_Selecciones

El posible descenso de Inglaterra

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96 22-09-2022

El parón de selecciones es un paseo por el infierno para muchos aficionados. Un páramo yermo que solo provoca aburrimiento, ese sentimiento que esta sociedad repleta de estímulos necesita evitar a toda costa. Esa es la sensación que me queda. Es cierto que hay algún que otro periodista que recalca la importancia de jugar partidos a dos meses del Mundial pero que le zurzan a eso, dice el seguidor del fútbol de clubes. Una de las cosas más interesantes de esta ventana de selecciones es el más que probable descenso de Inglaterra en la Nations League, esa competición que en principio nació como una buena idea y se ha ido convirtiendo poco a poco en una patochada.

De hecho, la prensa inglesa no está tan preocupada por su nivel este año en la competición sino por el shock que ha provocado algún que otro resultado. Hay choques que provocan tal estruendo que dejan eco durante mucho tiempo. El 0-4 de Hungría en el Molineux Stadium, con pitos a Harry Maguire, fue una de las mayores vergüenzas de la historia del combinado. Y eso no es poca cosa.

Se critica a Gareth Southgate y con razón. Es cierto que el seleccionador ha mejorado los números mediocres del principio de este siglo -cabe recordar que en 2008 ni se clasificaron para la Eurocopa- pero el juego equipo, pese a los buenos jugadores con los que puede contar, sigue siendo muy ramplón. En esta última convocatoria ha citado a cuatro laterales derechos, lo que ya ha provocado un sinfín de críticas. Es evidente que en esa posición los ingleses van muy bien servidos, pero es que hay muy pocos centrocampistas en esta última lista.

Más allá de los nombres, para el próximo gran torneo Inglaterra debe arriesgar mucho más. Hay jugadores de ataque escandalosos que pueden funcionar de maravilla. En la última Eurocopa, los anfitriones se dejaron remontar en la final por su falta de valentía. El 5-4-1, en algunos momentos, era casi deprimente. Especialmente por los buenos atacantes que tenían que esperar en el banquillo. Eso no significa que esto sea un videojuego y que haya que salir al verde con 10 atacantes, pero existe el término medio. Los dos envites de esta semana, en los que deben ganar sí o sí, pueden ser un buen ejemplo para que los de Southgate den un paso más y se pueda ver a un cuadro mucho más alegre.

Imagen de cabecera: @England  

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El parón de selecciones es un paseo por el infierno para muchos aficionados. Un páramo yermo que solo provoca aburrimiento, ese sentimiento que esta sociedad repleta de estímulos necesita evitar a toda costa. Esa es la sensación que me queda. Es cierto que hay algún que otro periodista que recalca la importancia de jugar partidos a dos meses del Mundial pero que le zurzan a eso, dice el seguidor del fútbol de clubes. Una de las cosas más interesantes de esta ventana de selecciones es el más que probable descenso de Inglaterra en la Nations League, esa competición que en principio nació como una buena idea y se ha ido convirtiendo poco a poco en una patochada.

De hecho, la prensa inglesa no está tan preocupada por su nivel este año en la competición sino por el shock que ha provocado algún que otro resultado. Hay choques que provocan tal estruendo que dejan eco durante mucho tiempo. El 0-4 de Hungría en el Molineux Stadium, con pitos a Harry Maguire, fue una de las mayores vergüenzas de la historia del combinado. Y eso no es poca cosa.

Se critica a Gareth Southgate y con razón. Es cierto que el seleccionador ha mejorado los números mediocres del principio de este siglo -cabe recordar que en 2008 ni se clasificaron para la Eurocopa- pero el juego equipo, pese a los buenos jugadores con los que puede contar, sigue siendo muy ramplón. En esta última convocatoria ha citado a cuatro laterales derechos, lo que ya ha provocado un sinfín de críticas. Es evidente que en esa posición los ingleses van muy bien servidos, pero es que hay muy pocos centrocampistas en esta última lista.

Más allá de los nombres, para el próximo gran torneo Inglaterra debe arriesgar mucho más. Hay jugadores de ataque escandalosos que pueden funcionar de maravilla. En la última Eurocopa, los anfitriones se dejaron remontar en la final por su falta de valentía. El 5-4-1, en algunos momentos, era casi deprimente. Especialmente por los buenos atacantes que tenían que esperar en el banquillo. Eso no significa que esto sea un videojuego y que haya que salir al verde con 10 atacantes, pero existe el término medio. Los dos envites de esta semana, en los que deben ganar sí o sí, pueden ser un buen ejemplo para que los de Southgate den un paso más y se pueda ver a un cuadro mucho más alegre.

Imagen de cabecera: @England  

_Selecciones

Un mes de octubre para volverse loco

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
29-09-2022

_Selecciones

Escocia formará parte de la aristocracia europea

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
28-09-2022