_NFL

La experiencia de vivir un partido de NFL desde dentro (Parte 2)

David Medrán @Davidkowe 06-12-2022

etiquetas:

NFL

Y llegó el día de partido, el día que llevaba esperando desde que nos confirmaron la acreditación y llegamos a Múnich, partido de verdad, de los que los equipos se juegan una victoria en el casillero, después de estar en entrenamientos, ruedas de prensa y vivir toda la previa y respirar football en cada rincón de la ciudad desde mi llegada el jueves. Era domingo y tocaba ir al Allianz Arena.

La verdad que la noche anterior dormí sin nervios, eso sí: fue levantarme y tomar conciencia de lo que iba a vivir y ya me entró ese nerviosismo cuando sabes que estás a escasas horas de un gran acontecimiento. El partido era a las 15:30. Desayuné, me duché y más que preparar la mochila con todo lo necesario que me iba a llevar al estadio, comprobé que tenía todo porque lo dejé preparado el sábado.

Puse dirección al metro, que la verdad que lo tenía a escasos 30-40 metros de mi alojamiento, y los nervios iban en aumento, ni ponerme música en los auriculares hizo que me distrajera de la magnitud del evento. Cometí un error ya que fui a una de las estaciones principales de metro (U-Bahn) de Múnich por donde pasan todas o casi todas las líneas, allí debería coger la que me llevaba a la parada correspondiente del estadio, en el andén unas 200 personas y el 80% con alguna prenda identificativa de algún equipo de la NFL, conseguí hacerme un pequeño hueco en un vagón que no dejaría hasta donde me tenía que bajar. A medida que el tren iba avanzando paradas y sobre todo en las más céntricas, los andenes estaban abarrotados de personas que querían ir hacía el estadio, apenas en cada parada se podían subir 3-4 personas en cada vagón, eso era una locura. Llegué a mi destino y una marabunta de personas abandonaba los vagones para subir unas escaleras y cruzar una pasarela que llevaba a la explanada en la que se encuentra la casa del FC Bayern. Allí se podía divisar que incluso faltando 5 horas para el partido la ‘fan zone’ estaba a rebosar, es muy difícil hacer cálculos, pero estoy seguro de que allí había ya más personas que capacidad tiene el estadio, y es que muchísimas personas acudieron simplemente a vivir el ambiente del encuentro en los alrededores.

Pasamos a buscar la acreditación y, como esperaba, ningún problema para conseguirla. Es una delicia cómo la NFL trabaja en estos aspectos y si le unes la profesionalidad germana, el tándem es ideal. En esas taquillas me encontré con gente que también iban acreditadas al partido (El Capologist, Spanish Bowl, NFL Chile, Seahawkers España, NFL en catalán, etc..) la verdad que formamos un grupo muy variado e interesante y es una pasada hablar de tu pasión con gente que le gusta tanto o más que a ti y ya os digo que es difícil.

Procedimos a entrar al estadio previo paso por el arco de seguridad: primero conocimos las instalaciones al completo donde podíamos acceder, vimos la sala de prensa y encontramos el sitio asignado en la tribuna de prensa para el partido.

Tras una larga espera, tuvimos tiempo de comer gastronomía local facilitada para la ocasión en la sala de prensa para coger fuerzas, pudimos ver a escasos 2 metros a muchos jugadores de los Seattle Seahawks salir del vestuario visitante para realizar el calentamiento y es que el pasillo que iba desde la sala de prensa hasta la tribuna y el de salida de dicho vestuario era el mismo pero solo separado por una catenaria, impresiona el tamaño de esos jugadores en todos los sentidos pero cuando se equipan con todas las protecciones, coraza, casco, etc… parecen otra especie distinta a la tuya. Durante ese rato nos encontramos al jugador del Atlético de Madrid, Antonie Griezmann, fan declarado de la competición y pudimos hacernos una foto con él. Otra de las cosas que hicimos fue salir a las inmediaciones del estadio, ya que hay una circunferencia exterior que pertenece a él y puedes estar ahí una vez habías accedido y el sorprendente buen tiempo en Múnich a mediados de noviembre nos lo permitía.

