_Alemania

El invierno de los Retornados

Como cada invierno, durante el mes de enero, los clubes de todo el mundo dedican un tiempo para reforzar sus equipos, bien sea para iniciar una nueva temporada o afrontar la recta final de una, dependiendo el lugar del mundo en el que te encuentres. La situación provocada por la pandemia, que ya dinamitó el pasado mercado veraniego en lo que a la economía se refiere, se ha visto también resentida en estos días. Quitando la incorporación de Frimpong al Leverkusen (11 millones), la de Szoboszlai al RB Leipzig (20 millones) o la de Koné al Mönchengladbach para el próximo verano (9 millones), el resto de movimientos de entrada en la Bundesliga ha sido a precio muy bajo, gratis o por préstamos. El fútbol alemán no ha sido ajeno a la situación que vive el fútbol actual.

Sin embargo, este texto no pretende ser un análisis del mercado invernal en Alemania, sino un guiño a aquellos que, después de tanto tiempo fuera, decidieron hacer las maletas y regresar a un lugar que tanto les dio o para probar la experiencia de jugar a nivel profesional en su país por primera vez, como ocurre en uno de los casos. Es la historia de ‘Los Retornados’, futbolistas que, bien por mala suerte en sus destinos o por ya no tener hueco, recibieron la llamada del fútbol germano para poder seguir compitiendo a gran nivel, en una liga en la que algunos de ellos ya habían dejado huella en su momento. Ya pasó esto mismo en verano, con el fichaje de Max Kruse por el Union Berlin, que tan buen resultado le ha dado al conjunto de la capital, aunque ahora lo echan de menos por su lesión. Pues el mismo caso que Kruse lo han vivido otros jugadores en estos últimos días.

Curiosamente, hay un equipo que casi acapara el protagonismo en este artículo, porque gran parte de los futbolistas mencionados han tenido como destino el mismo lugar. No es otro que Gelsenkirchen. El Schalke 04 ha incorporado a su plantilla a cuatro futbolistas y, de ellos, tres pertenecen a este grupo de ‘los Retornados’. Los mineros pasan por un mal momento y recuperando ‘viejas piezas’ intentarán enderezar en esta segunda vuelta una trayectoria que les encamina a la 2.Bundesliga. Sead Kolasinac abandonó el club en 2017, rumbo al fútbol inglés, al Arsenal. Con los mineros había quedado campeón de la liga juvenil en 2012, pero con el primer equipo acumuló experiencia y no títulos. Ese mismo año, con el primer equipo, Klaas-Jan Huntelaar se convertía en máximo goleador de la Bundesliga, con 29 goles, superando a clásicos como Mario Gómez y Claudio Pizarro, o la primera gran temporada de Robert Lewandowski.

El neerlandés es otro de los que han regresado. El club necesita gol y Huntelaar, a lo largo de toda su carrera, ha demostrado que esa es su seña de identidad, aunque los 37 años que tiene ya le hacen estar para lo justo, para ser un complemento de la nueva sensación minera, Matthew Hoppe. Huntelaar también estuvo presente en el título de DFB Pokal conseguido en 2011. Curiosamente, en su partido de despedida del Ajax, tuvo pocos minutos, pero aprovechó al máximo el tiempo que tuvo saliendo desde el banquillo, ya que marcó dos goles en un ratito. ‘El cazador’, apodo con el que es conocido, en su anterior etapa minera marcó un total de 126 goles. Ahora le necesitan, bien sea como referencia o por un tema mental, pero algo hace falta para levantar la moral de un club que está hundido.

En el último día de mercado llegó el tercer nombre de la lista a Gelsenkirchen. Casualmente, compartía equipo hasta hace poco con Kolasinac y lo seguirá haciendo, al menos, hasta el 30 de junio. El último en llegar fue Shkodran Mustafi, el caso más complejo de estos futbolistas que regresan. Internacional alemán que declaró sentirse más albanés por la familia, empezó a ser conocido desde su etapa en la Sampdoria, pero nunca había pasado por el fútbol profesional alemán. Se marchó en 2009 de la cantera del HSV rumbo al Everton y luego pasó al fútbol italiano. Alemania se había proclamado campeona del Europeo Sub-17 con un equipo en el que estaban Marc-André ter Stegen, Bernd Leno, Mario Götze, Marvin Plattenhardt o el propio Mustafi. Tras ese triunfo marchó al fútbol inglés y llegó a debutar con el primer equipo de los Toffees, aunque sólo fuera para jugar un cuarto de hora en la Europa League. 12 años después de aquel título continental, de pasar por Valencia o Arsenal también, por fin le ha llegado la oportunidad a uno de los 23 campeones de Brasil 2014 de tener participación en la Bundesliga.

Ahí entra otro de los campeones del mundo. El retornado con mejor palmarés de la lista. Sami Khedira formó parte de la plantilla del Stuttgart que conquistó la Bundesliga en 2007. Si Mustafi ganó el Sub-17 en 2009, Khedira hizo lo propio con el Campeonato de Europa Sub-21 aquel mismo año, siendo el capitán, acompañado por Özil (con quien coincidió también el el Real Madrid), Neuer, Boateng, Hummels, Castro, Schmelzer y otros. Sami fue una de las grandes sensaciones de aquel Stuttgart campeón y, prácticamente, estaba dando sus primeros pasos como profesional. Dejó el club en 2010, tras el Mundial. En los años posteriores acumuló un montón de títulos: 6 Ligas, 5 Copas, 2 Supercopas nacionales, 1 Champions, 1 Supercopa Europea y 1 Mundial de Clubes. Todo ese palmarés fue repartido entre Real Madrid y Juventus. Ahora, a sus 33 años, después de pasar una década fuera de la Bundesliga, regresa para reforzar un proyecto tan inquietante como el del Hertha BSC, que fue ‘creado’ para meterse en Europa y lucha por alejarse de la zona baja. Durante un tiempo llegó a especularse con su regreso a Stuttgart, pero finalmente la nostalgia no tuvo lugar.

Otro que vuelve a ‘su casa’ es Luka Jovic. El serbio no estuvo mucho tiempo en Frankfurt, pero disfrutó de un par de años muy buenos de las Águilas, junto a su compatriota Filip Kostic, el croata Ante Rebic y el francés Sébastien Haller. Formaban un equipo diseñado para ser letal en el área rival y lo consiguieron. El problema llegó cuando ese grupo de futbolistas se disolvió: Haller se fue a la Premier, Rebic a la Serie A y Jovic a España, al Real Madrid. Con Zidane en el banquillo, las oportunidades que le llegaban eran más bien pocas y, cuando las tenía, era para jugar en punta, sin nadie junto a él en el que poder apoyarse. Finalmente el Madrid reculó y le dejó salir en este mercado, a Frankfurt, con su compañero de selección Filip Kostic y gente como Kamada, Barkok o André Silva, con quienes poder apoyarse. Su regreso a la Bundesliga demostró que lo importante para rendir y sonreír es la confianza. La que tuvo antes y ahora en el Eintracht, que nunca disfrutó en Madrid.

Por último, para cerrar este grupo de nuevos refuerzos de la Bundesliga toca hablar del más polémico de los casos. Otro relacionado con el Schalke 04, aunque por su pasado, no por el presente. Max Meyer era una de las joyas de la cantera minera. Compartía vestuario con Leon Goretzka, un jugador nacido en 1995 como él, pero que no había pasado por las categorías inferiores, sino que llegó directamente al primer equipo, desde el Bochum y por él pagaron un traspaso. Los dos centrocampistas finalizaban contrato en 2018 y ninguno renovó. Leon se marchó al Bayern, un rival directo en aquel momento y, Max, que acabó negándose a renovar porque pensaba que le iban a llover ofertas de clubes grandes. Su irrupción en el primer equipo del Schalke 04 había sido muy buena y había intención de renovarle, para que siguiera creciendo. Sin embargo, eligió salir y marcharse gratis. Su destino no fue el que en un principio había deseado, pero la Premier sí podía ser un escaparate para seguir avanzando. Firmó por Crystal Palace y pasó de poder disputar competición europea a estar en un equipo del montón. Lo peor llegó después. Nunca llegó a adaptarse en el Palace, siendo un recambio y no una pieza importante. En la primera parte de la actual temporada su participación era nula, lo que le facilitó romper el contrato con el conjunto de Londres y regresar a una liga muy agradecida para los jóvenes, pero a la que le dio la espalda por pura ambición, en las filas del FC Köln, rival directo del Schalke 04 en la lucha por la permanencia. Los famosos cantos de sirena nublaron el juicio de un futbolista que prometía tanto como decepcionó después, mucho.

En un mercado marcado por la pandemia y el poco movimiento de dinero, algunos clubes recuperaron viejos conocidos de la liga o la selección para esta segunda parte de la temporada. Llegan con títulos bajo el brazo, experiencia, pocas confianza o el arrepentimiento de haber tomado una decisión inadecuada en su momento. Necesidad de resultados, búsqueda de perdón, de minutos. Eso quieren todas las partes implicadas. Ellos son ‘Los Retornados’, recursos de los clubes en estos malos momentos. Gente que puede llegar por un corto tiempo o precio asequible, que no suponga un gran desembolso. Todos estos tienen algo en común: en junio colgarán las botas, volverán a su club de origen o cambiarán a otro destino.

Imagen de cabecera: FC Schalke 04

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Como cada invierno, durante el mes de enero, los clubes de todo el mundo dedican un tiempo para reforzar sus equipos, bien sea para iniciar una nueva temporada o afrontar la recta final de una, dependiendo el lugar del mundo en el que te encuentres. La situación provocada por la pandemia, que ya dinamitó el pasado mercado veraniego en lo que a la economía se refiere, se ha visto también resentida en estos días. Quitando la incorporación de Frimpong al Leverkusen (11 millones), la de Szoboszlai al RB Leipzig (20 millones) o la de Koné al Mönchengladbach para el próximo verano (9 millones), el resto de movimientos de entrada en la Bundesliga ha sido a precio muy bajo, gratis o por préstamos. El fútbol alemán no ha sido ajeno a la situación que vive el fútbol actual.

Sin embargo, este texto no pretende ser un análisis del mercado invernal en Alemania, sino un guiño a aquellos que, después de tanto tiempo fuera, decidieron hacer las maletas y regresar a un lugar que tanto les dio o para probar la experiencia de jugar a nivel profesional en su país por primera vez, como ocurre en uno de los casos. Es la historia de ‘Los Retornados’, futbolistas que, bien por mala suerte en sus destinos o por ya no tener hueco, recibieron la llamada del fútbol germano para poder seguir compitiendo a gran nivel, en una liga en la que algunos de ellos ya habían dejado huella en su momento. Ya pasó esto mismo en verano, con el fichaje de Max Kruse por el Union Berlin, que tan buen resultado le ha dado al conjunto de la capital, aunque ahora lo echan de menos por su lesión. Pues el mismo caso que Kruse lo han vivido otros jugadores en estos últimos días.

Curiosamente, hay un equipo que casi acapara el protagonismo en este artículo, porque gran parte de los futbolistas mencionados han tenido como destino el mismo lugar. No es otro que Gelsenkirchen. El Schalke 04 ha incorporado a su plantilla a cuatro futbolistas y, de ellos, tres pertenecen a este grupo de ‘los Retornados’. Los mineros pasan por un mal momento y recuperando ‘viejas piezas’ intentarán enderezar en esta segunda vuelta una trayectoria que les encamina a la 2.Bundesliga. Sead Kolasinac abandonó el club en 2017, rumbo al fútbol inglés, al Arsenal. Con los mineros había quedado campeón de la liga juvenil en 2012, pero con el primer equipo acumuló experiencia y no títulos. Ese mismo año, con el primer equipo, Klaas-Jan Huntelaar se convertía en máximo goleador de la Bundesliga, con 29 goles, superando a clásicos como Mario Gómez y Claudio Pizarro, o la primera gran temporada de Robert Lewandowski.

El neerlandés es otro de los que han regresado. El club necesita gol y Huntelaar, a lo largo de toda su carrera, ha demostrado que esa es su seña de identidad, aunque los 37 años que tiene ya le hacen estar para lo justo, para ser un complemento de la nueva sensación minera, Matthew Hoppe. Huntelaar también estuvo presente en el título de DFB Pokal conseguido en 2011. Curiosamente, en su partido de despedida del Ajax, tuvo pocos minutos, pero aprovechó al máximo el tiempo que tuvo saliendo desde el banquillo, ya que marcó dos goles en un ratito. ‘El cazador’, apodo con el que es conocido, en su anterior etapa minera marcó un total de 126 goles. Ahora le necesitan, bien sea como referencia o por un tema mental, pero algo hace falta para levantar la moral de un club que está hundido.

En el último día de mercado llegó el tercer nombre de la lista a Gelsenkirchen. Casualmente, compartía equipo hasta hace poco con Kolasinac y lo seguirá haciendo, al menos, hasta el 30 de junio. El último en llegar fue Shkodran Mustafi, el caso más complejo de estos futbolistas que regresan. Internacional alemán que declaró sentirse más albanés por la familia, empezó a ser conocido desde su etapa en la Sampdoria, pero nunca había pasado por el fútbol profesional alemán. Se marchó en 2009 de la cantera del HSV rumbo al Everton y luego pasó al fútbol italiano. Alemania se había proclamado campeona del Europeo Sub-17 con un equipo en el que estaban Marc-André ter Stegen, Bernd Leno, Mario Götze, Marvin Plattenhardt o el propio Mustafi. Tras ese triunfo marchó al fútbol inglés y llegó a debutar con el primer equipo de los Toffees, aunque sólo fuera para jugar un cuarto de hora en la Europa League. 12 años después de aquel título continental, de pasar por Valencia o Arsenal también, por fin le ha llegado la oportunidad a uno de los 23 campeones de Brasil 2014 de tener participación en la Bundesliga.

Ahí entra otro de los campeones del mundo. El retornado con mejor palmarés de la lista. Sami Khedira formó parte de la plantilla del Stuttgart que conquistó la Bundesliga en 2007. Si Mustafi ganó el Sub-17 en 2009, Khedira hizo lo propio con el Campeonato de Europa Sub-21 aquel mismo año, siendo el capitán, acompañado por Özil (con quien coincidió también el el Real Madrid), Neuer, Boateng, Hummels, Castro, Schmelzer y otros. Sami fue una de las grandes sensaciones de aquel Stuttgart campeón y, prácticamente, estaba dando sus primeros pasos como profesional. Dejó el club en 2010, tras el Mundial. En los años posteriores acumuló un montón de títulos: 6 Ligas, 5 Copas, 2 Supercopas nacionales, 1 Champions, 1 Supercopa Europea y 1 Mundial de Clubes. Todo ese palmarés fue repartido entre Real Madrid y Juventus. Ahora, a sus 33 años, después de pasar una década fuera de la Bundesliga, regresa para reforzar un proyecto tan inquietante como el del Hertha BSC, que fue ‘creado’ para meterse en Europa y lucha por alejarse de la zona baja. Durante un tiempo llegó a especularse con su regreso a Stuttgart, pero finalmente la nostalgia no tuvo lugar.

Otro que vuelve a ‘su casa’ es Luka Jovic. El serbio no estuvo mucho tiempo en Frankfurt, pero disfrutó de un par de años muy buenos de las Águilas, junto a su compatriota Filip Kostic, el croata Ante Rebic y el francés Sébastien Haller. Formaban un equipo diseñado para ser letal en el área rival y lo consiguieron. El problema llegó cuando ese grupo de futbolistas se disolvió: Haller se fue a la Premier, Rebic a la Serie A y Jovic a España, al Real Madrid. Con Zidane en el banquillo, las oportunidades que le llegaban eran más bien pocas y, cuando las tenía, era para jugar en punta, sin nadie junto a él en el que poder apoyarse. Finalmente el Madrid reculó y le dejó salir en este mercado, a Frankfurt, con su compañero de selección Filip Kostic y gente como Kamada, Barkok o André Silva, con quienes poder apoyarse. Su regreso a la Bundesliga demostró que lo importante para rendir y sonreír es la confianza. La que tuvo antes y ahora en el Eintracht, que nunca disfrutó en Madrid.

Por último, para cerrar este grupo de nuevos refuerzos de la Bundesliga toca hablar del más polémico de los casos. Otro relacionado con el Schalke 04, aunque por su pasado, no por el presente. Max Meyer era una de las joyas de la cantera minera. Compartía vestuario con Leon Goretzka, un jugador nacido en 1995 como él, pero que no había pasado por las categorías inferiores, sino que llegó directamente al primer equipo, desde el Bochum y por él pagaron un traspaso. Los dos centrocampistas finalizaban contrato en 2018 y ninguno renovó. Leon se marchó al Bayern, un rival directo en aquel momento y, Max, que acabó negándose a renovar porque pensaba que le iban a llover ofertas de clubes grandes. Su irrupción en el primer equipo del Schalke 04 había sido muy buena y había intención de renovarle, para que siguiera creciendo. Sin embargo, eligió salir y marcharse gratis. Su destino no fue el que en un principio había deseado, pero la Premier sí podía ser un escaparate para seguir avanzando. Firmó por Crystal Palace y pasó de poder disputar competición europea a estar en un equipo del montón. Lo peor llegó después. Nunca llegó a adaptarse en el Palace, siendo un recambio y no una pieza importante. En la primera parte de la actual temporada su participación era nula, lo que le facilitó romper el contrato con el conjunto de Londres y regresar a una liga muy agradecida para los jóvenes, pero a la que le dio la espalda por pura ambición, en las filas del FC Köln, rival directo del Schalke 04 en la lucha por la permanencia. Los famosos cantos de sirena nublaron el juicio de un futbolista que prometía tanto como decepcionó después, mucho.

En un mercado marcado por la pandemia y el poco movimiento de dinero, algunos clubes recuperaron viejos conocidos de la liga o la selección para esta segunda parte de la temporada. Llegan con títulos bajo el brazo, experiencia, pocas confianza o el arrepentimiento de haber tomado una decisión inadecuada en su momento. Necesidad de resultados, búsqueda de perdón, de minutos. Eso quieren todas las partes implicadas. Ellos son ‘Los Retornados’, recursos de los clubes en estos malos momentos. Gente que puede llegar por un corto tiempo o precio asequible, que no suponga un gran desembolso. Todos estos tienen algo en común: en junio colgarán las botas, volverán a su club de origen o cambiarán a otro destino.

Imagen de cabecera: FC Schalke 04

_Alemania

Dramas y retales

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
23-11-2021

_Alemania

Un lugar perfecto

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
16-11-2021