_Otros

Kristoff sorprende a las favoritos en una fría Sanremo

Enrique Julián Gómez @EnriqueJulian23 23-03-2014

etiquetas:

Enrique JULIÁN

Enrique JULIÁN GÓMEZ – Una carrera de fondo de casi 300 kilómetros, la mayor distancia que se recorre en el ciclismo profesional, en el que la selección no la hacen los grandes puertos ni las rampas imposible, sino el paso de los kilómetros, que provoca que vayan 'cayendo' los menos fuertes como fruta madura. El duro clima, no tanto como en la pasada edición, pero sí con mucho frío y lluvia prácticamente constante, hizo el resto para que el pelotón llegara mermado al ascenso a la Cipressa, con 270 kilómetros en las piernas. Porque ataques, pocos.

La tradicional fuga del día la formaron los italianos Parrinello, Boem y Bono, el australiano Haas, el checo Barta, el holandés Tjallingii y el ciclista de Curaçao Marc de Maar, en la que solo sobrevivieron hasta las consecuencias finales los dos últimos. En el paso de los tres capi, Capo Mele, Capo Cervo y Capo Berta, fueron eliminándose algunos ciclistas como Geraint Thomas, mientras otros como Diego Ulissi o Michal Kwiatkowski abandonaban directamente.

Aunque el -único- movimiento importante de la Sanremo 2014 se iba a dar en la Cipressa. A tres kilómetros de la cima, a una veintena de kilómetros de meta, atacó con su habitual valentía Vincenzo Nibali. Nadie le siguió, ni siquiera Sagan, que se había movido poco antes tímidamente junto a su compañero De Marchi. Así, el siciliano se marchó en solitario y volvió a afrontar el llano que acabaría con sus aspiraciones. Pese a que Nibali, gracias a su tesón, la desorganización en la persecución y algo de ayuda de las motos, alcanzó cincuenta segundos de ventaja, en cuanto BMC y Sky se pusieron a trabajar su ventaja se redució a cero nada más comenzar el decisivo ascenso al Poggio. De nuevo coraggioso, de nuevo solo, de nuevo murió en la orilla.

Mientras, en el grupo principal, donde apenas resistían una treintena de ciclistas, sí que se encontraban todos los favoritos, y apenas Demaré y Hushovd quedarían descolgados en el Poggio, mientras Greipel sufrió lo suficiente para quedar eliminado del sprint final. La escasez de ataques en la última subida antes de llegar a Sanremo, apenas uno tímido de Rast y Enrico Battaglin, seguido ya en la cima de otro de Nordhaug y Van Avermaet de cara al descenso, permitió a todos los hombres rápidos resistir y jugarse sus opciones en la volata final.

Y fue el noruego Aleksandr Kristoff quien con enorme suficiencia, potencia y tres bicicletas de distancia sobre el segundo venció la carrera de fondo en la meta de Sanremo. Mostrando una frescura excepcional, siempre fantásticamente protegido y lanzado por el italiano Luca Paolini, el ciclista de la escuadra rusa Katusha, que se mueve a las mil maravillas en estas condiciones climáticas, consiguió la victoria más importante de su carrera. De hecho, en las cuatro últimas ediciones del primer monumento del año, han sido cuatro ciclistas que no contaban entre los grandes favoritos quienes se han llevado la victoria. De hecho, para Goss, Gerrans, Ciolek y ahora Kristoff, la Milan-Sanremo es con diferencia el triunfo más importante de sus respectivas carreras.

Gilbert y Van Avermaet trataron sin éxito de lanzar el sprint desde lejos, por otro lado apareció Cavendish con fuerza en busca de su segunda Sanremo, pero se quedó sin gas a mitad de esfuerzo. Kristoff por el centro les batió a todos, y un frustrado Fabian Cancellara y el sorprendente inglés Ben Swift completaron el podio. Atención al suizo, que acumula cuatro podios consecutivos en Sanremo (tres segundos y un tercero) además de su victoria en 2008, y ha acabado en el podio en los últimos diez monumentos que ha finalizado, con cuatro victorias, cuatro segundos puestos y dos terceros en Sanremo, Flandes y Roubaix. Mención especial para el gaditano Juanjo Lobato, que en su debut en Sanremo consiguió la cuarta posición, mostrando magníficas sensaciones. El propio Cavendish, Sonny Colbrelli, Stybar, Modolo, Ciolek y un decepcionado y decepcionante Sagan completaron el Top-10 del primer monumento del año.

