_

El montenegrino Stevan Jovetic se enfrenta al reloj

Esteban Gómez @MiRondo 15-02-2014

etiquetas:

Paco LÓPEZ

Paco LÓPEZ – Llega demasiado pronto. La fase decisiva de la temporada ya está aquí y en el Etihad el optimismo se ha moderado. El Man City sigue sin pulir lagunas, especialmente sin balón, pero tiene recursos para competir y no rehúsa el combate. Seguro que Pellegrini desearía un par de semanas más de plazo con Nasri, Nastasic, Fernandinho, Kun y, en menor medida, Javi García entre algodones. Muchos titulares no estarán al 100% para la eliminatoria pero de nada sirve un lamento a estas alturas. Stevan Jovetic es uno de esos fieles a la enfermería del City, desde su llegada ha hablado más con el equipo médico que con el cuerpo técnico. El 2014 le está dando la oportunidad de volver al campo, que es donde aporta y deja atrás la cifra de su traspaso.

Para el montenegrino el duelo también llega de forma prematura. Pese a acaparar algunas apariciones relevantes está lejos del ritmo competitivo que exigen las eliminatorias de Champions. Aun así ya hemos visto pinceladas de lo que puede dar. Este Manchester City está lejos de dominar los choques exigentes. Tampoco es su objetivo. El City es volátil, busca el intercambio de golpes. Pellegrini y los suyos saben que por cada bofetada que reciban ellos darán más y para ver ese plan en su esplendor el 4-4-2 se ha erigido como el esquema más eficaz.

Los skyblues saben perfectamente lo vulnerables que son tras pérdida con Fernandinho (o su sustituto) y Yaya Touré desubicados, pero cuantos más frenos han puesto a ese desorden menos han amenazado. Y el City es eso, arreones de furia incontrolables pero con botes salvavidas para el rival si superan la tormenta.

Jovetic en ningún caso es lo mismo que el Kun, ni su dupla con Negredo daría lo mismo que con el argentino, pero es la solución más cercana para mantener el esquema. Asegura mayores recursos para mantener el balón en campo rival que es donde debe jugar este conjunto. El City merodea hasta que huele la sangre y se lanza a morder, a sabiendas de que en caso de errar regalan mucho. Jovetic no es un punta ni un enganche, si Jovetic está bien es un talento peculiar.
Sin Fernandinho falta alguien que dé una marcha más. Jovetic permite asentarse más cómodamente en ataque (un primer apoyo en campo rival muy válido) y liberar un poco más a Yaya Touré, que iniciando jugada no es tan provechoso por mucho que él se empeña –ejemplo en Norwich-. Las sensaciones son que el ex viola está algo verde en cuento al ritmo y el acierto de sus pases tras la lesión pero sus minutos contra Chelsea y Norwich fueron inteligentes: se ofreció entre líneas, quitó responsabilidad a Yaya, da una versión más vertical y en menos toques que Silva (con quien puede compartir espacios) y se acerca más a la banda izquierda que deja despoblada el canario.


Mapa de calor de Jovetic ante el Tottenham (squawka.com / OPTA)


Pases de Stevan Jovetic en el 0-0 vs Norwich (squawka.com / OPTA)


Mapa de calor de Yaya Touré vs Norwich (squawka.com / OPTA). No pisó el área

El mayor déficit de Stevan Jovetic se da sin balón, algo que el City de Pellegrini permite ya que Negredo sí se ve forzado a ayudar pero su acompañante (sea Kun, Dzeko,..) no. Además de esa elegancia, a Jovetic no le falta músculo para chocar y suma en el juego aéreo -recurso del que el City puede sacar réditos cuando peor esté contra el Barça- y dará esa pausa que necesitará Yaya para pisar área ante la ausencia de Fernandinho unos metros por detrás. El '35' no es perfil común en este equipo, no carga a zonas de remate con la misma frecuencia que sus compañeros, más bien se aleja y mantiene el apoyo para seguir creando.

A estas alturas no sabemos si Pellegrini apostará por Jovetic, por Dzeko o por un mermado Nasri (lo que abriría opciones al 4-2-3-1), lo que sí conocemos es que el cambio de esquema no le ha resultado efectivo y que la pareja Negredo-Dzeko ha dejado buenos resultados pero sensaciones frías, más de molestarse que de entenderse. Jovetic es el término medio entre el 4-4-2 más puro que desea 'El Ingeniero' y el 4-2-3-1 que planea debido al miedo que generan las transiciones del Barça con Messi. En cualquier caso, Stevan Jovetic está lejos de su mejor nivel, le faltan minutos para volver a ser diferencial, pero es un recurso más de una plantilla que incluso mermada puede ganar a cualquiera.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Paco LÓPEZ – Llega demasiado pronto. La fase decisiva de la temporada ya está aquí y en el Etihad el optimismo se ha moderado. El Man City sigue sin pulir lagunas, especialmente sin balón, pero tiene recursos para competir y no rehúsa el combate. Seguro que Pellegrini desearía un par de semanas más de plazo con Nasri, Nastasic, Fernandinho, Kun y, en menor medida, Javi García entre algodones. Muchos titulares no estarán al 100% para la eliminatoria pero de nada sirve un lamento a estas alturas. Stevan Jovetic es uno de esos fieles a la enfermería del City, desde su llegada ha hablado más con el equipo médico que con el cuerpo técnico. El 2014 le está dando la oportunidad de volver al campo, que es donde aporta y deja atrás la cifra de su traspaso.

Para el montenegrino el duelo también llega de forma prematura. Pese a acaparar algunas apariciones relevantes está lejos del ritmo competitivo que exigen las eliminatorias de Champions. Aun así ya hemos visto pinceladas de lo que puede dar. Este Manchester City está lejos de dominar los choques exigentes. Tampoco es su objetivo. El City es volátil, busca el intercambio de golpes. Pellegrini y los suyos saben que por cada bofetada que reciban ellos darán más y para ver ese plan en su esplendor el 4-4-2 se ha erigido como el esquema más eficaz.

Los skyblues saben perfectamente lo vulnerables que son tras pérdida con Fernandinho (o su sustituto) y Yaya Touré desubicados, pero cuantos más frenos han puesto a ese desorden menos han amenazado. Y el City es eso, arreones de furia incontrolables pero con botes salvavidas para el rival si superan la tormenta.

Jovetic en ningún caso es lo mismo que el Kun, ni su dupla con Negredo daría lo mismo que con el argentino, pero es la solución más cercana para mantener el esquema. Asegura mayores recursos para mantener el balón en campo rival que es donde debe jugar este conjunto. El City merodea hasta que huele la sangre y se lanza a morder, a sabiendas de que en caso de errar regalan mucho. Jovetic no es un punta ni un enganche, si Jovetic está bien es un talento peculiar.
Sin Fernandinho falta alguien que dé una marcha más. Jovetic permite asentarse más cómodamente en ataque (un primer apoyo en campo rival muy válido) y liberar un poco más a Yaya Touré, que iniciando jugada no es tan provechoso por mucho que él se empeña –ejemplo en Norwich-. Las sensaciones son que el ex viola está algo verde en cuento al ritmo y el acierto de sus pases tras la lesión pero sus minutos contra Chelsea y Norwich fueron inteligentes: se ofreció entre líneas, quitó responsabilidad a Yaya, da una versión más vertical y en menos toques que Silva (con quien puede compartir espacios) y se acerca más a la banda izquierda que deja despoblada el canario.


Mapa de calor de Jovetic ante el Tottenham (squawka.com / OPTA)


Pases de Stevan Jovetic en el 0-0 vs Norwich (squawka.com / OPTA)


Mapa de calor de Yaya Touré vs Norwich (squawka.com / OPTA). No pisó el área

El mayor déficit de Stevan Jovetic se da sin balón, algo que el City de Pellegrini permite ya que Negredo sí se ve forzado a ayudar pero su acompañante (sea Kun, Dzeko,..) no. Además de esa elegancia, a Jovetic no le falta músculo para chocar y suma en el juego aéreo -recurso del que el City puede sacar réditos cuando peor esté contra el Barça- y dará esa pausa que necesitará Yaya para pisar área ante la ausencia de Fernandinho unos metros por detrás. El '35' no es perfil común en este equipo, no carga a zonas de remate con la misma frecuencia que sus compañeros, más bien se aleja y mantiene el apoyo para seguir creando.

A estas alturas no sabemos si Pellegrini apostará por Jovetic, por Dzeko o por un mermado Nasri (lo que abriría opciones al 4-2-3-1), lo que sí conocemos es que el cambio de esquema no le ha resultado efectivo y que la pareja Negredo-Dzeko ha dejado buenos resultados pero sensaciones frías, más de molestarse que de entenderse. Jovetic es el término medio entre el 4-4-2 más puro que desea 'El Ingeniero' y el 4-2-3-1 que planea debido al miedo que generan las transiciones del Barça con Messi. En cualquier caso, Stevan Jovetic está lejos de su mejor nivel, le faltan minutos para volver a ser diferencial, pero es un recurso más de una plantilla que incluso mermada puede ganar a cualquiera.

etiquetas:

Paco LÓPEZ

_Champions League

Velocidad crucero

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
26-11-2021

_Destacado

Daniel Norris y la vida eterna

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
26-11-2021