_Otros

Gasolina con hielo: Reflexiones del GP de Catalunya 2014

Nacho GONZÁLEZ Y Montmeló trajo el delirio. La batalla Márquez-Lorenzo de Mugello resultó ser solamente el aperitivo de lo que estaba por venir, que no era sino la mejor carrera del año. Cien mil almas vibraban en cada vuelta con los adelantamientos de los cuatro magníficos, que salieron desde parrilla con el cuchillo entre los dientes.

Jorge Lorenzo se puso primero al estilo 2013, pero fue Valentino Rossi el encargado de tirar del grupo; y el balear se vio superado por Marc Márquez y Dani Pedrosa, no sin oponer resistencia. No había concesiones, nadie quería perder la posición; y ese inconformismo dio lugar a un precioso e intenso carrusel de adelantamientos. Stefan Bradl pudo aguantar unas cuantas vueltas, lo que le permitió ser testigo de una lucha a cuatro antológica.

Empezó a quedarse Lorenzo mientras Rossi intentaba seleccionar a base de ritmo, pero apenas llegó a coger un segundo de ventaja cuando Márquez se coló en la chicane. Se dejó pasar por Pedrosa para evitar una penalización, pero rápidamente recuperó la segunda posición y volvió a colocarse a rueda de ‘Il Dottore’.

El momento extraño llegó a seis vueltas del final, cuando tanto Márquez como Pedrosa levantaron la mano por culpa. Parecía que era por la lluvia, pero no. Luego se supo que lo que hicieron fue avisar a Rossi de que le dejaban pasar, al darse cuenta de que le habían adelantado bajo bandera amarilla.

Ese pequeño caos permitió acercarse a Lorenzo, pero en cuanto se relanzó la prueba (es un decir), volvió a verse impotente ante sus tres rivales. La victoria estaba entre Marc, Dani y Vale; que entraron en ese orden en la penúltima vuelta. El italiano tampoco podía seguir la rueda de la dupla de Honda, que protagonizó un último giro de escándalo.

Hasta tres veces superó Pedrosa a Márquez, que inmediatamente recuperaba el liderato. Dani quiso arriesgar demasiado y se fue largo tras tocarse con su compañero, lo que hizo a Rossi encontrarse con la segunda posición de forma inesperada. Pedrosa fue finalmente tercero, Lorenzo cuarto.

Bradl quinto y Aleix Espargaró sexto, ambos en solitario. 48 milésimas le bastaron a Pol Espargaró para arrebatarle el séptimo puesto a Andrea Dovizioso. Completaron el ‘top ten’ Andrea Iannone y Bradley Smith, beneficiados por los abandonos de Álvaro Bautista y Cal Crutchlow.

MOTO2: RABAT ARRASA ENTRE SUSTOS
Un sinfín de caídas -alguna muy peligrosa (Luis Salom y Jordi Torres)- sembraron el pánico en Montmeló, pero la suerte y la habilidad de Jonas Folger y Dominique Aegerter evitó una tragedia y permitió disfrutar de la victoria de Tito Rabat, con Maverick Viñales y Johann Zarco en el podio; Mika Kallio fue cuarto y ya está a 34 puntos de Tito.

MOTO3: EXHIBICIÓN DE ÁLEX MÁRQUEZ
Por primera vez en lo que va de año, un piloto logró ganar en solitario en Moto3: Álex Márquez se escapó para lograr la segunda victoria de su vida, escoltado en el podio por Enea Bastianini –el más joven del Mundial- y Efrén Vázquez. La general se aprieta.

GRANIZADO DE IDEAS
Cada vez llegan más ajustadas, pero siguen llegando. Hablamos de las victorias de Márquez, que las tiene de todos los colores. En lo que va de temporada, ya ha batido en el cuerpo a cuerpo a Rossi (Qatar), Lorenzo (Mugello) y Pedrosa (Montmeló).
Siete de siete. Ya ha igualado a Rossi y tiene en el punto de mira a Mick Doohan (10), John Surtees (11), y Mike Hailwood (12). Más lejos queda Giacomo Agostini (20). Hay que retroceder muchas décadas para adquirir plena consciencia de lo que el de Cervera está haciendo.

