga que no quiere que salga nadie del equipo en este mercado, es cierto que la marcha de Memphis no afectará demasiado a sus planes, al menos no al plan A ni al plan B. En lo que va de temporada ha participado solamente en cuatro partidos: dos de Liga, uno de Champions y otro de Copa del Rey. Pongamos que de aquí a final de temporada participa en otros cuatro y después se marcha libre. Tiene bastante sentido aceptar 3-5 millones por él ahora, ¿no?

Como culé me da pena que este sea el final de la historia de Memphis con el Barça y más todavía cuando se va a un rival directo. Las anteriores operaciones entre Barcelona y Atleti no han terminado saliendo demasiado bien para los catalanes, quizá esta cambie la historia. Tampoco es un deseo de que le vaya mal con los ‘colchoneros’, simplemente basta con que no les haga campeones de Liga como pasó con Villa o Suárez.

Cuando llegó Memphis al Barça sabíamos que no era una mega estrella mundial, pero las expectativas estaban más altas de lo que terminó siendo, en parte por lo bien que lo había hecho en Lyon y en parte por la extrema necesidad que tenía el club por aquel entonces. Ahora, Barça y Memphis separan sus caminos en lo que ojalá sea un cambio positivo para ambos. En lo que respecta al hueco que deja el neerlandés en la plantilla, se presentan dos opciones: traer a un refuerzo que ocupe su lugar (se hablaba del regreso de Aubameyang) o jugar con el margen salarial de su marcha para alguna renovación necesaria -como la de Balde, muy necesaria- y darle más oportunidades a algún delantero de la cantera. Si me preguntan, yo me decanto por la segunda opción, no tengo dudas, aunque todo depende de lo económico, como siempre.

Imagen de cabecera: Getty Images

_Atlético

La voluntad es la clave

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
18-01-2023