[Sigue toda la actualidad del ciclismo en @CiclismoSphera]

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Enrique JULIÁN GÓMEZ – Una carrera de fondo de casi 300 kilómetros, la mayor distancia que se recorre en el ciclismo profesional, en el que la selección no la hacen los grandes puertos ni las rampas imposible, sino el paso de los kilómetros, que provoca que vayan 'cayendo' los menos fuertes como fruta madura. El duro clima, no tanto como en la pasada edición, pero sí con mucho frío y lluvia prácticamente constante, hizo el resto para que el pelotón llegara mermado al ascenso a la Cipressa, con 270 kilómetros en las piernas. Porque ataques, pocos.

La tradicional fuga del día la formaron los italianos Parrinello, Boem y Bono, el australiano Haas, el checo Barta, el holandés Tjallingii y el ciclista de Curaçao Marc de Maar, en la que solo sobrevivieron hasta las consecuencias finales los dos últimos. En el paso de los tres capi, Capo Mele, Capo Cervo y Capo Berta, fueron eliminándose algunos ciclistas como Geraint Thomas, mientras otros como Diego Ulissi o Michal Kwiatkowski abandonaban directamente.

Aunque el -único- movimiento importante de la Sanremo 2014 se iba a dar en la Cipressa. A tres kilómetros de la cima, a una veintena de kilómetros de meta, atacó con su habitual valentía Vincenzo Nibali. Nadie le siguió, ni siquiera Sagan, que se había movido poco antes tímidamente junto a su compañero De Marchi. Así, el siciliano se marchó en solitario y volvió a afrontar el llano que acabaría con sus aspiraciones. Pese a que Nibali, gracias a su tesón, la desorganización en la persecución y algo de ayuda de las motos, alcanzó cincuenta segundos de ventaja, en cuanto BMC y Sky se pusieron a trabajar su ventaja se redució a cero nada más comenzar el decisivo ascenso al Poggio. De nuevo coraggioso, de nuevo solo, de nuevo murió en la orilla.

Mientras, en el grupo principal, donde apenas resistían una treintena de ciclistas, sí que se encontraban todos los favoritos, y apenas Demaré y Hushovd quedarían descolgados en el Poggio, mientras Greipel sufrió lo suficiente para quedar eliminado del sprint final. La escasez de ataques en la última subida antes de llegar a Sanremo, apenas uno tímido de Rast y Enrico Battaglin, seguido ya en la cima de otro de Nordhaug y Van Avermaet de cara al descenso, permitió a todos los hombres rápidos resistir y jugarse sus opciones en la volata final.

Y fue el noruego Aleksandr Kristoff quien con enorme suficiencia, potencia y tres bicicletas de distancia sobre el segundo venció la carrera de fondo en la meta de Sanremo. Mostrando una frescura excepcional, siempre fantásticamente protegido y lanzado por el italiano Luca Paolini, el ciclista de la escuadra rusa Katusha, que se mueve a las mil maravillas en estas condiciones climáticas, consiguió la victoria más importante de su carrera. De hecho, en las cuatro últimas ediciones del primer monumento del año, han sido cuatro ciclistas que no contaban entre los grandes favoritos quienes se han llevado la victoria. De hecho, para Goss, Gerrans, Ciolek y ahora Kristoff, la Milan-Sanremo es con diferencia el triunfo más importante de sus respectivas carreras.

Gilbert y Van Avermaet trataron sin éxito de lanzar el sprint desde lejos, por otro lado apareció Cavendish con fuerza en busca de su segunda Sanremo, pero se quedó sin gas a mitad de esfuerzo. Kristoff por el centro les batió a todos, y un frustrado Fabian Cancellara y el sorprendente inglés Ben Swift completaron el podio. Atención al suizo, que acumula cuatro podios consecutivos en Sanremo (tres segundos y un tercero) además de su victoria en 2008, y ha acabado en el podio en los últimos diez monumentos que ha finalizado, con cuatro victorias, cuatro segundos puestos y dos terceros en Sanremo, Flandes y Roubaix. Mención especial para el gaditano Juanjo Lobato, que en su debut en Sanremo consiguió la cuarta posición, mostrando magníficas sensaciones. El propio Cavendish, Sonny Colbrelli, Stybar, Modolo, Ciolek y un decepcionado y decepcionante Sagan completaron el Top-10 del primer monumento del año.

[Sigue toda la actualidad del ciclismo en @CiclismoSphera]

etiquetas:

Enrique JULIÁN

_Otros

Jordan Larsson, el hijo del Rey de Reyes

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
28-05-2021

_Otros

The Breakfast

Redacción @SpheraSports
18-05-2021