_Deporte

‘Guns and Boxes’: Reflexiones del GP Japón (2014)

"Guns and Boxes" es un espacio creado por Jose Carlos de Celis, que pretende exponer algunas ideas, comentarios y reflexiones después de cada Gran Premio de Fórmula 1

CON JULES EN LA MENTE
El primer pensamiento tiene que ir sí o sí para Jules Bianchi, piloto que mientras escribo esto se encuentra muy grave, luchando por el que sería su mejor resultado, la vida. La mente no se centra en otra cosa y además no podemos dejar que sea de otra forma, todos nuestros deseos deben estar con él, uno de nuestros héroes. Porque cuando ocurre algo así te das cuenta de que los pilotos son héroes que nos emocionan cada carrera pero que, pese a los avances en seguridad, realmente se juegan la vida. Jules Bianchi, un chico de 25 años llamado a ser el futuro de Ferrari, ha visto truncada su carrera y esperemos que no algo más. Uno de esos palos que da la vida, que nos debe hacer valorar más no solo la existencia sino también la presencia de esos que se ponen al volante.

Poco importa que ganara Hamilton, que haga crecer su liderato, que Vettel celebre con un podio su marcha de Red Bull o que Alonso apenas durara unos giros en la carrera. La vida sigue y la Fórmula 1 disputa en pocos días otra carrera, en Rusia, pero es inevitable tener un ojo puesto en el hospital donde Jules Bianchi sigue luchando: primero, que se recupere; segundo, que no le queden secuelas; y tercero, que pilote en 2015. Ojalá. En Sphera Sports nos sumamos a los ánimos que está mandando toda la gran familia de este deporte al piloto, equipo y allegados. Forza Jules.

FALLOS Y SOLUCIONES
Siempre que ocurre una desgracia se buscan culpables, y es cierto que a veces no lo hay, o al menos no uno solo. Una desgracia en Fórmula 1, y más desde que toda seguridad se aumentó tras el fallecimiento de Senna, es un cúmulo de mala suerte y/o errores. Sin embargo, en este caso sí creo que debe revisarse la normativa tras accidente. Establecer zona de banderas amarillas no parece ser la solución, pues los pilotos reducen la velocidad pero no siempre lo suficiente. Sacar el Safety Car cada vez que un coche deba ser retirado tal vez sea excesivo, aunque sí parece sensato. Habría que buscar la manera de evitar injusticias sin perjudicar la seguridad.

Lo más acertado podría ser establecer un limitador de velocidad que los pilotos activen cada vez que hay un accidente, o incluso uno que se active automáticamente. De esa manera podría evitarse una salida de pista a alta velocidad y también que el error de otro piloto o avería de su coche (siempre y cuando el accidente sea leve, porque hay accidentes en los que lo demás no importa nada) afecte al resultado de la carrera. En la polémica de si debió celebrarse la carrera o no, faltan algunos datos confirmados, así que prefiero no entrar. Lo que sí es cierto es que los aficionados y periodistas muchas veces nos indignamos cuando se para la carrera o se saca el coche de seguridad a la mínima. Igual tenemos que rectificar ese pensamiento. Mea culpa.

HAMILTON TAPA LA CARTA DE ROSBERG
Un poco más arriba he dicho que poco importa ahora más allá de la salud de Jules, y es cierto, pero hay que comentarlo. Hamilton ganó en Suzuka y su ventaja pasa a ser de 10 puntos. Nunca hubo tanta distancia esta temporada entre él y Nico Rosberg. La evolución de Lewis en Fórmula 1 sin haber perdido sus cualidades es algo digno de estudio. Ha llegado su momento para convertirse en bicampeón. Lo cual no quiere decir que vaya a serlo, pues ya hemos visto otras veces que un abandono cambia todo. Esta misma semana hay carrera, en Rusia, y a partir de ahí llegará un mini-campeonato en noviembre, con tres carreras que valen por cuatro (Abu Dhabi tiene doble puntuación). La emoción sigue intacta, pero el campeonato va cogiendo color.
Tengo la sensación (que puede estar equivocada, lógicamente) de que Rosberg está ante su única gran oportunidad. Si no gana este año, será difícil estar al mismo nivel el próximo, sobre todo si Mercedes mejora en fiabilidad y lo que ha sufrido Hamilton durante varios grandes premios en 2014 no vuelve a suceder. Salvando las diferencias, Webber pudo ganar en 2010 y nunca más pudo acercarse al talento de Vettel. Quedan cuatro carreras para que Nico iguale a su padre en títulos, o tal vez no lo consiga nunca.

