_

La generación Sub 21, abriéndose hueco en la élite

Alessandra Roversi @http://www.twitter.com/aleroversi 04-01-2014

Sergio M. POTENCIANO – Año 1992. Dinamarca se proclamaba campeona de Europa sin clasificarse para la fase final del campeonato y el Dream Team de Johan Cruyff se coronaba vencedor de su primera Copa de Europa en Wembley. Dos años más tarde, aquel verano de 1994 y en tierras americanas, la selección brasileña de Bebeto, Romario, Dunga y Mauro Silva entre otros, levantaba su cuarto cetro Mundial. Entre tanto, un 1993 que podría pasar desapercibido en acontecimientos futbolísticos a nivel de selección. Roberto Baggio era nombrado Balón de Oro por delante de Dennis Bergkamp y Éric Cantona. Además, el Olympique de Marsella se imponía al Milan en la Copa de Europa y, el máximo título a nivel de clubes viajaba por primera y única vez a tierras galas.

Pero aquel curso es la fecha con la que vamos a partir. Iniciado ya el 2014, la Liga española cuenta con un importante número de futbolistas Sub 21, los nacidos desde el año 1993 en adelante, obviando de este modo a otros muchos jóvenes con calidad más que suficiente y en muchos casos estrellas que bien podrían copar estas líneas, como los casos de Neymar Jr, Isco, Koke, Courtois o Alberto Moreno, todos ellos internacionales, con ofertas importantes o por los que ya se han pagado cantidades millonarias. Junto a ellos, futbolistas que a buen seguro poco o nada tendrán que envidiar a los ya mentados. En categoría Sub 21, muchos ni eso, fijos en los esquemas de sus técnicos, otros vienen copando portadas para pronto ser indiscutibles, un buen número de ellos buscan en forma de cesión los minutos que los grandes clubes no pueden darles y otros, los más jóvenes, llaman a la puerta de las primeras plantillas y las selecciones inferiores.

Teniendo acotado la edad con la que queremos buscar en las plantillas de los clubes de Primera División, encontramos en primer lugar a Varane y Jesé, ambos nacidos en 1993 y llamados a tener un papel importantísimo en el devenir del nuevo Real Madrid, el francés, titular con la selección francesa, es quizás, en estos momentos, el central más prometedor del panorama mundial. Por su parte, el delantero canario demuestra en cada oportunidad una calidad sobrenatural, descaro, vértigo, regate y gol. Dos diamantes en la Castellana.

A pocos kilómetros del Santiago Bernabéu y liderados por un Cholo Simeone capaz de sacar lo mejor de su plantel, aparecen José Giménez (1995), Manquillo y Óliver Torres (ambos 1994). Poco a poco contando con minutos, creciendo y buscando un hueco en un once muy definido que por ahora, no da lugar a discusión. A buen seguro, el internacional uruguayo y los canteranos colchoneros encontrarán un resquicio por el que colarse en el esquema colchonero.

Por Mestalla vienen con fuerza el goleador de las categorías inferiores Paco Alcácer, el argentino Fede Cartabia, en el que se hay depositada mucha confianza y Juan Bernat, indiscutible en el flanco zurdo del equipo ché. Los tres, cosecha de 1993 y que abren hueco a jóvenes como José Gayá, lateral izquierdo muy prometedor nacido en 1995.

Bernd Schuster en Málaga ha depositado su confianza en el mediocentro Sergi Darder (1993) y los delanteros Fabrice Olinga, (1996 que ya debutó con Pellegrini) y Juanmi (1993) que tras varias cesiones sin nota positiva, empieza a demostrar lo que tanto prometía. En el centro de la zaga llegó el pasado verano Roberto Chen (1994), indiscutible con Dely Valdés en la selección de Panamá y aun sin minutos suficientes en nuestra Liga -puede ir cedido-.

El centrocampista Nono (1993) y el hábil extremo Vadillo (1994), son piezas importantes en un Betis que lucha por la permanencia. Saúl (1994), que aunque pertenece al Atlético de Madrid es uno de los pilares de Paco Jémez en Vallecas donde juega cedido, como Suso (1993), que vino desde Liverpool a Almería para ayudar a los andaluces a cumplir los objetivos. Los mismos que un Celta de Vigo que cuenta con el guardameta Rubén Blanco (1995), el lateral Jonny (1994), David Costas y Santi Mina (ambos 1995) y en los que Luis Enrique está demostrando una confianza ciega. En Elche los goles los firma el delantero de la Juventus, Richmond Boakye (1993), quien ya ha demostrado porque es uno de los futbolistas africanos con más futuro. Como buen futuro el que le espera a la zurda del central galo del Athletic, Laporte (1994) e indiscutible en la zaga de Valverde, quien ya ha dado minutos al delantero centro del filial, Guillermo Fernández (1993).

