_Alemania

Esperanza y disciplina. El efecto Magath.

Juanma Perera @juanmaHumilAfic 26-04-2022

Cuestión de dinámicas. Si hace semanas hablábamos sobre el Hertha BSC y las famosas declaraciones de su accionista mayoritario, Lars Windhorst, en las que definió la inversión en el club berlinés como un error, ahora las tornas han cambiado, pero no con respecto a esa opinión, sino en lo deportivo. Al conjunto berlinés se le juntó una mala época suya con la más gloriosa de sus vecinos humildes en la élite. Y eso duele. Los millones que el propietario de Tennor Holding invirtió en el club no han servido para nada y ahora, cuando llega el final de la competición, están más pendientes de no cometer errores y descender, en vez de regresar a Europa, que era el principal objetivo.

En el inicio de 2022 el rendimiento fue tan malo, que decidieron cortar por lo sano la vinculación con Tayfun Korkut y acudieron a la desesperada para convencer a un histórico, Felix Magath, doble campeón con el Bayern y el técnico que hizo de la pareja Dzeko-Grafite una dupla sideral, dando un título a las vitrinas del Wolfsburg, huérfano de premios de tal calibre en la élite en su momento. Magath es uno de los siete técnicos históricos que supera los 500 partidos dirigidos en la élite y en él estaban depositadas todas esperanzas del equipo del Olímpico de la capital alemana. Ahora, bajo su mando, el comandante enderezó el rumbo y el equipo se encuentra aún en peligro, pero fuera de los tres últimos puestos.

Con Magath llegaron, por fin, las primeras victorias del año natural y la idea de que la permanencia era posible. Simplemente había que centrarse y competir. Eso hacía meses que no pasaba y ahora está dando sus frutos. La casualidad ha deparado que el nuevo técnico del equipo de la capital germana se esté jugando la permanencia ante Wolfsburg y Stuttgart, equipos claves en la carrera de Magath, aunque por situaciones muy distintas. Con unos ganó el campeonato y, a los otros, los salvó de un descenso que se acercaba de forma agónica. Casualmente, como la actual. Y si en el club de la Mercedes el técnico se valió de jóvenes canteranos para ayudar a salvar al club, en Berlín también ha decidido seguir con la misma fórmula. De momento respiran tranquilos, gracias a tres victorias que les permitieron coger aire.

Que Magath logre o no cumplir el objetivo de la permanencia en Bundesliga ya se verá. Competencia tendrá, eso seguro. Pero lo que sí es verdad es que la carta ganadora de Windhorst no salió del mazo hasta hace poco. La partida le hizo errar hasta que llegó su momento y eligió el movimiento ganador o, al menos, uno en el que no reinara la anarquía y la disciplina fuera casi una religión. Quien no cumpliera sería multado.

Imagen de cabecera: Hertha BSC

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Cuestión de dinámicas. Si hace semanas hablábamos sobre el Hertha BSC y las famosas declaraciones de su accionista mayoritario, Lars Windhorst, en las que definió la inversión en el club berlinés como un error, ahora las tornas han cambiado, pero no con respecto a esa opinión, sino en lo deportivo. Al conjunto berlinés se le juntó una mala época suya con la más gloriosa de sus vecinos humildes en la élite. Y eso duele. Los millones que el propietario de Tennor Holding invirtió en el club no han servido para nada y ahora, cuando llega el final de la competición, están más pendientes de no cometer errores y descender, en vez de regresar a Europa, que era el principal objetivo.

En el inicio de 2022 el rendimiento fue tan malo, que decidieron cortar por lo sano la vinculación con Tayfun Korkut y acudieron a la desesperada para convencer a un histórico, Felix Magath, doble campeón con el Bayern y el técnico que hizo de la pareja Dzeko-Grafite una dupla sideral, dando un título a las vitrinas del Wolfsburg, huérfano de premios de tal calibre en la élite en su momento. Magath es uno de los siete técnicos históricos que supera los 500 partidos dirigidos en la élite y en él estaban depositadas todas esperanzas del equipo del Olímpico de la capital alemana. Ahora, bajo su mando, el comandante enderezó el rumbo y el equipo se encuentra aún en peligro, pero fuera de los tres últimos puestos.

Con Magath llegaron, por fin, las primeras victorias del año natural y la idea de que la permanencia era posible. Simplemente había que centrarse y competir. Eso hacía meses que no pasaba y ahora está dando sus frutos. La casualidad ha deparado que el nuevo técnico del equipo de la capital germana se esté jugando la permanencia ante Wolfsburg y Stuttgart, equipos claves en la carrera de Magath, aunque por situaciones muy distintas. Con unos ganó el campeonato y, a los otros, los salvó de un descenso que se acercaba de forma agónica. Casualmente, como la actual. Y si en el club de la Mercedes el técnico se valió de jóvenes canteranos para ayudar a salvar al club, en Berlín también ha decidido seguir con la misma fórmula. De momento respiran tranquilos, gracias a tres victorias que les permitieron coger aire.

Que Magath logre o no cumplir el objetivo de la permanencia en Bundesliga ya se verá. Competencia tendrá, eso seguro. Pero lo que sí es verdad es que la carta ganadora de Windhorst no salió del mazo hasta hace poco. La partida le hizo errar hasta que llegó su momento y eligió el movimiento ganador o, al menos, uno en el que no reinara la anarquía y la disciplina fuera casi una religión. Quien no cumpliera sería multado.

Imagen de cabecera: Hertha BSC

_Alemania

Nadie lo vio venir

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
09-11-2022