_Alemania

La subjetividad y sus controversias

Juanma Perera @juanmaHumilAfic 26-10-2022

No soy ni he sido nunca partidario de darle bola al ‘tú más’ o de desprestigiar a unos para elevar a otros a los altares. En el fútbol, un deporte de equipo, por si no se habían dado cuenta, los premios individuales han sido siempre fruto de la discordia. Motivo de regodeo hacia los rivales o una excusa para destacar a los mejores o los más vistosos. Eso sí, si el que lo gana no es de tu equipo siempre será injusto o un robo. Y yo ahí no quiero entrar. Para mí, en el deporte de equipo, los galardones que más valor tienen son los estadísticos. Aunque en alguna ocasión se haya metido calzador para no dar el cante con el Balón de Oro, como sucedió con Robert Lewandowski y el Premio Gerd Müller. Aunque en este 2022 estaba clarísimo que Karim Benzema iba a llevarse el premio gordo. Eso está claro.

El motivo de la discordia (o uno de ellos), llegó este año con la resolución del Kopa (entregado por France Football y elegido por 33 ganadores del Balón de Oro) y del Golden Boy (premio que entrega Tutto Sport desde hace casi dos décadas). En ambos casos ha sido Gavi (FC Barcelona) quien se llevó el gato al agua y, ya voy avisando, no veo injusto que se lo den al jugador del Barça, porque merecido lo tiene. Lo que quiero destacar es que la Bundesliga ha sido su rival a la hora de disputar este premio (sin olvidarme de Eduardo Camavinga, cuyo equipo ganó tres títulos la pasada temporada). Pero hay que tener una cosa clara: en este tipo de premios no vale el éxito del club, sino el impacto que ha causado el jugador. Y bueno, los títulos no es que cuenten, pero al medirlo, es lo último que se mira. Luego, a la hora de votar, cada uno elige, es el turno de la subjetividad.

Para alguien como yo que escribe sobre fútbol alemán y al que le apasiona todo lo que tiene que ver con él, es un orgullo ver como el 60% de los finalistas del Trofeo Kopa son alemanes o juegan en Bundesliga. Los Jude Bellingham, Jamal Musiala, Ryan Gravenberch (el nuevo), Josko Gvardiol, Karim Adeyemi y Florian Wirtz son, según France Football, de los jugadores Sub-21 mejor valorados del mundo. Sorprende el caso de Florian Wirtz, al menos este año, porque aún está recuperándose de una rotura del cruzado. Sin embargo, no es un pecado decir que la aparición de Florian Wirtz ha sido un golpe de aire fresco para el Leverkusen, como sucedió en su día con Kai Havertz. El jugador es muy bueno y, sin él, la brújula está algo perdida. Si los grandes europeos andan tras él por algo será.

Pero si hay dos nombres que han causado sensación y han puesto de acuerdo a mucha gente son Jude Bellingham y Jamal Musiala, titularísimos en el Borussia Dortmund y el Bayern, dos amigos que durante un tiempo compartieron selección, pero como finalmente Musiala eligió representar a Alemania, acabaron enfrentándose en la UEFA Nations League. ¿Por qué está ahí Jude Bellingham? A su edad se ha convertido en un dios para la ciudad de Birmingham. Tanto, que hay hasta un gran mural que lo recuerda. El Birmingham City perdió a Jude, pero no el apellido, porque su hermano, Jobe, ahí sigue, aunque no con el mismo impacto que el otro. Jude, a su edad, es vital para el Dortmund a la hora de crear juego, de recuperar balones y no es ajeno en el área rival. Se exprime tanto en cada partido que es raro verle fallar. De cara a portería es posible, pero nunca en los momentos previos.

¿Por qué Jamal Musiala? Musiala aterrizó en el panorama tras el regreso del fútbol a puerta cerrada, con el COVID. Entraba poco a poco y, la temporada pasada, su protagonismo fue creciendo, tanto, que ahora es indiscutible, pero no solo en el Bayern. ‘Hansi’ Flick, quien le dio la alternativa en el primer equipo bávaro, también cuenta con él en la selección y, si no pasa nada de aquí al Mundial, estará en la fase final. ¿Cómo destaca Musiala? La particularidad del ataque del Bayern es que ataca ‘con todo’ y todos participan. Además, Jamal ha mejorado mucho en sus números, tanto marcando como asistiendo.

¿A qué viene todo esto? No he querido desprestigiar al ganador, a Gavi. Si le han dado los premios es por algo. Ni haré como los aficionados rivales, que solo se quedan con una pequeña parte. Eso no va conmigo. Este texto no es sino una alabanza a la Bundesliga y la gran acogida para los jóvenes que hay en ella. No solo están Musiala o Bellingham, o el resto de jugadores nominados al Golden Boy o al Kopa. En todos los clubes hay algún joven que destaca y no paran de salir. Jugadores alemanes como de fuera, da igual. Cada año la Bundesliga se confirma como un nido perfecto para el crecimiento de jóvenes futbolistas y nadie duda que Jamal Musiala y Jude Bellingham serán muy grandes en el futuro. Que no se les escape esto: aún están empezando. Lo difícil es mantenerse. El tiempo ya dirá.

Imagen de cabecera: @BVB

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

No soy ni he sido nunca partidario de darle bola al ‘tú más’ o de desprestigiar a unos para elevar a otros a los altares. En el fútbol, un deporte de equipo, por si no se habían dado cuenta, los premios individuales han sido siempre fruto de la discordia. Motivo de regodeo hacia los rivales o una excusa para destacar a los mejores o los más vistosos. Eso sí, si el que lo gana no es de tu equipo siempre será injusto o un robo. Y yo ahí no quiero entrar. Para mí, en el deporte de equipo, los galardones que más valor tienen son los estadísticos. Aunque en alguna ocasión se haya metido calzador para no dar el cante con el Balón de Oro, como sucedió con Robert Lewandowski y el Premio Gerd Müller. Aunque en este 2022 estaba clarísimo que Karim Benzema iba a llevarse el premio gordo. Eso está claro.

El motivo de la discordia (o uno de ellos), llegó este año con la resolución del Kopa (entregado por France Football y elegido por 33 ganadores del Balón de Oro) y del Golden Boy (premio que entrega Tutto Sport desde hace casi dos décadas). En ambos casos ha sido Gavi (FC Barcelona) quien se llevó el gato al agua y, ya voy avisando, no veo injusto que se lo den al jugador del Barça, porque merecido lo tiene. Lo que quiero destacar es que la Bundesliga ha sido su rival a la hora de disputar este premio (sin olvidarme de Eduardo Camavinga, cuyo equipo ganó tres títulos la pasada temporada). Pero hay que tener una cosa clara: en este tipo de premios no vale el éxito del club, sino el impacto que ha causado el jugador. Y bueno, los títulos no es que cuenten, pero al medirlo, es lo último que se mira. Luego, a la hora de votar, cada uno elige, es el turno de la subjetividad.

Para alguien como yo que escribe sobre fútbol alemán y al que le apasiona todo lo que tiene que ver con él, es un orgullo ver como el 60% de los finalistas del Trofeo Kopa son alemanes o juegan en Bundesliga. Los Jude Bellingham, Jamal Musiala, Ryan Gravenberch (el nuevo), Josko Gvardiol, Karim Adeyemi y Florian Wirtz son, según France Football, de los jugadores Sub-21 mejor valorados del mundo. Sorprende el caso de Florian Wirtz, al menos este año, porque aún está recuperándose de una rotura del cruzado. Sin embargo, no es un pecado decir que la aparición de Florian Wirtz ha sido un golpe de aire fresco para el Leverkusen, como sucedió en su día con Kai Havertz. El jugador es muy bueno y, sin él, la brújula está algo perdida. Si los grandes europeos andan tras él por algo será.

Pero si hay dos nombres que han causado sensación y han puesto de acuerdo a mucha gente son Jude Bellingham y Jamal Musiala, titularísimos en el Borussia Dortmund y el Bayern, dos amigos que durante un tiempo compartieron selección, pero como finalmente Musiala eligió representar a Alemania, acabaron enfrentándose en la UEFA Nations League. ¿Por qué está ahí Jude Bellingham? A su edad se ha convertido en un dios para la ciudad de Birmingham. Tanto, que hay hasta un gran mural que lo recuerda. El Birmingham City perdió a Jude, pero no el apellido, porque su hermano, Jobe, ahí sigue, aunque no con el mismo impacto que el otro. Jude, a su edad, es vital para el Dortmund a la hora de crear juego, de recuperar balones y no es ajeno en el área rival. Se exprime tanto en cada partido que es raro verle fallar. De cara a portería es posible, pero nunca en los momentos previos.

¿Por qué Jamal Musiala? Musiala aterrizó en el panorama tras el regreso del fútbol a puerta cerrada, con el COVID. Entraba poco a poco y, la temporada pasada, su protagonismo fue creciendo, tanto, que ahora es indiscutible, pero no solo en el Bayern. ‘Hansi’ Flick, quien le dio la alternativa en el primer equipo bávaro, también cuenta con él en la selección y, si no pasa nada de aquí al Mundial, estará en la fase final. ¿Cómo destaca Musiala? La particularidad del ataque del Bayern es que ataca ‘con todo’ y todos participan. Además, Jamal ha mejorado mucho en sus números, tanto marcando como asistiendo.

¿A qué viene todo esto? No he querido desprestigiar al ganador, a Gavi. Si le han dado los premios es por algo. Ni haré como los aficionados rivales, que solo se quedan con una pequeña parte. Eso no va conmigo. Este texto no es sino una alabanza a la Bundesliga y la gran acogida para los jóvenes que hay en ella. No solo están Musiala o Bellingham, o el resto de jugadores nominados al Golden Boy o al Kopa. En todos los clubes hay algún joven que destaca y no paran de salir. Jugadores alemanes como de fuera, da igual. Cada año la Bundesliga se confirma como un nido perfecto para el crecimiento de jóvenes futbolistas y nadie duda que Jamal Musiala y Jude Bellingham serán muy grandes en el futuro. Que no se les escape esto: aún están empezando. Lo difícil es mantenerse. El tiempo ya dirá.

Imagen de cabecera: @BVB

_Alemania

Nadie lo vio venir

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
09-11-2022

_Alemania

La subjetividad y sus controversias

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
26-10-2022