Me van a permitir la licencia de hablar de Dani Pedrosa en segundo lugar, aunque haya sido tercero. Entre una jauría de tigres quiso rugir más alto que nadie, y solamente el rey de la selva le privó de la que seguramente hubiera sido la mejor victoria de su vida. Pese al tercer puesto final, el rey sin reina brindó un espectáculo grandioso, con adelantamientos memorables y una resistencia mayor de la que había exhibido nunca. Sabe que Márquez es el gran reto de su vida y lo asume como tal. El motociclismo se lo agradece.

Rossi volvió a ser el primero detrás de Márquez, y ya van cuatro en siete carreras. Gracias al fallo final de Dani aumenta su ventaja en la batalla por ser el primero de los que esperan el error del vigente campeón. En Montmeló ejerció de liebre y batalló cuanto pudo. Al final, supo estar lo suficientemente cerca para ganar un puesto, consciente de que los dos españoles iban al límite y la posibilidad de error era alta.
La decepción fue Lorenzo, que tenía la misión de demostrar que su resurrección en Mugello no era un hecho aislado producto de su idilio con el trazado transalpino; y ha fallado. Dos podios en siete carreras son un bagaje muy pobre para un bicampeón de MotoGP. Debe encontrar la motivación para salvar algo positivo de una temporada ya perdida.

En la clase media toca destacar a Bradl. De nuevo noticia durante el finde por los besitos de sus hombros con los pianos; y en carrera mejor satélite con diferencia. Todo lo contrario que su gran rival, Álvaro Bautista, que tras unos entrenamientos difíciles abandonó por avería.

Muy bien de nuevo los Espargaró: Aleix ha vuelto a pelear en zonas muy nobles; y Pol le sacó los colores a Dovi. Discretos Iannone y Smith, y de nuevo mal Crutchlow. Antes de abandonar estaba duodécimo, última Factory. No es el primero que vive una pesadilla en Ducati.

Yonny Hernández sigue firme flirteando con el ‘top ten’ (11º); y Scott Redding ganó el mano a mano a un renqueante Nicky Hayden. Va a estar bonita la guerra entre las Honda Open. Por último, Michel Fabrizio se convirtió en el 25º piloto del año en tomar parte en MotoGP.

En dos semanas, el sábado más mágico del año. ¡Nos vemos en la Catedral!

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Nacho GONZÁLEZ Y Montmeló trajo el delirio. La batalla Márquez-Lorenzo de Mugello resultó ser solamente el aperitivo de lo que estaba por venir, que no era sino la mejor carrera del año. Cien mil almas vibraban en cada vuelta con los adelantamientos de los cuatro magníficos, que salieron desde parrilla con el cuchillo entre los dientes.

Jorge Lorenzo se puso primero al estilo 2013, pero fue Valentino Rossi el encargado de tirar del grupo; y el balear se vio superado por Marc Márquez y Dani Pedrosa, no sin oponer resistencia. No había concesiones, nadie quería perder la posición; y ese inconformismo dio lugar a un precioso e intenso carrusel de adelantamientos. Stefan Bradl pudo aguantar unas cuantas vueltas, lo que le permitió ser testigo de una lucha a cuatro antológica.

Empezó a quedarse Lorenzo mientras Rossi intentaba seleccionar a base de ritmo, pero apenas llegó a coger un segundo de ventaja cuando Márquez se coló en la chicane. Se dejó pasar por Pedrosa para evitar una penalización, pero rápidamente recuperó la segunda posición y volvió a colocarse a rueda de ‘Il Dottore’.

El momento extraño llegó a seis vueltas del final, cuando tanto Márquez como Pedrosa levantaron la mano por culpa. Parecía que era por la lluvia, pero no. Luego se supo que lo que hicieron fue avisar a Rossi de que le dejaban pasar, al darse cuenta de que le habían adelantado bajo bandera amarilla.

Ese pequeño caos permitió acercarse a Lorenzo, pero en cuanto se relanzó la prueba (es un decir), volvió a verse impotente ante sus tres rivales. La victoria estaba entre Marc, Dani y Vale; que entraron en ese orden en la penúltima vuelta. El italiano tampoco podía seguir la rueda de la dupla de Honda, que protagonizó un último giro de escándalo.

Hasta tres veces superó Pedrosa a Márquez, que inmediatamente recuperaba el liderato. Dani quiso arriesgar demasiado y se fue largo tras tocarse con su compañero, lo que hizo a Rossi encontrarse con la segunda posición de forma inesperada. Pedrosa fue finalmente tercero, Lorenzo cuarto.