VETTEL Y ALONSO, DOS MARCHAS DIFERENTES
Los contratos en el deporte muchas veces sirven de más bien poco. Hace apenas 15 días escribíamos que Alonso y Raikkonen tienen contrato con Ferrari y lo cumplirían, al menos durante 2015. Ahora parece que Alonso está casi fuera y que Vettel ocupará su asiento. El alemán, por cierto, también tenía contrato con Red Bull. Su salida es comprensible pero llega por sorpresa, y ya habrá tiempo de analizar si acierta o no, cuando su destino (rojo) se confirme. Ahora las opciones de Alonso se reducen y, aunque el tiempo como siempre dará o quitará la razón, pinta a nuevo error de Fernando a la hora de decidir. Su rendimiento es tan grande en pista como, al menos dudoso, fuera de ella.

Vettel busca nuevos retos fuera de su equipo de siempre, nuevas motivaciones, y parece que cumplirá por fin su eterno deseo de pilotar para Ferrari, siguiendo los pasos de su ídolo Michael Schumacher. Ha ganado todo en Red Bull y 2014 deja a la vista que tal vez no tenga nada más que darle a su escudería ni su escudería a él. Dudo que haya en su salida ningún reproche y otra cosa que no sea agradecimiento por ambas partes. La relación de Ferrari y Alonso siempre ha sido una montaña rusa de sentimientos y declaraciones. Un amor-odio, como esas relaciones que hacen feliz pero también hieren, y su marcha, que puede anunciarse pronto, no será tan feliz como debería entre el mejor equipo de la historia y un piloto de talla descomunal como el español. Y volvamos a lo importante: Forza Jules.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

"Guns and Boxes" es un espacio creado por Jose Carlos de Celis, que pretende exponer algunas ideas, comentarios y reflexiones después de cada Gran Premio de Fórmula 1

CON JULES EN LA MENTE
El primer pensamiento tiene que ir sí o sí para Jules Bianchi, piloto que mientras escribo esto se encuentra muy grave, luchando por el que sería su mejor resultado, la vida. La mente no se centra en otra cosa y además no podemos dejar que sea de otra forma, todos nuestros deseos deben estar con él, uno de nuestros héroes. Porque cuando ocurre algo así te das cuenta de que los pilotos son héroes que nos emocionan cada carrera pero que, pese a los avances en seguridad, realmente se juegan la vida. Jules Bianchi, un chico de 25 años llamado a ser el futuro de Ferrari, ha visto truncada su carrera y esperemos que no algo más. Uno de esos palos que da la vida, que nos debe hacer valorar más no solo la existencia sino también la presencia de esos que se ponen al volante.

Poco importa que ganara Hamilton, que haga crecer su liderato, que Vettel celebre con un podio su marcha de Red Bull o que Alonso apenas durara unos giros en la carrera. La vida sigue y la Fórmula 1 disputa en pocos días otra carrera, en Rusia, pero es inevitable tener un ojo puesto en el hospital donde Jules Bianchi sigue luchando: primero, que se recupere; segundo, que no le queden secuelas; y tercero, que pilote en 2015. Ojalá. En Sphera Sports nos sumamos a los ánimos que está mandando toda la gran familia de este deporte al piloto, equipo y allegados. Forza Jules.

FALLOS Y SOLUCIONES
Siempre que ocurre una desgracia se buscan culpables, y es cierto que a veces no lo hay, o al menos no uno solo. Una desgracia en Fórmula 1, y más desde que toda seguridad se aumentó tras el fallecimiento de Senna, es un cúmulo de mala suerte y/o errores. Sin embargo, en este caso sí creo que debe revisarse la normativa tras accidente. Establecer zona de banderas amarillas no parece ser la solución, pues los pilotos reducen la velocidad pero no siempre lo suficiente. Sacar el Safety Car cada vez que un coche deba ser retirado tal vez sea excesivo, aunque sí parece sensato. Habría que buscar la manera de evitar injusticias sin perjudicar la seguridad.

