_Otros

El sueño incumplido de Primera

Carlos Mateos @cmateosgil 30-10-2018

etiquetas:

La máxima categoría del fútbol español ha dado cabida en los
tiempos recientes a muchos equipos que hasta ahora no habían podido alcanzar la
cima. Los últimos han sido el Girona y el Huesca, clubes que han conseguido
llevar el fútbol de élite a unas ciudades que hasta la fecha no habían podido
disfrutar de él. Otras, en cambio, no han tenido tanta suerte. Repasamos las
capitales de provincia que aún no saben lo que es pisar Primera.

Ávila: La época de mayor éxito de la ciudad llegó a
finales de los ochenta y principios de los noventa, cuando el equipo encadenó
ocho temporadas consecutivas en Segunda División B, finalizando dos veces
octavo (1987-1988 y 1989-1990). Inquilino habitual de Tercera, generalmente en
la parte media-alta de la tabla tanto en el antiguo formato como en el nuevo,
ha disputado asimismo en quince ocasiones la Copa del Rey.

Cáceres: El Club Polideportivo Cacereño no solo es el
decano del fútbol extremeño sino que además se convirtió en el primer conjunto
de la comunidad autónoma que alcanzó la categoría de plata del fútbol español
por delante del Badajoz, el Mérida o el Extremadura entre otros. A esos logros
suman también el campeonato logrado en Segunda B durante la campaña 97-98, si
bien acabaron últimos en el playoff de ascenso por detrás del Mallorca B, el
Granada y el Bilbao Athletic.

Ceuta: La Sociedad Deportiva Ceuta primero y la
Agrupación Deportiva Ceuta años después acariciaron la Primera División tras
caer en el paso previo a la misma. Solo esta última sobrevive con el nombre de
Atlético Ceuta. Generó además ciertas esperanzas en su día la Asociación
Deportiva Ceuta, que fagocitó el puesto del Ceutí Atlético, pero acabó
sucumbiendo en varios playoffs de ascenso a Segunda antes de desaparecer.

Ciudad Real: La gran esperanza en la actualidad es el
Club Deportivo Manchego Ciudad Real, quien se ha estabilizado en Tercera
División tras su fundación en 2009. Esta entidad es la heredera del Manchego
Ciudad Real Club de Fútbol, que en sus nueve años de existencia también fue un
habitual en el cuarto escalón. Y ambos siguen los pasos del más histórico CD
Manchego. Este último, por el que pasaron jugadores como los hermanos Helguera,
se quedó a las puertas de Segunda en varias ocasiones.

Cuenca: Inquilino habitual de la Segunda B durante
las últimas décadas, el Conquense tiene aún pendiente pisar la Segunda
División. Una vez estuvo especialmente cerca, en la 2004-2005, pero el Real
Madrid B de Diego López, Álvaro Arbeloa, Rubén De La Red o Roberto Soldado acabó
con el sueño cuando ya se acariciaba un logro histórico gracias a futbolistas
como López Garai o Mikel Rico.

Guadalajara: De la mano de Carlos Terrazas el equipo
de la urbe pudo disfrutar de dos campañas en la división de plata y en ambas
quedó en la parte baja. No pudo sin embargo sobrevivir a las acusaciones de
irregularidad en una ampliación de capital, por lo que acabó siendo relegado a
Segunda B. Ahora lucha por volver de nuevo allí, pero esta vez desde
Tercera. 

Lugo: El CD Lugo es el equipo que más cerca se
encuentra de Primera de cuantos componen esta lista. Al menos por el momento ya
que tras un comienzo irregular mira de reojo los puestos de descenso y acaba de
cambiar de entrenador. Asentado durante los últimos cursos en el fútbol
profesional dentro de una misma etapa, solo una vez con anterioridad había
llegado tan alto con dicha nomenclatura. Su predecesora, la Sociedad Gimnástica
Lucense, también lo hizo en los cincuenta.

Melilla: Varios intentos infructuosos de volver a
Segunda tras varias décadas sin jugar allí acumula ya la UD Melilla, a quien se
le resiste un nuevo salto al profesionalismo pese a que ha llegado incluso a
ser campeona de grupo en Segunda B. La ciudad autónoma puede presumir de que
estuvo ocho campañas en la plata pero en ninguna de ellas pudo dar el salto a
la élite.

Orense: Solo diez años de vida tuvo la Unión
Deportiva Orensana, pero tres de ellos los pasó en Segunda. Le siguió el C.D
Ourense, quien finalizó en dos ocasiones tercero en Segunda y conquistó dos
subcampeonatos de Segunda B. Ahora, tras la desaparición de este último en el
año 2014, la representación de la ciudad gallega recae en la UD Ourense y en el
Ourense CF. Ambos son rivales en el Grupo I de Tercera.

