_Motociclismo

La última vez en Sachsenring que no ganó Marc Márquez

En el deporte de élite hemos conocido diversas rachas de imbatibilidad que resultan insultantes incluso pensar en realizarlas en un videojuego en dificultad fácil. La del Bayern en la Bundesliga, la de Lewis Hamilton en la Fórmula 1 y la de Rafa Nadal en Roland Garros son algunas de las más recientes que le han quitado un poco la emoción a sus competiciones, respectivamente. Un poco aquello del tópico de que el fútbol es once contra once y siempre gana Alemania.

Aunque, sinceramente, creo que no existe un dominio tan fuera de cualquier tipo de sentido como el de Marc Márquez en el Gran Premio de Alemania, en el circuito de Sachsenring. El ‘93’ ha ganado en la categoría que ha competido de forma ininterrumpida desde el año 2010 hasta el 2021. Once victorias consecutivas -la edición de 2020 se canceló a causa del Coronavirus- que pondrán fin a una racha que, probablemente, no volvamos a ver jamás en el motociclismo. Una victoria en Moto3, dos en Moto2 y ocho en MotoGP pero, ¿qué fue del último Gran Premio de Alemania antes de Marc Márquez? Tenemos que remontarnos a la temporada 2009…

En la categoría reina estamos en la temporada del último título mundial de Valentino Rossi. De hecho, aquella carrera en Sachsenring se la llevó el ‘46’ por delante de Jorge Lorenzo, Dani Pedrosa y Casey Stoner. Casi nada. La mejor era de la historia de MotoGP y no lo sabíamos. Andrea Dovizioso es el único superviviente de aquella temporada en la parrilla actual. Aunque aquella no fuese su mejor carrera, puesto que se fue al suelo en la quinta vuelta. Como curiosidad cabe destacar la presencia de una Kawasaki en la parrilla; la de Marco Melandri, que logró una meritoria séptima plaza.

En la categoría intermedia, por aquel entonces todavía 250cc, el vencedor fue Marco Simoncelli, que ya encaraba su salto a la categoría reina como uno de los talentos más prometedores del momento. Segundo fue Álex Debón y el podio lo cerró un Álvaro Bautista que, a día de hoy, lucha por el título de Superbikes. Cabe destacar que Aleix Espargaró fue séptimo y que ya era piloto Aprilia en el año 2009, lo que seguro que no imaginaba es que sería el primer ganador de la historia de la marca italiana en la categoría reina más de una década después. Como curiosidad hay que decir que ningún piloto de la actual parrilla de Moto2 ya competía en 250cc en 2009, aunque por tan solo un año de diferencia puesto que Thomas Luthi se retiró al término de la pasada temporada.

Por último, nos vamos a la categoría pequeña: 125cc. Tuvimos un podio completamente español en esa carrera con Julián Simón como ganador, Sergio Gadea fue segundo y Joan Olivé completó el cajón. En este caso hay varios pilotos que continúan en activo, aunque, evidentemente, no lo pueden hacer en la categoría pequeña por un tema de edad. Pol Espargaró, Takaaki Nakagami, Johann Zarco y Lorenzo Savadori estaban en aquella parrilla en 2009 y, curiosamente, coincidieron también con el propio Marc Márquez -que no puntuó aquel día- y su sustituto por lesión en 2022: Stefan Bradl.

Lo cierto es que han pasado bastantes cosas desde aquel fin de semana de julio del año 2009. Si a aquel joven Marc que se quedó a una posición de puntuar le dicen que se convertiría en uno de los mejores pilotos de la historia, seguramente no se lo creyese. A Valentino Rossi le ha dado tiempo a fichar por Ducati, arrepentirse de fichar por Ducati, volver a Yamaha para luchar por un campeonato a sus 35 años, retirarse y, lo más importante, a ser padre. Si al irreverente Jorge Lorenzo le dicen que sería comentarista de televisión, seguramente le daría un ataque de risa. Dani Pedrosa ahora es piloto de KTM y Aleix Espargaró es candidato al título de MotoGP a pesar de que nunca luchó por el campeonato en categorías inferiores.

Han pasado muchas cosas desde 2009 pero hay una que nos sigue doliendo. Ha sido duro mirar las clasificaciones y ver los nombres de Shoya Tomizawa, Marco Simoncelli, Nicky Hayden y Luis Salom. Ojalá pudiésemos regresar al pasado para cambiar esa parte.