Iban pasando los minutos y las horas y el kick off cada vez estaba más cerca, tras otro paso previo por la sala de prensa, ya nos aposentamos en nuestro lugar en el estadio, me tocó compartir mesa con un periodista chino. Cada vez eran más los jugadores que salían a calentar, es algo que en las retransmisiones difícilmente puedes observar y quería ver esos preparativos.

15:30, hora del saque inicial, afición notablemente dividida, pero diría que había más aficionados de Seattle que de Tampa Bay Buccaneers, quizás Alemania es el país fuera de EEUU donde más afición hay a este equipo y se notó en las gradas pero el efecto Brady también hizo mucho a favor del equipo que esta vez actuaba como local.

Del partido quiero hablar poco, ha pasado casi un mes y seguro que sabéis que pasó, lo visteis en directo por la fantástica hora aquí en Europa, lo que sí quiero mencionar es el momento épico del partido, la intercepción de Tariq Woolen en el pase que iba en dirección a Brady.

Con la labor terminada, el público entregado con las canciones que sonaron para amenizar el final y la antesala de la salida del estadio, tales como “Take Me Home, Country Roads” de John Denver o “Sweet Caroline” de Neil Diamond que se vivieron con un ambiente espectacular, miles de móviles grabando y todo el estadio cantando al unísono.

Para acabar, fuimos a la sala de prensa de los ganadores del primer partido en Alemania, salieron muchos jugadores, normal cuando vences. Por el micrófono pasaron: Tom Brady, Julio Jones, Rashad White, Chris Goodwin y Devin White, y después de esto, retirada para terminar de ver el resto de la jornada que el día siguiente lo iba a aprovechar para visitar la ciudad y volver a Madrid. Seguiremos solicitando acceso a los partidos y continuaremos informando sobre el deporte y la competición que más nos apasiona.

Imágenes: David Medrán

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Y llegó el día de partido, el día que llevaba esperando desde que nos confirmaron la acreditación y llegamos a Múnich, partido de verdad, de los que los equipos se juegan una victoria en el casillero, después de estar en entrenamientos, ruedas de prensa y vivir toda la previa y respirar football en cada rincón de la ciudad desde mi llegada el jueves. Era domingo y tocaba ir al Allianz Arena.

La verdad que la noche anterior dormí sin nervios, eso sí: fue levantarme y tomar conciencia de lo que iba a vivir y ya me entró ese nerviosismo cuando sabes que estás a escasas horas de un gran acontecimiento. El partido era a las 15:30. Desayuné, me duché y más que preparar la mochila con todo lo necesario que me iba a llevar al estadio, comprobé que tenía todo porque lo dejé preparado el sábado.

Puse dirección al metro, que la verdad que lo tenía a escasos 30-40 metros de mi alojamiento, y los nervios iban en aumento, ni ponerme música en los auriculares hizo que me distrajera de la magnitud del evento. Cometí un error ya que fui a una de las estaciones principales de metro (U-Bahn) de Múnich por donde pasan todas o casi todas las líneas, allí debería coger la que me llevaba a la parada correspondiente del estadio, en el andén unas 200 personas y el 80% con alguna prenda identificativa de algún equipo de la NFL, conseguí hacerme un pequeño hueco en un vagón que no dejaría hasta donde me tenía que bajar. A medida que el tren iba avanzando paradas y sobre todo en las más céntricas, los andenes estaban abarrotados de personas que querían ir hacía el estadio, apenas en cada parada se podían subir 3-4 personas en cada vagón, eso era una locura. Llegué a mi destino y una marabunta de personas abandonaba los vagones para subir unas escaleras y cruzar una pasarela que llevaba a la explanada en la que se encuentra la casa del FC Bayern. Allí se podía divisar que incluso faltando 5 horas para el partido la ‘fan zone’ estaba a rebosar, es muy difícil hacer cálculos, pero estoy seguro de que allí había ya más personas que capacidad tiene el estadio, y es que muchísimas personas acudieron simplemente a vivir el ambiente del encuentro en los alrededores.

Pasamos a buscar la acreditación y, como esperaba, ningún problema para conseguirla. Es una delicia cómo la NFL trabaja en estos aspectos y si le unes la profesionalidad germana, el tándem es ideal. En esas taquillas me encontré con gente que también iban acreditadas al partido (El Capologist, Spanish Bowl, NFL Chile, Seahawkers España, NFL en catalán, etc..) la verdad que formamos un grupo muy variado e interesante y es una pasada hablar de tu pasión con gente que le gusta tanto o más que a ti y ya os digo que es difícil.

Procedimos a entrar al estadio previo paso por el arco de seguridad: primero conocimos las instalaciones al completo donde podíamos acceder, vimos la sala de prensa y encontramos el sitio asignado en la tribuna de prensa para el partido.

Tras una larga espera, tuvimos tiempo de comer gastronomía local facilitada para la ocasión en la sala de prensa para coger fuerzas, pudimos ver a escasos 2 metros a muchos jugadores de los Seattle Seahawks salir del vestuario visitante para realizar el calentamiento y es que el pasillo que iba desde la sala de prensa hasta la tribuna y el de salida de dicho vestuario era el mismo pero solo separado por una catenaria, impresiona el tamaño de esos jugadores en todos los sentidos pero cuando se equipan con todas las protecciones, coraza, casco, etc… parecen otra especie distinta a la tuya. Durante ese rato nos encontramos al jugador del Atlético de Madrid, Antonie Griezmann, fan declarado de la competición y pudimos hacernos una foto con él. Otra de las cosas que hicimos fue salir a las inmediaciones del estadio, ya que hay una circunferencia exterior que pertenece a él y puedes estar ahí una vez habías accedido y el sorprendente buen tiempo en Múnich a mediados de noviembre nos lo permitía.

Iban pasando los minutos y las horas y el kick off cada vez estaba más cerca, tras otro paso previo por la sala de prensa, ya nos aposentamos en nuestro lugar en el estadio, me tocó compartir mesa con un periodista chino. Cada vez eran más los jugadores que salían a calentar, es algo que en las retransmisiones difícilmente puedes observar y quería ver esos preparativos.

15:30, hora del saque inicial, afición notablemente dividida, pero diría que había más aficionados de Seattle que de Tampa Bay Buccaneers, quizás Alemania es el país fuera de EEUU donde más afición hay a este equipo y se notó en las gradas pero el efecto Brady también hizo mucho a favor del equipo que esta vez actuaba como local.

Del partido quiero hablar poco, ha pasado casi un mes y seguro que sabéis que pasó, lo visteis en directo por la fantástica hora aquí en Europa, lo que sí quiero mencionar es el momento épico del partido, la intercepción de Tariq Woolen en el pase que iba en dirección a Brady.

Con la labor terminada, el público entregado con las canciones que sonaron para amenizar el final y la antesala de la salida del estadio, tales como “Take Me Home, Country Roads” de John Denver o “Sweet Caroline” de Neil Diamond que se vivieron con un ambiente espectacular, miles de móviles grabando y todo el estadio cantando al unísono.

Para acabar, fuimos a la sala de prensa de los ganadores del primer partido en Alemania, salieron muchos jugadores, normal cuando vences. Por el micrófono pasaron: Tom Brady, Julio Jones, Rashad White, Chris Goodwin y Devin White, y después de esto, retirada para terminar de ver el resto de la jornada que el día siguiente lo iba a aprovechar para visitar la ciudad y volver a Madrid. Seguiremos solicitando acceso a los partidos y continuaremos informando sobre el deporte y la competición que más nos apasiona.

Imágenes: David Medrán

etiquetas:

NFL