Bradl quinto y Aleix Espargaró sexto, ambos en solitario. 48 milésimas le bastaron a Pol Espargaró para arrebatarle el séptimo puesto a Andrea Dovizioso. Completaron el ‘top ten’ Andrea Iannone y Bradley Smith, beneficiados por los abandonos de Álvaro Bautista y Cal Crutchlow.

MOTO2: RABAT ARRASA ENTRE SUSTOS
Un sinfín de caídas -alguna muy peligrosa (Luis Salom y Jordi Torres)- sembraron el pánico en Montmeló, pero la suerte y la habilidad de Jonas Folger y Dominique Aegerter evitó una tragedia y permitió disfrutar de la victoria de Tito Rabat, con Maverick Viñales y Johann Zarco en el podio; Mika Kallio fue cuarto y ya está a 34 puntos de Tito.

MOTO3: EXHIBICIÓN DE ÁLEX MÁRQUEZ
Por primera vez en lo que va de año, un piloto logró ganar en solitario en Moto3: Álex Márquez se escapó para lograr la segunda victoria de su vida, escoltado en el podio por Enea Bastianini –el más joven del Mundial- y Efrén Vázquez. La general se aprieta.

GRANIZADO DE IDEAS
Cada vez llegan más ajustadas, pero siguen llegando. Hablamos de las victorias de Márquez, que las tiene de todos los colores. En lo que va de temporada, ya ha batido en el cuerpo a cuerpo a Rossi (Qatar), Lorenzo (Mugello) y Pedrosa (Montmeló).
Siete de siete. Ya ha igualado a Rossi y tiene en el punto de mira a Mick Doohan (10), John Surtees (11), y Mike Hailwood (12). Más lejos queda Giacomo Agostini (20). Hay que retroceder muchas décadas para adquirir plena consciencia de lo que el de Cervera está haciendo.

Me van a permitir la licencia de hablar de Dani Pedrosa en segundo lugar, aunque haya sido tercero. Entre una jauría de tigres quiso rugir más alto que nadie, y solamente el rey de la selva le privó de la que seguramente hubiera sido la mejor victoria de su vida. Pese al tercer puesto final, el rey sin reina brindó un espectáculo grandioso, con adelantamientos memorables y una resistencia mayor de la que había exhibido nunca. Sabe que Márquez es el gran reto de su vida y lo asume como tal. El motociclismo se lo agradece.

Rossi volvió a ser el primero detrás de Márquez, y ya van cuatro en siete carreras. Gracias al fallo final de Dani aumenta su ventaja en la batalla por ser el primero de los que esperan el error del vigente campeón. En Montmeló ejerció de liebre y batalló cuanto pudo. Al final, supo estar lo suficientemente cerca para ganar un puesto, consciente de que los dos españoles iban al límite y la posibilidad de error era alta.
La decepción fue Lorenzo, que tenía la misión de demostrar que su resurrección en Mugello no era un hecho aislado producto de su idilio con el trazado transalpino; y ha fallado. Dos podios en siete carreras son un bagaje muy pobre para un bicampeón de MotoGP. Debe encontrar la motivación para salvar algo positivo de una temporada ya perdida.

En la clase media toca destacar a Bradl. De nuevo noticia durante el finde por los besitos de sus hombros con los pianos; y en carrera mejor satélite con diferencia. Todo lo contrario que su gran rival, Álvaro Bautista, que tras unos entrenamientos difíciles abandonó por avería.

Muy bien de nuevo los Espargaró: Aleix ha vuelto a pelear en zonas muy nobles; y Pol le sacó los colores a Dovi. Discretos Iannone y Smith, y de nuevo mal Crutchlow. Antes de abandonar estaba duodécimo, última Factory. No es el primero que vive una pesadilla en Ducati.

Yonny Hernández sigue firme flirteando con el ‘top ten’ (11º); y Scott Redding ganó el mano a mano a un renqueante Nicky Hayden. Va a estar bonita la guerra entre las Honda Open. Por último, Michel Fabrizio se convirtió en el 25º piloto del año en tomar parte en MotoGP.

En dos semanas, el sábado más mágico del año. ¡Nos vemos en la Catedral!