_Otros

El nuevo paradigma de construcción de una Selección

El concepto de selección de fútbol siempre ha estado arraigado al pensamiento de hacer una elección de los mejores jugadores del país. Con este pensamiento, se dejaban de tener en cuenta una serie de matices como: perfil de los jugadores con base a la idea de juego, sinergias a generar, entre otros factores, dificultando así, una posible sincronización de elementos hacia una misma dirección.

No obstante, en el presente mundial de Qatar 2022, podemos observar como el criterio por parte de los seleccionadores ha ido cambiando. Los técnicos comienzan a tener en cuenta diferentes conceptos que previamente eran pasados por alto, y que están estrechamente relacionados con el cómo se construye un equipo.

Un claro cambio modelo es la Selección Española. Luis Enrique ha realizado una elección de futbolistas basándose en modelo de juego que quiere instaurar. El hecho de escoger a uno u otro, está condicionado al encaje del perfil con la idea del técnico.

Por ejemplo, ahondando en los comportamientos tácticos del combinado español en el momento de ataque 3/4, observamos como el principio es: Atacar los intervalos intralineales entre central y lateral rival con internadas desde 2a línea que permita adentrase en zona de finalización.

Para ello, la correcta elección de los jugadores que deberán de ocupar la demarcación de centrocampista ofensivo será de vital importancia, ya que gran parte del éxito dependerá de ellos.

En el pasado encuentro contra Costa Rica, Pedri y Gavi fueron los encargados de jugar como interiores. Los dos son perfiles distintos, sin embargo, comparten una gran interpretación de los espacios, gracias a su habilidad perceptiva, y una perfecta ejecución del fundamento; desmarque en profundidad al espacio interior delante un desequilibrio espacial en la línea defensiva.

Gracias a los atributos de ambos, el comportamiento táctico colectivo de la roja se ve potenciado una vez el balón se encuentra en el último tercio. En cambio, si la elección de los jugadores no hubiese estado condicionada a la idea a ejecutar, podría darse el caso que los futbolistas ubicados en las demarcaciones del carril del 10 y del 8, no dominasen los registros necesarios con respecto al principio de juego.

Por lo tanto, cada vez más, cobra relevancia el cambio de paradigma con respecto al cómo debemos comprender una selección. A través de esta nueva perspectiva, podemos contemplar cómo la correcta sincronización entre los diferentes elementos permite al entrenador marcar una dirección unificada, facilitando el proceso de construcción de un equipo dentro de un combinado nacional.

Imagen de cabecera: @FifaWorldCup

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El concepto de selección de fútbol siempre ha estado arraigado al pensamiento de hacer una elección de los mejores jugadores del país. Con este pensamiento, se dejaban de tener en cuenta una serie de matices como: perfil de los jugadores con base a la idea de juego, sinergias a generar, entre otros factores, dificultando así, una posible sincronización de elementos hacia una misma dirección.

No obstante, en el presente mundial de Qatar 2022, podemos observar como el criterio por parte de los seleccionadores ha ido cambiando. Los técnicos comienzan a tener en cuenta diferentes conceptos que previamente eran pasados por alto, y que están estrechamente relacionados con el cómo se construye un equipo.

Un claro cambio modelo es la Selección Española. Luis Enrique ha realizado una elección de futbolistas basándose en modelo de juego que quiere instaurar. El hecho de escoger a uno u otro, está condicionado al encaje del perfil con la idea del técnico.

Por ejemplo, ahondando en los comportamientos tácticos del combinado español en el momento de ataque 3/4, observamos como el principio es: Atacar los intervalos intralineales entre central y lateral rival con internadas desde 2a línea que permita adentrase en zona de finalización.

Para ello, la correcta elección de los jugadores que deberán de ocupar la demarcación de centrocampista ofensivo será de vital importancia, ya que gran parte del éxito dependerá de ellos.

En el pasado encuentro contra Costa Rica, Pedri y Gavi fueron los encargados de jugar como interiores. Los dos son perfiles distintos, sin embargo, comparten una gran interpretación de los espacios, gracias a su habilidad perceptiva, y una perfecta ejecución del fundamento; desmarque en profundidad al espacio interior delante un desequilibrio espacial en la línea defensiva.

Gracias a los atributos de ambos, el comportamiento táctico colectivo de la roja se ve potenciado una vez el balón se encuentra en el último tercio. En cambio, si la elección de los jugadores no hubiese estado condicionada a la idea a ejecutar, podría darse el caso que los futbolistas ubicados en las demarcaciones del carril del 10 y del 8, no dominasen los registros necesarios con respecto al principio de juego.

Por lo tanto, cada vez más, cobra relevancia el cambio de paradigma con respecto al cómo debemos comprender una selección. A través de esta nueva perspectiva, podemos contemplar cómo la correcta sincronización entre los diferentes elementos permite al entrenador marcar una dirección unificada, facilitando el proceso de construcción de un equipo dentro de un combinado nacional.

Imagen de cabecera: @FifaWorldCup