_Otros

El juego sucio del Getafe

David Orenes @david_lrl 22-10-2018

etiquetas:

«La impresión es que se favorece al equipo que no quiere jugar. Lo hacen muy bien pero es su juego, perder tiempo, ir al choque y les sirve para sacar resultados. De los siete minutos añadidos se ha jugado uno. Ha habido muchas faltas, muchos parones y se favorece al equipo que no propone. El Getafe es experto en este tipo de juego, en quejarse, en buscar un juego más sucio y creo que lo han conseguido».

Fueron las palabras de Adrián Embarba, jugador del Rayo Vallecano, que se marchó de Vallecas frustrado tras una nueva derrota de su equipo. El cuadro azulón, que no ganaba desde el 16 de septiembre, tiró de oficio para llevarse un encuentro muy igualado. Y otra vez volvió a ser juzgado por el camino tomado para conseguir la victoria. Por eso, Antunes estalló en redes sociales: «Me viene la risa que se quejen siempre del Getafe, cuando todo el mundo hace lo mismo. Me parece que tienen muy mal perder cuando lo dicen, pero ya está bien. Ni nosotros somos tan malos, ni los demás son tan buenos, angelitos de la Liga. Espero que no se dejen influenciar por las quejas y nos traten como merecemos”.

El Getafe es noveno en la clasificación, a solo tres puntos de puestos europeos en una Liga que hacía tiempo no estaba tan emocionante a estas alturas. El conjunto de Bordalás suma tres derrotas en lo que llevamos de competición y dos de ellas fueron ante Real Madrid y Atlético, haciendo sudar la gota gorda a ambos. Sus victorias, ante el Éibar en casa y ante Sevilla y Rayo fuera. La dinámica es semejante a la del curso pasado, donde los azulones acabaron en octava posición, luchando hasta el final por la clasificación a la Europa League, tan solo un año después de ascender a la máxima categoría. Por ello, Bordalás recibió el premio ‘Ramón Cobo’ a mejor técnico de Primera División.

Son tantas las cualidades del Getafe que no vale la pena centrarse en aquello que, como dice Antunes, hacen todos los equipos cuando van ganando. “¿Conocéis vosotros a algún equipo que cuando va ganando saque rápido y se dé prisa?», preguntó Bordalás a la prensa. En cambio, poco se habla de que es el equipo de la Liga que menos disparos permite al rival, o que la temporada pasada fue el tercer equipo menos goleado del campeonato (solo por detrás de Barça y Atlético, primero y segundo respectivamente). Por supuesto, también es el equipo que menos tiempo real de juego permite (en Vallecas, entre el minuto 76 y el 92, el partido estuvo parado durante 11 minutos). 

Saber cómo gestionar un resultado a favor es algo importantísimo y muchos equipos no dan con la tecla. La Real Sociedad, por ejemplo, se adelantó ante Rayo, Barça, Éibar y Leganés. No ganó ninguno de esos partidos. El propio Getafe dejó escapar muchos puntos la pasada campaña por encajar goles sobre la bocina. Bordalás y su plantilla han aprendido la lección y consiguen amarrar los tres puntos cuando el contexto le es favorable.

Otros echan por tierra el estilo del cuadro azulón por el mero hecho de ser defensivo. Sin embargo, en el Pizjuán ganaron 0-2 sin permitir prácticamente una ocasión de gol al Sevilla y teniendo hasta cinco remates claros contra la portería de Vaclik. Fue en la 17-18 uno de los equipos con peor porcentaje de posesión de las cinco grandes ligas europeas y el que menos pases efectuaba. No tiene por qué ser malo. Se está demostrando que la posesión de poco sirve si no produce ocasiones o tiros entre los palos. El Madrid de Lopetegui tuvo un 73% de posesión ante el Levante y perdió. El Betis tiene un 68% de media en posesión y es el equipo menos goleador de la Liga.

¿Es desesperante y frustrante el juego que practica el Getafe? Por supuesto. ¿Es, en muchas ocasiones, poco atractivo para el espectador? Sin duda. Pero 1. Los resultados están ahí. Y 2. Nunca catalogaría de juego sucio algo que todos los equipos tratan de hacer cuando van ganando. Ninguno de ellos lo hará mejor que el Getafe.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

«La impresión es que se favorece al equipo que no quiere jugar. Lo hacen muy bien pero es su juego, perder tiempo, ir al choque y les sirve para sacar resultados. De los siete minutos añadidos se ha jugado uno. Ha habido muchas faltas, muchos parones y se favorece al equipo que no propone. El Getafe es experto en este tipo de juego, en quejarse, en buscar un juego más sucio y creo que lo han conseguido».

Fueron las palabras de Adrián Embarba, jugador del Rayo Vallecano, que se marchó de Vallecas frustrado tras una nueva derrota de su equipo. El cuadro azulón, que no ganaba desde el 16 de septiembre, tiró de oficio para llevarse un encuentro muy igualado. Y otra vez volvió a ser juzgado por el camino tomado para conseguir la victoria. Por eso, Antunes estalló en redes sociales: «Me viene la risa que se quejen siempre del Getafe, cuando todo el mundo hace lo mismo. Me parece que tienen muy mal perder cuando lo dicen, pero ya está bien. Ni nosotros somos tan malos, ni los demás son tan buenos, angelitos de la Liga. Espero que no se dejen influenciar por las quejas y nos traten como merecemos”.

El Getafe es noveno en la clasificación, a solo tres puntos de puestos europeos en una Liga que hacía tiempo no estaba tan emocionante a estas alturas. El conjunto de Bordalás suma tres derrotas en lo que llevamos de competición y dos de ellas fueron ante Real Madrid y Atlético, haciendo sudar la gota gorda a ambos. Sus victorias, ante el Éibar en casa y ante Sevilla y Rayo fuera. La dinámica es semejante a la del curso pasado, donde los azulones acabaron en octava posición, luchando hasta el final por la clasificación a la Europa League, tan solo un año después de ascender a la máxima categoría. Por ello, Bordalás recibió el premio ‘Ramón Cobo’ a mejor técnico de Primera División.

Son tantas las cualidades del Getafe que no vale la pena centrarse en aquello que, como dice Antunes, hacen todos los equipos cuando van ganando. “¿Conocéis vosotros a algún equipo que cuando va ganando saque rápido y se dé prisa?», preguntó Bordalás a la prensa. En cambio, poco se habla de que es el equipo de la Liga que menos disparos permite al rival, o que la temporada pasada fue el tercer equipo menos goleado del campeonato (solo por detrás de Barça y Atlético, primero y segundo respectivamente). Por supuesto, también es el equipo que menos tiempo real de juego permite (en Vallecas, entre el minuto 76 y el 92, el partido estuvo parado durante 11 minutos). 

Saber cómo gestionar un resultado a favor es algo importantísimo y muchos equipos no dan con la tecla. La Real Sociedad, por ejemplo, se adelantó ante Rayo, Barça, Éibar y Leganés. No ganó ninguno de esos partidos. El propio Getafe dejó escapar muchos puntos la pasada campaña por encajar goles sobre la bocina. Bordalás y su plantilla han aprendido la lección y consiguen amarrar los tres puntos cuando el contexto le es favorable.

Otros echan por tierra el estilo del cuadro azulón por el mero hecho de ser defensivo. Sin embargo, en el Pizjuán ganaron 0-2 sin permitir prácticamente una ocasión de gol al Sevilla y teniendo hasta cinco remates claros contra la portería de Vaclik. Fue en la 17-18 uno de los equipos con peor porcentaje de posesión de las cinco grandes ligas europeas y el que menos pases efectuaba. No tiene por qué ser malo. Se está demostrando que la posesión de poco sirve si no produce ocasiones o tiros entre los palos. El Madrid de Lopetegui tuvo un 73% de posesión ante el Levante y perdió. El Betis tiene un 68% de media en posesión y es el equipo menos goleador de la Liga.

¿Es desesperante y frustrante el juego que practica el Getafe? Por supuesto. ¿Es, en muchas ocasiones, poco atractivo para el espectador? Sin duda. Pero 1. Los resultados están ahí. Y 2. Nunca catalogaría de juego sucio algo que todos los equipos tratan de hacer cuando van ganando. Ninguno de ellos lo hará mejor que el Getafe.

etiquetas: