_

El record de la hora

David Fernández @EldrickISB 18-09-2014

etiquetas:

David FERNÁNDEZ

David FERNÁNDEZ – El record de la hora, olvidado por los grandes ciclistas desde mediados de los años 90, ha vuelto a coger protagonismo con el inesperado intento de Jens Voigt.

El ciclista alemán, justo el día después de cumplir 43 años, afrontó el reto en el velódromo de Grenchen, Suiza, apenas dos meses después de anunciar su retirada del ciclismo en carretera. Voigt siempre estuvo por encima del record y acabó recorriendo 51,115 km, una mejora de 1,415 km, la cuarta más amplia en la historia de la prueba.

El primer plusmarquista
El ciclismo en pista tiene competición oficial desde el siglo XIX, concretamente desde 1893 cuando se celebró el primer Mundial de la especialidad en Chicago. Y precisamente en ese año se estableció el primer record de la hora, prueba que nunca ha estado en el programa mundialista. Lo consiguió el francés Henri Desgrange, promotor una década después del Tour de Francia, en el velódromo parisino Buffalo y con una marca de 35 kilómetros y 325 metros.

La mayor mejora
El record le duró a Desgrange poco más de un año y su sucesor fue otro francés, Jean Dubois, que en el mismo velódromo Buffalo recorrió 38,220 Km. Nunca más se ha vuelto a superar el record por una margen superior a los dos kilómetros.

De tres en tres
Dos hombres tiene el honor de haber batido el record en tres ocasiones y fue quitándoselo el uno al otro, el suizo Oscar Egg (ganador de etapa en Giro y Tour) y el francés Marcel Berthet, un pistard puro. Egg lo logró en 1912, 1913 y 1914 (en esta última ocasión la marca le duró más de 19 años, record histórico) y Barthet lo consiguió en 1907 y dos veces en 1913, justo antes y después del record de Egg.

Nombres ilustres
Las estrellas del ciclismo en ruta siempre se han sentido atraídos por esta modalidad, ya sea antes o después de sus grandes triunfos. Desde Petit-Breton (plusmarquista en 1905 y luego campeón de dos Tours de Francia) hasta Francesco Moser, que comenzó 1984 batiendo dos veces el record en la altitud de México y luego ganó el Giro de ese año.
También lo consiguieron campeones olímpicos como Giuseppe Olmo (oro por equipos en Los Ángeles 1932) y Ercoli Baldini (oro individual en Melbourne 1956). Y, por supuesto, tres de los más grandes de las vueltas por etapas como Fausto Coppi, recordman en 1942, Jacques Anquetil, que batió el record de Coppi en 1956, y Eddy Merckx que, en 1972 en la altitud de México, batió un record reestablecido como tal en el año 2000 tras las nuevas normas sobre bicicletas.

La era dorada
El mejor momento del record de la hora fue, sin duda, los años 1993 y 1994. Dos pistards como los británicos Boardman y Obree se enfrentaron a los dos mejores contrarrelojistas en ruta de la época, Indurain y Rominger.
En 1993, con un manillar diseñado para apoyar el pecho, Obree alcanzó los 51,5 km. Seis días después Boardman se fue hasta los 52,2 km. Y en 1994 la apoteosis con cuatro records, todos en Burdeos: en abril Obree (52,7 km), en septiembre Indurain con su mítica Espada (53,0 km), en octubre Tony Rominger (53,8 km) y en noviembre nuevamente el suizo (55,2 km).

La división
En el año 2000, y ante un avance tecnológico que parecía abocado a dar más importancia a la bici que al ciclista, la UCI decidió separar las marcas conseguidas en bicicleta normal (el record de la hora oficial) de las logradas con bicicletas diseñadas para la especialidad (el denominado mejor esfuerzo humano).
De esta forma Chris Boardman vio como sus 56,375 Km de 1996 en Manchester dejaban de ser el record oficial para volver a los 49,431 de Merckx en 1972. Boardman reaccionó inmediatamente con otro intento en bicicleta convencional y consiguió batir el record por tan solo 10 metros, el menor margen de mejora de la historia.

La unificación
Desde este año existirá un solo record, aunque se respetará el mejor esfuerzo humano hasta que alguien sea capaz de superarlo. La normativa obliga a competir con las bicis permitidas en las pruebas de persecución en pista y bajo esta ley Jens Voigt, en su último día como profesional sobre una bicicleta, es el nuevo recordman mundial.

Entre dos mujeres
El primer record femenino fue de la soviética Novikova en 1955 (38,473 km) y, al igual que ocurre en categoría masculina, hay dos marcas que pueden considerarse como record. Una es el record oficial de la neerlandesa Leontien Zijlaard (46,065 Km en 2003) y el otro es la mejor marca mundial con bicicleta modificada en poder de Jeannie Longo (48,159 Km en 1996).

Esperando a Martin y Cancellara
Ojalá se desate una nueva fiebre por la prueba, los especialistas en contrarreloj en ruta se animen a intentarlo y la marca se acerque cada vez más a las de Boardman y Longo y, por qué no, a los 60 kilómetros en categoría masculina y a los 50 en la femenina.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

David FERNÁNDEZ – El record de la hora, olvidado por los grandes ciclistas desde mediados de los años 90, ha vuelto a coger protagonismo con el inesperado intento de Jens Voigt.