Lo más acertado podría ser establecer un limitador de velocidad que los pilotos activen cada vez que hay un accidente, o incluso uno que se active automáticamente. De esa manera podría evitarse una salida de pista a alta velocidad y también que el error de otro piloto o avería de su coche (siempre y cuando el accidente sea leve, porque hay accidentes en los que lo demás no importa nada) afecte al resultado de la carrera. En la polémica de si debió celebrarse la carrera o no, faltan algunos datos confirmados, así que prefiero no entrar. Lo que sí es cierto es que los aficionados y periodistas muchas veces nos indignamos cuando se para la carrera o se saca el coche de seguridad a la mínima. Igual tenemos que rectificar ese pensamiento. Mea culpa.

HAMILTON TAPA LA CARTA DE ROSBERG
Un poco más arriba he dicho que poco importa ahora más allá de la salud de Jules, y es cierto, pero hay que comentarlo. Hamilton ganó en Suzuka y su ventaja pasa a ser de 10 puntos. Nunca hubo tanta distancia esta temporada entre él y Nico Rosberg. La evolución de Lewis en Fórmula 1 sin haber perdido sus cualidades es algo digno de estudio. Ha llegado su momento para convertirse en bicampeón. Lo cual no quiere decir que vaya a serlo, pues ya hemos visto otras veces que un abandono cambia todo. Esta misma semana hay carrera, en Rusia, y a partir de ahí llegará un mini-campeonato en noviembre, con tres carreras que valen por cuatro (Abu Dhabi tiene doble puntuación). La emoción sigue intacta, pero el campeonato va cogiendo color.
Tengo la sensación (que puede estar equivocada, lógicamente) de que Rosberg está ante su única gran oportunidad. Si no gana este año, será difícil estar al mismo nivel el próximo, sobre todo si Mercedes mejora en fiabilidad y lo que ha sufrido Hamilton durante varios grandes premios en 2014 no vuelve a suceder. Salvando las diferencias, Webber pudo ganar en 2010 y nunca más pudo acercarse al talento de Vettel. Quedan cuatro carreras para que Nico iguale a su padre en títulos, o tal vez no lo consiga nunca.

VETTEL Y ALONSO, DOS MARCHAS DIFERENTES
Los contratos en el deporte muchas veces sirven de más bien poco. Hace apenas 15 días escribíamos que Alonso y Raikkonen tienen contrato con Ferrari y lo cumplirían, al menos durante 2015. Ahora parece que Alonso está casi fuera y que Vettel ocupará su asiento. El alemán, por cierto, también tenía contrato con Red Bull. Su salida es comprensible pero llega por sorpresa, y ya habrá tiempo de analizar si acierta o no, cuando su destino (rojo) se confirme. Ahora las opciones de Alonso se reducen y, aunque el tiempo como siempre dará o quitará la razón, pinta a nuevo error de Fernando a la hora de decidir. Su rendimiento es tan grande en pista como, al menos dudoso, fuera de ella.

Vettel busca nuevos retos fuera de su equipo de siempre, nuevas motivaciones, y parece que cumplirá por fin su eterno deseo de pilotar para Ferrari, siguiendo los pasos de su ídolo Michael Schumacher. Ha ganado todo en Red Bull y 2014 deja a la vista que tal vez no tenga nada más que darle a su escudería ni su escudería a él. Dudo que haya en su salida ningún reproche y otra cosa que no sea agradecimiento por ambas partes. La relación de Ferrari y Alonso siempre ha sido una montaña rusa de sentimientos y declaraciones. Un amor-odio, como esas relaciones que hacen feliz pero también hieren, y su marcha, que puede anunciarse pronto, no será tan feliz como debería entre el mejor equipo de la historia y un piloto de talla descomunal como el español. Y volvamos a lo importante: Forza Jules.