_Otros

El talento frente al muro

Carlos Mateos @cmateosgil 29-06-2018

etiquetas:

El de Rusia está siendo el Mundial de las sorpresas, una cita repleta de dudas y de sobresaltos inesperados para aquellas selecciones que aspiran a conquistar el trofeo. Ninguna se ha librado hasta ahora de un mal día, de algún momento de flaqueza. Ninguna menos Bélgica, quien ha caminado con firmeza para plantarse sin mácula ante ese reto que son las eliminatorias.

Si bien es cierto que tanto Panamá como Túnez no se encontraban a priori entre los rivales más intimidantes, ambas papeletas se solventaron con suficiencia y unas excelentes prestaciones de cara a puerta. En el caso del partido de Inglaterra, la tentación de empatar era demasiado sugerente para circular por el lado ‘asequible’ del cuadro. Pero lejos de conformarse, los menos habituales pusieron de su parte para llevarse el duelo demostrando que no hay miedo a nada.

Ese cara a cara, más allá de determinar si lo suyo era un farol, fue además una manera de mirarse ante el espejo y verse favorecidos toda vez que enfrente había varios compañeros de vestuario o contrarios con los que han compartido protagonismo cada fin de semana en la Premier League. El fútbol inglés se ha convertido en el recipiente perfecto para potenciar el talento belga y gran parte de los internacionales belgas llevan en su piel la tinta indeleble que imprime una de las mejores competiciones del mundo.

La necesidad de afrontar duelos de gran exigencia jornada tras jornada ha inoculado un gen competitivo que se añade a una ecuación donde también hay variantes como el aumento de la experiencia. Fábrica constante de expectativas, al combinado nacional le ha faltado la mentalidad necesaria para cumplirlas. Sin embargo, los sinsabores pasados parecen haber hecho mella y han pasado de respetar a ser respetados. Hay una evolución evidente que invita, más si cabe, al optimismo.

En ese sentido ha ayudado la buena labor, con cifras en la mano, de Roberto Martínez. El español no era, desde luego, el que mejor palmarés y cartel tenía de cuantos estaban en el mercado. Pero en ese proceso de dar cohesión a las estrellas difuminadas por Inglaterra y acompasarlas con las del resto de las grandes ligas, encajaba como anillo al dedo. Primero, por su conocimiento exhaustivo de los distintos escalones del balompié británico. Y segundo por su raciocinio en la toma de decisiones, desechando los comportamientos a veces impulsivos de Wilmonts.

Pese a ello no ha sido sencillo. Los jugadores que son inteligentes para manejar el balón también lo son fuera y no toleran fallos desde la banda, más cuando saben que se encuentran ante la oportunidad de sus vidas. Eso explica, por ejemplo, que Kevin De Bruyne pusiera en duda el planteamiento ejecutado en el amistoso ante México que terminó con empate a tres. Esa disparidad de criterio no ha pasado a mayores y en el periplo hacia el examen final, ese donde se debe mostrar sobre el papel todo lo que se ha estudiado, los resultados han sido notables.

Los ingredientes, pues, son de la mayor calidad gracias también a un excelente trabajo de cantera cincelado durante años en clubes como el Anderlecht (Kompany, Lukaku, Tielemans, Mertens, Januzaj, Dendoncker), el Genk (Courtois, De Bruyne, Ferreira Carrasco, Casteels), el Standard de Lieja (Witsel, Fellaini, Batshuayi, Meunier, Chadli) y el ya extinto Germinal Beerschot (Alderweireld, Vermaelen, Vertonghen, Dembélé, Nainggolan pese a no ir convocado). De hecho, a excepción de Mignolet, Boyata y los hermanos Hazard todos han pasado por alguno de esos cuatro conjuntos antes de ser profesionales. Y algunos por dos.

Estamos así ante el punto óptimo de una hornada sugerente. Por edad, por bagaje y por circunstancias quizás sea el ahora o nunca para Bélgica siempre teniendo en cuenta que una Copa del Mundo son palabras mayores. Cuando entran en escena los partidos únicos, puede pasar de todo para bien y para mal. Uruguay, Portugal, Argentina, Francia, Brasil, México y antes de todos Japón podrían cruzarse en su trayecto ¿Estarán preparados para adaptarse a los distintos escenarios posibles?

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El de Rusia está siendo el Mundial de las sorpresas, una cita repleta de dudas y de sobresaltos inesperados para aquellas selecciones que aspiran a conquistar el trofeo. Ninguna se ha librado hasta ahora de un mal día, de algún momento de flaqueza. Ninguna menos Bélgica, quien ha caminado con firmeza para plantarse sin mácula ante ese reto que son las eliminatorias.

Si bien es cierto que tanto Panamá como Túnez no se encontraban a priori entre los rivales más intimidantes, ambas papeletas se solventaron con suficiencia y unas excelentes prestaciones de cara a puerta. En el caso del partido de Inglaterra, la tentación de empatar era demasiado sugerente para circular por el lado ‘asequible’ del cuadro. Pero lejos de conformarse, los menos habituales pusieron de su parte para llevarse el duelo demostrando que no hay miedo a nada.

Ese cara a cara, más allá de determinar si lo suyo era un farol, fue además una manera de mirarse ante el espejo y verse favorecidos toda vez que enfrente había varios compañeros de vestuario o contrarios con los que han compartido protagonismo cada fin de semana en la Premier League. El fútbol inglés se ha convertido en el recipiente perfecto para potenciar el talento belga y gran parte de los internacionales belgas llevan en su piel la tinta indeleble que imprime una de las mejores competiciones del mundo.

La necesidad de afrontar duelos de gran exigencia jornada tras jornada ha inoculado un gen competitivo que se añade a una ecuación donde también hay variantes como el aumento de la experiencia. Fábrica constante de expectativas, al combinado nacional le ha faltado la mentalidad necesaria para cumplirlas. Sin embargo, los sinsabores pasados parecen haber hecho mella y han pasado de respetar a ser respetados. Hay una evolución evidente que invita, más si cabe, al optimismo.

En ese sentido ha ayudado la buena labor, con cifras en la mano, de Roberto Martínez. El español no era, desde luego, el que mejor palmarés y cartel tenía de cuantos estaban en el mercado. Pero en ese proceso de dar cohesión a las estrellas difuminadas por Inglaterra y acompasarlas con las del resto de las grandes ligas, encajaba como anillo al dedo. Primero, por su conocimiento exhaustivo de los distintos escalones del balompié británico. Y segundo por su raciocinio en la toma de decisiones, desechando los comportamientos a veces impulsivos de Wilmonts.

Pese a ello no ha sido sencillo. Los jugadores que son inteligentes para manejar el balón también lo son fuera y no toleran fallos desde la banda, más cuando saben que se encuentran ante la oportunidad de sus vidas. Eso explica, por ejemplo, que Kevin De Bruyne pusiera en duda el planteamiento ejecutado en el amistoso ante México que terminó con empate a tres. Esa disparidad de criterio no ha pasado a mayores y en el periplo hacia el examen final, ese donde se debe mostrar sobre el papel todo lo que se ha estudiado, los resultados han sido notables.

Los ingredientes, pues, son de la mayor calidad gracias también a un excelente trabajo de cantera cincelado durante años en clubes como el Anderlecht (Kompany, Lukaku, Tielemans, Mertens, Januzaj, Dendoncker), el Genk (Courtois, De Bruyne, Ferreira Carrasco, Casteels), el Standard de Lieja (Witsel, Fellaini, Batshuayi, Meunier, Chadli) y el ya extinto Germinal Beerschot (Alderweireld, Vermaelen, Vertonghen, Dembélé, Nainggolan pese a no ir convocado). De hecho, a excepción de Mignolet, Boyata y los hermanos Hazard todos han pasado por alguno de esos cuatro conjuntos antes de ser profesionales. Y algunos por dos.

Estamos así ante el punto óptimo de una hornada sugerente. Por edad, por bagaje y por circunstancias quizás sea el ahora o nunca para Bélgica siempre teniendo en cuenta que una Copa del Mundo son palabras mayores. Cuando entran en escena los partidos únicos, puede pasar de todo para bien y para mal. Uruguay, Portugal, Argentina, Francia, Brasil, México y antes de todos Japón podrían cruzarse en su trayecto ¿Estarán preparados para adaptarse a los distintos escenarios posibles?

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021