_Otros

Jose Mourinho: cuando la derrota ofende

Redacción @SpheraSports 22-04-2014

etiquetas:

Alvaro OLEART

Álvaro OLEART – Vittorio Gassman, apodado 'Il Mattatore', era brillante. A pesar de protagonizar papeles dramáticos en su amado teatro, Gassman siempre se construyó un personaje a su medida. Así salieron películas tan divertidas como 'Il sorpasso'. Un símil relacionado a la figura de Jose Mourinho.

Desde sus inicios en el Porto la figura del técnico portugués ha estado ligada al espectáculo, tanto dentro como fuera de los terrenos de juego. Cada rueda de prensa, cada gesto en la banda. Todo tenía un sentido milimetrado, pensado. Desafiante y con sentido del humor, su estilo contrastaba con otros presentes tales como los de Arsène Wenger,  Rafa Benítez o incluso Sir Alex Ferguson durante su primera etapa en el fútbol inglés.

Al poco de retornar a Stamford Bridge el pasado verano, tras una tensa etapa en el Real Madrid, se vio a un Jose Mourinho bromista como el de antaño, como aquel que recordaban antes de su etapa en Concha Espina, calificándose él mismo como "The Happy One". Volvía a casa. Sin embargo, cada derrota ha ido apagando poco a poco su sonrisa, el buen clima que había instaurado tras su llegada. Varios resultados negativos para los objetivos y expectativas del Chelsea han ido cambiando su discurso, maquillando sus gestos cómplices con los presentes.

Tras la derrota 1-2 frente al Sunderland el pasado fin de semana, Mourinho mostró su cara menos agradable, o quizás la más criticada. No aceptó preguntas en la rueda de prensa ante los periodistas presentes en la sala. Un monólogo del luso en el que felicitó, en un discurso cargado de ironía, a sus jugadores por el esfuerzo, al Sunderland por su resultado, a Mike Dean por su "increíble actuación" y, sobre todo, a Mike Riley (jefe de árbitros en la Premier League) por el "fantástico trabajo que han llevado a cabo a lo largo de toda la temporada, especialmente en los últimos dos meses. Absolutamente fantástico."

Quizás su discurso tenga una base sólida si el foco queda en el encuentro del Bridge el pasado sábado. La victoria del Sunderland (que puso fin a una racha de 77 partidos sin perder en casa en Premier League) tuvo un peso importante sobre la figura del colegiado, señalando un penalti inexistente en contra de los intereses Blues que supuso el 1-2 final. Sin embargo, el portugués muestra un doble discurso cuando sus intereses se ven beneficiados y cuando se ven minimizados, privados.

El arbitraje no fue el mejor. Es cierto que el Chelsea se vio perjudicado, pero analizando la temporada Blue salen a la luz cifras y estadísticas, al menos, curiosas. El 24% de los goles rivales en encuentros ligueros han llegado tras un córner, el porcentaje más alto de todos los equipos participantes.  Sin Juan Mata (vendido al Manchester United en el mercado de Enero) ni Eden Hazard (lesionado), el Chelsea no encuentra soluciones creativas ante rivales que se cierran atrás, que presentan más dificultades de lo habitual. Situaciones, barreras, que precisamente no tienen a los colegiados como protagonistas.

Hace unas semanas, tras perder en el Parque de los Príncipes, Mourinho afirmaba que sus delanteros no estaban a la altura, que no tenía delanteros óptimos. Un discurso que, a priori, sonaba a egocéntrico, a recurso made in Mou, pero que sin embargo, analizando cifras goleadoras respecto a otros clubes rivales por títulos (tanto a nivel británico como europeo) los atacantes del Chelsea quedan en último lugar, y evidentemente, el discurso de uno de los técnicos más mediáticos, a la vez que polémicos, coge fuerza, adquiere un argumento válido.

Frente al Sunderland, el Chelsea se vio perjudicado, mostrando la versión menos simpática de Mourinho. Un técnico respetado, con un palmarés fantástico, pero que siempre cae en la tendencia del show, del reto ante todo aquel que intente dejarle en mal lugar. Dicen, ante la derrota, sale su versión trágica.

[Sigue la actualidad del fútbol inglés en @ChelseaSphera]

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Álvaro OLEART – Vittorio Gassman, apodado 'Il Mattatore', era brillante. A pesar de protagonizar papeles dramáticos en su amado teatro, Gassman siempre se construyó un personaje a su medida. Así salieron películas tan divertidas como 'Il sorpasso'. Un símil relacionado a la figura de Jose Mourinho.

Desde sus inicios en el Porto la figura del técnico portugués ha estado ligada al espectáculo, tanto dentro como fuera de los terrenos de juego. Cada rueda de prensa, cada gesto en la banda. Todo tenía un sentido milimetrado, pensado. Desafiante y con sentido del humor, su estilo contrastaba con otros presentes tales como los de Arsène Wenger,  Rafa Benítez o incluso Sir Alex Ferguson durante su primera etapa en el fútbol inglés.

Al poco de retornar a Stamford Bridge el pasado verano, tras una tensa etapa en el Real Madrid, se vio a un Jose Mourinho bromista como el de antaño, como aquel que recordaban antes de su etapa en Concha Espina, calificándose él mismo como "The Happy One". Volvía a casa. Sin embargo, cada derrota ha ido apagando poco a poco su sonrisa, el buen clima que había instaurado tras su llegada. Varios resultados negativos para los objetivos y expectativas del Chelsea han ido cambiando su discurso, maquillando sus gestos cómplices con los presentes.

Tras la derrota 1-2 frente al Sunderland el pasado fin de semana, Mourinho mostró su cara menos agradable, o quizás la más criticada. No aceptó preguntas en la rueda de prensa ante los periodistas presentes en la sala. Un monólogo del luso en el que felicitó, en un discurso cargado de ironía, a sus jugadores por el esfuerzo, al Sunderland por su resultado, a Mike Dean por su "increíble actuación" y, sobre todo, a Mike Riley (jefe de árbitros en la Premier League) por el "fantástico trabajo que han llevado a cabo a lo largo de toda la temporada, especialmente en los últimos dos meses. Absolutamente fantástico."

Quizás su discurso tenga una base sólida si el foco queda en el encuentro del Bridge el pasado sábado. La victoria del Sunderland (que puso fin a una racha de 77 partidos sin perder en casa en Premier League) tuvo un peso importante sobre la figura del colegiado, señalando un penalti inexistente en contra de los intereses Blues que supuso el 1-2 final. Sin embargo, el portugués muestra un doble discurso cuando sus intereses se ven beneficiados y cuando se ven minimizados, privados.

El arbitraje no fue el mejor. Es cierto que el Chelsea se vio perjudicado, pero analizando la temporada Blue salen a la luz cifras y estadísticas, al menos, curiosas. El 24% de los goles rivales en encuentros ligueros han llegado tras un córner, el porcentaje más alto de todos los equipos participantes.  Sin Juan Mata (vendido al Manchester United en el mercado de Enero) ni Eden Hazard (lesionado), el Chelsea no encuentra soluciones creativas ante rivales que se cierran atrás, que presentan más dificultades de lo habitual. Situaciones, barreras, que precisamente no tienen a los colegiados como protagonistas.

Hace unas semanas, tras perder en el Parque de los Príncipes, Mourinho afirmaba que sus delanteros no estaban a la altura, que no tenía delanteros óptimos. Un discurso que, a priori, sonaba a egocéntrico, a recurso made in Mou, pero que sin embargo, analizando cifras goleadoras respecto a otros clubes rivales por títulos (tanto a nivel británico como europeo) los atacantes del Chelsea quedan en último lugar, y evidentemente, el discurso de uno de los técnicos más mediáticos, a la vez que polémicos, coge fuerza, adquiere un argumento válido.

Frente al Sunderland, el Chelsea se vio perjudicado, mostrando la versión menos simpática de Mourinho. Un técnico respetado, con un palmarés fantástico, pero que siempre cae en la tendencia del show, del reto ante todo aquel que intente dejarle en mal lugar. Dicen, ante la derrota, sale su versión trágica.

[Sigue la actualidad del fútbol inglés en @ChelseaSphera]

etiquetas:

Alvaro OLEART

_Otros

Jordan Larsson, el hijo del Rey de Reyes

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
28-05-2021

_Otros

The Breakfast

Redacción @SpheraSports
18-05-2021