Imagen de cabecera: Repsol

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

En el deporte de élite hemos conocido diversas rachas de imbatibilidad que resultan insultantes incluso pensar en realizarlas en un videojuego en dificultad fácil. La del Bayern en la Bundesliga, la de Lewis Hamilton en la Fórmula 1 y la de Rafa Nadal en Roland Garros son algunas de las más recientes que le han quitado un poco la emoción a sus competiciones, respectivamente. Un poco aquello del tópico de que el fútbol es once contra once y siempre gana Alemania.

Aunque, sinceramente, creo que no existe un dominio tan fuera de cualquier tipo de sentido como el de Marc Márquez en el Gran Premio de Alemania, en el circuito de Sachsenring. El ‘93’ ha ganado en la categoría que ha competido de forma ininterrumpida desde el año 2010 hasta el 2021. Once victorias consecutivas -la edición de 2020 se canceló a causa del Coronavirus- que pondrán fin a una racha que, probablemente, no volvamos a ver jamás en el motociclismo. Una victoria en Moto3, dos en Moto2 y ocho en MotoGP pero, ¿qué fue del último Gran Premio de Alemania antes de Marc Márquez? Tenemos que remontarnos a la temporada 2009…

En la categoría reina estamos en la temporada del último título mundial de Valentino Rossi. De hecho, aquella carrera en Sachsenring se la llevó el ‘46’ por delante de Jorge Lorenzo, Dani Pedrosa y Casey Stoner. Casi nada. La mejor era de la historia de MotoGP y no lo sabíamos. Andrea Dovizioso es el único superviviente de aquella temporada en la parrilla actual. Aunque aquella no fuese su mejor carrera, puesto que se fue al suelo en la quinta vuelta. Como curiosidad cabe destacar la presencia de una Kawasaki en la parrilla; la de Marco Melandri, que logró una meritoria séptima plaza.

En la categoría intermedia, por aquel entonces todavía 250cc, el vencedor fue Marco Simoncelli, que ya encaraba su salto a la categoría reina como uno de los talentos más prometedores del momento. Segundo fue Álex Debón y el podio lo cerró un Álvaro Bautista que, a día de hoy, lucha por el título de Superbikes. Cabe destacar que Aleix Espargaró fue séptimo y que ya era piloto Aprilia en el año 2009, lo que seguro que no imaginaba es que sería el primer ganador de la historia de la marca italiana en la categoría reina más de una década después. Como curiosidad hay que decir que ningún piloto de la actual parrilla de Moto2 ya competía en 250cc en 2009, aunque por tan solo un año de diferencia puesto que Thomas Luthi se retiró al término de la pasada temporada.

Por último, nos vamos a la categoría pequeña: 125cc. Tuvimos un podio completamente español en esa carrera con Julián Simón como ganador, Sergio Gadea fue segundo y Joan Olivé completó el cajón. En este caso hay varios pilotos que continúan en activo, aunque, evidentemente, no lo pueden hacer en la categoría pequeña por un tema de edad. Pol Espargaró, Takaaki Nakagami, Johann Zarco y Lorenzo Savadori estaban en aquella parrilla en 2009 y, curiosamente, coincidieron también con el propio Marc Márquez -que no puntuó aquel día- y su sustituto por lesión en 2022: Stefan Bradl.

Lo cierto es que han pasado bastantes cosas desde aquel fin de semana de julio del año 2009. Si a aquel joven Marc que se quedó a una posición de puntuar le dicen que se convertiría en uno de los mejores pilotos de la historia, seguramente no se lo creyese. A Valentino Rossi le ha dado tiempo a fichar por Ducati, arrepentirse de fichar por Ducati, volver a Yamaha para luchar por un campeonato a sus 35 años, retirarse y, lo más importante, a ser padre. Si al irreverente Jorge Lorenzo le dicen que sería comentarista de televisión, seguramente le daría un ataque de risa. Dani Pedrosa ahora es piloto de KTM y Aleix Espargaró es candidato al título de MotoGP a pesar de que nunca luchó por el campeonato en categorías inferiores.

Han pasado muchas cosas desde 2009 pero hay una que nos sigue doliendo. Ha sido duro mirar las clasificaciones y ver los nombres de Shoya Tomizawa, Marco Simoncelli, Nicky Hayden y Luis Salom. Ojalá pudiésemos regresar al pasado para cambiar esa parte.

Imagen de cabecera: Repsol