En Barcelona, Javier Aguirre apuesta su ataque al colombiano J.Córdoba (1993) que viene respondiendo con nota. Sobresaliente sería la de Víctor Álvarez (1993), el canterano perico que tras superar una operación de corazón, ha vuelto a los terrenos de juego con más fuerza que nunca. Un ejemplo.

A la hora de hablar de ejemplos, quizás la palma se la lleve el atacante de Osasuna José García, nacido en 1997 y con una vida por y para el club de sus amores, quien le ha visto crecer, animar, sufrir y ahora, debutar. En Villarreal buscan ser importantes Pablo Iñíguez y Moi Gómez, ambos del 94. Muy cerca, en el Ciutat de Levante, Rubén García (1993) se consolida y Camarasa (1994) empieza a tener los minutos por los que pelea en el filial granota.

Volviendo a tierras andaluzas, el lateral francés Foulquier (1993) es uno de los futbolistas más utilizados por Lucas Alcaraz y en Sevilla, Unai Emery, ha confiado en el cántabro Jairo (1993) y poco a poco tienen más oportunidades el uruguayo Cristóforo (1993) y el menudo mediapunta chileno Rabello (1994).

Llama la atención no encontrar ningún futbolista del F.C Barcelona, pero no, no es que la La Masía haya dejado de funcionar, jugadores como Rafinha Alcántara (1993) buscan los minutos necesarios en Vigo para regresar a la ciudad Condal, como seguro que volverá Gerard Deulofeu (1994) tras su cesión al Everton de Roberto Martínez. En el filial, jugadores con oportunidades con los mayores que se hacen fuertes en la categoría de plata, véase el caso de Sergi Samper o los cameruneses Frank Bagnack y Dongou, todos de 1995. Incluso Adama Traore (1996) y Patric Gabarrón (1993), los últimos en debutar a las órdenes del Tata Martino.

Una variedad de nombres muy importante y como vemos, con muchísimos minutos en la élite. Su formación por edad sigue, pero su DNI no es obstáculo para ganarse un lugar en esto del fútbol, para lo que han nacido. Importante es haber llegado, ahora ya se sabe, toca mantenerse.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Sergio M. POTENCIANO – Año 1992. Dinamarca se proclamaba campeona de Europa sin clasificarse para la fase final del campeonato y el Dream Team de Johan Cruyff se coronaba vencedor de su primera Copa de Europa en Wembley. Dos años más tarde, aquel verano de 1994 y en tierras americanas, la selección brasileña de Bebeto, Romario, Dunga y Mauro Silva entre otros, levantaba su cuarto cetro Mundial. Entre tanto, un 1993 que podría pasar desapercibido en acontecimientos futbolísticos a nivel de selección. Roberto Baggio era nombrado Balón de Oro por delante de Dennis Bergkamp y Éric Cantona. Además, el Olympique de Marsella se imponía al Milan en la Copa de Europa y, el máximo título a nivel de clubes viajaba por primera y única vez a tierras galas.

Pero aquel curso es la fecha con la que vamos a partir. Iniciado ya el 2014, la Liga española cuenta con un importante número de futbolistas Sub 21, los nacidos desde el año 1993 en adelante, obviando de este modo a otros muchos jóvenes con calidad más que suficiente y en muchos casos estrellas que bien podrían copar estas líneas, como los casos de Neymar Jr, Isco, Koke, Courtois o Alberto Moreno, todos ellos internacionales, con ofertas importantes o por los que ya se han pagado cantidades millonarias. Junto a ellos, futbolistas que a buen seguro poco o nada tendrán que envidiar a los ya mentados. En categoría Sub 21, muchos ni eso, fijos en los esquemas de sus técnicos, otros vienen copando portadas para pronto ser indiscutibles, un buen número de ellos buscan en forma de cesión los minutos que los grandes clubes no pueden darles y otros, los más jóvenes, llaman a la puerta de las primeras plantillas y las selecciones inferiores.

Teniendo acotado la edad con la que queremos buscar en las plantillas de los clubes de Primera División, encontramos en primer lugar a Varane y Jesé, ambos nacidos en 1993 y llamados a tener un papel importantísimo en el devenir del nuevo Real Madrid, el francés, titular con la selección francesa, es quizás, en estos momentos, el central más prometedor del panorama mundial. Por su parte, el delantero canario demuestra en cada oportunidad una calidad sobrenatural, descaro, vértigo, regate y gol. Dos diamantes en la Castellana.

