_

La «transparencia» de Edin Dzeko en Manchester

Esteban Gómez @MiRondo 19-01-2014

etiquetas:

Esteban GÓMEZ

Esteban GÓMEZ – Vivir en la sombra no es siempre fácil. No tener cierto foco resta importancia, para bien o para mal. Los egocéntricos se verán reducidos, minimizados, cuando las luces no enfoquen sus figuras. Harán cualquier cosa para que se hable de ellos, para bien o para mal. Sin embargo, existen casos antagónicos a lo expuesto. Siempre habrá gente, organizaciones, que se manejarán a la perfección en estos ambientes alejados, y no por ello serán inferiores, o peores.

El fútbol es un claro ejemplo. Existen planos mediáticos, según su poder de atracción, según el rendimiento que los diferentes intereses (sociales, económicos, por ejemplo) pueden obtener de ellos. Así, se obtienen diferencias que benefician a unos y perjudican a otros, o al menos no les generan los mismos beneficios que en otros casos.

El Manchester City es uno de los clubes más mediáticos del fútbol europeo y mundial desde la llegada de Zayed Al-Nahyan al poder. Un propietario multimillonario que ha impulsado económicamente al equipo, formando una plantilla competitiva a base de talonario que ya se ha traducido en éxitos. El pasado verano, como viene siendo nota habitual, llegaban numerosos jugadores, entre ellos dos delanteros, como Álvaro Negredo y Stevan Jovetic, que completarían una delantera de auténtico lujo.

Sin embargo, aparecía entonces la figura de un delantero siempre competitivo, pero que quizás a nivel mediático se ha visto relegado a un segundo plano, como es el caso del bosnio Edin Dzeko. Una plantilla con un referente principal, como Agüero, más dos delanteros nuevos, como los comentados Jovetic y Negredo. Tres jugadores que, a priori, dejaban a Dzeko, quizás, como el cuarto delantero. Se daba por hecho que el argentino seguiría siendo el referente titular, y las dos caras nuevas deberían tener minutos, ya que se realizaron desembolsos cercanos a los 53 millones de euros. Así, Dzeko partía con cierta desventaja, partía como el "descartado".

Manuel Pellegrini ha tenido que hacer frente recientemente a la baja por lesión de Sergio Agüero, pero el parche, la solución, ha dado sus frutos, y entre ellos, ha surgido la figura de Dzeko, que sin hacer ruido, sin llevarse los titulares de otros, ha rendido, ha respondido a la perfección a las circunstancias.

El delantero bosnio llegaba al Etihad Stadium en el año 2010, tras conseguir la importante cifra de 85 goles en 4 temporadas en las filas del Wolfsburgo, donde ganó cierto nivel mediático, donde su caché subió como la espuma, y donde algunas de las potencias europeas mantuvieron una batalla institucional por hacerse con sus servicios. Desde entonces, 57 goles vistiendo la camiseta del Manchester City, y pese a ello sigue sin contar con el cartel de delantero imprescindible, sin un puesto fijo. En la presente temporada, suma hasta la fecha 16 goles (8 en Premier League, 2 en Ligas de Campeones, 6 en Capital One y 2 en FA Cup). Una cifra totalmente meritoria, digna de elogio, puesto que la dupla titular está siendo, sin duda alguna, la formada por Agüero y Negredo, dejando a Dzeko en un segundo plano.

Pese a estar en la sombra, pese a no ser el delantero principal de la plantilla, el atacante de 27 años sigue respondiendo. Acepta el segundo escalón que le ofrece Manuel Pellegrini, aprovechando sus minutos, sin levantar la voz, con su particular calma, con su carácter frío. El técnico chileno es consciente del comodín que tiene en Dzeko, y se está convirtiendo en ese jugador número 12 tan determinante que necesita el equipo, ya sea como suplente o como titular.

Frente al Cardiff, con Agüero ya recuperado, Dzeko volvió a ser titular, y respondió con un gol más, que sumado a los dos del pasado martes en Capital One frente al Blackburn le hacen cerrar una semana más con tres goles. Un pilar básico, pero de los que están ocultos, de los que no reciben luz de los focos, pero que sin él el rendimiento del "centenario" Manchester City no sería lo mismo.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Esteban GÓMEZ – Vivir en la sombra no es siempre fácil. No tener cierto foco resta importancia, para bien o para mal. Los egocéntricos se verán reducidos, minimizados, cuando las luces no enfoquen sus figuras. Harán cualquier cosa para que se hable de ellos, para bien o para mal. Sin embargo, existen casos antagónicos a lo expuesto. Siempre habrá gente, organizaciones, que se manejarán a la perfección en estos ambientes alejados, y no por ello serán inferiores, o peores.

El fútbol es un claro ejemplo. Existen planos mediáticos, según su poder de atracción, según el rendimiento que los diferentes intereses (sociales, económicos, por ejemplo) pueden obtener de ellos. Así, se obtienen diferencias que benefician a unos y perjudican a otros, o al menos no les generan los mismos beneficios que en otros casos.

El Manchester City es uno de los clubes más mediáticos del fútbol europeo y mundial desde la llegada de Zayed Al-Nahyan al poder. Un propietario multimillonario que ha impulsado económicamente al equipo, formando una plantilla competitiva a base de talonario que ya se ha traducido en éxitos. El pasado verano, como viene siendo nota habitual, llegaban numerosos jugadores, entre ellos dos delanteros, como Álvaro Negredo y Stevan Jovetic, que completarían una delantera de auténtico lujo.

Sin embargo, aparecía entonces la figura de un delantero siempre competitivo, pero que quizás a nivel mediático se ha visto relegado a un segundo plano, como es el caso del bosnio Edin Dzeko. Una plantilla con un referente principal, como Agüero, más dos delanteros nuevos, como los comentados Jovetic y Negredo. Tres jugadores que, a priori, dejaban a Dzeko, quizás, como el cuarto delantero. Se daba por hecho que el argentino seguiría siendo el referente titular, y las dos caras nuevas deberían tener minutos, ya que se realizaron desembolsos cercanos a los 53 millones de euros. Así, Dzeko partía con cierta desventaja, partía como el "descartado".

Manuel Pellegrini ha tenido que hacer frente recientemente a la baja por lesión de Sergio Agüero, pero el parche, la solución, ha dado sus frutos, y entre ellos, ha surgido la figura de Dzeko, que sin hacer ruido, sin llevarse los titulares de otros, ha rendido, ha respondido a la perfección a las circunstancias.

El delantero bosnio llegaba al Etihad Stadium en el año 2010, tras conseguir la importante cifra de 85 goles en 4 temporadas en las filas del Wolfsburgo, donde ganó cierto nivel mediático, donde su caché subió como la espuma, y donde algunas de las potencias europeas mantuvieron una batalla institucional por hacerse con sus servicios. Desde entonces, 57 goles vistiendo la camiseta del Manchester City, y pese a ello sigue sin contar con el cartel de delantero imprescindible, sin un puesto fijo. En la presente temporada, suma hasta la fecha 16 goles (8 en Premier League, 2 en Ligas de Campeones, 6 en Capital One y 2 en FA Cup). Una cifra totalmente meritoria, digna de elogio, puesto que la dupla titular está siendo, sin duda alguna, la formada por Agüero y Negredo, dejando a Dzeko en un segundo plano.

Pese a estar en la sombra, pese a no ser el delantero principal de la plantilla, el atacante de 27 años sigue respondiendo. Acepta el segundo escalón que le ofrece Manuel Pellegrini, aprovechando sus minutos, sin levantar la voz, con su particular calma, con su carácter frío. El técnico chileno es consciente del comodín que tiene en Dzeko, y se está convirtiendo en ese jugador número 12 tan determinante que necesita el equipo, ya sea como suplente o como titular.

Frente al Cardiff, con Agüero ya recuperado, Dzeko volvió a ser titular, y respondió con un gol más, que sumado a los dos del pasado martes en Capital One frente al Blackburn le hacen cerrar una semana más con tres goles. Un pilar básico, pero de los que están ocultos, de los que no reciben luz de los focos, pero que sin él el rendimiento del "centenario" Manchester City no sería lo mismo.

etiquetas:

Esteban GÓMEZ

_Champions League

Velocidad crucero

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
26-11-2021

_Destacado

Daniel Norris y la vida eterna

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
26-11-2021