Palencia: La temporada 82-83 pudo ser la del milagro,
con el Palencia CF quedándose a las puertas de Primera. Pero todo lo que ha
sucedido después ha sido un caos. A ese equipo le siguió el CF Palencia, nombre
que adquirió el filial Cristo Olímpico. No fue el definitivo ya que este dejó
su sitio al CD Palencia, quien recientemente estaba en Segunda B. Pero los
problemas económicos le han relegado a provincial. Ahora el mejor representante
es el Cristo Atlético, morador en Tercera.

Segovia: La Gimnástica Segoviana es un habitual de la
Tercera División, además de uno de los punteros de su grupo. Pese a ello apenas
ha pisado en tres ocasiones la Segunda División B. Ese privilegio no lo ha
tenido aún otro club de la ciudad, el Unami C.P (Unión de Amigos), cuyo techo
hasta el momento es el cuarto escalón.

Teruel: Ni la Unión Deportiva Teruel, ya
desaparecida, ni el actual CD Teruel fueron o han sido capaces de llevar a los
turolenses al fútbol de Segunda. En disposición de ello están estos últimos
pero su arranque de temporada en el Grupo III de la categoría de bronce no
invita al optimismo ya que se encuentran en la parte baja de la tabla. De
momento el cuarto puesto en Segunda B de la 88-89 es el registro a batir.

Toledo: La década de los noventa fue la de mayor
gloria para el CD Toledo, con el mítico ‘Salto del Caballo’ sonando en los
carruseles de las radios cuando el equipo encadenó siete campañas seguidas en
Segunda. En una de ellas, la 93-94, jugó incluso una promoción contra el
Valladolid que acabó perdiendo. Nada volvió a ser lo mismo desde entonces,
aunque se siguieron viviendo momentos emotivos como aquella eliminatoria copera
donde acabaron con el Real Madrid. Ahora se busca el ascenso desde Tercera. La
ciudad contó además con la ya desaparecida Unión Deportiva Santa Bárbara, que
no alcanzó la Segunda B.

Zamora: Aunque el Zamora CF ahora esté en Tercera,
muchas han sido las temporadas que ha pasado en Segunda B y en varias de ellas
se quedó a las puertas de subir a Segunda. Pero esos ‘casi’ nunca llegaron a
consumarse, quedando aún esa cuenta pendiente para el futuro. Eso no quita que
haya podido hacer historia pues en la 2012-2013 se convirtió, con diez, en el
equipo que logró más empates consecutivos en partidos oficiales junto con el
Independiente de Avellaneda.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La máxima categoría del fútbol español ha dado cabida en los
tiempos recientes a muchos equipos que hasta ahora no habían podido alcanzar la
cima. Los últimos han sido el Girona y el Huesca, clubes que han conseguido
llevar el fútbol de élite a unas ciudades que hasta la fecha no habían podido
disfrutar de él. Otras, en cambio, no han tenido tanta suerte. Repasamos las
capitales de provincia que aún no saben lo que es pisar Primera.

Ávila: La época de mayor éxito de la ciudad llegó a
finales de los ochenta y principios de los noventa, cuando el equipo encadenó
ocho temporadas consecutivas en Segunda División B, finalizando dos veces
octavo (1987-1988 y 1989-1990). Inquilino habitual de Tercera, generalmente en
la parte media-alta de la tabla tanto en el antiguo formato como en el nuevo,
ha disputado asimismo en quince ocasiones la Copa del Rey.

Cáceres: El Club Polideportivo Cacereño no solo es el
decano del fútbol extremeño sino que además se convirtió en el primer conjunto
de la comunidad autónoma que alcanzó la categoría de plata del fútbol español
por delante del Badajoz, el Mérida o el Extremadura entre otros. A esos logros
suman también el campeonato logrado en Segunda B durante la campaña 97-98, si
bien acabaron últimos en el playoff de ascenso por detrás del Mallorca B, el
Granada y el Bilbao Athletic.

Ceuta: La Sociedad Deportiva Ceuta primero y la
Agrupación Deportiva Ceuta años después acariciaron la Primera División tras
caer en el paso previo a la misma. Solo esta última sobrevive con el nombre de
Atlético Ceuta. Generó además ciertas esperanzas en su día la Asociación
Deportiva Ceuta, que fagocitó el puesto del Ceutí Atlético, pero acabó
sucumbiendo en varios playoffs de ascenso a Segunda antes de desaparecer.

Ciudad Real: La gran esperanza en la actualidad es el
Club Deportivo Manchego Ciudad Real, quien se ha estabilizado en Tercera
División tras su fundación en 2009. Esta entidad es la heredera del Manchego
Ciudad Real Club de Fútbol, que en sus nueve años de existencia también fue un
habitual en el cuarto escalón. Y ambos siguen los pasos del más histórico CD
Manchego. Este último, por el que pasaron jugadores como los hermanos Helguera,
se quedó a las puertas de Segunda en varias ocasiones.

Cuenca: Inquilino habitual de la Segunda B durante
las últimas décadas, el Conquense tiene aún pendiente pisar la Segunda
División. Una vez estuvo especialmente cerca, en la 2004-2005, pero el Real
Madrid B de Diego López, Álvaro Arbeloa, Rubén De La Red o Roberto Soldado acabó
con el sueño cuando ya se acariciaba un logro histórico gracias a futbolistas
como López Garai o Mikel Rico.

Guadalajara: De la mano de Carlos Terrazas el equipo
de la urbe pudo disfrutar de dos campañas en la división de plata y en ambas
quedó en la parte baja. No pudo sin embargo sobrevivir a las acusaciones de
irregularidad en una ampliación de capital, por lo que acabó siendo relegado a
Segunda B. Ahora lucha por volver de nuevo allí, pero esta vez desde
Tercera. 

Lugo: El CD Lugo es el equipo que más cerca se
encuentra de Primera de cuantos componen esta lista. Al menos por el momento ya
que tras un comienzo irregular mira de reojo los puestos de descenso y acaba de
cambiar de entrenador. Asentado durante los últimos cursos en el fútbol
profesional dentro de una misma etapa, solo una vez con anterioridad había
llegado tan alto con dicha nomenclatura. Su predecesora, la Sociedad Gimnástica
Lucense, también lo hizo en los cincuenta.

Melilla: Varios intentos infructuosos de volver a
Segunda tras varias décadas sin jugar allí acumula ya la UD Melilla, a quien se
le resiste un nuevo salto al profesionalismo pese a que ha llegado incluso a
ser campeona de grupo en Segunda B. La ciudad autónoma puede presumir de que
estuvo ocho campañas en la plata pero en ninguna de ellas pudo dar el salto a
la élite.

Orense: Solo diez años de vida tuvo la Unión
Deportiva Orensana, pero tres de ellos los pasó en Segunda. Le siguió el C.D
Ourense, quien finalizó en dos ocasiones tercero en Segunda y conquistó dos
subcampeonatos de Segunda B. Ahora, tras la desaparición de este último en el
año 2014, la representación de la ciudad gallega recae en la UD Ourense y en el
Ourense CF. Ambos son rivales en el Grupo I de Tercera.

Palencia: La temporada 82-83 pudo ser la del milagro,
con el Palencia CF quedándose a las puertas de Primera. Pero todo lo que ha
sucedido después ha sido un caos. A ese equipo le siguió el CF Palencia, nombre
que adquirió el filial Cristo Olímpico. No fue el definitivo ya que este dejó
su sitio al CD Palencia, quien recientemente estaba en Segunda B. Pero los
problemas económicos le han relegado a provincial. Ahora el mejor representante
es el Cristo Atlético, morador en Tercera.

Segovia: La Gimnástica Segoviana es un habitual de la
Tercera División, además de uno de los punteros de su grupo. Pese a ello apenas
ha pisado en tres ocasiones la Segunda División B. Ese privilegio no lo ha
tenido aún otro club de la ciudad, el Unami C.P (Unión de Amigos), cuyo techo
hasta el momento es el cuarto escalón.

Teruel: Ni la Unión Deportiva Teruel, ya
desaparecida, ni el actual CD Teruel fueron o han sido capaces de llevar a los
turolenses al fútbol de Segunda. En disposición de ello están estos últimos
pero su arranque de temporada en el Grupo III de la categoría de bronce no
invita al optimismo ya que se encuentran en la parte baja de la tabla. De
momento el cuarto puesto en Segunda B de la 88-89 es el registro a batir.

Toledo: La década de los noventa fue la de mayor
gloria para el CD Toledo, con el mítico ‘Salto del Caballo’ sonando en los
carruseles de las radios cuando el equipo encadenó siete campañas seguidas en
Segunda. En una de ellas, la 93-94, jugó incluso una promoción contra el
Valladolid que acabó perdiendo. Nada volvió a ser lo mismo desde entonces,
aunque se siguieron viviendo momentos emotivos como aquella eliminatoria copera
donde acabaron con el Real Madrid. Ahora se busca el ascenso desde Tercera. La
ciudad contó además con la ya desaparecida Unión Deportiva Santa Bárbara, que
no alcanzó la Segunda B.

Zamora: Aunque el Zamora CF ahora esté en Tercera,
muchas han sido las temporadas que ha pasado en Segunda B y en varias de ellas
se quedó a las puertas de subir a Segunda. Pero esos ‘casi’ nunca llegaron a
consumarse, quedando aún esa cuenta pendiente para el futuro. Eso no quita que
haya podido hacer historia pues en la 2012-2013 se convirtió, con diez, en el
equipo que logró más empates consecutivos en partidos oficiales junto con el
Independiente de Avellaneda.

etiquetas: