_Selecciones

Kevin Parsemain, el hombre gol de Martinica

Juan Pablo Gatti @GattiJuan 19-04-2021

La selección de Martinica es una de las más potentes de todo el Caribe si nos ponemos a revisar sus resultados. No por nada disputaron la Liga A de la Nations League de CONCACAF (y mantuvieron la categoría, relegando en el proceso a una ex mundialista como lo es Trinidad y Tobago) y se han metido en seis de las 15 ediciones de la Copa Oro, clasificándose también para el torneo de este año -con esto son cinco clasificaciones sobre seis-. También fueron campeones tanto de la CFU Championship como de la Caribbean Cup, su sucesora. Es por ello que al lector desprevenido se le venga una duda más que lógica: ¿Y si son tan buenas, por qué entonces no se clasificaron nunca para un Mundial?

Lo cierto es que, al igual que pasa con otras selecciones de la región, Martinica no es un país independiente, sino una dependencia de ultramar de Francia, lo que no le ha permitido ingresar a la FIFA, algo que le impide, justamente, disputar las eliminatorias rumbo a las diferentes Copas Mundiales. Una verdadera lástima, ya que sacando a las tres potencias continentales (México, Estados Unidos y Costa Rica) han demostrado tener herramientas de sobra para ser un rival duro para cualquiera, sobre todo pensando en el 2026.

El hecho de que no jueguen en ese nivel no quita, sin embargo, que no disputen varios partidos al año y que tengan un rodaje que otras selecciones menores no poseen pese a ser miembros del máximo organismo del balón. El que ha aprovechado esta situación es el héroe de esta historia, Kevin Marius Parsemain, el máximo goleador de ‘Les Matinino’.

Parsemain, a diferencia de los grandes nombres que venimos viendo en los últimos meses, sí que comenzó a jugar en su lugar de nacimiento, más precisamente en uno de los históricos de Martinica, el Club Franciscain, escuadra que, gracias a su grandeza, también suele disputar la Copa de Francia, uno de los campeonatos coperos más hermosos de todo el mundo, ya que no solo la juegan clubes galos, sino también los de dependencias como Tahití, Guyana Francesa o la propia Martinica. Esta temporada, de hecho, el Franciscain llegó hasta los 32avos de final, donde cayeron 5-0 con el Angers.

Ya en sus primeros pasos dentro de la liga de Martinica demostraría que tenía un nivel por encima de la media. Si bien es un delantero centro, lo cierto es que le gusta bajar hasta la mitad de cancha para comenzar las jugadas, teniendo una gambeta endiablada, una visión privilegiada y una pegada magistral. Fue por ello que decidiría ir a probar suerte a Francia, logrando quedar en el equipo filial del Le Mans. Tras tres años, y sin ver la luz en el primer equipo, decidiría comenzar un peregrinaje alrededor del globo: en Francia solo tendría un breve paso por el Evian, para luego retornar a Martinica (Riviere-Pilote), probaría suerte en los Estados Unidos, donde el Seatle Sounders lo ficharía, aunque terminaría jugando también en el filial. Tendría un repunte en la República Democrática del Congo jugando con el DC Motema Pembe y hasta llegaría a jugar en Tailandia con el Ayutthaya United, antes de volver nuevamente a Martinica para jugar con el Golden Lion, ya siendo considerado toda una gloria.

Parsemain es una disputa de balón con el panameño Luis Ovalle. (ImagoImages)

Y es que lo mejor de la carrera de Parsemain ocurriría justamente con el seleccionado que viste de blanco con vivos azules. Se pondría por primera vez la casaca isleña un 11 de octubre del 2008, jugando 77´ en un empate a dos ante Granada válido por la clasificación para la Copa del Caribe. Dos años después, y ante el mismo rival, comenzaría su andar goleador por el seleccionado, uno sin dudas letal, ya que, hasta la fecha, lleva 55 partidos disputados y 35 goles convertidos, una marca impresionante y que seguro perdure por años. Además, su repertorio es muy completo, ya que marca de cabeza, de tiro libre, en jugadas individuales o con remates de media y larga distancia. Quizás, si su selección pudiera jugar en el ámbito FIFA, hubiera tenido mayor visibilidad, porque ya sabemos que, muchas veces, el pasaporte dentro del mundo del fútbol es importante a la hora de fichar jugadores o darles oportunidades.

Uno de los días más gloriosos de Kevin fue el 05 de septiembre (la fecha de nacimiento del autor de esta nota. No es importante pero no quería dejar pasar la oportunidad de decirlo) del 2012. ¿El marco? Nuevamente, las eliminatorias rumbo a la Copa del Caribe 2012. ¿El rival? Las Islas Vírgenes Británicas. ¿Y qué hizo Parsemain para que ese día sea por siempre recordado? El delantero ese día se salió, marcando nada menos que seis goles en el 16-0 final. Pero el moreno (y asesino serial de porteros caribeños) no se conformó con ese registro y fue por más: le metería cuatro a Montserrat en un 5-0 y uno más a Surinam para un empate a dos.

La hazaña de Parsemain y los suyos no acabaría allí, ya que en la fase de grupos del torneo lograrían quedar por encima de Cuba (1-0), Guyana Francesa (3-1) y Jamaica (0-0) para llegar hasta las semifinales, donde caerían con Trinidad y Tobago y luego con Haití. En el 2017 también terminarían en el cuarto lugar, siendo esta la última edición del certamen ya que comenzaría la Liga de las Naciones. La clase y contundencia del nacido en Le Francois (13 de febrero de 1988) sería importante para que Martinica consiguiera llegar a la Liga A con un pleno de cuatro victorias. El delantero anotaría el único gol en el triunfo 0-1 ante Puerto Rico. Luego pondría su nombre en el marcador en dos oportunidades en el 4-0 ante las Islas Vírgenes Británicas. También dejaría su sello anotando el último tanto en un 4-2 ante Antigua y Barbuda y solo no convirtió en la última fecha, que fue victoria 0-1 ante Guadalupe. Lamentablemente, Parsemain no estaría presente en dicho torneo, y su equipo lo sentiría, ya que no pudieron ganar ningún partido ante Honduras y Trinidad y Tobago, aunque el haber sacado un punto más que los últimos los hizo mantener la categoría.

La despedida, de momento, llegó en la Copa Oro 2019. Allí, pese a no pasar de ronda, lograron destacar, tanto por vencer a Cuba (3-0) como por darle pelea a México. De hecho, allí Kevin marcaría el último tanto con el seleccionado: un soberbio tiro libre imposible para Jonathan Orozco. De hecho, el ahora jugador de 33 años tiene en su haber dos tantos convertidos a los dos mejores seleccionados de la CONCACAF, algo casi impensado para muchos jugadores de equipos de similar nivel.

Parsemain, cuando decida colgar las botas, podrá decir que ha cumplido. Si bien seguramente le haya quedado el debe de haber tenido una carrera acorde a su clase (una rotura de ligamentos cruzado en el 2014 le impidió terminar de mostrarse en la MLS), lo cierto es que con su amada selección cumplió muy por encima de las expectativas. Con él al mando, Martinica logró clasificar a las Copas Oro 2013, 2017 y 2019 (consiguiendo un triunfo en cada una de esas ediciones), pudo llegar dos veces hasta las semifinales en la Copa del Caribe y hasta logró ser clave para que los isleños jugaran en la máxima división de la Nations League, si bien él no pudo ser parte de ese certamen. Pero eso poco importa ya: con sus 35 goles puede darse por satisfecho. Sus compatriotas siempre estarán agradecidos por haber visto a semejante bombardero con su casaca blanca.

Imagen de cabecera: ImagoImages

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La selección de Martinica es una de las más potentes de todo el Caribe si nos ponemos a revisar sus resultados. No por nada disputaron la Liga A de la Nations League de CONCACAF (y mantuvieron la categoría, relegando en el proceso a una ex mundialista como lo es Trinidad y Tobago) y se han metido en seis de las 15 ediciones de la Copa Oro, clasificándose también para el torneo de este año -con esto son cinco clasificaciones sobre seis-. También fueron campeones tanto de la CFU Championship como de la Caribbean Cup, su sucesora. Es por ello que al lector desprevenido se le venga una duda más que lógica: ¿Y si son tan buenas, por qué entonces no se clasificaron nunca para un Mundial?

Lo cierto es que, al igual que pasa con otras selecciones de la región, Martinica no es un país independiente, sino una dependencia de ultramar de Francia, lo que no le ha permitido ingresar a la FIFA, algo que le impide, justamente, disputar las eliminatorias rumbo a las diferentes Copas Mundiales. Una verdadera lástima, ya que sacando a las tres potencias continentales (México, Estados Unidos y Costa Rica) han demostrado tener herramientas de sobra para ser un rival duro para cualquiera, sobre todo pensando en el 2026.

El hecho de que no jueguen en ese nivel no quita, sin embargo, que no disputen varios partidos al año y que tengan un rodaje que otras selecciones menores no poseen pese a ser miembros del máximo organismo del balón. El que ha aprovechado esta situación es el héroe de esta historia, Kevin Marius Parsemain, el máximo goleador de ‘Les Matinino’.

Parsemain, a diferencia de los grandes nombres que venimos viendo en los últimos meses, sí que comenzó a jugar en su lugar de nacimiento, más precisamente en uno de los históricos de Martinica, el Club Franciscain, escuadra que, gracias a su grandeza, también suele disputar la Copa de Francia, uno de los campeonatos coperos más hermosos de todo el mundo, ya que no solo la juegan clubes galos, sino también los de dependencias como Tahití, Guyana Francesa o la propia Martinica. Esta temporada, de hecho, el Franciscain llegó hasta los 32avos de final, donde cayeron 5-0 con el Angers.

Ya en sus primeros pasos dentro de la liga de Martinica demostraría que tenía un nivel por encima de la media. Si bien es un delantero centro, lo cierto es que le gusta bajar hasta la mitad de cancha para comenzar las jugadas, teniendo una gambeta endiablada, una visión privilegiada y una pegada magistral. Fue por ello que decidiría ir a probar suerte a Francia, logrando quedar en el equipo filial del Le Mans. Tras tres años, y sin ver la luz en el primer equipo, decidiría comenzar un peregrinaje alrededor del globo: en Francia solo tendría un breve paso por el Evian, para luego retornar a Martinica (Riviere-Pilote), probaría suerte en los Estados Unidos, donde el Seatle Sounders lo ficharía, aunque terminaría jugando también en el filial. Tendría un repunte en la República Democrática del Congo jugando con el DC Motema Pembe y hasta llegaría a jugar en Tailandia con el Ayutthaya United, antes de volver nuevamente a Martinica para jugar con el Golden Lion, ya siendo considerado toda una gloria.

Parsemain es una disputa de balón con el panameño Luis Ovalle. (ImagoImages)

Y es que lo mejor de la carrera de Parsemain ocurriría justamente con el seleccionado que viste de blanco con vivos azules. Se pondría por primera vez la casaca isleña un 11 de octubre del 2008, jugando 77´ en un empate a dos ante Granada válido por la clasificación para la Copa del Caribe. Dos años después, y ante el mismo rival, comenzaría su andar goleador por el seleccionado, uno sin dudas letal, ya que, hasta la fecha, lleva 55 partidos disputados y 35 goles convertidos, una marca impresionante y que seguro perdure por años. Además, su repertorio es muy completo, ya que marca de cabeza, de tiro libre, en jugadas individuales o con remates de media y larga distancia. Quizás, si su selección pudiera jugar en el ámbito FIFA, hubiera tenido mayor visibilidad, porque ya sabemos que, muchas veces, el pasaporte dentro del mundo del fútbol es importante a la hora de fichar jugadores o darles oportunidades.

Uno de los días más gloriosos de Kevin fue el 05 de septiembre (la fecha de nacimiento del autor de esta nota. No es importante pero no quería dejar pasar la oportunidad de decirlo) del 2012. ¿El marco? Nuevamente, las eliminatorias rumbo a la Copa del Caribe 2012. ¿El rival? Las Islas Vírgenes Británicas. ¿Y qué hizo Parsemain para que ese día sea por siempre recordado? El delantero ese día se salió, marcando nada menos que seis goles en el 16-0 final. Pero el moreno (y asesino serial de porteros caribeños) no se conformó con ese registro y fue por más: le metería cuatro a Montserrat en un 5-0 y uno más a Surinam para un empate a dos.

La hazaña de Parsemain y los suyos no acabaría allí, ya que en la fase de grupos del torneo lograrían quedar por encima de Cuba (1-0), Guyana Francesa (3-1) y Jamaica (0-0) para llegar hasta las semifinales, donde caerían con Trinidad y Tobago y luego con Haití. En el 2017 también terminarían en el cuarto lugar, siendo esta la última edición del certamen ya que comenzaría la Liga de las Naciones. La clase y contundencia del nacido en Le Francois (13 de febrero de 1988) sería importante para que Martinica consiguiera llegar a la Liga A con un pleno de cuatro victorias. El delantero anotaría el único gol en el triunfo 0-1 ante Puerto Rico. Luego pondría su nombre en el marcador en dos oportunidades en el 4-0 ante las Islas Vírgenes Británicas. También dejaría su sello anotando el último tanto en un 4-2 ante Antigua y Barbuda y solo no convirtió en la última fecha, que fue victoria 0-1 ante Guadalupe. Lamentablemente, Parsemain no estaría presente en dicho torneo, y su equipo lo sentiría, ya que no pudieron ganar ningún partido ante Honduras y Trinidad y Tobago, aunque el haber sacado un punto más que los últimos los hizo mantener la categoría.

La despedida, de momento, llegó en la Copa Oro 2019. Allí, pese a no pasar de ronda, lograron destacar, tanto por vencer a Cuba (3-0) como por darle pelea a México. De hecho, allí Kevin marcaría el último tanto con el seleccionado: un soberbio tiro libre imposible para Jonathan Orozco. De hecho, el ahora jugador de 33 años tiene en su haber dos tantos convertidos a los dos mejores seleccionados de la CONCACAF, algo casi impensado para muchos jugadores de equipos de similar nivel.

Parsemain, cuando decida colgar las botas, podrá decir que ha cumplido. Si bien seguramente le haya quedado el debe de haber tenido una carrera acorde a su clase (una rotura de ligamentos cruzado en el 2014 le impidió terminar de mostrarse en la MLS), lo cierto es que con su amada selección cumplió muy por encima de las expectativas. Con él al mando, Martinica logró clasificar a las Copas Oro 2013, 2017 y 2019 (consiguiendo un triunfo en cada una de esas ediciones), pudo llegar dos veces hasta las semifinales en la Copa del Caribe y hasta logró ser clave para que los isleños jugaran en la máxima división de la Nations League, si bien él no pudo ser parte de ese certamen. Pero eso poco importa ya: con sus 35 goles puede darse por satisfecho. Sus compatriotas siempre estarán agradecidos por haber visto a semejante bombardero con su casaca blanca.

Imagen de cabecera: ImagoImages

_Fútbol

Querido fútbol

Lluís Bou @lluis7bou
16-12-2022