_Tenis

José Luis Villuendas: “El reto es que el Brezo Osuna siga creciendo, el cielo es el límite”

José Luis Villuendas, el ‘profe Villu’, dirige esta semana el Open ITF Arcadis Brezo Osuna, un torneo Futures femenino que se estrena en la categoría de $60000 en la que es su octava edición. Pasar a categoría de 60k dólares le sitúa en el segundo escalafón de torneos femeninos que se disputan en la Comunidad de Madrid.

Entre partido y partido, José Luis Villuendas se sienta con Sphera Sports en las instalaciones del club para analizar el torneo, el tenis ITF, el trabajo de director y cómo hacer para que todo salga bien en ocho días de tenis.

Pregunta: Estrena categoría, de 25k a 60k dólares. ¿Qué sensaciones tiene en este nuevo nivel?

José Luis Villuendas: “La realidad es que las sensaciones son muy buenas. En febrero decidimos saltar de categoría. Pasamos de $25000 a $60000 dólares y ha supuesto un reto muy grande. Junto a Sergio Vega, el director del club, hemos trabajado a fondo, hemos llamado a todas las puertas, a todos los patrocinadores, hemos cambiado la organización del torneo, hemos instalado gradas que se quedarán ya fijas, hemos contratado comunicación para controlar todo lo relacionado con entrevistas, redes sociales y notas de prensa. Hemos agrandado la organización del torneo para tener transporte, alguien permanente en la carpa para facilitar pelotas y pistas de entrenamiento. Y la gran novedad es que vamos a tener televisión en directo con Eurosport que retransmitirá dos partidos de cuartos de final, las semifinales y la final por Eurosport 2. Eso será un punto de inflexión para el año que viene donde estoy convencido que muchas empresas van a querer unirse a este Open Arcadis Brezo Osuna debido a la organización y que es un club muy bonito y perfecto para este tipo de eventos”.

Pregunta: ¿Qué requisitos exige la ITF (Federación Internacional de Tenis por sus siglas en inglés) para ese cambio de categoría?

José Luis Villuendas: “La ITF pide recogepelotas desde octavos. Hemos contratado una empresa especializada. Tenemos que tener pelotas nuevas para entrenamientos y partidos, lo cual aumenta el gasto. También tenemos que tener jueces de línea: al menos dos en cada partido del cuadro final y uno en la fase previa. Y todas las participantes cobran: perder en la primera ronda previa tiene un premio de algo más de 100€”

Pregunta: ¿Cómo ha sido el proceso de cambio?

José Luis Villuendas: “El proceso ha sido que la ITF está intentando que los torneos de 25k salten a 60k. Tiene más dotación económica, otorga más puntos (un 25k da 50 puntos a la campeona y aquí damos 80). La Real Federación Española de Tenis (RFET) estaba buscando torneos ITF femeninos que cumplieran estas condiciones y tuvieran la valentía y los requisitos para saltar. Contactaron con la Federación de Tenis de Madrid y en la capital se organizan dos Futures femeninos: Ciudad de la Raqueta y Brezo Osuna. Pensaron en nosotros, nos ofrecieron la posibilidad y la ITF te da algo más de dinero del inicialmente establecido. Pensamos que era una oportunidad irrechazable. Era cuestión de llamar a todas las pruebas y hacer un esfuerzo en todas las facetas. Es un reto hacer un Futures de 60k dólares, una categoría que se podría asimilar a un Challenger ATP”.

Pregunta: ¿Tener a una top100 como primera favorita individual o a una tetracampeona de Grand Slam en dobles ayuda para conseguir los recursos?

José Luis Villuendas: “Lógicamente. Además, es una cuestión de dobles dirección. Si tienes un torneo de mayor dotación económica te aseguras que van a venir jugadoras de mayor nivel. En el caso de Timea (cuatro Grand Slams y dos títulos de Maestra de dobles), es un orgullo tenerla aquí. Cuatro veces campeona de Grand Slam, número uno de dobles, Maestra de dobles, 27ª en la clasificación individual. Le he comentado algunos partidos por televisión, es un orgullo tenerla aquí. Ese es el reto. Seguir trabajando para que el torneo siga creciendo en organización y por qué no soñar en subir en dotación económica. El cielo es el límite”.

Pregunta: Este año sube de categoría. ¿Y para 2023?

José Luis Villuendas: “Siempre he sido muy de dar los pasos de elefante. Cuando das el paso no vuelves atrás, pero estando convencido. Saltar a 60k es un punto de inflexión. Hay que sentarse a analizar que nos cuadren los números. Estoy convencido que tener televisión en directo con Eurosport va a hacer que empresas el año que viene quieran estar en nuestro torneo y verse reflejadas en la pantalla. El acuerdo con la ITF es de dos años, hasta 2023. El año que viene lo normal sería repetir un 60k y después quizás pensar en un 80k (la siguiente categoría) o un 60k+H (incluir la hospitalidad, el alojamiento, para todos los tenistas) donde puntuarías como un 80k. Los pasos que hay que dar deben darse con cautela, pensándolo muy bien y con calma”.

Pregunta: ¿Por qué hay pocos torneos que incluyan la hospitalidad?

José Luis Villuendas: “Por una cuestión económica. Te encarece el presupuesto. Aquí tenemos unas 65 jugadoras y eso supone alojarlas en habitaciones dobles varios días. Esa es la razón que muchos torneos no incluyen la hospitalidad. En la ATP, cuando entras en el circuito Challenger, la hospitalidad es obligatoria. Por ese motivo podría ser una buena opción crear un Challenger femenino. Entiendo que la ITF no quiere obligar a los torneos 15k y 25k que ya hacen un esfuerzo grande en otros aspectos. Si les incluyes obligatorio el tema del alojamiento muchos desistirían y no se realizarían. En ese escenario la ITF deja que se celebren y dan la oportunidad a las tenistas de jugar”.

Pregunta: Ya tiene experiencia como director. ¿Cuál diría que es su punto fuerte y cual el punto débil?

José Luis Villuendas: “Tengo margen de mejora en aprender inglés. Me lo he propuesto en varios momentos incluso con clases particulares con una profesora nativa. Me defiendo, pero me gustaría hablarlo mejor. Donde más he avanzado, aprendí mucho en El Espinar, es que el objetivo final es el torneo. Las personas pasamos y se nos notará más o menos. Lo importante es que crees una organización donde el director del torneo no se note. Todo lo que hagas con meses de antelación al torneo supondrá que te va a ir bien y que vas a tener muchos menos problemas en el momento donde solo vas a solucionar cosas del día a día, anecdóticas. Si se te echa el tiempo encima y no has trabajado previamente con intensidad, lo vas a pasar muy mal, no va a estar bien organizado y lo va a notar todo el mundo, incluso las jugadoras que son la parte más importante de un torneo”.

Imágenes: Alejandro Pérez

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

José Luis Villuendas, el ‘profe Villu’, dirige esta semana el Open ITF Arcadis Brezo Osuna, un torneo Futures femenino que se estrena en la categoría de $60000 en la que es su octava edición. Pasar a categoría de 60k dólares le sitúa en el segundo escalafón de torneos femeninos que se disputan en la Comunidad de Madrid.

Entre partido y partido, José Luis Villuendas se sienta con Sphera Sports en las instalaciones del club para analizar el torneo, el tenis ITF, el trabajo de director y cómo hacer para que todo salga bien en ocho días de tenis.

Pregunta: Estrena categoría, de 25k a 60k dólares. ¿Qué sensaciones tiene en este nuevo nivel?

José Luis Villuendas: “La realidad es que las sensaciones son muy buenas. En febrero decidimos saltar de categoría. Pasamos de $25000 a $60000 dólares y ha supuesto un reto muy grande. Junto a Sergio Vega, el director del club, hemos trabajado a fondo, hemos llamado a todas las puertas, a todos los patrocinadores, hemos cambiado la organización del torneo, hemos instalado gradas que se quedarán ya fijas, hemos contratado comunicación para controlar todo lo relacionado con entrevistas, redes sociales y notas de prensa. Hemos agrandado la organización del torneo para tener transporte, alguien permanente en la carpa para facilitar pelotas y pistas de entrenamiento. Y la gran novedad es que vamos a tener televisión en directo con Eurosport que retransmitirá dos partidos de cuartos de final, las semifinales y la final por Eurosport 2. Eso será un punto de inflexión para el año que viene donde estoy convencido que muchas empresas van a querer unirse a este Open Arcadis Brezo Osuna debido a la organización y que es un club muy bonito y perfecto para este tipo de eventos”.

Pregunta: ¿Qué requisitos exige la ITF (Federación Internacional de Tenis por sus siglas en inglés) para ese cambio de categoría?

José Luis Villuendas: “La ITF pide recogepelotas desde octavos. Hemos contratado una empresa especializada. Tenemos que tener pelotas nuevas para entrenamientos y partidos, lo cual aumenta el gasto. También tenemos que tener jueces de línea: al menos dos en cada partido del cuadro final y uno en la fase previa. Y todas las participantes cobran: perder en la primera ronda previa tiene un premio de algo más de 100€”

Pregunta: ¿Cómo ha sido el proceso de cambio?

José Luis Villuendas: “El proceso ha sido que la ITF está intentando que los torneos de 25k salten a 60k. Tiene más dotación económica, otorga más puntos (un 25k da 50 puntos a la campeona y aquí damos 80). La Real Federación Española de Tenis (RFET) estaba buscando torneos ITF femeninos que cumplieran estas condiciones y tuvieran la valentía y los requisitos para saltar. Contactaron con la Federación de Tenis de Madrid y en la capital se organizan dos Futures femeninos: Ciudad de la Raqueta y Brezo Osuna. Pensaron en nosotros, nos ofrecieron la posibilidad y la ITF te da algo más de dinero del inicialmente establecido. Pensamos que era una oportunidad irrechazable. Era cuestión de llamar a todas las pruebas y hacer un esfuerzo en todas las facetas. Es un reto hacer un Futures de 60k dólares, una categoría que se podría asimilar a un Challenger ATP”.

Pregunta: ¿Tener a una top100 como primera favorita individual o a una tetracampeona de Grand Slam en dobles ayuda para conseguir los recursos?

José Luis Villuendas: “Lógicamente. Además, es una cuestión de dobles dirección. Si tienes un torneo de mayor dotación económica te aseguras que van a venir jugadoras de mayor nivel. En el caso de Timea (cuatro Grand Slams y dos títulos de Maestra de dobles), es un orgullo tenerla aquí. Cuatro veces campeona de Grand Slam, número uno de dobles, Maestra de dobles, 27ª en la clasificación individual. Le he comentado algunos partidos por televisión, es un orgullo tenerla aquí. Ese es el reto. Seguir trabajando para que el torneo siga creciendo en organización y por qué no soñar en subir en dotación económica. El cielo es el límite”.

Pregunta: Este año sube de categoría. ¿Y para 2023?

José Luis Villuendas: “Siempre he sido muy de dar los pasos de elefante. Cuando das el paso no vuelves atrás, pero estando convencido. Saltar a 60k es un punto de inflexión. Hay que sentarse a analizar que nos cuadren los números. Estoy convencido que tener televisión en directo con Eurosport va a hacer que empresas el año que viene quieran estar en nuestro torneo y verse reflejadas en la pantalla. El acuerdo con la ITF es de dos años, hasta 2023. El año que viene lo normal sería repetir un 60k y después quizás pensar en un 80k (la siguiente categoría) o un 60k+H (incluir la hospitalidad, el alojamiento, para todos los tenistas) donde puntuarías como un 80k. Los pasos que hay que dar deben darse con cautela, pensándolo muy bien y con calma”.

Pregunta: ¿Por qué hay pocos torneos que incluyan la hospitalidad?

José Luis Villuendas: “Por una cuestión económica. Te encarece el presupuesto. Aquí tenemos unas 65 jugadoras y eso supone alojarlas en habitaciones dobles varios días. Esa es la razón que muchos torneos no incluyen la hospitalidad. En la ATP, cuando entras en el circuito Challenger, la hospitalidad es obligatoria. Por ese motivo podría ser una buena opción crear un Challenger femenino. Entiendo que la ITF no quiere obligar a los torneos 15k y 25k que ya hacen un esfuerzo grande en otros aspectos. Si les incluyes obligatorio el tema del alojamiento muchos desistirían y no se realizarían. En ese escenario la ITF deja que se celebren y dan la oportunidad a las tenistas de jugar”.

Pregunta: Ya tiene experiencia como director. ¿Cuál diría que es su punto fuerte y cual el punto débil?

José Luis Villuendas: “Tengo margen de mejora en aprender inglés. Me lo he propuesto en varios momentos incluso con clases particulares con una profesora nativa. Me defiendo, pero me gustaría hablarlo mejor. Donde más he avanzado, aprendí mucho en El Espinar, es que el objetivo final es el torneo. Las personas pasamos y se nos notará más o menos. Lo importante es que crees una organización donde el director del torneo no se note. Todo lo que hagas con meses de antelación al torneo supondrá que te va a ir bien y que vas a tener muchos menos problemas en el momento donde solo vas a solucionar cosas del día a día, anecdóticas. Si se te echa el tiempo encima y no has trabajado previamente con intensidad, lo vas a pasar muy mal, no va a estar bien organizado y lo va a notar todo el mundo, incluso las jugadoras que son la parte más importante de un torneo”.

Imágenes: Alejandro Pérez