A pocos kilómetros del Santiago Bernabéu y liderados por un Cholo Simeone capaz de sacar lo mejor de su plantel, aparecen José Giménez (1995), Manquillo y Óliver Torres (ambos 1994). Poco a poco contando con minutos, creciendo y buscando un hueco en un once muy definido que por ahora, no da lugar a discusión. A buen seguro, el internacional uruguayo y los canteranos colchoneros encontrarán un resquicio por el que colarse en el esquema colchonero.

Por Mestalla vienen con fuerza el goleador de las categorías inferiores Paco Alcácer, el argentino Fede Cartabia, en el que se hay depositada mucha confianza y Juan Bernat, indiscutible en el flanco zurdo del equipo ché. Los tres, cosecha de 1993 y que abren hueco a jóvenes como José Gayá, lateral izquierdo muy prometedor nacido en 1995.

Bernd Schuster en Málaga ha depositado su confianza en el mediocentro Sergi Darder (1993) y los delanteros Fabrice Olinga, (1996 que ya debutó con Pellegrini) y Juanmi (1993) que tras varias cesiones sin nota positiva, empieza a demostrar lo que tanto prometía. En el centro de la zaga llegó el pasado verano Roberto Chen (1994), indiscutible con Dely Valdés en la selección de Panamá y aun sin minutos suficientes en nuestra Liga -puede ir cedido-.

El centrocampista Nono (1993) y el hábil extremo Vadillo (1994), son piezas importantes en un Betis que lucha por la permanencia. Saúl (1994), que aunque pertenece al Atlético de Madrid es uno de los pilares de Paco Jémez en Vallecas donde juega cedido, como Suso (1993), que vino desde Liverpool a Almería para ayudar a los andaluces a cumplir los objetivos. Los mismos que un Celta de Vigo que cuenta con el guardameta Rubén Blanco (1995), el lateral Jonny (1994), David Costas y Santi Mina (ambos 1995) y en los que Luis Enrique está demostrando una confianza ciega. En Elche los goles los firma el delantero de la Juventus, Richmond Boakye (1993), quien ya ha demostrado porque es uno de los futbolistas africanos con más futuro. Como buen futuro el que le espera a la zurda del central galo del Athletic, Laporte (1994) e indiscutible en la zaga de Valverde, quien ya ha dado minutos al delantero centro del filial, Guillermo Fernández (1993).

En Barcelona, Javier Aguirre apuesta su ataque al colombiano J.Córdoba (1993) que viene respondiendo con nota. Sobresaliente sería la de Víctor Álvarez (1993), el canterano perico que tras superar una operación de corazón, ha vuelto a los terrenos de juego con más fuerza que nunca. Un ejemplo.

A la hora de hablar de ejemplos, quizás la palma se la lleve el atacante de Osasuna José García, nacido en 1997 y con una vida por y para el club de sus amores, quien le ha visto crecer, animar, sufrir y ahora, debutar. En Villarreal buscan ser importantes Pablo Iñíguez y Moi Gómez, ambos del 94. Muy cerca, en el Ciutat de Levante, Rubén García (1993) se consolida y Camarasa (1994) empieza a tener los minutos por los que pelea en el filial granota.

Volviendo a tierras andaluzas, el lateral francés Foulquier (1993) es uno de los futbolistas más utilizados por Lucas Alcaraz y en Sevilla, Unai Emery, ha confiado en el cántabro Jairo (1993) y poco a poco tienen más oportunidades el uruguayo Cristóforo (1993) y el menudo mediapunta chileno Rabello (1994).

Llama la atención no encontrar ningún futbolista del F.C Barcelona, pero no, no es que la La Masía haya dejado de funcionar, jugadores como Rafinha Alcántara (1993) buscan los minutos necesarios en Vigo para regresar a la ciudad Condal, como seguro que volverá Gerard Deulofeu (1994) tras su cesión al Everton de Roberto Martínez. En el filial, jugadores con oportunidades con los mayores que se hacen fuertes en la categoría de plata, véase el caso de Sergi Samper o los cameruneses Frank Bagnack y Dongou, todos de 1995. Incluso Adama Traore (1996) y Patric Gabarrón (1993), los últimos en debutar a las órdenes del Tata Martino.

Una variedad de nombres muy importante y como vemos, con muchísimos minutos en la élite. Su formación por edad sigue, pero su DNI no es obstáculo para ganarse un lugar en esto del fútbol, para lo que han nacido. Importante es haber llegado, ahora ya se sabe, toca mantenerse.

_Destacado

Arrancaron los Juegos Olímpicos

Redacción @SpheraSports
23-07-2021

_Destacado

El arte de la gimnasia española

David Orenes @david_lrl
23-07-2021