El ciclista alemán, justo el día después de cumplir 43 años, afrontó el reto en el velódromo de Grenchen, Suiza, apenas dos meses después de anunciar su retirada del ciclismo en carretera. Voigt siempre estuvo por encima del record y acabó recorriendo 51,115 km, una mejora de 1,415 km, la cuarta más amplia en la historia de la prueba.

El primer plusmarquista
El ciclismo en pista tiene competición oficial desde el siglo XIX, concretamente desde 1893 cuando se celebró el primer Mundial de la especialidad en Chicago. Y precisamente en ese año se estableció el primer record de la hora, prueba que nunca ha estado en el programa mundialista. Lo consiguió el francés Henri Desgrange, promotor una década después del Tour de Francia, en el velódromo parisino Buffalo y con una marca de 35 kilómetros y 325 metros.

La mayor mejora
El record le duró a Desgrange poco más de un año y su sucesor fue otro francés, Jean Dubois, que en el mismo velódromo Buffalo recorrió 38,220 Km. Nunca más se ha vuelto a superar el record por una margen superior a los dos kilómetros.

De tres en tres
Dos hombres tiene el honor de haber batido el record en tres ocasiones y fue quitándoselo el uno al otro, el suizo Oscar Egg (ganador de etapa en Giro y Tour) y el francés Marcel Berthet, un pistard puro. Egg lo logró en 1912, 1913 y 1914 (en esta última ocasión la marca le duró más de 19 años, record histórico) y Barthet lo consiguió en 1907 y dos veces en 1913, justo antes y después del record de Egg.

Nombres ilustres
Las estrellas del ciclismo en ruta siempre se han sentido atraídos por esta modalidad, ya sea antes o después de sus grandes triunfos. Desde Petit-Breton (plusmarquista en 1905 y luego campeón de dos Tours de Francia) hasta Francesco Moser, que comenzó 1984 batiendo dos veces el record en la altitud de México y luego ganó el Giro de ese año.
También lo consiguieron campeones olímpicos como Giuseppe Olmo (oro por equipos en Los Ángeles 1932) y Ercoli Baldini (oro individual en Melbourne 1956). Y, por supuesto, tres de los más grandes de las vueltas por etapas como Fausto Coppi, recordman en 1942, Jacques Anquetil, que batió el record de Coppi en 1956, y Eddy Merckx que, en 1972 en la altitud de México, batió un record reestablecido como tal en el año 2000 tras las nuevas normas sobre bicicletas.

La era dorada
El mejor momento del record de la hora fue, sin duda, los años 1993 y 1994. Dos pistards como los británicos Boardman y Obree se enfrentaron a los dos mejores contrarrelojistas en ruta de la época, Indurain y Rominger.
En 1993, con un manillar diseñado para apoyar el pecho, Obree alcanzó los 51,5 km. Seis días después Boardman se fue hasta los 52,2 km. Y en 1994 la apoteosis con cuatro records, todos en Burdeos: en abril Obree (52,7 km), en septiembre Indurain con su mítica Espada (53,0 km), en octubre Tony Rominger (53,8 km) y en noviembre nuevamente el suizo (55,2 km).

La división
En el año 2000, y ante un avance tecnológico que parecía abocado a dar más importancia a la bici que al ciclista, la UCI decidió separar las marcas conseguidas en bicicleta normal (el record de la hora oficial) de las logradas con bicicletas diseñadas para la especialidad (el denominado mejor esfuerzo humano).
De esta forma Chris Boardman vio como sus 56,375 Km de 1996 en Manchester dejaban de ser el record oficial para volver a los 49,431 de Merckx en 1972. Boardman reaccionó inmediatamente con otro intento en bicicleta convencional y consiguió batir el record por tan solo 10 metros, el menor margen de mejora de la historia.

La unificación
Desde este año existirá un solo record, aunque se respetará el mejor esfuerzo humano hasta que alguien sea capaz de superarlo. La normativa obliga a competir con las bicis permitidas en las pruebas de persecución en pista y bajo esta ley Jens Voigt, en su último día como profesional sobre una bicicleta, es el nuevo recordman mundial.

Entre dos mujeres
El primer record femenino fue de la soviética Novikova en 1955 (38,473 km) y, al igual que ocurre en categoría masculina, hay dos marcas que pueden considerarse como record. Una es el record oficial de la neerlandesa Leontien Zijlaard (46,065 Km en 2003) y el otro es la mejor marca mundial con bicicleta modificada en poder de Jeannie Longo (48,159 Km en 1996).

Esperando a Martin y Cancellara
Ojalá se desate una nueva fiebre por la prueba, los especialistas en contrarreloj en ruta se animen a intentarlo y la marca se acerque cada vez más a las de Boardman y Longo y, por qué no, a los 60 kilómetros en categoría masculina y a los 50 en la femenina.

etiquetas:

David FERNÁNDEZ